martes, 15 de enero de 2019

"Sinfonia nº 2 en do menor, Gran Guerra Patria", del compositor soviético Tikhon Khrennikov

La “Sinfonía Nº 2 en do menor” Op.9 compuesta por el compositor comunista soviético Tikhon Khrennikov fue estrenada el 19 de enero de 1943, apenas un mes antes de la victoria de Stalingrado, en el Salón de la Casa de los Sindicatos de Moscú. Se trata de una obra compuesta en tiempo de guerra que fue recibida con grandes aplausos el día de su estreno. La obra es una llamada a la victoria en la Gran Guerra Patria, en cuatro movimientos.

En el primer movimiento, el compositor intenta expresar el bienestar en el que vivían los trabajadores soviéticos,  y como este se ve truncado por la nueva agresión del capitalismo, en aquella ocasión dirigida por las tropas nazis. El desarrollo musicaliza del gran sufrimiento de la guerra se va dramatizando hasta que, en el último movimiento, se transforma en una marcha triunfal que conduce al apoteosis.

Khrennikov visitó diversas veces el frente de batalla, realizando conciertos para los soldados rojos (en aquella época los trabajadores soviéticos eran personas con ansia de cultura que, como buenos comunistas, ansiaban conocer, siguiendo la recomendación de Lenin, "toda la cultura existente hasta el momento", del mismo modo que estudiaban las obras que les daba a conocer el marxismo-leninismo). En el mes de mayo de 1945, Kherennikov entraría en el Berlín conquistado al lado de las tropas del Ejército Rojo, tomando parte en la emisión radiofónica con cantos en honor a la victoria sobre los nazis y el capitalismo.

Kherennikov desde su juventud destacó por su activismo político, en especial en el mundo de la música, y estuvo comprometido como agitador cultural, tal y como se ha podido comprobar también en el párrafo anterior, durante todo el desarrollo de la guerra. En este marco, escribió varias obras, la más conocida la Sinfonía número 2. 

En 1947 se afilió definitivamente al Partido Comunista, llegando en 1962 a ser diputado del Soviet Supremo. En 1948 fue nombrado Secretario General de la Unión de Compositores Soviéticos, por su identificación con la concepción del arte al servicio de la clase obrera de la URSS.



lunes, 31 de diciembre de 2018

30 de diciembre de 1947: se proclama la República Popular Rumana

Imagini pentru republica popular romanaEl 30 de diciembre de 1947 el rey Mihai I de Rumania abdicó y, en consecuencia, se proclamó la República Popular Rumana. El final de la monarquía en Rumania daba lugar al nacimiento de una democracia popular, obrera y socialista, en la que los medios de producción iban a pasar en pocos meses a manos de la clase trabajadora, y en el cual la producción de riqueza no estaría ya al servicio de las mafias capitalistas sino del pueblo.

 El diario español ABC publicó al día siguiente, 31 de diciembre de 1947, el texto de la abdicación del rey Mihai, que había sido aliado de Hitler, Mussolini y Horthy hasta el 23 de agosto de 1944, cuando el Partido Comunista y las fuerzas antifascistas le obligaron a cambiar de bando y poner sus tropas al servicio del Ejército Rojo, además del comunicado del gobierno rumano anunciando la Proclamación de la República Popular Rumana.

La República Popular Rumana durará hasta 1965, cuando se transforma en República Socialista de Rumania, y su primer presidente será el científico comunista Constantin Ion Parhon.



)
El pueblo trabajador rumano enterrando la
monarquía (ilustración de Scanteia, diario del Partido
Comunista Rumano)
.










sábado, 29 de diciembre de 2018

El 65% de los rumanos tienen una opinión positiva o muy positiva de Nicolae Ceaușescu

Casi el 65% de los rumanos tienen una opinión buena o muy buena sobre el último presidente legítimo de Rumania, Nicolae Ceaușescu , según muestra un estudio realizado por el Instituto de Estudios Sociales ISOGEP, publicado por ActiveNews.ro hoy, 29 de diciembre de 2018.
Imagini pentru nicolae ceausescu
Foto de Nicolae Ceausescu en 1936. arrestado por la policia
rumana por sus actividades antifascistas.

Conforme sus resultados, Nicolae Ceaușescu es el presidente mejor valorado por los rumanos, afirmando el 64,5 % de los encuestados que tienen una opinión positiva del jefe de estado comunista, mientras que un 31% la tienen negativa. 

Uno de cada cinco rumanos tienen un excelente parecer sobre Nicolae Ceaușescu, teniendo el 45% de estos menos de 49 de ani (es decir, tenían menos de 20 años en diciembre de 1989). Este dato es una muestra del crecimiento continuo de los jóvenes que tienen una buena opinión del presidente rumano asesinado por los golpistas el día de Navidad de 1989 para instaurar el régimen actual. Hasta ahora, la excusa que ponían los medios de propaganda del capital para justificar el enorme apoyo a la labor de Nicolae Ceausescu y al comunismo rumano entre la población en los últimas tres décadas, demostrado en todas las encuestas efectuadas hasta el momento, prácticamente cada año,  era la de que este no se daba entre los más jóvenes, y solo los más viejos eran "nostálgicos" de la época comunista.

Por otro lado, solo uno de cada doce rumanos tienen una mala opinión sobre Nicolae Ceaușescu, siendo este, además, el único presidente sobre el que el 20% de los rumanos tienen una opinión excelente.

En el polo opuesto, se encuentra Ion Iliescu, al que se le puede denominar como el "Gorbachov rumano", sucesor en la presidencia de Nicolae Ceaușescu, y líder de los contrarrevolucionarios que dirigieron el golpe de estado bajo la coartada de un socialismo democratico, siendo también el hombre que tomó la decisión final de fusilar a la pareja presidencial el Día de Navidad de 1989. Acerca de Iliescu el 63% de los rumano tienen una opinión mala o muy mala.

viernes, 28 de diciembre de 2018

El 50 % de los moldavos lamentan la desaparición de la Unión Soviética y el 40 % desearían formar parte de ella.

El 4 de diciembre de 2018  el Instituto de Políticas Públicas de República Moldova (IPP) presentó un sondeo de opinión que muestra de nuevo que la mayoría de los ciudadanos de la antigua República Socialista que una gran proporción de ciudadanos moldavos lamentan la desaparición de la Unión Soviética en 1991 y votarían, si les dejaran, unirse de nueva al estado socialista confederal.
Escudo y bandera de la República Socialista de Moldavia

Según el estudio, el 40% de la población votaría por unirse a la URSS si se hiciera un referéndum sobre el tema. Contra la adhesión de la República de Moldova a la URSS votaría el 26%. No participarían en el plebiscito el 8%, y el 4% de los encuestados se negó a comentar nada sobre este tema. 

Por otro lado, el estudio publicado por el diario Adevarul Moldova muestra también que el 50% de los entrevistados afirmaron que lamentan el colapso de la URSS y el 21% no lo lamentan.

Es muy significativo el crecimiento de los partidarios de que vuelva la URSS en República Moldova, incluyendo a los más jóvenes, después de años de propaganda de la oligarquía criminalizando el rico pasado socialista, pero tras el desastre económico, social y hmano vivido en su propia carne por los trabajadores moldavos tras casi tres décadas de barbarie capitalista.

jueves, 27 de diciembre de 2018

Hace un año en Barcelona (un poema de Petre Solomon)

Fotografía de 1962. Petre Solomon, tercero por la izquierda,
con K. Jongkheere y Graham Greene en Bucarest.
Petre Solomon fue un poeta y traductor rumano de origen hebreo, nacido un 15 de febrero de 1923 en Bucarest. En 1944, viajó a Palestina y estuvo allí durante dos años, ya como redactor de la revista cultural de tendencia comunista "Orizont". Tras el triunfo del pueblo trabajador rumano y la proclamación de la República Popular Rumana, trabajó en la editorial "Cartea Rusa" y en la agencia de prensa del gobierno, Agerpress.

Fue especialmente conocido como traductor, en especial del inglés y del francés, aunque durante su vida tambien escribío bastante poesia. Falleció el 28 de octubre de 1991, viendo derrumbarse ante sus ojos todo lo construido por el pueblo rumano desde 1948 tras la restauración de una tiranía capitalista.

En 1952, escribió un poema dirigido a Francisco Franco, el verdugo del pueblo español, y criticando al imperialismo norteamericano, del que el primero, al fin y al cabo, no era más que un títere. En él se hace una llamamiento de apoyo al pueblo español, único tras la Segunda Guerra Mundial sometido por una dictadura abiertamente fascista, y se crítica el belicismo norteamericano, causa de que en Europa, tras la derrota de Hitler, no se llegará jamás a la paz, sino al nacimiento de una nueva guerra que se conocerá como "la Guerra fria".

A continuación, hemos traducido el poema "Hace un año en Barcelona", escrito por Petre Solomon y publicado en la Revista Viata Romaneasca en febrero de 1952:

Hace un año en Barcelona 

Petre Solomon
Una calle en Barcelona, hace un año.
Un jeep y un senador americano
al que le suena el dinero en el bolsillo.
Dinero para Franco, verdugo en venta.
El chofer conduce, a ciegas, junto a las casas
sin ventanas, hostiles.
El  senador, y sus rollizos estratos de grasa,
echan un vistazo con el ceño fruncido.
¡Diablos! ¡Parece un cementerio!
(el chofer agacha la cabeza y repite: ¡Sí, señor!)
En su guía había leído: trovadores,
sonrisas, cánticos, mujeres con encanto
y castañuelas, corridas de toros;
Una verdadera mina: por todos lados, oro.
Y ahora, fíjate: no hay nadie en las calles.
Está fuera de sí el señor senador:
ni rastro de sonrisas, ni un ápice de vida.
De vez en cuando, algún niño, escuálido,
con las mejillas ajadas, se cruza en su camino.
Llega con el coche hasta una plaza.
El silencio, también allí, está presente.
Atraviesa la plaza un tranvía
que quita la vista al senador.
Hoy nada sale bien. Se saca la tabaquera
y enciende un cigarrillo. De repente,
aparece otro tranvía, y después otro y,
curiosamente, todos vacíos, sin viajeros.
¡Cabrían en ellos miles de senadores!
Pero, ¿qué se ve al final de aquella calle?
Se acercan voces amenazantes.
Cada vez éstan mas cerca.¿Qué es esa muchedumbre?
Oye los gritos, pero no los entiende.
El tranvía está en medio, largo y vacío.
¿Se encontrará en tierra española?
¿estará escuchando castellano?
Se acerca la multitud como si fuera a aplastarle.
Ahora la vislumbra bien, mira:
al frente marchan un trabajador y una muchacha,
llevando en las manos una bandera que le deslumbra.    
Detrás van otros jóvenes, con pancartas
en las que escribe: PAZ…, en las que escribe
(las otras palabras no las entiende).
Son incontables, parece, incontables,
en filas estrechas, hombro con hombro.
Hay entre ellos ancianos, también niños,
y gritan… gritan, ¿qué sera?
Incontenible se desborda el torrente por las calles.
Escucha claramente: ¡Abajo Franco! ¡No a la guerra!
Toda Barcelona está afuera,
por estas calles –que parecen el país entero.
con el pueblo de nuevo presente en la lucha.
…Tembloroso, observa el senador,
le late su corazón -como late el reloj-
mientras le falla la voz en la garganta.
La vista le lleva, de repente,
hacia el muro de una casa que le muestra
un nombre escrito allí: PASIONARIA.
Y más allá de aquellas letras el horizonte,
y en él, la sublevación de una España
que grita: ¡Abajo Franco! ¡Fuera los americanos!

(Petre Solomon, Revista Viata Romaneasca febrero de 1952
Traducción de Un Vallekano en Rumanía)



sábado, 22 de diciembre de 2018

Selección de pintura socialista de la Republica Popular Rumana

La siguiente selección de pintura socialista de la República Popular Rumana es una muestra tomada del libro Pintura Rumana Contemporánea, publicado en 1968 por la Editorial Meridiane, en Bucarest, en el que se hace un repaso a la historia del arte pictórico de aquel país.
Gheorghe Saru, "Soldadoras"

"Nosotros, los socialistas, hemos de desenmascarar esa hipocresía y arrancar las falsas insignias, no para obtener una literatura y un arte desgajado de las clases (lo que no será posible hasta que exista la sociedad socialista sin clases), sino para oponer a ese arte que se pretende libre hipócritamente, estando como está ligado a la burguesía, otro verdaderamente libre, abiertamente ligada al proletariado".

Así lo explicaba Lenin en su artículo "La organización y el arte del partido", y así es empezó a tener lugar en los primeros años de la República Popular Rumana, proclamada en 1948: la creación artística respondía a la intención de construir nueva realidad social, en la que el objetivo del arte ya había dejado de ser el de que lo comprara el burgués, la iglesia, o el aristócrata, a los que el trabajo manual repugnaba, sino que su destinatario era el trabajador, que se había convertido, al menos en la teoría, en el centro de todo el sistema, y cuyo desarrollo integral pasa a ser el principal objetivo de la cultura, la educación y, por supuesto, la economia.

Así que el arte socialista ya no se pliega a los gustos de la minoría pudiente, y el artista no busca simplemente enriquecerse con lo que les sobra al burgués y al aristocrata del botín extraído del trabajo de los demás, sino que se imbrica en un teórico nuevo sistema de valores, en el que la explotación del hombre por el hombre no se concibe, y en el que los que crean la riqueza no son considerados con desprecio por sus parásitos, sino que se han convertido en el origen y el fin de todo el sistema productivo.

Por ello, los artistas dejan de representar episodios individuales de la vida de la burguesia y la aristocracia, o acontecimientos históricos provocados por los intereses propios de la clase dominante y dirigidos a su propio beneficio, para pasar a expresar lo que todos comparten: la importancia del trabajo de cada miembro de la colectividad, la fraternidad e iguales intereses de toda la clase obrera mundial, la educación de los jóvenes para seguir construyendo un futuro igualitario y mejor, o los cambios sociales y economicos que han dejado atras la epoca en la que solo unos pocos se beneficiaban de la riqueza de la nación. En resumen, se da la primacia a la vida e intereses colectivos frente a las ambiciones egoístas individuales que llevan, estas últimas, a que se acepte y se fomente una sociedad inhumana en la que unos pocos hombres explotan y viven a costa de otros; es decir, frente a la barbarie capitalista, la humanidad socialista.

La muestra que podéis disfrutar a continuación recoge una selección amplia del realismo socialista en el arte pictórico rumano durante toda la duración de la República Popular Rumana (1948-1965):

Grigore Vasile, "Jóvenes colectivistas"
Ion Nicodin, "Puerto de Constanza"
Stefan Szonyi, "Nunca os olvidaremos"
Añadir leyenda
Ion Pacea, "Mujer trabajadora"
Gheorghe Spiridon, "Construcciones nuevas en Bucarest"
Spiru Chintila, "Insurrección popular contra el fascismo del 23 de agosto de 1944"
Gheorghe Saru, "Soldadoras"
Eugen Popa, "Nocturno de la ciudad industrial de Onesti"
Eugen Popa, "Planta de carbón en Huneadoara"
Constantin Paulet, "Astillero"
Theodor Harsia, "Construcción en Bicaz"
Stefan Szonyi, "Tipografía ilegal"
Gavril Miklossy, "Huelga general de 1933"
Gheorghe Ionescu, "Paisaje urbano desde el campo"
Corneliu Baba, "Acereros"
Corneliu Baba, "Campesinos"
Ion Musceleanu, "Pionera"
Alexandru Ciucurencu, "1 de mayo"
Alexandru Ciucurencu, "Ana Ipatescu, revolucionaria del 1848"
Aurel Ciupe, "Trituradora de piedra de Bologa"
M.H.Maxy, "Entrada a la mina"
Henry Catargi, "Calderería"
Henry Catargi, "Obrero"
Imre Nagy, "Obra"
Marius Bunescu, "Obra"

Camil Ressu, Firma popular de una llamada a la paz

viernes, 14 de diciembre de 2018

Ceausescu, figura histórica más valorada por los rumanos

Una nueva encuesta ha vuelto a dejar claro nuevo que una gran parte de los rumanos siguen arrepentidos de haber consentido la instauración, tras el golpe de estado de diciembre de 1989, del régimen capitalista que acabó con el socialismo. 

Los gerifaltes de los grandes medios de propaganda del capital se desesperan año tras año al no poder hacer cambiar de opinión a los trabajadores rumanos sobre las ventajas del socialismo frente a la tiranía capitalista (que sufren en carne propia hoy, y que ha provocado el exodo de más de tres millones de rumanos a otros paises del mundo) o de oscurecer por la manipulación y la mentira los logros económicos y sociales de los gobiernos del líder del Partido Comunista Rumano, Nicolae Ceausescu.  Estos, aunque se abandonara la lucha política para ahondar el socialismo (algo que acabaría facilitando la restauración del capitalismo), cambiaron totalmente la sociedad rumana y dejaron una huella imborrable en la mente de los trabajadores, que año tras año tienen más dolorosamente claro lo que se dejaron arrebatar.

El estudio ha sido realizado esta vez por la empresa CT&Research, a pedido de la Fundación Universitaria del Mar Negro (FUMN), con motivo de la celebración del centenario del país, y fue publicado hace unas semanas. 

Según la investigación, a la pregunta "¿Quién cree que ha sido la figura más importante y positiva de la historia contemporánea de Rumania?", el 30% de los rumanos señalaron a Nicolae Ceausescu como su elegido, seguido a distancia por el rey Fernando I (con un 20%), durante cuyo reinado se produjo la anexión-unión de Transilvania y de República Moldova a Rumania que dio lugar a lo que se conoció como Gran Rumania hace ahora 100 años .


Imagini pentru romania socialista
Otras figuras históricas que les siguen son  el mediatizado Mihai I, fallecido el año pasado sin haber sido juzgado por su colaboración con el nazismo en la Segunda Guerra Mundial, pero que ha tenido un enorme lavado de imagen por la prensa rumana en los últimos meses, por lo que, a pesar de que antes de su muerte no aparecía nunca en este tipo de listas, se ha conseguido que los rumanos le hayan dado una mayor importancia en los últimos meses (11, 5%), y su padre el rey Carol II, conocido por haber instaurado una dictadura real que contó con la colaboración de los legionarios fascistas rumanos (un 5 % de participantes).

En cuanto a los políticos del régimen capitalista posterior a 1989, sus resultados son pírricos, a tono con el desastre social y económico que han provocado sus gobiernos y parlamentos (gestores de los intereses de la minoria) en los últimos 30 años:  Traian Băsescu - 1,1%; Klaus Iohannis - 1,0%; Emil Constantinescu - 0,4% (tres de los últimos presidentes del país).

Todo ello es acorde a lo que cualquier taxista puede decirle a un turista en su visita a cualquier ciudad de Rumania, especialmente Bucarest: todo lo que se puede ver en la Rumania actual fue obra del socialismo rumano (que hoy se tiende a personalizar en la figura de Nicolae Ceausescu). Al contrario, los políticos y empresarios capitalistas no han hecho más que destruir, haciendo de nuevo obvio el dilema que tienen los trabajadores y, en definitiva, la especie humana en vistas a su desarrollo y que se resume en la famosa frase de Roxa Luxemburgo "Socialismo o Barbarie" (y esto incluso teniendo en cuenta que el Socialismo ya durante muchos años antes de 1989 llevaba dentro de sí el germen del capitalismo que acabo facilitando su derrumbe).


jueves, 6 de diciembre de 2018

Tres sindicalistas rumanos en las Brigadas Internacionales

El 15 de febrero de 1933 los militantes comunistas de los sindicatos ferroviarios organizan una impresionante huelga obrera contra las políticas de recortes de salarios aplicada por el gobierno reaccionario con la excusa de la crisis económica mundial.
Algunos huelguistas detenidos en la cárcel de Craiova. Entre ellos: Gheorghiu-Dej,
Chivu Stoica, Gheroghe Vasilichi, Constantin Doncea, y Dumitru Petrecu 

La huelga de Grivița (nombre de los talleres ferroviarios donde se inició) se extendió como la pólvora por todo el país, uniéndose a ella mineros y trabajadores petrolíferos, ante lo cual el gobierno del rey Carlos II, dirigido por el terrorista de alta burguesía rumana Alexandru Vaida Voevod, ordena a la policia y al ejército abrir fuego contra los huelguistas, asesinando a decenas de ellos.

Los tres principales líderes del movimiento, Constantin Doncea,  Gheorghe Vasilichi y Dumitru Petrescu, son detenidos y condenados a trabajos forzados y encerrados en la cárcel de Craiova, aunque dos años después los tres logran huir tras una impresionante evasión organizada por el Partido Comunista. Tras su huida, continuarán luchando por los trabajadores en diferentes frentes, incluyendo las Brigadas Internacionales en España, la Resistencia Francesa o los movimientos partisanos antinazis.

Tras su fuga en 1935, los tres heroes rumanos emigraron a la Union Soviética, poniéndose allí al servicio de la organización de los comunistas rumanos en Moscú. Constantin Doncea y Gheoghe Vasilichi no dudaron en alistarse en las filas de las Brigadas Internacionales organizadas por el Komitern, y lucharon durante toda la Guerra Civil Española contra los ejércitos fascistas. Tras la derrota, fueron encerrados como tantos miles de refugiados republicanos en campos de concentración franceses.

El primero de ellos, Constantin Doncea, nació en 1904 en la comuna Cocu, en la provincia de Arges. Trabajará como fundidor en la empresa de ferrocarriles rumanos (CFR), y en 1931 se afilió al Partido Comunista. Después la citada huelga de Grivita y de la matanza de obreros por parte de las fuerzas del orden rumanas, huirá de la carcel de Craiova, se pone al servicio del Komitern y del Partido Comunista de Rumania.

Tras formar parte de la resistencia francesa, llegará durante la Segunda Guerra Mundial de nuevo a Moscú, donde, siendo considerado por el lider del Komitern, el bulgaro Jorge Dimitrov, como el más importante de los comunistas rumanos en el exilio, es reclutado por el NKVD. Participará en diferentes acciones militares y guerrilleras del Ejército Rojo. Entre otras, fue lanzado en paracaidas en Crimea para formar parte de las tropas partisanas antifascistas.

El 19 de agosto de 1944, tres dias antes del golpe de timón en el que los comunistas forzarían al rey Mihai a romper su alianza con Hitler y a ordenar al ejército rumano a volver sus armas contra los alemanes, Doncea es lanzado en paracaidas por el Ejército Rojo en Rumanía, para tomar contacto con la dirección del PCR.
Constantin Doncea

Tras la constitución del primer gobierno comunista, en marzo de 1945, dirigido por Petru Groza, Doncea fue miembro del Comité Central del Partido de los Trabajadores Rumanos (nombre asumido por el PCR tras su alianza con otras fuerzas democráticas en 1945) y vicealcalde de Bucarest (noviembre de 1947-febrero de 1948), y en 1950 hasta 1953 ocuparia la función de jefe de la defensa antiaerea de Rumania. Durante el gobierno de Chivu Stoica (1956-1957) sería nombrado Ministro de las Cosechas.

El 13 de junio de 1958 sería expulsado de la dirección del P.M.R., tras la entrada en desgracia del grupo de los comunistas internacionalistas posterior a la muerte de Stalin en 1953, y el reforzamiento del grupo nacionalista-revisionista, dirigido por Dej.

Dumitru Petrescu nació en mayo de 1906 en Bucarest. De profesión tornero, trabajó desde 1920 en CFR. Entre 1927 y 1928 militó en el Partido Social Demócrata, y en 1930 en el Partido Socialista de los Trabajadores, hasta que en 1932 se integraría en el Partido Comunista de Rumanía.

Desde dentro del PCR,  Petrescu dirigirá con Doncea el sindicato de los talleres ferroviarios de Grivita, y en 1933 era Secretario del Consejo Sindical de Bucarest. Tras su huida de la cárcel de Craiova en 1935, llegará a la capital de la Unión Soviética, donde frecuentará los estudios de la Escuela Superior de Leninismo.  En 1936 formaba parte de la dirección de la Internacional Comunista, organizando el llamamiento a formar las Brigadas Internacionales para apoyar a la República Española contra el fascismo y el reclutamiento en Rumania y Rusia.  Durante la Segunda Guerra Mundial  se encargó del reclutamiento de las divisiones de voluntarios rumanos organizadas en territorio soviético, con el objetivo de integrarlas en el Ejército Rojo para enfrentarse a la armada fascista rumana, aliado hasta agosto de 1944 de la Alemania nazi. Las divisiones rumanas organizadas en la URSS, "Tudor Vladimirescu" y "Horia, Closca, Crisan", entrarían en Bucarest encabezando el ejército libertador a finales del mes de agosto de ese año.

Petrescu regresaría a Rumanía en septiembre de 1944, contribuyendo a la reforma del ejército rumano, para adaptarlo a una sociedad socialista. Ocupó el puesto de Inspector General del Ejército para la Educación, Cultura y Propaganda, y después el de Jefe de la Dirección Superior de la Policía Militar (organismo que tenía entre sus misiones formar en la ideología marxista a los soldados y oficiales).

Petrescu fue durante tres años Ministro de Finanzas y vicepresidente del Consejo de Ministros, entre octubre de 1955 y mayo de 1956. En ese mismo año, sería expulsado del partido por las mismas razones que sus compañeros: la venganza contra los marxistas-leninistas tras la muerte de Stalin en la mayoría de los países socialistas tras el triunfo del revisionismo con la llegada de Jruschev al poder en la URSS.  
Gh. Vasilichi

El tercero de los protagonistas de esta entrada, de los tres evadidos en 1935 de la carcel de Craiova, es  Gheorghe Vasilichi. Nació el 7 de septiembre de 1902 en la comuna Cetate, en la provincia de Dolj. Trabajaba como chapista en los talleres ferroviarios Grivita, actuando tanto en el movimiento político comunista como en los sindicatos proletarios. Fue miembro desde 1924 del sindicato Fermetal, participando como tal en el Congreso Internacional de Sindicatos de Moscu, en 1929.  Formó parte del Bloque Obrero-Campesino (fachada electoral del Partido Comunista durante su prohibición), y de la dirección de la Union de Jóvenes Comunistas y del mismo PCR, en el que entró a militar en 1927.

Durante la huelga de Grivita de 1933 fue el lider del movimiento en la provincia de Prahova, dirigiendo a los trabajadores petroleros. Tras la espectacular huida de la carcel de Craiova, marchó a Moscú, donde a las órdenes del Komitern se encargaría de enrolar a otros comunistas para integrar las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil Española. Tras luchar en España, haria lo propio en Francia, donde formaria parte de un regimiento checoslovaco que lucharía contra la agresión nazi hasta la capitulación, el 10 de junio de 1940.

Tras la capitulación, entraria a formar parte de la resistencia francesa, hasta su arresto en marzo de 1943, tras el cual seria encerrado en una carcel del sur de Francia. Allí organizaría una fuga que, en esta ocasión acabaria en fracaso, tras el cual, y como castigo, seria enviado al campo de concentración nazi de Dachau, donde estaria hasta el final de la guerra.

Tras su vuelta al pais,  Vasilichi fue nombrado ministro en diferentes ocasiones entre 1947 y 1951. en primer lugar, Ministro de Educación, y entre 1949 y 1951 Ministro de Minas y Petroleo. Desde su regreso al pais en 1945 hasta 1952 fue permanentemente miembro del Comite Central y de su Oficina Política, y tras la muerte de Stalin, como sus dos camaradas de fuga, caería en desgracia, expulsado de sus cargos y del partido por el grupo de revisionistas que seguirian la estela de Jruchov, Brevnev y el resto de oportunistas que en la Union Sovietica acabarian con la lucha de clases e impondrian una falsa sociedad sin clases en la que la elite la ocuparian poco a poco los miebros de la direccion del partido y los intelectuales.

Dumitru Petrescu
Los tres comunistas rumanos protagonistas de esta entrada forman parte de un periodo de la historia en el que el movimiento comunista y obrero, de la mano de los trabajadores soviéticos y de la URSS de Lenin y Stalin, estaban dispuestos  y convencidos de la inminente llegada del triunfo de la clase trabajadora en sus respectivos paises, acabando de una vez con todas con esa peste que convierte al hombre en una bestia: la explotación de unos hombres sobre otros. Fue una epoca en la que cualquier trabajador consciente de serlo estaba dispuesto a luchar por un camarada cualquiera fuera su nacionalidad, y de combatir por la emancipación de la clase trabajadora allí donde fuera necesario, en las filas de las Brigadas Internacionales en España, integrados en la resistencia francesa, o en el Ejercito Rojo contra las tropas fascistas de su propio pais: una epoca de internacionalismo proletario y fe en la victoria en la lucha de clases contra los parásitos capitalistas, pensamientos que, lamentablemente, hoy son meros recuerdos del pasado de la desmovilizada y desideoligizada clase obrera.

Desgraciadamente, la muerte de Stalin en 1953 representó el final de esa época de ilusiones y convencimiento de la necesidad de acabar con la peste burguesa capitalista y fascista, y provocó que en la mayoria de los paises socialistas, salvo entonces en Albania y China, se harían con el poder un grupo de oportunistas y revisionistas que acabarian, con los años, destruyendo la unidad de la clase trabajadora con el Partido, convirtiendo a los miembros de este en una élite autoconvencida de serlo y poniendo, en definitiva, las bases de un inevitable regreso al capitalismo.

jueves, 29 de noviembre de 2018

Como funcionaba la democracia soviética en los años 30

El siguiente texto sobre el funcionamiento de la democracia soviética fue transcrito por George 
Imagini pentru SOVIET VOTEGruenthal del manuscrito de las “Memorias” de Samuel Adams Darcy(1), capítulo XX, pp. 25-31, Biblioteca Tamiment, Nueva York, publicado por Cultura Proletaria.

En la descripción del comunista norteamericano, se puede apreciar cómo el funcionamiento de la democracia en la URSS era realmente popular, es decir, representaba el gobierno (cratos) del pueblo (demos), a pesar de la propaganda anticomunista venida, generalmente, de los países donde la democracia suele ser un mero paripé, un circo donde los diferentes partidos son versiones de una misma política, al servicio de la minoría privilegiada capitalista, y en la que la participación del pueblo no está limitada solo temporalmente (4 o 5 años).

La descripción de Darcy sobre la democracia soviética, es decir, aquella en la que la mayoría, la clase trabajadora y campesina, podía participar directamente en la elección de su destino, no solo a través de las esporádicas elecciones, es muy significativa, y desmonta tópicos y mantras repetidos hasta la saciedad por los que veían y verán siempre a la organización de la clase obrera como el gran peligro que es para sus privilegios y su parasitismo. 

Al fin y al cabo la conocida como dictadura del proletariado no es más que el sinónimo de democracia proletaria, es decir, aquel sistema en el que es la mayoría, y no la minoría, la que tiene el poder y toma las decisiones en todos los ámbitos de la sociedad, teniendo para ello que evitar que la minoría burguesía mantenga o recupere sus privilegios, fuerza y riquezas, incluyendo sus posiciones influyentes en la administración, con las que controla el proceso electoral en las sociedades capitalistas. Precisamente, fue el abandono de esa vigilancia, de ese control (de la lucha de clases dentro del socialismo) lo que iría minando todo el sistema y provocaría, a finales del siglo XX, el fin del socialismo en la URSS.


 ****
(…) En diciembre de 1936, el Partido Comunista debía celebrar las elecciones anuales de sus dirigentes. Hasta entonces, las candidaturas y elecciones para cargos del partido habían sido siempre hechas abiertamente. Pero debido a esta práctica, había miembros que se sentían a menudo limitados para expresar su oposición a ciertas figuras poderosas de los comités ejecutivos, por temor a represalias. El Comité Central decidió, entonces, someter a toda la dirección a una prueba para saber si sus miembros tenían realmente la aceptación de las bases. Aquellos que realizaban un servicio público útil serían, probablemente, reelegidos, mientras que aquellos que estaban aferrados a una sinecura y a un lugar de poder, dificilmente mantendrían sus cargos. Con este fin se introdujo el voto secreto.
electLos resultados fueron sorprendentes. En algunas organizaciones distritales del partido, direcciones enteras fueron eliminadas de sus funciones. En otras hubo una sanción severa contra la dirección a través de un fuerte voto de oposición, sin embargo, en su conjunto, la dirección nacional del partido recibió un rotundo apoyo. El partido se sintió fuertemente reforzado por los nuevos cuadros elegidos y por la eliminación de aquellos que se habían convertido en burócratas empedernidos y ya no eran bien vistos en cargos de la dirección.
Desde la implantación del poder soviético, la lucha contra la burocracia constituía una de las principales tareas llevadas a cabo por los dirigentes más responsables. El nepotismo, el favoritismo y las prácticas de los grupos fraccionistas habían creado una situación insana: cuando alguien llegaba a un puesto de responsabilidad, en la industria o al servicio del Estado destacaba inmediatamente como adjuntos a todas las personas que, por una razón u otra, las favorecía y las colocaba en los mejores puestos bajo su competencia.
Con frecuencia, estas personas no estaban cualificadas, e incluso cuando lo estaban, la sensación de que tenían un protector las llevaba a convertirse en personas perezosas y burocráticas. Además de eso, estos dirigentes tendían a aumentar el personal por encima de las necesidades de la empresa, ya fuese porque querían “cuidar” de todos sus amigos, o fuese porque sentían que cuantas más personas estuviesen bajo su control mayor sería su influencia.
El problema se convirtió en algo tan serio que el gobierno adoptó medidas que comenzaron a aplicarse en 1935. En ese momento surgió una grave escasez de brazos para la cosecha. Por el contrario, se estimaba que había por lo menos 25.000 funcionarios públicos en Moscú que no eran, en absoluto, necesarios para garantizar el normal funcionamiento de la economía del país. Después de una campaña educativa, cada institución del Estado recibió una parte de los trabajadores que tendrían que destinar al trabajo agrícola. Después de una selección adecuada, 25.000 funcionarios fueron transferidos de Moscú a los centros de producción.
La lucha por mantener el país en los ejes, contra la parálisis creciente (que, por una parte, la oposición intentaba deliberadamente presentar y, por el otro, la simple existencia de la burocracia tendía a provocar), fue librada con especial severidad en las elecciones generales celebradas en diciembre de 1935, para el Congreso de los Soviets de la URSS(2), que procedió a la aprobación de la nueva Constitución (en diciembre de 1936).
La observación de estas elecciones me impresionó, ya que, en todas los debates sobre la democracia soviética y en su comparación con las prácticas democráticas en otros países, raramente se obtenía una imagen del funcionamiento de los canales de la expresión democrática del pueblo en el nuevo proceso electoral.
Viendo esto a tres mil millas de distancia, parecería que había una papeleta de voto y que al pueblo se le daba la posibilidad de votar “sí” o “no”. Esto pasaba realmente en las elecciones nazis, pero constituía una imagen completamente falsa en cuanto a la Unión Soviética.
Para empezar, en la Unión Soviética, la política y las elecciones no son deberes especiales de un partido político. Si no entendemos este hecho esencial, todo lo demás será probablemente confuso. Las elecciones para cargos públicos no son hechas sólo por un partido político. Es cierto que el Partido Comunista presenta muchos candidatos, pero los sindicatos también presentan a candidatos independientes para cargos políticos, tanto para cooperativas, como para organizaciones culturales, academias científicas, organizaciones juveniles, organizaciones de mujeres y cualquier otra institución u organización que lo deseen. En resumen, los nombramientos para cargos públicos que en nuestro país emanan unicamente de los partidos políticos, en la Unión Soviética emanan de todas las organizaciones populares posibles.
La segunda cosa que se tiene que entender acerca de las elecciones soviéticas, es que se les confiere su calidad democrática especial, es el hecho de que el momento decisivo de la selección de los candidatos no está en la votación final, sino en el proceso de la liquidación de las candidaturas.
congresscTuve el privilegio de observar de principio a fin las candidaturas y las elecciones en la zona en la que viví y trabajé. La elección específica a la que me refiero era para los delegados al Congreso de los Soviets de la URSS, que equivale a la elección de los miembros a la Cámara de los Representantes de los EE.UU. en Washington. Cada institución del distrito electoral en el que residí y trabajé celebró sus reuniones para la presentación de candidatos. Hubo reuniones en las fábricas. La Universidad de Moscú, que se situaba en este distrito, celebró su reunión. El personal de la Gran Biblioteca Lenin se reunió para designar a los candidatos. También lo hicieron todas las asociaciones cooperativas de compras comerciales de la zona, los sindicatos, el Partido Comunista, las organizaciones juveniles, etc. En cada reunión era propuesto un gran número de candidatos. El procedimiento de cada candidato consistía en levantarse, presentar una breve biografía y las razones por las cuales consideraba que su candidatura debía ser aceptada o no aceptada. La negativa por parte del nombrado era vista como una falta de responsabilidad cívica. Si consideraba que no debía ser elegido, tenía el deber de subir a la tribuna, presentar su breve biografía y explicar por qué su nombramiento no debía ser aceptado. Este proceso duró dos semanas enteras. Algunas organizaciones se reunían todas las noches durante este periodo para examinar miles de candidaturas. Cada candidato tenía que someterse a las preguntas de la asamblea. Al final, eran propuestos uno o más candidatos para representar a todo el distrito electoral, con indicación del organismo que los había elegido.
Además de proponer a sus candidatos, cada grupo elegía un determinado número de delegados sobre una base de representación proporcional a la conferencia del Congreso del distrito. Los trabajos de esta conferencia también duraron unas dos semanas. Las candidaturas fueron presentadas a este órgano. Se siguió el mismo procedimiento. Cada candidato fue examinado, se confrontaron sus respectivas calificaciones con las de los restante candidatos y, finalmente, las propuestas fueron sometidas a la votación de los delegados para una selección final.
Con frecuencia, este órgano aprobaba no uno, sino dos, tres o incluso más candidatos. Después de este laborioso proceso de liquidación, los candidatos eran sometidos al electorado para una votación final. Y así, el electorado escogía por mayoría de votos a uno de los candidatos que representaría al distrito en el Congreso de los Soviets de la URSS.
De esta manera se puede ver que, lejos de carecer de democracia, este es un proceso muy democrático, ya que da a la gente común la posibilidad de participar de forma muy directa en la elección de los candidatos, y nosotros sabemos por nuestro propio sistema electoral que, en última instancia, la elección del candidato es el aspecto crítico de cualquier elección.
Imagini pentru stalin votandoEn las elecciones de las que fuí testigo vi a candidatos ser “pasados por el tamiz” de una manera que sería muy beneficiosa si fuese aplicada en nuestro país. Sus contribuciones y participación en las actividades sociales, su interés por los asuntos públicos, su historial de servicios prestados desinteresadamente, sus estudios, educación y grado de utilización en términos de progreso personal y de beneficio para la sociedad, todo pasaba por el tamiz. Un individuo con mala conducta personal y moral que se presentase como candidato era rápidamente confrontado en plena asamblea por los vecinos y colegas de trabajo que lo conocían bien. En ciertos aspectos se asemejaba a nuestra “Reunión de Ciudad”(3) de Nueva Inglaterra, aplicada a una colosal escala nacional, en una votación que involucraba 170 millones de personas. Es de este proceso que proviene el fomento de la participación y el compromiso social y el interés de la gente por los asuntos públicos en todo el país. En estas elecciones, por ejemplo, alrededor de la mitad de los miembros del Congreso de los Soviets de la URSS no fueron reelegidos. Muchas figuras bien instaladas, incluyendo numerosos miembros del Partido Comunista, se sorprendieron cuando al final de las elecciones fueron rechazados, mientras que muchas otras personas, que ni siquieran eran miembros del Partido Comunista y que nunca habían pensado en cargos políticos, pero que habían prestado grandes servicios a la causa pública, con verdadera devoción por el pueblo, en su profesiones u ocupaciones, o en alguna organización de voluntarios, se convirtieron en miembros del órgano supremo del poder de la URSS, el nuevo Congreso de los Soviets de Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas. Este es un nuevo tipo de democracia y yo diría que les sirve muy también.
Cada generación tiene que estar alerta en relación con sus propias libertades. Nadie puede garantizar las libertades de las generaciones futuras. Las libertades conquistadas pueden volver a perderse. Por lo tanto, la mera organización electoral mecánica no es en sí misma una garantía para siempre de que las libertades del pueblo serán salvaguardadas, pero, en la medida en que es posible orientar cualquier estructura política para dar la mejor respuesta a las expectativas y necesidades de la gente, yo diría que la Unión Soviética ha hecho grandes pasos en esta dirección.
Pero incluso la Unión Soviética, como constantemente nos recordaban, no es una entidad aislada que vive en lo vacío, forma parte del mundo real. Europa Occidental y Asia estaban en eferverscencia con las primeras batallas de la II Guerra Mundial. Había cosas que hacer para ayudar al pueblo español en estado de sitio, aún quedaba el movimiento clandestino en los países dominados por los nazis, la organización de movimientos de frente popular contra los nazis en los países democráticos y el crecimiento de las fuerzas antijaponesas en China.
Mi interés principal eran obviamente los EE.UU.. Pero los EE.UU. tampoco viven como una entidad aislada, en el vacío, y el futuro de nuestro país se decidía en gran parte en Europa y en Asia. Como miles de otros estadounidenses decidí dar ayuda allá dónde pudiese ser útil. Tuve suerte de poder escoger casi libremente.
 Notas:
(1) Darcy, Sam Adams, nombre real Samuel Dardeck, (1905-2005), dirigente del Partido Comunista de los EE.UU., nació en Ucrania, de donde fue llevado por sus padres a los EE.UU., cuando apenas tenía tres años de edad. En 1920 se une a la Liga de la Juventud Trabajadora y, antes de ingresar en la Universidad de Nueva York, trabaja en el “Daily Worker“, el órgano central del Partido. Secretario Nacional de la Unión de la Liga de la Juventud Trabajadora Comunista (1925-1927), es designado, en 1927, representante de los EE.UU. en el Comité Ejecutivo de la Internacional de la Juventud Comunista en Moscú. Volviendo al país en 1928, fue editor del “Daily Worker” y director de la “Workers School” de Nueva York. En la primera mitad de los 30 dirige el Partido en el Estado de California. En 1935 vuelve de nuevo a Moscú como representante del CPUSA en la Internacional Comunista. A partir de 1938, como representante del Comité Central, desempeña tareas de dirección en varias regiones de EE.UU., sin embargo, debido a su oposición activa al entonces Secretario General, Earl Browder, es expulsado del Partido en 1944, siguiendo como activista político hasta el final de su vida (8 de noviembre de 2005). Con varios libros publicados sobre temas políticos, sociales y económicos, sus “Memorias” permanecen en un manuscrito en la Biblioteca Tamiment, en Nueva York. (N. Ed.)
(2) Se trata de las elecciones para el VIII Congreso Extraordinario de los Soviets de la URSS, que tuvo lugar en Moscú entre el 25 de noviembre y el 5 de diciembre de 1936 y aprobó por unanimidad el Proyecto de Constitución de la URSS. En los trabajos participaron 2016 delegados (419 mujeres) con voto deliberativo, de los cuales el 42% eran trabajadores, el 40% campesinos y el 18% empleados; los miembros del Partido Comunista representaban el 72%, siendo el 28% de los delegados sin partido. Estuvieron presentes delegados de 63 nacionalidades. (N. Ed.)
(3) En el original: New England Town Meeting. La “Reunión de Ciudad” es una forma de gobierno local en algunos Estados de los EE.UU. Surgió en la región de Nueva Inglaterra, incluso en los tiempos coloniales, siendo adoptada en el siglo XIX en otras regiones del país. (N. Ed.)

martes, 27 de noviembre de 2018

Más de seis millones de rumanos espíados por los Servicios de Inteligencia de la Rumania capitalista en los últimos diez años

Más de seis millones de rumanos han sido espiados entre 2005 y 2016 por los Servicios Rumanos de Inteligencia (SRI), la policía política de la Rumania capitalista, según declaró el presidente de la Comisión Parlamentaria de las Actividades del SRI, Claudiu Manda.

Imagini pentru sri romania
El diputado citó las cifras del informe de la Comisión, que demostró que bajo el régimen capitalista las escuchas ilegales de ciudadano y la vigilancia de la vida personal de muchos de ellos está al orden del día. 

Por supuesto, los medios de comunicación han hecho un eco mínimo de la noticia, pues prefieren seguir cacareando que los que espiaban eran los comunistas, la Securitatea rumana, aunque las cifras y los medios de entonces sean una nimiedad en comparación con la situación actual (sobre todo si tenemos en cuenta, además del espionaje de los servicios de inteligencia rumanos, los de las redes sociales u otros métodos de control de los gobiernos y sus agencias). 

El diario británico The Guardian y el estadounidense The Washington Post informaron hace unos años de que la NSA tomaba registros diarios de llamadas telefónicas de millones de usuarios de la operadora de telefonía Verizon, en virtud de una orden judicial secreta. 

Imagini pentru el capitalismo gran hermanoThe Guardian explicaba que había tenido acceso a una copia de esa disposición judicial, emitida en abril, y en la que se exigía a la compañía telefónica que facilitase a la NSA, "de manera continua" y "a diario", información de todas las llamadas de teléfono, tanto internas como entre EE UU y otros países. 

El documento mostraba que bajo la Administración de Barack Obama se habían efectuado registros de comunicaciones de millones de ciudadanos estadounidenses de manera indiscriminada y sin tener en cuenta si los autores de las llamadas han cometido algún delito.

No obstante, Snowden ya describió que "Facebook es una compañía de vigilancia rebautizada como red social" , algo que recientemente ha saltado a la luz con el escándalo de Cambridge Analytica, que había recolectado datos de 50 millones de usuarios de la famosa plataforma del "me gusta".

Sin embargo, para los medios de propaganda del capitalismo nada de todo esto importa: los espías eran los comunistas y el tirano, Ceausescu.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...