lunes, 8 de febrero de 2016

Sobre refugiados e inmigrantes: la mayoría de las prostitutas de Colonia son rumanas

Mientras los medios de propaganda de los regímenes capitalistas bombardean con la noticia prefabricada e intersada de las violaciones en masa en la ciudad de Colonia, Alemania, en la pasada nochevieja, acusando de ellas a los refugiados musulmantes, pocos medios denuncian otras agresiones sexuales habituales y legales que no parecen importar tanto porque se realiza contra los inmigrantes que llegan al país huyendo de la situación de sus paises y, además, por ser contra las mujeres, doblemente explotadas en las sociedades patriarcales occidentales.

Así, un periódico rumano editado en Alemania, Ziarul Romanesc, ha publicado que ”en los burdeles de la ciudad de Colonia "casi la mayoria" de las prostitutas son rumanas. Lo afirman los propios mafiosos que controlan los más conocidos burdeles de las grandes ciudades alemanas, como Colonia, al ser preguntados por los reporteros: "Ningún problema por aquí, todo está tranquilo, tenemos pocos clientes islámicos", "¿qué agresiones sexuales? Aquí no sabemos nada de algo así, podeís venir sin miedo, nuestras chicas son muy guapas, casi todas rumanas".

La "ola" de agresiones sexuales por parte de los "refugiados", versión vendida y amplificada por los medios, como forma de criminalizar a las personas que los tejemanejes criminales de la OTAN y Estados Unidos han obligado a escapar de su país, parece no afectar a las agresiones sexuales más cotidianas, y los prostíbulos de la ciudad siguen llenando los bolsillos de sus propietarios como si no hubiera pasado nada.

Recientemente, el diario británico The Telegraph publicaba que en toda Alemania hay unas 400.000 prostitutas que satisfacen a más de 1 millón de clientes y enriquecen a un puñado de desalmados, con un beneficio económico que más quisieran para sí Porsche o Adidas.

En realidad, una de las más tristes consecuencias de la imposición del capitalismo en Rumania es haber convertido a este pais en el mayor exportador de prostitutas de Europa del Este (ver Romanian sex workers most prevalent in EU), siedo Rumania el mayor proveedor de prostitutas de Europa.

La mujer trabajadora rumana, que durante los años de Socialismo vivió un proceso de emancipación remarcable, que en muchos paises occidentales como España las mujeres ni siquiera imaginaban, han vuelto a sufrir tras la reinstauración del capitalismo una doble explotación, como trabajadoras y como mujeres. Y las menos afortunadas de entre las cientos de miles obligadas a huir de su país tras la destrucción metódica de la industria y el saqueo impune de la riqueza nacional, tras la imposición forzosa del capitalismo mediante la terapia de choque neoliberal,  han terminado cayendo en las redes de mafias y en las garras de criminales muy lejos de poder conseguir el trabajo digno del que disfrutaron sus abuelas.

No es más que el despertar lógico del sueño capitalista, al que muchos inocentes rumanos y rumanas se lanzaron con los ojos cerrados tras el golpe de estado de 1989, y que para la mayoría sigue siendo, como no puede ser de otra forma en un sistema que funciona y se reproduce en base a la explotación, por parte de unos pocos delincuentes,  de la fuerza de trabajo, del cuerpo y de la dignidad del resto, una cruel pesadilla.

viernes, 5 de febrero de 2016

Un símbolo de la rapiña capitalista sustituye a la estatua de Lenin en Bucarest


El ayuntamiento de Bucarest ha gastado 2 millones de euros de dinero público para ubicar en el pedestal donde hasta poco después del golpe de estado de 1989 se alzaba la estatua de Lenin del escultor rumano Boris Caragea, y lo ha hecho eligiendo el proyecto del artista posmoderno Mihai Buculei, que, en el marco del arte al servicio del gusto de la burguesía, propio de las tiranía capitalista, ha realizado su obra "Alas", con las que quiere hacer un homenaje al triunfo del capitalismo sobre el comunismo.

Para ello ha elegido la mar de bien, pues sobre el pedestal donde antaño estuvo Lenin, como símbolo del triunfo de la clase trabajadora sobre sus parásitos, se construyen tres alas metálicas de, indudablemente, un ave de rapiña, que representa con insultante y certera sinceridad la forma en la que crece y se reproduce el capitalismo.

El nuevo monumento, a punto de inaugurarse, representa bien a la ideología anticomunista propagada y publicitada con enorme esfuerzo por la minoría que se adueño del poder en diciembre de 1990 y que, desde entonces, ha utilizado las instituciones del estado para saquear, para beneficio propio o de amigos, como también y principalmente de los amos de las potencias coloniales de occidente y oriente, la riqueza producida por los trabajadores rumanos.

El intento de sustituir a Lenin es muy ilustrativo. No solo porque, curiosamente, los ideológos han acertado de pleno al representar el cambio que ha supuesto la sustitución de la estatua del líder comunista, guía de la clase obrera mundial,  por las alas del ave de rapiña capitalsita, sino también por la calidad y belleza de la obra: "Las Alas" es una más de las obras del arte posmoderno en las que la técnica, el esfuerzo y la belleza se someten a la tiranía de la simpleza, la superficialidad y la fealdad, todo en aras de la futilidad y vacuidad que define tanto a la mercancia como al hombre en los regímenes sometidos a la tiranía de la clase capitalista.

 La estatua de Lenin, que se intenta hacer olvidar con tres alas agujereadas que representan, dicen, la lucha contra el comunismo,  se inauguró el jueves 21 de abril de 1960, un dia antes del 90 aniversario del nacimiento de Lenin, la plaza frente al edificio que era sede del periodico Scanteia, periódico del Partido Comunista de Rumania, estaba llena de trabajadores. El acontecimiento estaba presidido por los lideres del partido.

Estatua de Lenin frente a la Casa Scanteia
La estatua era obra del escultor Boris Caragea (1906-1982), uno de los principales exponentes del Realismo Socialista, el arte del pueblo, al servicio de la clase trabajadora, rumano. La estatua se alzaría en el lugar para el que fué creada hasta poco después del golpe de estado de diciembre de 1989, cuando las autoridades decidieron retirarla, a través de una agria tragicomedia, muy del gusto de los guionistas de los servicios de inteligencia de las potencias capitalistas, en la que un grupo de supuestos trabajadores la derribaran en nombre de la libertad de unos pocos el 4 de marzo de 1990.
El monumento "Las Alas"" ha sido criticado también por su excesivo coste, y por su fealdad,  que contrasta con la impresionante monumentalidad del edificio que hoy han denominado Casa de la Prensa Libre (paradójico nombre cuando es conocido que los medios de propaganda del capitalismo, diversos pero al servicio de los mismos intereses, solo repiten lo que beneficia a los que los financian, es decir, los que atesoran el capital robando el producto del trabajo de otros). 

Sin embargo, y por supuesto, también han surgido las lógicas críticas al feo monumento anticomunista por lo que realmente quiere representar. Así, el joven ilustrador Laurentiu Ridichie, del que hemos compartido algunas obras en otras entradas de este blog, ha realizado una ilustración donde se representan, con atinado acierto, las intenciones reales que pretende expresar, más allá de adornos y maquillajes, el nuevo monumento que pretende sustituir a Lenin: el robo a los trabajadores, el saqueo de la riqueza nacional, la tiranía del capital frente al trabajo, es decir, la rapiña capitalista:

Ilustración de Laurentiu Ridichie: las alas del capitalismo rapiñando a los trabajadores

miércoles, 3 de febrero de 2016

Monedas de la República Popular Rumana

La República Popular Rumana fue proclamada el 30 de diciembre de 1947, tras la abdicación del rey Mihai I, que había permanecido ocupando el trono desde la liberación de Rumanía por el Ejército Rojo, en agosto de 1944, aunque había sido un colaborador activo, a través de su primer ministro, el Mariscal Antonescu, con la Alemania nazi.

Tras la proclamación de la R.P.R., que duraría hasta el 21 de agosto de 1965, cuando en el proceso de desestanilización se cambia la forma de organización del estado y su nombre en República Socialista de Rumania, todo empieza a cambiar en el país, y en cada decisión se hace evidente que la clase dominante, la burguesía, había sido derrocada y que la dirección y los objetivos los empezaba a marcar la clase antes pisoteada y ahora liberada, la trabajadora.

Cambios sociales, artísticos, administrativos y económicos son muestra de las transformaciones que van produciéndose en la vida general de los rumanos, en el primer intento de, como diría Ana Pauker, alcanzar la dictadura del proletariado a través de la democracia popular.

Como es normal, también cambió el sistema monetario y, por lo tanto, la acuñación de monedas que, en su simbología, empiezan a incorporar la identidad del nuevo estado, de sus bases y sus protagonistas.

Así, el trabajo y el obrero, la industrialización o el tractor, el sol o la estrella roja empiezan a aparecer en la cara y en la cruz de los nuevos leu o ban emitidos por la Fábrica de Moneda de Rumania (su moneda oficial desde 1867, subdividida en bani, es el leu).

A continuación compartimos una imagen de las monedas acuñadas por el gobierno rumano en los años de la República Popular Rumana:





Fuente de las imágenes: Colcnet.com

viernes, 22 de enero de 2016

Putin vuelve a cargar contra Lenin y los bolcheviques

El anticomunista Vladimir Putin ha vuelto a atacar a los constructores de la Union Sovietica, los bolcheviques, en unas declaraciones realizadas con motivo del aniversario del fallecimiento de Lenin. No se trata, sin embargo, de la primera vez, pues el presidente ruso ha dado muestras en multitud de ocasiones de su odio al comunismo y de que su ideologia es, sin embargo, la de la clase parasita que vive a costa del trabajo y el producto de la explotacion de la clase obrera y de los recursos de otros pueblos.

Vladimir_Putin_with_Boris_Yeltsin-3
Putin y su valedor, Boris Yeltsin
Desde el mismo proceso de aperturismo, la conocida como Glasnot o Perestroika, Putin estuvo de parte de los que se frotaban las manos con la restauracion del capitalismo salvaje en Rusia, poniendose de lado de Boris Yeltsin frente a los intentos de frenar la situacion, como fue el golpe de estado de agosto de 1991, incluso, tal como él mismo suele contar orgulloso, repartiendo armas para defender la vuelta al capitalismo (que se había iniciado muchos años antes). De hecho, Putin siempre admiro al borracho traidor Yeltsin, afirmando, cuando murio, que "gracias a él Rusia se había convertido en un país libre, abierto y pacífico en el que se respetaban los derechos humanos", y elogió su, según él, "calidez humana y valentía". No obstante, ejulio de 1998 es designado por el propio Yeltsin como Director del Servicio Federal de Seguridad (FSB), sucesor del KGB, puesto que a partir de marzo del año siguiente alterna con el de Secretario del Consejo de Seguridad Nacional; después, su valedor Yeltsin, le nombraría Primer Ministro.

Así que el hecho de que cargue contra Lenin, Stalin y el comunismo en general solo puede sorprender a los lerdos o a los fanáticos creyentes, cerrados ante las múltiples evidencias y pruebas de a qué clase social pertenece y defiende el que algunos siguen, pues será verdad que en este mundo tiene que haber de todo, considerándo como el adalid del antimperialismo mundial.

Sin ir mas lejos, ordenó a finales del año pasado, como publicó Ria Novosti, la construcción en el centro de Moscú del memorial que se denominará Muro del dolor, del escultor Geórgy Frangulián, para conmemorar, según él, "cientos de miles de víctimas de las represalias cometidas en la Unión Soviética". Ante eso, el líder de la clase capitalista rusa afirmó que:

"Es una de las páginas más difíciles y más tristes en nuestra historia, pero no es menos aleccionadora que las de victoria y triunfo. Se requiere imparcialidad y responsabilidad, porque esta página conlleva una importante lección, la lección más importante para la generación actual y para todas las futuras", ha afirmado el lider de la clase capitalista rusa.

Ahora ha vuelto a las andadas y, en relación a los actos de recuerdo al líder bolchevique Vladimir Lenin, Putin ha declarado que los bolcheviques "pusieron bajo el edificio llamado Rusia una bomba atómica que finalmente explotó", Según el presidente ruso, las acciones de Lenin tuvieron como resultado la destrucción del país, y fueron las ideas de Lenin las que "finalmente desembocaron en la caída de la Unión Soviética (URSS)" en 1991.

Es curioso como el defensor de la clase saqueadora rusa olvidé que precisamente fueron Lenin y los bolcheviques los que crearan la Unión Soviética, entidad a la que en 1991 Putin no dudó en ayudar a desmantelar con el objetivo de que él y los suyos pudieran saquear sin medida las riquezas colectivas y el producto de los trabajadores rusos.

Actos en Rusia por motivo del 92 Aniversario de la muerte de Lenin

Las declaraciones fueron hechas durante una discusión con el director del Instituto Kurchátov, Mijaíl Kovalchuk, en la reunión del Consejo Presidencial para la Ciencia y la Educación, en el contexto del comentario de un verso del poeta ruso Borís Pasternak, en que Lenin se menciona como una persona que puede "controlar el flujo de su pensamiento y, por eso, logró controlar el país", Vladímir Putin ha expresado su visión crítica hacia el líder del proletariado, declarando que

"Controlar el flujo de pensamiento es bueno, pero este pensamiento debe traer un resultado correcto, y no como hizo Vladímir Ilich. Porque como resultado su pensamiento llevó a la caída de la Unión Soviética. Hubo muchas ideas incorrectas: la creación de autonomías nacionales, etcétera. Pusieron una bomba atómica bajo el edificio llamado Rusia y esta, finalmente, explotó".

Es cierto que Putin ha afirmado en alguna ocasión también la verdad de perogrullo de que la caida de la URSS fue el mayor desastre geopolítico de la historia, y que probablemente ansie su reconstrucción, aunque ni mucho menos como el estado y modelo de los trabajadores de los pueblos del mundo en su lucha contra la explotación capitalista, como inicialmente fue, tal y como la crearon Lenin, Frunze, Stalin, Vorosilov, Molotov, etc., sino como potencia económica y militar en pugna por que su oligarquía adquiera más ventaja en el conflicto interimperialista mundial.

Afortundamente, el desarrollo del capitalismo lleva implicito en sí mismo su propia destrucción, a pesar de los altibajos, fracasos y errores en la construcción del socialismo, y Putin y los suyos (lo mismo que los Obama, Merkel, o Cameron), acabarán tarde o temprano arrasados por la los trabajadores y los pueblos en su camino hacia un mundo sin explotación ni explotadores, Camino que, como expresó con bella certeza Mao Tse Tung, es el de un indefectible avance hacia el comunismo, “Derrota, tras derrota, tras derrota, hasta la victoria final".

domingo, 17 de enero de 2016

Realismo Socialista rumano en los depósitos del Museo de Arte de Brasov

Hace unos años tuvo lugar en la ciudad de Brasov,  Ciudad Stalin durante la República Popular


Rumana (1948-1965), la exposición „Arta sub comunism. Arta oficială a regimului comunist în colecţia Muzeului de Artă Braşov (1945-1989)” (Arte Oficial del Régimen comunista en la colección del Museo de Arte de Brasov (1945-1989).

Se trató de una acción cultural inédita, pues como se dice en su propio catálogo de presentación, "se presenta un fenómeno artístico  hoy sometido al silencio", eufemismo que oculta la existencia de la censura oficial sobre todos los logros, tanto económicos, como educativos, diplomáticos, o culturales del Socialismo Rumano, exagerándose, por otro lado, sus defectos.

Así, el arte producido durante las dos repúblicas comunistas rumanas, la Popular y la Socialista, fue relegado tras el golpe de estado de 1989 a los almacenes de los museos, y olvidado, muchas veces por motivos ruines y pragmáticos,  por sus propios creadores, entregados al habitual transformismo del converso que hace cualquier cosa por seguir saliendo en la foto.

Por supuesto que los organizadores de la exposición no pretendieron romper la opinión oficial sobre el Realismo Socialista, que como todos sabemos, pues los medios de propaganda anticomunistas se han encargado de que se convierta en indiscutible verdad, se considera en general como un arte sin calidad y basado en el sometimiento de la creatividad individual del artista a los criterios impuestos por el partido o el estado.

Muy al contrario, ya en el mismo título de la exposición aparecen algunos tópicos obligados en el pensamiento "oficial" de en la reinstaurada tirania del mercado, siempre temerosa de todo lo que suene a comunismo. Así que los términos "régimen", en vez de sociedad, gobierno o sistema, y "arte oficial", como si el que se desarrolla bajo la dictadura capitalista no lo fuera, dejan claro que, a pesar de la buena noticia de que de vez en cuando se saquen  las obras de los depósitos, la censura y la obligación de repetir el catecismo ideológico anticomunista siguen presentes.


La realidad del Realismo Socialista, sin embargo, era otra, pues estaba bastante lejos de ser una cultura uniforme y, al contrario, se producia a través de diferentes formatos y estilos de expresión. La gran diferencia era que entonces respondia a la intención de construir nueva realidad social, en la que el objetivo del arte ya habia dejado de ser el de que lo comprara el burgués, la iglesia, o el aristócrata, a los que el trabajo manual repugnaba, sino que su destinatario era el trabajador, que se había convertido, al menos en la teoría, en el centro de todo el sistema y cuyo desarrollo integral pasa a ser el principal objetivo de la cultura, la educación y, por supuesto, la economia.

Asi que el arte socialista ya no se pliega a los gustos de la minoria pudiente, y el artista no busca simplemente enriquecerse con lo que les sobra al burgués y al aristocrata del botín extraido del trabajo de los demás, sino que se imbrica en un teorico nuevo sistema de valores, en el que la explotación del hombre por el hombre no se concibe, y en el que los que crean la riqueza no son considerados con desprecio por sus parásitos, sino que se han convertido en el origen y el fin de todo el sistema productivo.

Por ello, los artistas dejan de representar episodios individuales de la vida de la burguesia y la aristocracia, o acontecimientos historicos provocados por los intereses propios de la clase dominante y dirigidos a su propio beneficio, para pasar a expresar lo que todos comparten: la importancia del trabajo de cada miembro de la colectividad, la fraternidad e iguales intereses de toda la clase obrera mundial, la educación de los jóvenes para seguir construyendo un futuro igualitario y mejor, o los cambios sociales y economicos que han dejado atras la epoca en la que solo unos pocos se beneficiaban de la riqueza de la nación. En resumen, se da la primacia a la vida e intereses colectivos frente a las ambiciones egoistas individuales que llevan a que se acepte y se fomente una sociedad inhumana en la que unos pocos hombres explotan y viven a costa de otros; es decir, a la barbarie capitalista.

La exposición, pues, muestra las creaciones culturales de la Rumanía Socialista que fueron almacenadas tras la reinstauración del capitalismo en los depositos del Museo de Arte de Brasov. Lamentablemente, tras el final de esta, volvió al lugar en la que la ocultaban, los sótanos, pues, como hemos dicho, la clase dominante, los que dos décadas y media después del final de la Rumania Socialista viven de nuevo a costa del trabajo de la mayoria, siguen teniendo un miedo atroz a todo lo que suene a comunismo, pues saben que si los trabajadores se organizan y vuelven a ser conscientes de que la fuerza está en sus manos, se les acabaría el chollo de vivir de la apropiación de los medios de producción y de la riqueza producida por la clase obrera.

Cartel de exposición del Consejo Popular
de la Ciudad  Stalin
En la siguiente selección de obras del Catálogo de la Exposición citada, se ven algunas muestras representativas de las obras hoy almacenadas en los depósitos del Museo de Arte de Brasov, y también se puede comprobar la evolución sufrida por el arte socialista rumano, desde las primeras expresiones comprometidas con la lucha de clases y la clase obrera de la Republica Popular Rumana, hasta el gradual desarrollo de la primacia de formatos mas simbolistas, mucho más neutras y desvinculadas de la clase trabajadora y el comunismo, a traves de metaforas relacionadas con la patria, el partido, etc..., paralelas a la progresiva  pérdida de importancia del Socialismo frente al Nacionalismo y de la separación entre las masas y el partido desde la instauración de la República Socialista Rumana y la elección de Ceausescu como jefe de estado (1965).

Como en la mayoria de los paises socialistas, en Rumania se irían abriendo paso nuevas ideas de carácter revisionista, como la de la sociedad sin clases o la contemporeización con las potencias capitalistas, que también afectarian a las creaciones artísticas, y que darían lugar al desarrollo progresivo de una elite burocrática dentro del propio partido y, por ende, del mundo cultural. Esta élite acabaría traicionando a su propio pueblo y  favoreciendo la reinstauración del fascismo con máscara democrática, con la unica finalidad de romper los límites a su enriquecimiento personal, pues el sistema seguía impidiendo, a pesar del protegido contagio de valores capitalistas, el desarrollo excesivo de la desigualdad.

En resumen, tras el golpe de estado de diciembre de 1989. la burguesía explotadora volvió a sentirse a sus anchas en su papel de clase dominante,  viviendo del trabajo ajeno sin traba alguna, y los artistas pasaron a dedicarse a satisfacer, babeando, sus caprichos, enviando al arte de la clase trabajadora a los sótanos de los museos, donde, de momento, hoy permanente. Veamos, a continuación, algunos ejemplos del arte socialista almacenado en los depósitos del Museo de Arte de Brasov:

Aurel Bordenache, Lenin, 1950-60

Feszt Lazslo, El rodaje del trabajo colectivo, 1960

Fedsz Lazslo, Soldador, 1961


Friedrich von Bömches, Acereros, 1963
Mircea Balau, Regreso a casa tras el trabajo, 1963

 Miklos Margit, Cartero, 1961
Pavel Codita, Cuadros nuevos de la fábrica, 1963
Tiberiu Kraus, Soldadora, 1959

Geta Braescu, Huelga de los talleres Grivita 1933, 1963
Puia Hortensia Masichievici,
Agradecimientos al partido, 1961
Herman Morres, Escena rural, 1956
Corina Beiu Angeluta, El horno eléctrico, 1956
Hans Hermann, Huéspedes de la URSS en un club obrero, 1953
Teodor Harsia, Otoño en la Cooperativa Agrícola, 1961
Petre Dumitrescu, Alexandru Sahia, escritor comunista, 1950

Lia Szaz, Brigadistas, 1959
Ludovic Boroş, Retrato de un obrero, 1963
Victor Rusu Ciobanu, Electrificación, 1961
Eugen Vegh, Distribuidores de manifiestos, 1936
Avram Mentzel, La decisión plenaria, 1959
Ana Hadiac, Pionera, 1961
Bianca Podea, Visita al museo, 1960
Corina Beiu Angeluta, Futura vivienda, 1957
Ludovic Boros, Los futuros constructores aprendiendo, 1959
Ion Pacea, Campesina agitadora, 1957
Hermann Morres, En una fundición, 1956
Hans Eder, Obrero, 1948
Gy. Szabo Bela, Recuerdos de Moscu, 1960

Heynrich Schunn, Trillado , 1957
Stefan Serbanescu, Construcción de la Casa Scanteii en Bucurest, 1951
 Hans Mattis-Teusht, El leñador,(1950-60)
Eftimie Modalca, Energía eléctrica, 1964
Teodor Harsia, Otoño en la Cooperativa Agrícola, 1961
Necolai Codreanu, Celebración del 23 de agosto, 1979
Eftimie Modalca, La bandera de la victoria, 1984
Alexandru Iacubovici, 1947, 1983


Sabin Balasa, Primavera rumana, 1981
Eftimie Modalca, Estrecha unidad en torno al partido, 1971
Eftimie Modalca, Retrato de Nicolae Ceausescu, 1979
Necolai Codreanu, Celebración del 23 de agosto, 1979
Constantin Micu, Deseamos la paz, 1982
Florin Codre, Bajo los muros de la cárcel de Doftana, 1989

Viorica Kovacs Ardeleanu, Homenaje a la República, 1983
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...