sábado, 18 de enero de 2020

Ana Pauker, Dolores Ibárruri, Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo en las Tarjetas Postales del Comité Provincial de Mujeres Antifascistas (1936-1939)

El Comité Provincial de Mujeres Antifascistas (1936-1939) editó durante la Guerra Civil Española una serie de tarjetas postales gratuitas para facilitar la comunicación de los soldados en el frente, además de tener un papel propagandístico.

Entre otras grandes mujeres comunistas y antifascistas, una de las protagonistas de esas tarjetas era la rumana Ana Pauker, conocida como "Ana la Roja", cuyo ejemplo en la lucha por la clase trabajadora en Rumania hizo que se creara en su honor, dentro de las Brigadas Internacionales, una brigada con su nombre, "Brigada Ana Pauker", en la que servirían gran parte de los brigadistas rumanos que lucharon junto a los pueblos de España contra el fascismo.

Junto a ella, en otras tarjetas, aparecían otras comunistas inmortales como la española Dolores Ibárruri, "la Pasionaria", Rosa Luxemburgo o Clara Zetkin.










Fte: Agit-Prop




miércoles, 8 de enero de 2020

Fotografías de Bucarest en los primeros años de la República Popular Rumana (de una publicación de 1953)

Imagini pentru republica populara romanieEn 1953 el Instituto Rumano por las Relaciones Culturales con el Exterior editó una selección de imágenes con el título "Bucarest", en el que se intentaba dar una imagen general de la capital de Rumanía, sobre todo durante la entonces recientemente proclamada República Popular (1947-1965).

A continuación, hemos seleccionado algunas de las fotografías del libro, especialmente las que muestran escenas de Bucarest tras la proclamación popular de la República Popular Rumana y de cómo los trabajadores rumanos se ganó, derrotando al fascismo, poder disfrutar de la cultura, del ocio o del progreso.


23 de agosto de 1952, celebraciones del Día de la Liberación de Rumanía de las garras del fascismo

Añadir leyenda

1 de mayo de 1952. Se aprecia la foto de Mao en el centro de la manifestación.

El deporte ahora es accesible a todos los trabajadores. Piraguismo en el Parque Stalin (actual Herestrau)

Playa de la Piscina de la Juventud (el ocio es ahora un derecho del pueblo)

Piscina del Parque Máximo Gorki

Maqueta del Teatro Lírico Popular, entonces en construcción

Guardería "8 de marzo". Las trabajadoras tienen a  su disposición guarderias gratuitas.

Manifestación por la paz en la Plaza de la República (pancartas con Stalin y Gheorghiu-Dej)

Exposición de arte en el Club "Grivita Roja".

Casa Scantei, sede del diario del Partido Comunista y de la tipografía nacional, construida en la RPR siguiendo el modelo
de la arquitectura soviética

Hotel Atenea Palace, con la estrella roja en su tejado.

Monumento a los 102 trabajadores víctimas de la represión del dobierno el 1 de
diciembre de 1918, en una manifestación saludando a la Revolución Soviética.

Foto de la Guardia Obrera en combate contra el ejército nazi (1944)

Tropas soviéticas saludadas por el pueblo a su entrada en Bucarest (31 de agosto de 1944)

Monumento al Soldado Soviético libertador, antes en la Plaza Victoria, en el centro de
la capital, hoy en el Cementerio Soviético de Pipera, en el norte de la ciudad.

Estatua de Stalin, del escultor Dumitru Demu. Alzada en el Parque Iosif Stalin, actual
Herestrau. Fue derribada pocos años después de la muerte del líder soviético.

Plaza Universidad

Edificio de la empresa mixta SOVROMPETROL, propiedad del estado rumano y del estado soviético


Plaza del Senado con la Estrella Roja en la cubierta del edificio.

sábado, 28 de diciembre de 2019

Encuestas: Un 80% de los rumanos cree que la ejecución de Ceausescu fue un crimen y el 60% de los jóvenes piensa que con comunismo se viviría mejor

Treinta años después del golpe de estado violento contra el pueblo rumano, en diciembre de 1989,
que terminó con la ejecución de Nicolae Ceausescu y su esposa y dio lugar a un periodo de destrucción masiva de puestos de trabajo, de la industria nacional y a un exilio masivo de los trabajadores para poder sobrevivir, el Centro Urbano y Regional de Sociologia (CURS, en rumano), ha llevado a cabo un nuevo sondeo que ha dado como resultado otro nuevo fiasco para los medios de propaganda del capital y su esfuerzo enorme por criminalizar el comunismo.

El estudio revela que los rumanos, de todas las edades, no creen la propaganda y juzgan a partir de la realidad desastrosa de tres décadas de capitalismo.

Por ejemplo, en cuanto al juicio farsa que los golpistas hicieron al presidente Nicolae Ceausescu y a su esposa, con una condena sumarísima a muerte, con el objetivo principal de acallar y evitar la resistencia de los trabajadores rumanos y la del propio presindente del país, el 74% de los participantes en la encuesta tienen clarísimo que no se trato de un juicio justo, siendo solamente el 11% los que piensan que si lo fue. En relación a la condena de aquel paripé, el 78% piensa que los ejecutados no merecían ser asesinados, mientras que solo un 11% afirma lo contrario.
 
Ante la pregunta de si se vive mejor bajo el capitalismo que antes de 1990, solo un 38% ha respondido afirmativamente, mientras que únicamente un 33% lo ha hecho cuando la cuestión se refería a su experiencia personal, a su propia vida bajo los dos regímenes. 

Por otro lado, otro análisis estadístico, publicado esta vez por la vocera del capital EuropaFM, concentrado en los jóvenes, como la propia emisoara, muestra que un diferente estudio de la empresa de estudios sociológicos, CURS, ha determinado que el 60% de los jóvenes rumanos cree que durante los años de economía planificada socialista se vivía mejor que bajo el régimen capitalista actual,  mientras que un 20% de los restantes no está interesado en el asunto.
 
Esta noticia cuadra con la conocida a través de otro estudio, el de la Asociación de Víctimas del Comunismo, con sede en Washington, publicada hace unos días en este blog, en el que se confirmaba que los "millenials" (jóvenes entre 1981 y 1996) rumanos votarían en 2020,  a un candidato comunista si se presentara a las elecciones.

Las ilustraciones son del joven dibujante rumano Laurentiu Ridichie.

sábado, 21 de diciembre de 2019

Vasile Dobrian: el camino de la liberación de los trabajadores rumanos en diez dibujos

Vasile Dobrian fue un poeta y dibujante rumano nacido en Sibiu, Transilvania, en 1912. Se licenció en la Escuela de Bellas Artes de Bucarest (1934), tras lo cual llegaría a convertirse en uno de los valores emergentes de la vanguardia rumana del período de entreguerras.

Por su carácter combativo contra el régimen opresivo capitalista, Dobrian colabora codo con
Autorretrato
codo con otros representantes de la prolífica vanguardia cultural de Rumania: Gellu Naum, Sasa Pana, Geo Bogza, Stephan Roll, Ilarie Voronca, Teodorescu, etc., todos ellos cercanos al Partido Comunista.

Su aportación a la lucha contra el régimen capitalista y su participación y militancia clandestina por la liberación de los trabajadores se concreta en algunos de sus valiosos dibujos, como, por ejemplo, los que vamos a presentar a continuación.

Se trata de su obra "Drumul unei Vieti" (El camino de una vida), publicada por la editorial Orizont en 1945, y en la que, a través de sus expresivas y duras líneas, retrata el camino que hubieron de seguir los trabajadores rumanos, proletarios, campesinos e intelectuales, desde su esclavitud, bajo la soga capitalista, hasta la liberación y la construcción de un estado socialista (la República Popular Rumana).

Sus dibujos reflejan el ambiente social de extrema explotación de la época de auge fascista en Rumanía, como crítica motivada por el ya citado carácter militante y comprometido del artista. De hecho, colaboró con la mayoría de diarios de izquierdas de la época y con algunos clandestinos, como los editados por el Partido Comunista.

La obra que presentamos fue prologada por uno de los grandes representantes de la literatura comunista rumana, tanto en el periodo de entreguerras, como tras la proclamación de la República Popular Rumana en 1948: Zaharia Stancu. Éste nos habla en su presentación tanto del propio autor, rompedor y entregado a la causa proletaria, como de los dibujos que forman parte de la obra, en los que concentra, en diez expresivas imágenes, la lucha de la clase trabajadora rumana por su emancipación, aunque, como afirma Stancu, "otro escritor hubiera necesitado cientos y cientos de páginas".

Traducimos a continuación las palabras introductorias de Zaharia Stancu a El camino de una vida, antes de compartir los duros y expresivos dibujos de Dobrian:

"El nombre de Dobrian es conocido desde hace muchos años. En la época precedente a las Segunda Guerra Mundial no existió publicación de izquierdas en cuyas páginas no aparecieran imágenes dibujadas por este combativo artista. Dobrian se ha apartado de la línea sentimental y tierna de moda y del gusto del público. Diseñó con vigor la áspera realidad y tuvo el valor de mostrarse, en tiempos de excesiva prudencia, como el precursor en la plástica rumana de una manera de ser que solamente ahora se abre camino hacia la luz. Cada diseño de Dobrian es una protesta, un aviso, una llamada a la lucha de la mayoría contra las fuerzas opresoras.

Portada de ·"El camino de una vida"
Los años duros fueron pasando y, en su curso, el arte de Dobrian fue madurando, profundizándose. El artista, dueño de sí mismo y de todos sus medios de expresión, nos presenta aquí algunos grabados valiosos representativos de las páginas de la historia rumana contemporánea.

Por ejemplo, el grabado que abre el álbum.  En el horizonte, tres ahorcados cuelgan balanceados por el viento, tres cuerpos de hombres víctimas de la dictadura fascista (nota: del Mariscal Antonescu). El cielo es pesado, revuelto. En primer plano, una mujer doliente, con la cara arrugada y los ojos vacíos hundidos en el fondo de la cabeza. Un dibujo simple en apariencia. En sus líneas sombrías cierra una época. Esperemos que quede cerrada para siempre...

Pero mientras la dictadura nazi recurre a las represalias criminales para mantener su dominio, en los bosques densos lucha el partisano. En sus manos firmes toma las armas. Su mejilla está iluminada por la esperanza de la victoria. Los mismos árboles de su alrededor  parecen estallar por la vitalidad que debe vencer el poder del mal. Este grabado es uno de los mejores que han salido de los dedos de Dobrian.

El dia previsto para la liberación llega por fin. Sobre las chimeneas de las fábricas amanece el nuevo mundo. En un esfuerzo supremo el esclavo rompe sus cadenas.

En el nuevo mundo libre los trabajadores se reúnen en asambleas. Las cadenas de la esclavitud han sido rotas. La libertad ha sido conquistada, pero ella debe ser consolidada  ¿Quién va a cumplir esta obra? El obrero cuyo martillo se alza amenazante ante el antiguo régimen, a la vez dispuesto a construir el mundo nuevo. El trabajador cuyo puño cerrado muestra que los antiguos enemigos aun están presentes en la lucha. El trabajador que llama a que se le sumen todas las fuerzas honestas del país. La mujer, igual al hombre, responde a la llamada. Camina al lado de los que agitan la bandera en dirección al futuro.

El intelectual ha dejado su torre de marfil. Se ha mezclado en el remolino de la lucha política. Con su mente iluminada, él marca el camino hacia el mañana y la victoria final.

Al lado del trabajador y del intelectual está el campesino. Los trabajadores de las fábricas, los campesinos de los campos, y los intelectuales del país, se han hermanado para siempre. Se esforzarán juntos para crear una patria libre y democrática en un mundo sobre el que desciende, como en los antiguos iconos, la paloma de la paz con sus ramas de olivo en el pico.

En algunos grabados Dobrian ha contado acontecimientos históricos que para describirlos un escritor hubiera necesitado cientos y cientos de páginas.

Es el mérito de su talento, original y lleno de savia creadora, y de su justa y comprometida orientación política.

Zaharia Stancu"











miércoles, 18 de diciembre de 2019

Los jóvenes rumanos simpatizan cada vez en mayor número con el comunismo

Un nuevo zasca para el anticomunismo oficial impuesto por Estados Unidos y la Unión Europea a los rumanos que, como, ya es tradición, suele acaecer en estas fechas de conmemoración del golpe de estado de 1989, que intentan hacer pasar cada vez con menor éxito por "revolución".  Nada más que otro intento de ver si los rumanos se han tragado el cuento mediático extendido por el capital para la criminalización del comunismo que resulta en un tiro que sale por la culata.
Imagini pentru laurentiu ridichie capitalism
Viñeta del joven ilustrador rumano, Laurentiu
Ridichiu

El resultado de un nuevo estudio es que un tercio de los jóvenes rumanos, los que forman parte de los conocidos como "generación millenial", es decir, los nacidos entre 1981 y 1996, votarían en 2020 a un candidato comunista, según el último sondeo encargado por la Asociación de Víctimas del Comunismo, ONG con sede, ¡cómo no!, en Washington. 

Su diréctor, Marion Smith, lejos de intentar entender por qué los jóvenes rumanos están cada vez más descontentos con el sistema de explotación capitalista y con cada vez mayores simpatías hacia el pasado comunista, afirma que "los jóvenes sufren de amnesia histórica".  Por supuesto, nada de reflexionar sobre los casi cinco millones de puestos de trabajo destruidos por tras el golpe, la privatización de los servicios, la pobreza generalizada (Rumania es el país con más riesgo de pobreza de la U.E., también infantil) y el exilio masivo de los trabajadores para poder sobrevivir (aunque sea como mano de obra barata en los paises que más promocionan el anticomunismo).

Según la empresa que ha llevado a cabo el estudio, YouGov, apenas un tercio de los jóvenes rumanos prefieren con claridad el capitalismo frente al comunismo, mientras que un 36% consideran que el comunismo es un sistema mejor que el capitalismo (casi un 15% más que hace un año).

En general, un 70% de los rumanos de entre 23 y 38 años y de más de 74 años votarían, según el estudio, a un candidato que propusiera la eliminación de la propiedad privada y una economía socialista. Los rumanos de entre 38 y 74 lo harían casi un 35%.
Pancarta en una manifestación contra la corrupcción en
Bucarest

En cuanto a datos más concretos, un 45% de los "millenials" piensan que la educación superior y la sanidad tienen que ser totalmente gratuitas, mientras que un 25% están seguros rotundamente de que la propiedad privada es un cáncer para la sociedad. 

En lo que se refiere a las amenazas para la paz mundial, el 27% de todos los rumanos, indiferentemente de la edad, creen que el mayor peligro es Donald Trump, mientras un 22% se tragan el cuento de que un pequeño país como Corea del Norte es peligroso. 

Por último, solo un 13% consideran a Vladimir Putin una amenaza para el mundo.

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Jaque mate: la partida de ajedrez entre el pintor rumano Tristan Tzara y el revolucionario Lenin

Justo antes de dirigirse a Petrogrado para dirigir el triunfo revolucionario de los trabajadores soviéticos, en la primavera de 1917, Vladimir Ilich Ulianov, Lenin, vivió alrededor de un año, junto a su esposa Nadezhda Krúpskaia, en un modesto apartamento de la calle Spiegelgasse, en la ciudad suiza de Zurich. En la fachada del número 14 una placa recuerda a aquellos inquilinos.

Imagini pentru lenin en zurich
Justo enfrente se encontraba un famoso local llamado "Cabaret Voltaire", creado por el poeta alemán Hugo Ball y sostenido por varios amigos. Entre ellos, se encontraba el pintor surrealista rumano Tristan Tzara, futuro creador del Dadaismo. Junto a ambos, también pasaban por allí habitualmente otros intectuales, como el también pintor rumano, y también socialista, Marcel Jancu, el poeta y psicoanalista Richard Huelsenbeck, el escultor, pintor y poeta francoalemán Jean Arp, y su novia, luego esposa, la suiza Sophie Taeuber, cuya notoriedad como diseñadora ha sido reconocida oficialmente por la Confederación Helvética al estampar su efigie en el billete de 50 francos suizos. Todos aquellos y otros artistas y poetas se repudiaban el imperialismo que había dado lugar a la Primera Guerra Mundial y no se posicionaban con ninguno de los bloques en conflicto, coqueteando, más o menos intensamente, con los movimientos revolucionarios.

Tristan Tzara había nacido en en la provincia rumana de Bacau, llamándose Samuel Rosenstock, el 16 de abril de 1896. Escribió sus primeros poemas influido por el simbolismo, pero poco a poco, entre los años 1913 y 1915, se suma a la vaguardia incipiente de Rumanía. Durante la primera guerra mundial, emigró a Zurich, Suiza, donde en 1916, en el Cabaret “Voltaire”, creo, junto con Marcel Jancu y el resto de los poetas amigos, el movimiento “Dada”.

Imagini pentru lenin en zurich cafe voltaireDos años después de aquel 1916 que nos ocupa, Tzara lanzó su primer intento por teorizar lo que era la negación del arte, con el Primer Manifiesto Dadaísta. Se puede decir, pues, que en aquel "Cabaret Voltaire" surgiría el Dadaísmo. Un movimiento que, sin embargo, duraría poco.

En ese texto afirmaba que «La obra de arte no debe ser la belleza en sí misma porque la belleza ha muerto; ni alegre ni triste, ni clara ni oscura, no debe divertir ni maltratar a las personas individuales sirviéndoles pastiches de santas aureolas o los sudores de una carrera en arco a través de las atmósferas. (…). Los que están con nosotros conservan su libertad. No reconocemos ninguna teoría. Basta de academias cubistas y futuristas».

Este movimiento no tuvo una vida larga y el mismo Tristan Tzara escribió que “La actividad Dada terminó en 1922”. Pero su espíritu influyó en otras corrientes culturales, como el surrealismo, el posmodernismo o incluso la cultura pop actual. En 1924, Samuel Rosenstock cambió oficialmente su nombre a Tristan Tzara. ¿Cuál fue la trayectoria de la carrera de Tristan Tzara después del final del Dadaísmo? Nos lo cuenta el crítico literario rumano Paul Cernat.

”Después de 1922, los dadaístas pasan con armas y bagaje a estas nuevas corrientes, mucho más adaptadas al espíritu de la época. Me refiero al surrealismo y al constructivismo... Tristan Tzara optó por el surrealismo. Más tarde, pasó de una actitud protestataria muy individualista al comunismo. Durante la II Guerra Mundial se incorporó a la resistencia francesa; tras obtener la ciudadanía en 1947, se afilió al Partido Comunista Francés"

Por otro lado, Lenin se hallaba confinado en 1916 en Suiza prácticamente desde que la conflagración bélica europea entró en su apogeo. Había tratado de convencer a sus colegas socialistas rusos y europeos de aprovechar las contradicciones entre las potencias para llevar adelante una insurrección revolucionaria al margen de la guerra en las naciones europeas. Esta idea no triunfó en el cónclave efectuado en Zimmerwald, cerca de Berna, en septiembre de 1915. Tampoco en Kienthal en abril de 1916. La Segunda Internacional se debatía en la agonía y todavía era demasiado temprano para proponer una nueva concertación de la izquierda obrera.
Tristan Tzara

En Zurich, Lenin dio los toques finales a un ensayo esencial en la literatura marxista y en la futura ideología soviética: "El imperialismo, fase superior del capitalismo". Durante la etapa final de la redacción, en el apartamento de la Spiegelgasse, frente al "Cabaret Voltaire", no podría evitar escuchar el ruído de los poetas revolucionarios.

Debido a esta vecindad es muy probable que a Lenin no le fuera ajena la actividad del "Café Voltaire". Tanto es así que algunos historiadores afirman que se pasaba por allí de vez en cuando. Incluso se ha sostenido que en una de las performances de los jóvenes que darían a luz al dadaismo, el futuro líder soviético habría dicho en señal de aprobación de los hechos que estaba presenciando un sonoro “¡Da!-¡Da!”. O sea, reiterando la afirmación, el Sí, en idioma ruso. Según estos historiadores, el nuevo movimiento cultural habría recibido así su bautismo.

Así lo ha sostenido, sobre la base de algunos datos historiográficos y varias coincidencias cronológicas, exageradas convenientemente con propósitos ficcionales, el autor francés Dominique Noguez (nacido en 1942), en su libro "Lenin Dadá".

Por otro lado, a pocos métros de allí estaba el Café de la Terrasse, donde había tableros de ajedrez. Lenin y Tzara eran aficionados al juego ciencia y frecuentaban el sitio. El escritor rumano Andrei Codrescu, en su libro "The Posthuman Dada Guide: Tzara & Lenin play chess", de 2009, imagina, a partir de datos reales, de una probable la coincidencia ajedrecística del poeta y el político. Afirma que «Ambos compartían un profundo sentido de las injusticias. Sin embargo, por aquel entonces discrepaban en el enfoque de cómo enfrentar la situación. Por un lado, en Tzara imperaba el caos, la libido, la creatividad y el absurdo mientras que, en Lenin, prevalecía la energía de la razón, el orden, las estructuras sociales».

Según el autor, al final de la partida el creador del dadaísmo (Tzara), en sus valores de ruptura de los tabúes y en su relajación dionisíaca, sucumbiría ante el modelo eficiente y metódico del comunismo (Lenin). No obstante, en unos años Tzara se haría un ferviente comunista, quizás recordando con admiración aquel encuentro.

Igualmente el escritor español Enrique Vila-Matas (nacido en 1948), en su novela "Doctor Pasavento", de 2005, alude a este posible mítico encuentro, entre Lenin, el teórico y concienzudo líder comunista, y el poeta Tzara quien, antitéticamente, consideraba que: “todos los pensamientos se forman en la boca”.

Imagini pentru lenin en 1917Lo hace en este pasaje: “Pero abandoné pronto cualquier idea transgresora y comencé a subir lentamente por la Spiegelgasse, una calle breve pero bien intensa, y pasé por delante del número 12, por delante de la casa donde vivió Lenin antes de la revolución rusa. Y me acordé de esa leyenda que dice que un día, al aire libre, jugaron Tristán Tzara y Lenin al ajedrez en esa calle, y conjeturé allí mismo lo que pudo ser aquel encuentro entre un representante de la vanguardia de la agitación cultural y uno de la de la agitación social…”.

Treinta años atrás, un trovador cubano, Carlos Valera compuso una canción titulada Jaque Mate 1916. Allí dice: «Tristan Tzara jugaba ajedrez con Lenin/la misma calle que nació Dada/a veces presiento que fui una pieza,/que aquel tablero era mi ciudad».

Por estos días la lleva en el repertorio que canta en varias ciudades suizas, en vísperas del centenario de la Revolución de Octubre.

Treinta años atrás, un trovador cubano, Carlos Valera compuso una canción titulada Jaque Mate 1916. Allí dice: «Tristan Tzara jugaba ajedrez con Lenin/la misma calle que nació Dada/a veces presiento que fui una pieza,/que aquel tablero era mi ciudad».

En su canción, Valera recuerda que tras aquella probable partida, en "La misma calle que nació Dada, un año más tarde salió el fantasma, recorriendo el mundo hasta mi ciudad". Aquel fantasma que Marx y Engels poco más de medio siglo antes, en 1848, en su Manifiesto Comunista, anunciaran que empezaba a recorrer Europa.

Compartimos el video de la interpretación de Carlos Valera de su canción "Jaque Mate 1916 "en el Teatro Karl Marx de La Habana, además de la letra completa de la canción.



Jaque mate 1916

Un perro golpea la puerta del patio

Arriba el vecino le pega a su mujer
La línea amarilla divide el asfalto
Y afuera la gente no sabe qué hacer

Veo gasolina flotando en un charco
Haciendo arcoiris debajo del pie
Un viejo se encuentra a su doble en un banco
Y leen la prensa jugando ajedrez

Tristan Tzara jugaba ajedrez con Lenin
La misma calle que nació Dada
A veces presiento que fui una pieza
Que aquel tablero era mi ciudad

Tristan Tzara jugaba ajedrez con Lenin
La misma calle que nació Dada
Un año más tarde salió el fantasma
Recorriendo el mundo hasta mi ciudad

Un perro se bebe a su doble en un charco
Se traga el arcoiris y se echa a correr

La mujer del vecino golpea el asfalto
Y la puerta de arriba no sabe qué hacer

El vecino golpea al perro en un banco

Combina colores sobre su piel
La prensa se pone amarilla en el charco
Y afuera los pobres no saben qué hacer

Tristan Tzara jugaba ajedrez con...

Los viejos dividen la puerta y el banco
Afuera los perros no saben qué hacer
Yo leo la prensa y salto los charcos
Y encuentro a mi doble en una mujer

Un perro, la puerta, el fantasma y el banco
La prensa, los pobres, el pie y la mujer
La línea amarilla, los viejos y el charco
Son piezas que flotan en un ajedrez
Sin saber qué hacer...

viernes, 22 de noviembre de 2019

Memoria. Documental de RT contra el olvido interesado del protagonismo de la URSS en la victoria contra el fascismo en la Segunda Guerra Mundial

‘Remembrance’, ‘Memoria’ es un documental que pretende recordar al mundo el gran sacrificio que hicieron los trabajadores soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial para salvar al mundo de la bestía fascista,  y acusa a Europa de no tener en cuenta la importancia del legado soviético en la derrota de los nazis. Se trata, pues, de combatir la propaganda del capital que oculta interesadamente el triunfo de la clase obrera y campesina de la Unión Soviética y de toda Europa contra sus explotadores.

“La historia de cómo el Ejército Rojo salvó a Europa del nazismo se está borrando en los libros de historia occidentales y cada vez es más habitual retratar a los soldados rusos como opresores y ocupantes, en vez de mostrarlos como salvadores”.

Para respaldar la anterior se destaca el caso de Polonia, donde la Cámara Baja del Parlamento ha aprobado una ley para demoler las estatuas de la época soviética, lo que incluye los monumentos dedicados a los soldados del Ejército Rojo. La ley fue propuesta por el Instituto Polaco de Memoria Nacional y uno de sus profesores afirmó: “Puedo afirmar con seguridad que aquí el Ejército Rojo está considerado como un invasor que ocupó nuestras tierras”. En la misma línea, los guías polacos en el campo de concentración de Auschwitz no cuentan que los soldados rusos ayudaron a liberarlo, mientras manipulan la verdad afirmando que la Segunda Guerra Mundial no solo empezó por Hitler sino también por Iósif Stalin.

Aunque no todo el mundo en Polonia está contento con esta nueva ley. “El pueblo polaco obtuvo su independencia y libertad del fascismo alemán gracias a la ayuda del Ejército soviético. Nosotros, la generación posterior a la guerra, no habríamos nacido... si Hitler hubiera ganado a Stalin”, afirma en el documental Tadeusz Kowalczyk, coronel en la reserva polaco.
Imagini pentru ejercito rojo libera auschwitz
Soldados soviéticos en la liberación de Auschtwitz
“La gente olvida o no quiere recordar lo que Hitler tenía en mente para los eslavos. Se olvida sobre el Plan General del Este, según el cual solo iban a quedar tres millones de polacos vivos e iban a ser esclavizados por los nazis, mientras que los rusos iban a ser exterminados junto con los judíos”, explica Jerzy Tyc, director de la sociedad polaca KURSK, dedicada a la memoria histórica.

Peter Sixl, investigador de la sociedad Cruz Negra Austríaca, que se dedica a cuidar las tumbas de los soldados soviéticos, señala la dimensión humana de lo ocurrido hace 70 años. “Los soldados caídos, o aquellos que vivían en cautividad, también tenían madres y familias. No importa la nacionalidad o la religión, el sufrimiento de una madre siempre es igual”.

Estas cuestiones no se destacan en la mayoría de los libros de texto europeos. Del mismo modo que tampoco se suele mencionar el hecho de que en 1934 Polonia fuera el primer país europeo en firmar un pacto de no agresión con Hitler, el conocido como Pacto Pilsudski-Hitler.

Es más, también suele obviarse el hecho de que el Reino Unido y Francia firmaran el Acuerdo de Múnich con Hitler. Esta pacto permitió que Alemania, ayudada por Hungría y Polonia, se anexionara parte de Checoslovaquia en 1939, una agresión militar que puso en marcha la Segunda Guerra Mundial. 
Imagini pentru LA TOMA DE BERLIN
Tadeusz Kowalczyk afirma en el documental que “en 50 años los niños polacos pensarán que no fue el Ejército Rojo sino el estadounidense quien liberó Polonia”. Tal y como subrayan los autores, “pocos occidentales saben que, mientras las muertes de estadounidenses en Europa ascendieron a 300.000, la URSS sufrió unas 25 veces ese número. Es más, el Ejército Rojo acabó con cuatro veces más soldados alemanes que EE UU y sus aliados en el frente occidental”.

En el documental también se denuncia cómo han convertido la memoria de los campos de concentración y exterminio nazis y fascistas, aquellos que en realidad fueron sus cómplices del surgimiento y extensión de esta variante del capitalismo, en un parque de atracciones que solamente busca hacer negocio, hacer dinero, dejando en un lugar secundario su papel como recuerdo y aviso de las consecuencias de no luchar contra los privilegios y impunidad de la clase capitalista en su continuo esfuerzo de vivir y enriquecerse a costa de los trabajadores y de los recursos de otros pueblos.

En resumen, el objetivo del documental es combatir la falsificación de la historia que llevan a cabo los que, en definitiva, fueron y son los que recogieron el legado del fascismo tras el final de la guerra, pues, finalmente, este no fue más que un intento del gran capital de apretar las tuercas aún más a la clase trabajadora, aunque gracias a los soviéticos el tiro, nunca mejor dicho, les saliera por la culata en aquella ocasión.






Fuente: Espina Roja

lunes, 11 de noviembre de 2019

Bucarest desde el autobús (verano de 1977)

Las siguientes fotografías fueron tomadas a través del parabrisas de un autobús, en 1977, unos meses después del terremoto que sufrió la capital rumana aquel mes de marzo. En una de las fotografías se aprecia el hueco dejado por el bloque Danubio, en el centro de Bucarest, hundido totalmente en la catástrofe, o la fachada destruida del edificio Wilson.

Las fotografias son de Muzeul de Fotografie, y fueron publicadas inicialmente por Magyar Honvédelmi Szövetség – (organización comunista húngara que se ocupaba de organizar actividades deportivas y de recreo). Probablemente, se trata de una excursión organizada desde la Hungría socialista para visitar la capital del país vecino, y en ellas se puede apreciar la vitalidad de la sociedad socialista, en pleno crecimiento industrial y económico, totalmente recuperada de la catástrofe sufrida unos meses antes, que afectó a gran parte del centro de la ciudad.

La Casa Scantei, con la estatua de Lenin ante ella
El Teatro Nacional, a la derecha, y al fondo el Hotel Intercontinental. 
Plaza Sf. Gheorghe hacia Universitate. A la derecha, un anuncio publicitario: “Numerosas y variadas excursiones al extranjero” (¿No dice la propaganda anticomunista que no se podía viajar).
Piața Unirii, con las obras del metro de Bucarest, que sería inaugurado en 1979. 
Calea Victoriei, en el centro de la capital. Al fondo, el Hotel  Bulevard.
Bulevard. N. Bălcescu

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...