sábado, 20 de agosto de 2016

Los Rojos y los Blancos, de Miklós Jancsó (Moscofilms)

Los Rojos y los Blancos es una película del director comunista húngaro Miklós Jacsó (que acabamos de subir a Moscofilms) en la que se cuenta, sin que existan protagonistas o, mejor dicho, con muchos, a los que la cámara sigue hasta que mueren, para después comenzar a seguir a otro, la crueldad de la Guerra Civil Rusa, entre el Poder Soviético, los rojos, y los defensores del régimen autoritario de los zares, los blancos (ayudados por la intervención de 14 potencias extranjeras).

En 1919, muchos húngaros que venían huyendo de la Revolución Húngara, derrotada en agosto de 1919 cuando Rumania invade su país, se alistan en las filas de los rojos, que luchan por lo mismo que ellos también quieren conseguir en Hungria, donde se fundó la República Soviética Húngara, aunque durara solamente unos meses.  Los personajes húngaros pelean junto a los bolcheviques por ideología y por conveniencia, porque una victoria bolchevique puede llegar a ser una victoria para la Hungría comunista.

Todo está contado de forma simbólica. con el estilo poético de Jancsó, con planos largos, grises y tranqulos: hay un grupo de uniformes oscuros, quienes a pesar de su vestimenta son los blancos del título; y después hay otro grupo de uniformes más claros, que son los rojos, y dentro de este grupo hay algunos húngaros, como era de esperar, ya que el director y la película provienen de Hungría.

Jancsó nos muestra la crueldad de la guerra, a la que los capitalistas empujan a los pueblos y a sus trabajadores para defender sus intereses de clase y, con más crueldad todavía, con la que esos mismos los defienden ante los trabajadores cuando estos pretenden su emancipación, como sucedio tras el triunfo de la Revolución Soviética en 1917 y la posterior Guerra Civil Rusa, en realidad una intervención multinacional contra el Socialismo.

Los rojos y los blancos


La secuencia final de la película es espectacular con una secuencia muy bella, a la vez que demoledora. Así, un plano fijo en grúa situada en lo alto de un monte muestra un escenario rural cerca de la orilla de un lago en el que va a tener lugar una batalla desigual. Una formación del ejército húngaro, en este caso de lado de los blancos, avanza desde el río hacia la montaña para encontrarse con un pequeño batallón del bando rojo (también húngaro) que avanza cantando la Marsellesa en vistas a encontrarse en el campo de batalla con el enemigo. El caminar cansado de los soldados se interrumple por los disparos de la formación del ejército que extermina en pocos segundos al enemigo. El sacrificio de miles de trabajadores en lucha por la revolución se concentra en esta matanza cruel que, sin embargo, continuará repitiéndose, como afirmó Mao, “derrota tras derrota hasta la victoria final”, pues el triunfo del Socialismo, a pesar de la sanguinaria burguesía, será, más tarde o más temprano, inevitable.

Los Rojos y los Blancos fue una coproduccion sovietica-húngara del año 1967, para conmemorar el 40 aniversario de la Revolución Soviética y el triunfo de los trabajadores contra la intervención extranjera y la reacción zarista (cuya bandera, por cierto, era la misma que la que se reinstauró en Rusia tras la disolución de la URSS en 1991, la tricolor que, lamentablemente, hoy ondea sobre el Kremlim).

La película se puede ver en la página Moscofilms o a continuación:

viernes, 19 de agosto de 2016

Estados Unidos empieza el traslado de sus armas nucleares desde Turquia a Rumania

Fuentes independientes aseguran que Estados Unidos ha empezado a trasladar el armamento nuclear ubicado hasta ahora en la base de Incirlik, Turquía, a la recientemente inaugurada como parte del escudo antimisiles del imperialismo yankee en Europa, la base de Deveselu, en el sur de Rumania.

Base de Incirlik, Turquía
Parece que el cambio de chaqueta del fascista Erdogán, que se ha alejado de Washington  en el conflicto interimperiliasta de Oriente Medio,  poniéndose de lado de la Federación Rusa, que le está haciendo las cosas difíciles a los yankees, durante 25 años acostumbrados a hacer y deshacer en el mundo sin apenas oposición (oposición militar, porque las corporaciones de uno y otro lado se siguen entendiendo bien en los negocios, que es lo que realmente les importa), ha hecho que la OTAN considere que las bombas nucleares de la base de Incirlik no estén ya seguras, por lo que hay que buscar una solución. Esta solución, parece, es la de convertir a Rumania en la nueva ubicación.

En Rumania se reabrió recientemente la base de Deveselu, pilar importante del escudo antimisiles instalado por Estados Unidos en Europa, del que también forma parte la base de Incirlik, en Turquía, al igual que otras en Polonia o en España (Rota). Esta base de Deveselu es una antigua base militar construída por los soviéticos en Rumania en 1952 para albergar unas escuadrillas de Mig-21. Se trata de una paradoja curiosa, sobre todo teniendo en cuenta el enfado de las autoridades rusas por su apertura definitiva. Resulta que fueron delincuentes como Gorbachov o Yeltsin, este último el padre político de Vladimir Putin, que fue su delfín (y primer ministro), es decir, de la pléyade de sinverguenzas que acabaron con la URSS y siguen saqueando hoy día los recursos naturales que fueran antaño de los pueblos soviéticos y, por supuesto, a su clase trabajadora, los responsables de que paises como Rumania sean hoy una colonia de potencias capitalistas extranjeras. Es más, lo son también en gran parte de que las antiguas bases del Ejército Rojo o del Ejército Popular Rumano estén hoy infestadas de soldados norteamericanos y de la OTAN y del poderoso armamento de Lockheed Martin, General Dynamics, Boeing o Northrop Grumman, y que desde aquellas se amenace hoy al pueblo ruso (incluso albergando armamento nuclear).

El gobierno rumano, por supuesto, ha negado la información, aunque, sin embargo, tampoco tiene mucho que decir, estando supeditado, sin voz ni voto, a los intereses y órdenes de Washington. Recordemos que los diferentes gobiernos rumanos han negado hasta ahora que en Rumania se ubicaran algunas de las famosas "cárceles" de la CIA, donde se encerraba y torturaba a "supuestos" terroristas islamistas, etiqueta con la que se suele definir en los últimos tiempos a todos los antimperialistas de habla árabe o religión musulmana. Sin embargo, incluso la U.E. ha condenado a Rumania por permitirlo.

El Pentágono, por su parte, juega al despiste y afirma que Washington no tiene como política hablar sobre la ubicación de su armamento nuclear. De hecho, es conocido que EE.UU. tiene armamento nuclear en paises como Belgica, Holanda, Italia o Alemania, como también en Turquía, y se sospecha que, aunque los gobiernos lo nieguen, también en otros paises, como España.

La OTAN, en la Cumbre de Varsovia de este verano, afirmó ya que "la capacidad nuclear de la OTAN de responder a agresiones se basa en parte en el armamento nuclear de Estados Unidos, instalado en varios paises europeos, como también en la infraestructura ofrecida por los aliados. Estos aliados deben asegurar la seguridad y la eficiencia d etodos los componentes del sistema nuclear de defensa"

Según un informe de Simson Center, en Turquía hay almacenadas unas 50 ojivas nucleares tácticas, en la base de Incirlik, a unos 100 kilómetros de la frontera siria. Durante el autogolpe del pasado 15 de julio, la corriente eléctrica fue cortada en la base, prohibiendo el gobierno turco a los aviones norteamericanos aterrizar o despegar. El comandante de la base fue detenido acusado de estar implicado en el supuesto golpe.

Deveselu
Por otro lado, Viktor Ozerov, miembro de la Comisión de Seguridad y del Consejo de defensa de la Federación Rusa, ha declarado que Turquía podría abrir la base de Incirlik a los aviones rusos implicados en los bombardeos en territorio sirio, lo que ha podido cabrear o preocupar, o ambas cosas a la vez, a los nortemericanos. "Sería una continuación lógica del primer paso dado por el presidente Erdogan hacia Rusia", afirmó Ozerov.

Las bombas B61, que son las actualmente depositadas en Incirlik, son armas termonucleares que pueden ser transportadas en aviones supersónicos. Su potencia puede ser ajustada en función del objetivo, de la 0.3 kilotones a los 240.

Se confirme o no la noticia, lo cierto es que ni los norteamericanos, ni por supuesto el gobierno de Bucarest, administradores de la colonia, van a preguntar a los trabajadores rumanos si están o no de acuerdo con convertir a su país en una plataforma nuclear contra Rusia (o contra cualquier otro estado o amenaza), como tampoco los tienen en cuenta a la hora de repartir entre los suyos (las oligarquías locales o las corporaciones multinacionales) la riqueza de sus saqueos, robos e inversiones a otros pueblos o a su propia clase trabajadora.

jueves, 18 de agosto de 2016

Imágenes de los trabajadores en la gráfica rumana

En 1982 la Editorial rumana Meridiane publicó un interesante libro de Dan Călin, “Imaginea muncitorului în grafica românească”, (Imágenes de los trabajadores en la gráfica rumana").

En esta obra se hace una recopilación de la presencia del trabajador en la gráfica rumana desde 1948, tras el nacimiento de la Republica Popular Rumana, hasta los años 80. 

Las intenciones del autor son claras: mostrar como en el arte socialista el trabajador es, como en teoría en la sociedad misma, tanto en la economia,  la educación, o en la política, uno de los principales protagonistas, si no el principal, de la creación artística. 

El arte socialista rumano homenajea al constructor de la República Popular: la clase trabajadora. No solo en sus diferentes oficios y esfuerzos en la producción, sino también en sus problemas previos al triunfo del Socialismo (como el desempleo, el accidente laboral), y en sus luchas en contra de la explotación capitalistas y las injusticias sociales, a través de huelgas, manifestaciones y revueltas (como el diseño del pintor Nicolae Tonitza sobre la matanza por parte de la policia en 1918 de decenas de trabajadores en una huelga de tipografistas en Bucarest).

Las imagenes que aparecen en la obra son muchas, pero a continuación compartimos aqui algunas de ellas. muestras de las creaciones de algunos de los artistas gráficos mas importantes del Socialismo rumano:

Marcel Chirnoagă - "Crecen bosques de pozos petroliferos"

Iosif Klein - "Sin trabajo"

Vasile Dobrian - "La muerte del huelguista", 1932

Aurel Jiquidi - "La Internacional"

Nicolae Tonitza - "13 Decembrie 1918, 7 de la tarde"

Vasile Dobrian - "La muerte del huelguista", 1937

Nicolae Cristea - "Accidente de trabajo", 1932
Ghoerghe Cegokloff - "Minero"

Leon Alex - "El obrero"

Anonimo - "Liberación"

Gheorghe Labin - "Obreros de la construcción"

Vasile Dobrian - "Pensionista"

Erno Grunbaum - "Obreros de la Construcción"

Aurel Ciupe - "La fabrica no funciona. Tres parados", 1932

Eva Cerbu - "Almacén de bobinas"

Eva Cerbu - "Fábrica de pan"

Marcel Chirnoagă - "La lucha"

Cornelia Daneţ - "Tornero"

Szabo Bela - "Caldereros"

Natalia Matei-Teodorescu - "Reparación de herramientas"

Ladislau Feszt - "En la cantina"

Natalia Matei-Teodorescu - "Descanso"

lunes, 15 de agosto de 2016

Las dos sedes de La Pirenaica en Bucarest

Aquí Radio España Independiente, estación pirenaica, la única emisora española sin censura de Franco”.

Así saludaba Radio España Independiente a sus oyentes durante los 35 años que duraron sus emisiones.

La conocida como Radio Pirenaica funcionó desde el 22 de julio de 1941 hasta el 14 de julio de 1977, y emitió en principio desde Moscú, trasladándose brevemente, cuando el bestial ataque nazi a Rusia amenazaba la capital sovietica, a la Republica Autonoma de Baskiria, ubicandose en la ciudad de Ufa.

REI fue creada a instancias de Dolores Ibarruri, “la Pasionaria”, y se llamó la Pirenaica para dar sensacion de cercanía a los abandonados españoles, olvidados por las democracias burguesas europeas que no quisieron pagar la ayuda que les habian brindado los republicanos en sus campañas contra los nazis alemanes y fascistas italianos durante la Segunda Guerra Mundial. Fue una emisora original y fresca, temeraria incluso, llegando a emitir programas semanales desde el penal de Burgos, sin que los criminales franquistas pudieran nunca evitar su difusion.

El 5 de enero de 1955 se decidió su traslado a Bucarest, con el fin de, primero, desorientar aún más sobre el lugar de su ubicacion, que tardó en localizarse y, segundo, para intentar desvincular la emisora en plena guerra fria del bando sovietico.

La ubicación de la emisora en Bucarest sería un misterio incluso para muchos de los propios redactores españoles, que tuvieron dificultades para saber la dirección. Muchos eran recogidos por chóferes y llevados desde sus domicilios al edificio. Pero, evidentemente, poco a poco, y debido a la situación central de las sedes donde se establecieron las oficinas y los estudios, finalmente se acabó conociendo.

Uno de los testimonios que han hecho que la identificación sea posoble es el del comunista Luis Galán, en su libro Despues de todo: Recuerdos de un periodista de la Pirenaica (Memoria rota), que explica el lugar donde se encontraban las dos sedes que tuvo La Pirenaica en Bucarest:


Esta casa de barrio de Primaverii, en la que se llamaba entonces (finales de los 50) Avenida Stalin, es probablemente la que acogió las oficinas y los estudios de la emisora comunista antifranquista. Se halla, como afirma Galán, a unos 50 metros del antiguo Comité Central del Partido Comunista Rumano (hoy, por las paradojas de la historia, sede del Partido Nacional Liberal) y de la residencia del presidente del gobierno y Sec.Gral. del Partido Comunista (hasta su muerte en 1965), Gheorghiu-Dej


Probable edificio donde se ubicó La Pirenaica

Poco después, la sede fue cambiada de lugar a, como explica el historiador anticomunista rumano Vladimier Tismaneanu (hijo de un histórico militante comunista, Leonte Tismaneanu, que estuvo en España combatiendo contra el fascismo durante la Guerra Civil -en casos como este, demasiados, en Rumania, se entiende aquel conocido dicho, "cría cuervos que te sacarán los ojos"-). Tismaneanu afirma que la nueva sede estaba en un edificio entre el actual Museo del Campesino (antiguo Museo del Partido Comunista) y el Museo Antipa de Ciencias Naturales, en la céntrica Piata Victoria, al otro lado del Palacio del Gobierno. Y así lo confirma Luis Galán en sus memorias:



Se trata del edificio en el que ahora se encuentran las oficinas del contiguo Museo del Campesino, en la calle Ion Mihalache nr.1 (antigua Avenida 1 de mayo), y la ubicación de La Pirenaica en ese caserón la confirman los guías más veteranos del acutual museo..

Como se ve en la imagen anterior,  la segunda sede de La Pirenaica se encuentra al lado de uno de los pocos restos monumentales de los años socialistas que ha dejado en pié la barbarie capitalista: el mosaico mural de la parte trasera del Museo del Campesino  antiguo Museo del Partido Comunista).


En el eficio que albergara la segunda sede de REI, se hizo la famosa foto de los redactores que aparece al principio de esta entrada, con la presencia del que era el líder del comunismo español, Santiago Carrillo,  y que luego dio un golpe mortal contra las aspiraciones de todos los que habían luchado contra la dictadura, pactando la continuidad del régimen, debidamente maquillado con apariencia democrática, y la restauración de un rey elegido a dedo por el propio Franco.

Entre los redactores estaban Luis Zaragoza, Solé Turá, Luis Galán, Ramón Mendozana, Maria José Capellín, Manuel Vallejo, Antonio Buendía Aragón, uno de los fundadores del PCE, y el propio Ignacio Hidalgo de Cisneros, Jefe de la Aviación Republicana, que fallecería y sería enterrado en la capital rumana. Y tantos otros.

Por aquel entonces, no obstante, todos los redactores de la emisora, como casi todos los españoles deseaban la restauración de la república, último régimen político legítimo en España, derrocado con el apoyo de las tropas nazis y fascistas y con la complicidad de las "democracias" occidentales, por el peón de las grandes corporaciones económicas nacionales y multinacionales, el sanguinario Francisco Franco.


Aunque ambas sedes estuvieron en Bucarest, la estación de difusión se encontraba en las cercanias de Snagov, un pueblo residencial al norte de la capital rumana, famoso por sus lagos y sus bosques, además de por el monasterio donde, se dice, está enterrado Vlad Tepes, y donde todavia hoy se encuentra una gran antena, la estación de Tâncăbeşti, donde hoy se encuentra la sede de Radiocom, Sociedad Nacional de Radiocomunicacion Rumana.

Hay que subrayar el enorme apoyo que dieron las autoridades comunistas rumanas a los exiliados españoles y la cobertura económica y material, totalmente incondicional, tanto en el plano personal, a los redactores de REI, como en lo relativo a las infraestructuras, Hay que recordar que la Rumania Socialista tuvo siempre los brazos abiertos para los refugiados y exilados víctimas de las dictaduras y las agresiones imperialistas de todo el mundo. Miles de chilenos llegaron a Bucarest tras el golpe de estado del 73 de Pinochet, como también muchos comunistas españoles lo recibieron todo de los rumanos mientras tuvieron que vivir dejos de la tiranía sangrienta impuesta en su país.

Para terminar con un recuerdo a los camaradas rumanos que hicieron posible también La Pirenaica, nos quedamos con las palabras que les dedica Luis Galán:

sábado, 13 de agosto de 2016

Casi la mitad de los rumanos sobreviven con salarios de menos de 300 euros al mes

El Ministerio de Trabajo de Rumania ha publicado recientemente la estructura salarial actual de Rumania, cuyos datos denotan la enorme desigualdad que existe en el panorama laboral rumano, en el que, mientras un 47% de los asalariados ecibe menos de 300 euros por su trabajo (un 24% sobrevive con menos de 200), solo un 8% recibe más de 500 euros netos al mes.

La estructura salarial de los 4.74 millones de trabajadores (los que quedan de los más de 8 millones que había en diciembre de 1989, después de la destrucción metódica e intencionada de casi cuatro millones de empleos desde el golpe de estado que reinstauró el capitalismo) es la siguiente:

1) 853.425 trabajadores (un 18%) ganan menos de 1049 lei brutos al mes, es decir, 881 lei netos (190 euros al mes)

2) 284.695 trabajadores (6%) entre 1049 y 1100 lei brutos al mes, es decir, entre 881 y 924 lei netos (190-205 euros al mes)

Por lo tanto, 1.138120 trabajadores rumanos (24%) reciben por su trabajo menos de 205 euros al mes (netos).

3) 267.737 trabajadores (5%), ganan entre 1100 y 1200 lei brutos al mes, es decir, entre 924 y 1008 lei netos (205-224 euros netos).

4) 452.441 trabajadores (9%), ganan entre 1200 y 1400 lei brutos al mes, es decir, entre 1008 y 1175 lei netos (224-261 euros netos).

5) 359.957 trabajadores (7%), ganan entre 1400 y 1600 lei brutos al mes, es decir, entre 1175 y 1344 lei netos (261-300 euros netos).

Es decir, 2.218.255 trabajadores rumanos, es decir, un 47%, reciben menos de 300 euros al mes por su trabajo.

6) 297.759 (6%), ganan entre 1600 y 1800 lei brutos al mes, es decir, entre 1344 y 1512 lei netos (300-336 euros netos).

7) 271.836 trabajadores rumanos (5%) ganan entre 1800 y 2000 lei brutos al mes, es decir, entre 1512 y 1680 lei netos (336-373 euros netos).

8) 641.554 trabajadores rumanos (14%) ganan entre 2000 y 2682 lei brutos al mes, es decir, entre 1680 y 2250 lei netos (373-500 euros netos).

Así que, un 25% de los rumanos ganan entre 300 y 500 euros netos al mes por su trabajo, mientras que un 47% recibe menos de 300. En resumen, un 72% de los rumanos ganan menos de 500 euros al mes, mientras que solo un 28% gana mas de esta cantidad.

Este 28% se subdivide así:

9) 660.618 trabajadores rumanos (14%) ganan entre 2682 y 4000 lei brutos al mes, es decir, entre 2250 y 3360 lei netos (500-746 euros netos).

10) 136.944 trabajadores rumanos (3%) ganan entre 4000 y 4500 lei brutos al mes, es decir, entre 3360 y 3780 lei netos (746-840 euros netos).

11) 96.015 trabajadores rumanos (2%) ganan entre 4500 y 5000 lei brutos al mes, es decir, entre 3780 y 4200 lei netos (840-933 euros netos).

12) 70.091 trabajadores rumanos (2%) ganan entre 5000 y 5500 lei brutos al mes, es decir, entre 4200 y 4620 lei netos (933-1026 euros netos).

Por lo tanto, del 28% de trabajadores rumanos que ganan más de 500 euros al mes, el 20% gana entre 500 y 1000, mientras el 8% supera esta última cantidad.

Para terminar con la estructura salarial rumana:

-1.138120 trabajadores rumanos (24%) reciben por su trabajo menos de 205 euros al mes (netos).

-2.218.255 trabajadores rumanos, es decir, un 47%, reciben menos de 300 euros al mes por su trabajo.

-Un 25% de los trabajadores rumanos ganan entre 300 y 500 euros netos al mes por su trabajo, mientras que un 47% recibe menos de 300. En resumen, un 72% de los rumanos ganan menos de 500 euros al mes, mientras que solo un 28% gana mas de esta cantidad.

-Del 28% de trabajadores rumanos que ganan más de 500 euros al mes, el 20% gana entre 500 y 1000, mientras solo el 8% supera esta última cantidad.



miércoles, 10 de agosto de 2016

Nadia Comaneci y la manipulación de la historia de los medios de propaganda del capital

Con motivo de la inauguración de los Juegos Olimpicos de Río, la Televisión Nacional Rumana (TVR) emitió un tendencioso documental sobre la gimnasta Nadia Comaneci que, en 1976, en los JJOO de Montreal, consiguió el primer 10 de la historia en la prueba de barras asimétricas (y lo hizo en siete ocasiones durante estos juegos), obteniendo de este modo el oro olímpico en tres modalidades (individual general, barras asimétricas y suelo).

La gimnasta se convirtió desde entonces en un mito del deporte, también en la Rumania Socialista de entonces, donde el deporte, al contrario que ahora, tenía una gran importancia en la educación en la sociedad, sin que estuviera supetido al negocio, como en Occidente. En realidad, en todos los paises socialistas la formación, la cultura y el deporte son las bases de la educación, algo que se concreta en los logros de sus representantes en todos los sectores.

El deporte rumano obtuvo sus mayores glorias durante los años socialistas, en especial en las Olimpiadas de Montreal (1976), Moscú (1980), Los Ángeles (1984) y Seul (1988),  empezando un lento declive desde entonces, que se corresponde con el que se vivió en el resto de sectores sociales, tanto el económico, como el cultural o, incluso, el demográfico.

En relación al deporte, de las 302 medallas olímpicas obtenidas por deportistas rumanos, 200 fueron conseguidas en las 10 celebradas desde 1945 hasta 1989 (Rumania Socialista) y solo 102 durante las 10 restantes.

En todo caso, en las últimas 2 Olimpiadas, Pekin 2008 y Londres 2012, solo se obtuvieron 8 y 9 respectivamente, un número ridículo comparado con los resultados de la época en que los trabajadores mantuvieron a raya a la burguesía.

Los éxitos de estos trabajadores durante los años en los que se intentó construir un estado socialista son permanentemente negados y ocultados por los medios de propagadanda de la dictadura del capital, tanto en lo relativo a los logros económicos (Rumania entre los diez primeros estados industriales del mundo, pleno empleo, economía prácticamente autosuficiente), como los sociales (erradicación del analfabetismo, primera potencia científica, reducción de la mortalidad infantil y aumento del nivel de vida, etc...), como también a los deportivos. En este sentido, el documental emitido con motivo de la inauguración de los Juegos de Río, de ilustrativo título, "La gimnasta y el dictador", intenta mostrar a Nadia Comaneci como una víctima del régimen, cuando en realidad fue uno de sus frutos.

Y no solo eso. La nauseabunda manipulación de la historia que llevan a cabo los medios de propaganda de la dictadura del capital llega al punto de intentar desvincular el mito deportivo que fue Nadia Comaneci del Socialismo, a pesar de que en realidad fue uno de sus productos. En el citado documental, "La gimnasta y el dictador", los editores incluso se atreven a sustituir el himno de la República Socialista Rumana, que sonó realmente en la ceremonia de entrega de medallas de la prueba de barras asimétricas de Montreal 1976, por el himno impuesto tras el golpe de estado de diciembre de 1989, con un hediondo tufo fascista, en una maniobra que ilustra la falta de escrúpulos que define a la oligarquía rumana actual, capaz de cualquier mentira o falsificación para evitar que los maltratados y humillados rumanos vuelvan su mirada hacia todo lo perdido en estos últimos 26 años de desastre capitalista (emigración masiva, destrucción de la industria, pobreza extrema, analfabetismo, reaparición de enfermedades como la tuberculosis, aumento de la mortalidad, etc...).

Hay que recordar, para terminar, que Nadia Comaneci tenía 14 años en Montreal 1976, siendo, como hemos dicho, la primera gimnasta de la historia en conseguir una nota de 10 en la competición (y lo hizo en siete ocasiones durante estos juegos), consiguiendo tres medallas de oro (individual general, barras asimétricas y barra de equilibrio), una medalla de plata (general por equipos) y una de bronce (suelo). En Rumania le fue otorgada la medalla en honor al Héroe del Trabajo Socialista, siendo la persona más joven en recibir esta distinción.

Veamos el video de la patraña contrahecha presentada por la Televisión Rumana en manos de la mafia capitalista y, más tarde, el himno que verdaderamente sonó el día en el que la hija de unos trabajadores rumanos subió al puesto más alto del podium olímpico en Montreal 1976, consiguiendo la primera puntación perfecta, un rotundo 10, en la historia de la gimnasia.

video

martes, 9 de agosto de 2016

Rumanos en la Revolución Soviética

"!Abajo con el servilismo económico y político! !Abajo con la democracia falsa e hipócrita! !Abajo con la guerra entre los pueblos, viva la lucha de clases! !Viva la organización, la valentía, la voluntad del proletariado de Rumania!"

Estas palabras tan actuales fueron escritas por un grupo de comunistas rumanos (entonces miembros del Partido Socialdemocrata de Rumania) en 1917, saludando el triunfo de la Revolución Soviética.

Aunque el catecismo anticomunista impuesto tras el golpe de estado de diciembre de 1989 ordene repetir que el comunismo rumano no tenía apenas fuerza antes de la Segunda Guerra Mundial, y que fue importado por el Ejército Rojo, veremos que el triunfo de la Revolución Soviética no solo fue celebrado por los trabajadores en Rumania, sino que incluso muchos de ellos participaron en ella, luchando en la mismísima Rusia por su triunfo, con la convicción de que su victoria podría significar la emancipación de toda la clase obrera mundial.

La Revolución Soviética fue, sin duda, el acontecimiento mas trascendente del siglo XX, que afectó no solamente al pueblo ruso y al de las futuras repúblicas soviéticas y socialistas, sino a todos los pueblos (de hecho, la conquista de la mayoria de los derechos sociales de los trabajadores en toda Europa fue consecuencia de su triunfo en la URSS, y la caida de esta hace dos décasdas fue el inicio de la actual ofensiva de la clase capitalista para recortarlos).

Como ya se ha dicho, del triunfo de la Revolución Bolchevique no solo participaron ciudadanos rusos, a pesar de que se intente convertir en una cuestión local por aquellos que usan el nacionalismo como forma de control de los pueblos y de los trabajadores, con el objetivo de  hacerles olvidar que sus intereses son los mismos independientemente de las fronteras donde estén encerrados. Muy al contrario,  la realidad es que formaron parte de ella obreros de todo el mundo, también, por supuesto, rumanos, y que fue una verdadera revolución internacional,  iniciada en Rusia pero que llenó de ilusión a la clase obrera mundial y tuvo una enorme repercusión internacional.

Como sucedió también a lo largo de todo el mundo, el triunfo de la Revolucion Sovietica de 1917 fue saludado también con ilusion por los entonces autodenominados socialdemocratas rumanos, que luego fundarian, en 1921, el Partido Comunista Rumano (PCR). Los miembros del Partido Socialdemócrata participaron y apoyaron por todos los medios el desarrollo y profundización de la victoria del pueblo trabajador soviético, tanto dando a conocer el triunfo de la clase obrera rusa entre los rumanos como viajando a Rusia a combatir por el Socialismo.

En la página web  Marxist Internet Archives  están publicados algunos informes del Partido Bolchevique con respecto a las actividades revolucionarias de los comunistas rumanos,  durante y después de la Revolución Soviética, que demuestran como el pueblo trabajador rumano también puso su granito de arena para la liberación de la clase obrera en Rusia y mundial.

A continuación hemos traducido algunos de estos documentos:

1-Manifiesto por el cual un grupo de socialistas rumanos saludan la Revolución de Octubre

"Ciudadanos y trabajadores, !gritad y cantad con alegria!

Por la extensión de miles de kilómetros desde el Mar Báltico hasta la desembocadura del Danubio, pasando por los Cárpatos Moldavos, los pueblos no se enfrentaran más, la muerte fratricida se ha acabado, el armisticio se ha firmado. El nuevo gobierno revolucionario ruso, en nombre del pueblo trabajador  y de los millones de soldados de las trincheras, ha empezado a negociar la paz.

!Viva la paz, que deja bajar sobre nuestros espíritus, sobre nuestra miseria, sobre las ruinas sin fin, los rayos de un mundo nuevo, de nuestra esperanza!

!Trabajadores!

!La paz, el deseo de todos los pueblos, no la traen ni el Papa de Roma ni los emperadores ni los reyes, ni los boyardos ni los empresarios; la paz ha sido conquistada por las barricadas de las ciudades rusas, con sangre de los revolucionarios, de los trabajadores y campesinos, guiados por la luz del Socialismo!

Trabajadores y ciudadanos:

La energía, honestidad y el convencimiento de los trabajadores rusos, el socialismo revolucionario, ha salvado a la humanidad del precipicio. 

!Desde hoy empieza una nueva era en la historia del mundo!

Se ha terminado con los partidos burgueses, con los partidos pseudodemocráticos, con los partidos reformistas.

La Revolución rusa ha dado el primer paso, destruyendo con avance titánico todo lo que se encontraba a su paso !Desde ahora el destino del mundo está ligado a la victoria del proletariado! El Socialismo gobierna hoy el país más grande de Europa; el Socialismo ya no es un bonito sueño; es el triunfador, por el tiembla la reacción en todas las partes. Millones de proletarios, de deseheredados, de soldados, se alegran hoy por el triunfo del Socialismo.

!Trabajadores!

En Rusia no existe ya ningún emperador, ningun príncipe, ni boyardos ni empresarios que nos exploten, ni policía, ni miseria. En Rusia todo el poder es del pueblo, para el pueblo. En Rusia se repartirá la tierra, se confiscarán las fábricas.

Trabajadores,

Frente a esta gran revolución, frente a estas transformaciones eternas, ¿cual es nuestra obligación?

!De nosotros depende todo! !Nosotros conquistaremos todo! Nuestra liberación puede y debe ser solo obra nuestra! Los trabajadores de los pueblos y las ciudades rumanas no pueden dejar su destino en manos de la clase dirigente. Los intereses de los trabajadores y los campesinos son contrarios a los de los dos mil boyardos y empresarios de Rumania.

La oligarquía rumana, agrupada en tres partidos políticos, encarnada hoy en Bratianu, Take Ionescu, Costinescu, Carp, Marghiloman, Stere (*) y todos sus ayudantes, todos los que han llevado a nuestro país a la guerra y que no han hecho nada para impedirlo, todos los que han asesinado a los campesionos en la revuelta de 1907 (*)  y que han bañado en sangre los gritos de paz y justicia de los trabajadores de nuestras ciudades, todos los que han intentado hablar en nuestro nombre, intentarán hacerlo de nuevo, esperan subyugarnos para enriquecerse a nuestra costa.

Para nosotros, !todos son lo mismo! Todos son para nosotros enemigos. !Los trabajadores de los pueblos y las ciudades no tienen ningún interes en la guerra con el pueblo aleman, húngaro, búlgaro o ruso! !Los que nos conducen están contra nosotros ! [...]

!Pero nadie, nadie de la clase dirigente debe hablar en nombre del proletariado rumano! Ni Carp, ni Marghiloman, ni C. Stere, profesor universitario rumano, que en su diario "La Luz", busca conquistar el espíritu y nuestro ánimo. Este insulta hoy a los héroes caídos en las barricadas de Rusia e intenta tomar el lugar de los criminales Bratianu y Take care Ionescu. Este habla hoy de una nueva alianza con el gobierno, con la clase dominante de Alemania y Austria contra Rusia, mientras que el pueblo rumano tiene necesidad de una alianza con todos los pueblos vecinos y todos los pueblos de Europa.

Trabajadores,

!Dejad de lado a la clase dirigente! Cualquier colaboracion con la burguesía rumana es un abandono de los principios revolucionarios del Socialismo, de nuestros hermanos de Rusia, a cuyos ojos todos los que nos son socialistas  forman una sola e inseparable masa reaccionaria.

!Queremos que el pueblo rumano decida!

Queremos el derecho a voto para todos los habitantes del país, sin diferencias de religión o sexo. Queremos una Constituyente elegida por todo el pueblo, que decida una república social, dar las tierras a los campesinos, confiscar los bienes, las fábricas y todos los medios de producción, queremos la eliminación de las herencias. Todos aquellos que no están a favor de estas reformas son enemigos del pueblo rumano. Y en la hora en que la paz sea firmada y el ejército rumano regrese, nos uniremos con nuestros hermanos moldavos, y junto con ellos lucharemos por derrumbar a la burguesía y por el triunfo de los trabajadores.

Trabajadores,

Lo que nosotros queremos, en Rusia se ha conquistado

!Arriba los corazones! !La sociedad capitalista debe desaparecer!

!Abajo con el servilismo económico y político! !Abajo con la democracia falsa e hipócrita! !Abajo con la guerra entre los pueblos, viva la lucha de clases!

!Viva la organización, la valentía, la voluntad del proletariado de Rumania!

Nosotros no estamos solos en la lucha. Codo con codo con el proletariado mundial y con las bayonetas del gobierno maximalista de San Petersburgo, venceremos.

!Dirigid la mirada y vuestros pasos solo hacia donde ondea la bandera roja!. !Viva el proletariado internacional!. !Viva la republica Socialista! !Viva el Socialismo revolucionario de Lenin!.

!Viva la paz entre los pueblos!

Firmado, Un grupo de socialistas maximalistas.

(*) Grupo de políticos de los partidos oligárquicos de los años previos a la Primera Guerra Mundial. En 1907 tuvo lugar una importante revuelta campesiona en toda Rumania, que fue ahogada en sangre por el ejército de la burguesía (en "Los cardos del Baragan" el escritor rumano comunista Panait Istrati describe crudamente la matanza de campesionos por parte del ejército del rey Carol I)".

2- Lista de miembros de los Grupos comunistas rumanos de Moscú en 1918 

"Partido Comunista Ruso (de los bolcheviques)
Federación de Grupos extranjeros
14 de octubre 1918, Nr. 176
Moscú, Piaţa Soveţkaia nr. 5
Hotel Dresde“, cam. 301—302

Lista de los miembros de los diferentes grupos que forman parte de la Federación de Grupos Extranjeros del Partido Comunista Bolchevique en toda Rusia. Grupo Rumano:

1. A. Gonlariu
2. Hariton Pescariu
3. Mihail Guiu
4. Romulus Coţoiu
5. Emil Cornescu
6. Al. Henegari
7. E. Bozdog
8. N. Lescuş
9. G. Mogoş
10. G. Colacea
11. Traian Peia
12. T. Ardelean
13. Oct. Opriţa
14. Ioan Tamar
15. V. Todorenciu
16. P. Cherecheanu
17. Z. Jicoreanu
18. N Horga
19. N. Lucaci
20. I. Lazăr"


3-Informe con relación a las actividades del Comité Revolucionario Rumano de Moscú hacia la Federación de Extranjeros del Partido Bolchevique

"Comité Revolucionario Comunista Rumano, Moscú
Plaza Soveţkaia nr. 6, Cam. nr. 103
29 octombrie 1918, Nr. 34

A la Federación de Grupos Extranjeros Comunistas
Moscú

El Comité rumano me ha encargado dar a conocer a la Federación los objetivos y actividades del Comité y pedir la aprobación y el concurso de la Federación.

De acuerdo a nuestras declaraciones en el diario  „Pravda“ a principios de agosto de este año, el Comité Rumano esta formado de antiguos miembros del Colegio Superior para los problemas ruso-rumanos y por miembros del Comité Revolucionario Rumano de Odessa, que representa al Partido Socialista Rumano en Rusia: camaradas Bujor, Nicolau, Popovici y camarada Dic, bajo la presidencia del camarada Rakovski.

El objetivo del Comité es la propaganda oral y escrita entre los rumanos que se encuentran en territorio de las Republicas Sovieticas, con la ayuda de un periódico comunista dirigido por el camarada A. Nicolau.

El Comité traduce e imprime textos comunistas  [...]

En el nombre del Comité pedimos se certifique la validez de las delegaciones firmadas por el secretario camarada. A. Nicolau, y confirmadas con el sello del Comité.

El Secretario del Comité, A. Nicolau"

Un grupo de dirigentes del Partido Social Democrata de Rumania, participantes en los acontecimientos
revolucionarios
e Rusia (1917-21), entre los cuales Al. Zalic, Al. Nicolau,  Ec. Arbore, Ţ. Diamandescu, Dic Dicescu
 

4-Informe de Actividades del Grupo Rumano del Partido Comunista (Bolchevique) de Rusia en el mes de octubre de 1918. 

"Agitación

El grupo rumano desarrolla actividades de agitación entre los prisioneros de guerra que se encuentran en Moscú; aparte de esto, al final del mes de septiembre ha enviado dos agitadores a Ural y a la Siberia Oriental para desarrollar la agitación entre los prisioneros de guerra de nacionalidad rumana, agitadores de los cuales aún no se ha recibido un informe actualizado.

Actividad Editorial

El Grupo rumano edita el diario "Liberación Social" del cual en el mes de octubre han aparecido dos números, es decir los numeros 1 y 2,  con 4000 ejemplares. De estos han sido enviados al frente sur, a la brigada internacional, 4000 ejemplares, y otros 4000 han sido mandados a Siberia por correo propio. Los otros han sido distribuidos entre los prisioneros de guerra en Moscú.

Cursos de Agitación 

El grupo rumano organiza cursos de agitación en Moscú y por eso ha enviado un camarada a Siberia para reclutar asistentes al curso.

Actitud del grupo en relación a la organización del Ejército Rojo

El Grupo rumano desarrolla una gran actividad entre los prisioneros de guerra para que se inscriban como voluntarios en el Ejército Rojo, agitación que ha dado muy buenos resultados.

El miembro del Presidium: I. Oborocea

El Secretario: I. Penţa"

Los oríginales en lengua rumana se pueden ver AQUÍ

lunes, 8 de agosto de 2016

Max Goldstein: "El hombre del gancho" y el atentado que golpeó el corazón de la oligarquía rumana en 1920

Max Goldstein, autor del atentado contra el Senado rumano 
Por supuesto, el título es metáforico, puesto que todos sabemos que si de algo carecen totalmente los miembros de oligarquía y la burguesía es de corazón.

Max Goldstein (1898–1924) fue un comunista rumano, de origen hebreo, nacido en Bârlad, en una familia pobre de la región de Moldova. En su juventud se trasladó a Bucarest, donde se afiliaría rapidamente a las filas de los movimientos comunistas y socialistas, que estaban en plena formación en el primer tercio del siglo.

Fue un partidario de la acción directa y del sabotaje, incluyendo entre sus métodos el apoyo a la lucha armada, por lo que se le acusaría en ocasiones de tener tendencias anarquistas.  Sin embargo, aunque el anarquismo no tuvo mucho desarrollo en Rumania, debido principalmente a la estructura semifeudal en la cual vivía la población hasta la llegada del Ejército Rojo en 1944, fue acusado de pertenecer a este movimiento por algunos miembros del recién creado Partido Comunista, que no compartían sus métodos de lucha.

Después de estar encerrado en la cárcel por sus actividades militantes, logra escapar y refugiarse en Odessa, de donde regresaría a Rumanía con fondos para el proyecto de organizar una serie de atentados. Cuando entró de nuevo en su país, volvía con un gancho por mano, despues de un accidente sufrido durante la manipulación de explosivos. Así que fue conocido por la policia como "el hombre del gancho".

Ficha policial de Saul Osias,
otro de los autores del atentado
Algunos historiadores argumentan, por supuesto sin prueba alguna, simplemente llevados por la moda anticomunista, que fue enviado por los bolcheviques para crear el caos necesario para el triunfo de la revolución en Rumania. En realidad, Goldstein formaba parte de un grupo de comunistas rumanos que seguían las palabras del Manifiesto Comunista, aquellas que dicen que "los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus intenciones. Abiertamente declaran que sus objetivos solo pueden alcanzarse derrocando por la violencia el orden social existente". 

Max Goldstein entró a formar parte de la historia de lucha del movimiento obrero rumano el mes de noviembre de 1920, cuando trató de asesinar a Constantin Argetoianu, ministro de interior del gobierno del rey Ferdinand I, por su dedicida politica antiobrera. Falló, porque la bomba colocada en el vagón del tren donde viajaba el ministro destruyó solamente la mitad de éste, sin afectar a la parte que ocupaba el político.
Demetriu Radu, obispo senador
 muerto en la acción

Sin embargo, el 8 de diciembre del mismo año, con la ayuda de Saul Osias y Leon Lichtblau, organizó otra acción con bomba en la sede del Senado de Rumanía. El artefacto tuvo éxito esta vez: acabaría con la vida del Ministro de Justicia, Dimitrie Greceanu, y de los senadores Demetriu Radu, obispo greco-católico, y Spirea Gheorghiu.  Resultaron también heridos otros miembros de la oligarquia rumana, como el  propi presidente del Senado, Constantin Coandă. 

Goldstein planeó el atentado contra el Senado, la camára de las élites rumanas, ya que estaba integraba por numerosas personalidades que no habían sido elegidas, sino que ocupaban este cargo en virtud a su posición en la sociedad, miembros de la clase explotadora: se trataba de altos cargos de la iglesia, rectores de universidades, ex ministros o ex parlamentarios, que habían ocupado estos cargos durante un largo período de tiempo.

La acción de Goldstein pondría en alerta a la oligarquia rumana que, por primera vez en la historia de Rumania, se vio atacada en su mismo núcleo institucional y simbólico, lo que provocó una rotunda reaccion.

La osadía de responder a la brutal violencia del sistema político-económico con violencia, terminaría con la rápida detencion de los implicados en el mes de noviembre de 1921, cuando Goldstein intentaba entrar de nuevo en Rumania, tras haberse refugiado un tiempo en Bulgaria.


El 28 de junio de 1922 sería condenado a trabajos forzados de por vida por el atentado contra el Senado rumano, que costó la vida a dos personas y heridas graves a otras. Los otros inculpados fueron condenados entre un mes y diez años de encierro en un campo de trabajo.

Para algunos historiadores, la actividad terrorista de Goldstein fue utilizada como una excusa por la extrema derecha para identificar a los judios con el comunismo, aunque todos sabemos que el fasciocapitalismo hubiera encontrado cualquier otra razon para justificar sus crímenes.

Tras la detención de los autores del atentado, no solo se abrió un proceso contra estos, sino que se aprovechó para castigar a los movimientos obreros y comunistas que exigían derechos laborales y defendian a la clase trabajadora. De este modo, se inició un proceso judicial con tres acusaciones: una en contra de los lideres de la huelga general de 1920, organizada y dirigida por los simpatizantes del comunismo (el Partido Comunista se crearia un año despues, en 1921), acusándolos de provocar la desestabilizacion del pais y de crear un clima propicio al atentado; la segunda, en contra de Goldstein y sus compañeros por el atentado del Senado; y la tercera, contra los militantes que habían votado a favor de la afiliación del Partido Socialdemócrata a la III Internacional Comunista, lo que se consideró una agresión contra los intereses nacionales y el apoyo a una potencia extranjera, la recién nacida Unión Soviética que, por cierto, los oligarcas rumanos habian agredido pocos años antes aprovechándose de la Guerra Civil entre bolcheviques y mencheviques, invadiendo la República Soviética de Moldavia.
Leon Lichtblau, el tercero de los participantes 

El historiador Ioan Scurtu nos ofrece mas detalles sobre estos juicios:

Durante el juicio, tanto los socialdemócratas del proceso de la huelga general, como los comunistas, desaprobaron esta práctica y solicitaron que su causa fuera separada de la del autor de los atentados. Sus solicitudes fueron aceptadas y Goldstein fue juzgado en un proceso separado y condenado a cadena perpetua. Fue encerrado en la cárcel de Doftana y mantuvo huelga de hambre durante 32 días. Esta forma de protesta le causó la muerte".

Goldstein fue, pues, la cabeza de un grupo de socialistas partidarios de la acción directa, que formaban parte del ala más a la izquierda del Partido Social-Demócrata de Rumania, liderada por Alecu Constantinescu. que en 1921 se desprende de este para formar el Partido Comunista Rumano (con el primer nombre de Partido Socialista Comunista).

El general Constantin Coanda, 
presidente del Senado 
El atentado contra el Senado provocaría también la condena de un gran grupo de militantes comunistas en el conocido Proceso del Dealul Spirii (nombre del lugar donde se ubicaba el Senado), y la ilegalización del Partido Comunista, recien creado en 1921. El que fue elegido dirigente del nuevo partido, Gheorghe Critescu, rechazó toda implicacion en el atentado, algo que tampoco lograría probar la policia rumana (aunque aun asi, la justicia capitalista, tan objetiva como la actual, igualmente decretó su prohibición). En los testimonios del proceso, Critescu sostuvo que las acciones de estaban inspiradas por el anarquismo, y no por el comunismo, no sabemos si para despistar a la policía o por un verdadero rechazo de la lucha en las calles y con el arma en la mano, sobre todo después de que la Revolución Soviética demostrara que se trata del único camino para hacer triunfar una revolución e iniciar el camino de una verdadera emancipación (razón por la que, por cierto, los miembros que formaran el Partido Comunista habían votado separarse del Partido Social-Demócrata, partidario de limitarse a la via legal).

Goldstein fue uno de los  representantes del activismo comunista que reinvidicaba abiertamente la acción directa, y aunque nunca se reconoció como anarquista, algunos comunistas condenaron sus actividades y le definieron como tal. Lo cierto es que su atentado contra el Senado fue un golpe tremendo para la oligarquia rumana, que desde entonces tomó conciencia del verdadero peligro para sus privilegios que representaba el crecimiento del comunismo en Rumania, y la decidió a actuar con contundencia contra todos los movimientos sociales que luchaban, en un pais anclado en el semifeudalismo, por la mejora de sus derechos, de sus salarios y la toma del poder por los trabajadores.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...