miércoles, 29 de junio de 2016

Dos poemas de Gheorghe Ungureanu

Imagini pentru gheorghe ungureanuGheorghe Ungureanu es el actual presidente de uno de los pequeños partidos que intentan superar la criminalización mediática que sufren los comunistas para salvar a Rumania del desastre en el que se sumió tras el golpe de estado de diciembre de 1989. Nacido en las cercanías de la ciudad de Curtea de Arges, antigua capital valaca, afirma haber sido perseguido en los últimos años del comunismo rumano (se considera a sí mismo como disidente, en unos momentos en los que el PCR había roto totalmente con las masas y  se disponía a dar el salto hacia el capitalismo cuanto antes), pero defiende la ideología comunista como la única capaz de llevar a un pueblo hacia su soberanía y a sus trabajadores a la emancipación.  Actualmente, el grupo dirigido por Ungureanu se ha unido en la que llaman Alianza de los Comunistas que forman junto al Partido Comunitario (*), del camarada Petre Ignatencu, para colaborar en la reconstrucción del Partido Comunista en Rumania.

Ungureanu nos ha enviado dos poemas suyos para su difusión, que hemos traducido al castellano. El primero, sobre el asesinato de Ceausescu ("¿Por qué matasteis al viejo?"), y el segundo sobre las consecuencias del golpe de 1989 que convirtió a Rumania, y así titula el poema, en "la letrina de Europa".

¿Por qué matásteis al Viejo?

Aunque pobres y humillados
por los oportunistas sarnosos,
todos esperábamos vivir mejor
cuando matásteis al viejo…

Agentes y fariseos del este,
de la mano con los del oeste,
enemigos del pueblo ancestral
!Asesinásteis al viejo!…

Mentiras de las gordas,
tras el  “muy querido y estimado”,
escondiais malas intenciones:
!quitáros de enmedio al viejo!…

Dispararon los soldados
como en una pesadilla
sobre su Comandante Supremo
ejecutando órdenes extranjeras
!Acabásteis con el Viejo!

Teníamos una vida luminosa,
puesto de trabajo y hogar;
Y desde entonces,
los palacios son vuestros,
y nuestras las chabolas
junto a la tumba del viejo…

(19 de enero del 77/1993)


La letrina de Europa

Ha salpicado de nuevo la letrina
heces de odio y verguenza,
fermentada defecación
sobre mi pueblo, mi país..
Vidente con papada inflada
cuando el veneno mortal grita
y nos arroja así el guante:
"!Sois un pueblo débil!"

Lloriqueando hacia el cielo
insultando por doquier
empujándonos a la revuelta,
como a escoria,  pueblo rumano...

Balan los dementes profanando
sobre nuestro Moş Gerilă [1]...,
sustituyéndolo por un pavo:
!el extraño anciano navideño!

Vierte palabras infernales
sobre nosotros, ahora, la letrina,
y proclama glorificaciones
a un tipo de Timişoara [2]...

Pero aguantaremos como robles,
sin tener en cuenta a charlatanes;
!nosotros no traicionamos los
 grandes logros del pueblo !

Defendemos el Socialismo,
la Patria, la Democracia:
Sabemos qué es Occidente:
!Barbarie y esclavitud !

(Publicado en el diario "Vorbe", año I, número 5/8, 1999).

(*) El Partido Comunitario de Rumania es el nombre actual del anterior Nuevo Partido Comunista Rumano (NPCR), dirigido por Petre Ignatencu. El cambio de denominación tiene como objetivo que la justicia permita que el Partido Comunista pueda registrarse como partido político, pues hasta ahora su inscripción en el registro de partidos ha sido continuamente rechazada, a pesar de la sentencia de la CEDO favorable a que se permita su legalización.

(1) Moş Gerilă. Durante los años comunistas, en Rumanía la Navidad estaba representada por el "abuelo de hielo", personaje tradicional relacionado por el invierno, hasta que tras 1990 se impuso la influencia norteamericana y el abominable Papá Noel.

(2) En Timisoara empezó a gestarse el golpe de estado de diciembre de 1989. El personaje al que se refiere es el pastor protestante László Tőkés, al que la propaganda otorgó el papel clave de iniciador de la revuelta (hoy es miembro del partido nacionalista húngaro y europarlamentario europeo). En realidad, el 24 de julio de 1989 la televisión húngara Maghiară entrevistó al citado László Tőkés, criticando este a las autoridades de la iglesia protestante en Rumania, a la vez que al estado rumano. En consecuencia, el obispo de Oradea decidió destituir a Tőkés de su parroquia de Timișoara. El rechazo László Tőkés a aceptar la decisión estríctamente religiosa provocó que, tras la denuncia del obispado, el juzgado decidiera la evacuación del susodicho de la casa que ocupaba, propiedad de la iglesia. Esto fue aprovechado para, con la excusa de evitar el desalojo legal de Tőkés , crear la chispa de la contrarrevolución, diseñada por Moscú, Washington y, probablemetne, también Budapest. En realidad, pues, las protestas de Timisoara tuvieron un origen religioso, lo que contrasta con la propaganda oficial de que en la Rumania Socialista se perseguía la religión y demuestra que las protestas de Timisoara tuvieron un origen religioso, problemas internos de una iglesia, al menos formalmente, y su trasnformación en protesta política fue teledirigida.

domingo, 26 de junio de 2016

Por qué los trabajadores británicos necesitan un Brexit (Partido Comunista de Gran Bretaña M-L)

Reproducimos a continuacion el comunicado del Partido Comunista de Gran Bretaña (marxista-leninista) ante el referéndum sobre la permanencia o salida del Reino Unido en la Unión Europea. Los camaradas se posicionan firmemente por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y explican el porque de la conveniencia para los trabajadores británicos de que finalmente vaya a ser así ( sus razones se pueden hacer extensivas a los trabajadores de toda la U.E.):


Por qué los trabajadores británicos necesitan un Brexit

Salir de la UE debilitaría indudablemente la capacidad de los imperialistas británicos, europeos y norteamericanos para dominar el globo, dando así nuestra lucha por el socialismo un pequeño paso hacia delante.
“Desde el punto de vista de las condiciones económicas del imperialismo, esto es, la exportación de capitales y la división del mundo por los poderes coloniales ‘avanzados’ y ‘civilizados’, los Estados Unidos de Europa, bajo el capitalismo, o son imposibles o son reaccionarios...
“Por supuesto, son posibles los acuerdos temporales entre capitalistas y entre Estados. En este sentido los Estados Unidos de Europa son posibles como un acuerdo entre los capitalistas europeos... ¿pero con qué fin? Solo con el propósito de suprimir conjuntamente el socialismo en Europa... Sobre la actual base económica, es decir, bajo el capitalismo, los Estados Unidos de Europa significarían una organización de la reacción”. (Sobre la consigna de los Estados Unidos de Europa, Lenin, 23 de agosto de 1915)
Aunque las condiciones particulares han cambiado considerablemente desde que Lenin escribiera hace más de 100 años las palabras expuestas más arriba, la esencia es la misma. Una unión de Estados imperialistas sólo puede ser una entidad reaccionaria. Y no puede perdurar.
Para quienes disfrutamos interactuando con gente de otros países, enriqueciéndonos a conociendo otras culturas, y quienes nos identificamos con trabajadores de otros países, es extremadamente contraintuitivo estar contra la Unión Europea, la cual parece ser un vehículo que facilita la comunicación a través de las fronteras nacionales y que une más a trabajadores de diferentes nacionalidades.
No obstante, aunque la Unión Europea tiene indudablemente sus aspectos beneficiosos, sigue siendo en esencia una organización imperialista, diseñada para habilitar a las burguesías de varios países imperialistas la suficiente fuerza financiera y militar para proteger su estatus imperialista contra (a) sus rivales imperialistas, (b) los países oprimidos a los que explotan, y (c) las clases trabajadoras de sus propios países.
Por supuesto, en oposición a la Unión Europea, los socialistas se encuentran en compañía extremadamente nauseabunda. Desde los sectores anti-inmigrantes, xenófobos e islamófobos de la sociedad, hasta los Little Englanders1 que se remontan a los días de gloria imperial cuando Britannia dominaba los mares por su cuenta. LosLittle Englanders se imaginan que de algún modo es posible restaurar esa gloria, si se la puede llamar así (no todo el mundo estaría de acuerdo), bajo el liderazgo del partido político de derechas.
Hay también sujetos avaros que no quieren pagar el precio de la afiliación, la cual, hasta donde les preocupa, liquida las ventajas significativas de ser parte de la UE para el imperialismo británico: todo lo que pueden ver es cuánto cuesta mantener la política agraria común; cuánto cuesta mantener a flote a aquéllos que han sido llevados a la bancarrota financiera por el funcionamiento del sistema capitalista, cuánto cuesta proveer a la clase obrera un sustento y unas condiciones de trabajo mínimamente aceptables, etc.
Un exponente típico de esta mentalidad tacaña es el ‘emprendedor’ (capitalista) Luke Johnson que escribe en The Sunday Times: “Europa tiene el 7% de la población mundial y el 25% de su PIB, pero el 50% de su gasto social. En un mundo competitivo, esto es insostenible”. (Animal spirits: if you believe in controlling your destiny, vote for Brexit, 6 de marzo de 2016).
Bueno, en el caso de que el señor Johnson no lo haya notado, la gran mayoría de quienes se benefician del gasto social no disfrutan ningún lujo en sus vidas, y eliminar cualquiera de esos beneficios seguramente sea ‘insostenible’ desde su punto de vista. Ciertamente es verdad que los capitalistas necesitan regularmente reducir a la baja las condiciones de vida de los trabajadores, lo que es ‘sostenible’ para que sus empresas sobrevivan, pero precisamente por eso el sistema económico capitalista es disfuncional y debe ser derrocado; no es un argumento para amontonar miseria sobre las masas de la clase obrera.
Por cierto, aunque por varias razones la Unión Europea introdujo ciertos derechos de los trabajadores que en muchos de sus Estados miembros no han existido previamente, esto no justificaría la línea tomada por la secretaria del TUC2Frances O’Grady:
“Las sucesivas directivas de la UE han impulsado avances en los derechos y la igualdad de los trabajadores en Gran Bretaña. A menudo más lejos y más rápido de lo que ningún gobierno británico de cualquier color estaba dispuesto.
“Así que ahora la cuestión es que, si salimos de de la UE, ¿tendremos al actual gobierno conservador manteniéndolos? Si el campo del Brexit se saliese con la suya, el gobierno británico tendría que escoger y elegir qué derechos diluir o desechar por completo.
“Sin una red de seguridad legal de la UE no pasaría mucho tiempo antes de que los malos empleadores recortasen las vacaciones pagadas, empujasen a los trabajadores a trabajar más horas con menos descansos e impidiesen que las trabajadoras embarazadas tuvieran tiempo libre para sus citas médicas.
“Los sindicatos no tendrían la oportunidad de extender los derechos de los trabajadores a través del Tribunal Europeo de Justicia, como hemos hecho con la igualdad de salarios y de jornada de trabajo. Y nuestros acuerdos colectivos sobre los que se construyen estos mínimos legales estarían bajo amenaza.
“Por eso el TUC está advirtiendo a los trabajadores de los riesgos del Brexit. Los trabajadores tienen mucho que perder”. (A ‘Brexit’ would put workers in danger, Morning Star, 9 de marzo de 2016)
¿Frances O’Grady piensa seriamente que las burguesías imperialistas de otros países europeos son de algún modo más amables hacia la clase obrera que la burguesía imperialista británica? ¡Quizá ella debería consultar a la clase obrera de Grecia, cuyas pensiones y beneficios sociales han sido diezmados, cuyos hospitales están desprovistos desesperadamente de medicación, etc., en cuanto a cómo la burguesía europea protege los derechos de los trabajadores!
Además, independientemente de si Gran Bretaña permanece en la UE o no, la protección de los derechos humanos por la UE será eliminada en Gran Bretaña. ¿Alguien puede dudar que si la burguesía lo estima necesario varias protecciones laborales serán eliminadas también, y puede que no solo en Gran Bretaña sino en toda la UE? ¡Por supuesto, todo en nombre de los recortes de la burocracia de Bruselas!
En Gran Bretaña o en otros países de la UE, los trabajadores solo podrán proteger sus derechos luchando y ganando. Y no ponen ninguna esperanza en ganar a menos que protejan su unidad como la niña de sus ojos y no se vean inmersos en una histeria anti-inmigrante que los lleve a la mutua aniquilación.
O’Grady no debería fijar sus sus esperanzas en una organización imperialista para proteger los intereses de los trabajadores. Debería hacer que los sindicatos que componen el TUC dirigido por ella estén listos para luchar, dentro o fuera de la ley, por defender los intereses de sus miembros y de la clase obrera en general.
¡Pero, sostendría ella, eso no es parte de su trabajo! Ella está para reconciliar a la clase obrera con el imperialismo, y para ello le mendiga que tenga aquí y allá alguna consideración por los intereses de los trabajadores, sin importar con qué frecuencia se lo denieguen, manteniendo la paz asegurando su electorado día a día ese obstáculo seguramente mañana será afable, aunque solo si esperan pacientemente.
Aunque es desagradable encontrar en nuestro lado de la barricada no solo gente honesta y progresista sino también un montón de xenófobos descerebrados y maliciosos, es bueno observar que la burguesía británica ha caído en su propia trampa. Fomenta la xenofobia como medio para reunir apoyo de masas en favor de sus propios intereses (por ejemplo, guerras contra quienes resisten la superexplotación imperialista) y como un medio para conducir a la clase obrera contra sí misma. Pero luego la xenofobia toma vida propia y tiende a evitar que la burguesía británica persiga sus propios intereses cuando estos pasan por asegurar la cooperación internacional con otras potencias imperialistas.
Hay una posibilidad de que los votos de los xenófobos sean lo que se necesita para que Gran Bretaña salga de la UE en el referéndum del 23 de junio este año. El cual con toda probabilidad se demostrará desastroso para el imperialismo británico.
En qué medida esto es así ha sido bien expresado por The Economist: “Los vínculos de Europa con América se volvería más tensos. Por encima de todo, la pérdida de su mayor potencia militar y su actor en política internacional más significativo debilitaría seriamente a la UE en el mundo.
“La UE se ha convertido en una parte cada vez más importante de la política exterior y de seguridad occidental, en lo que concierne al acuerdo nuclear con Irán, la amenaza del terrorismo islamista o la imposición de sanciones contra Rusia. Sin Gran Bretaña, sería más difícil para EEUU tirar de su peso global, una gran pérdida para Occidente en un vecindario conflictivo, desde Rusia,pasando por Siria hasta el Norte de África.
“Es una pequeña pequeña maravilla que Vladimir Putin de Rusia sea entusiasta sobre el Brexit y Obama de América no lo sea. Sería miope para los euroescépticos ser indiferentes ante esto. Una Europa débil sería sin ambigüedades mala para Gran Bretaña, cuya geografía, a diferencia de su política, es fija”. (The real danger of Brexit, 27 de febrero de 2016)
En otras palabras, Gran Bretaña fuera de la UE sería menos capaz de intimidar a otros países, y la capacidad de la UE de hacer lo mismo también sería debilitada considerablemente. El imperialismo norteamericano también sería debilitado con el debilitamiento de la UE como su aliada. Debe añadirse que, sin la presencia de Gran Bretaña en la UE, la alianza imperialista UE-EEUU se volvería mucho más débil, lo cual solo podría ser bueno para los trabajadores y pueblos oprimidos en cualquier lugar.
Naturalmente, si la clase gobernante británica se vuelve más frágil; si su capacidad para sobreexplotar en el extranjero disminuye, tratará de compensar sus pérdidas a expensas de la clase obrera local. La vida puede volverse más difícil para el proletariado británico, por un tiempo. Pero, al mismo tiempo, encararemos a un enemigo de clase que será un poco más fácil de derrocar.

Notas
1 Chovinistas opuestos a que Gran Bretaña tenga un papel activo en la política internacional.
2 Trade Union Congress. Central sindical británica.

El comunicado traducido en castellano está tomado prestado de los camaradas del Partido del Trabajo Democrático

jueves, 16 de junio de 2016

El verdugo (artículo sobre el general Franco del escritor rumano Geo Bogza)

Geo Bogza
Geo Bogza fue uno de los más importantes representantes de la cultura de la Rumania Socialista, como también lo fue de las tendencias vanguardistas de entreguerras.

Su activismo político y cultural provocaría que fuera encarcelado dos veces por los gobiernos de la oligarquía interbélica debido a sus publicaciones. La primera vez acusado de "pornografia" por su poema "jurnal de sex", en 1929. La segunda vez, en 1933, tras la edición de su libro "Poema Ofensivo", por lo que seria prohibida toda publicación suya durante el régimen del General Antonescu.

En 1937, por las dificultades de trabajar en Rumania, viajaría a España como corresponsal de algunos periódicos de izquierda (Frontul o Lumea Romaneasc), enviando  desde allí excelentes y crudos reportajes como el titulado "La tragedia del pueblo vasco".

En 1937 escribiría un artículo sobre Francisco Franco, "El verdugo", que aparecería publicado también en la recopilación realizada en 1981 por Editura Politica, titulada "España en mi corazón y en mi conciencia", y en el que hace un retrato muy descriptivo del analfabeto criminal que gobernó y torturó a los españoles durante cuarenta años, y cuyo principal y único "mérito militar" fue asesinar españoles.

Lo traducimos a continuación:


"El VERDUGO

En tiempos de la monarquía y después de la república gobernada por los partidos reaccionarios de Lerroux o Gil Robles, el general Franco tuvo, en los momentos en que era necesario, el papel de verdugo del pueblo español. El dirigió las unidades que perpetraron la sanguinaria masacre de octubre de 1934, contra los mineros asturianos. Aquellos acontecimientos no fueron más que una especie de preparación , un ensayo general, de la carniceria que iba a comenzar dos años mas tarde.

El verdugo
Cuando llegó al poder, tras las elecciones de febrero de 1936, el gobierno del Frente Popular no solo encontró una violenta oposición de la derecha - que, aunque estaba representada débilmente en las Cortes, llevó a cabo numerosos atentados y llenó las calles de bandas de "pistoleros" -, sino también a todo un aparato de estado que ni siquiera se esforzaba en fingir sus simpatías hacia el antiguo régimen.

El nuevo gobierno, sinceramente republicano, buscaba transformar en funcionarios, que actuaran correctamente, con obligaciones precisas ante la ley y el pueblo, a todos los pequeños despotas instalados durante generaciones en los pueblos y ciudades de España. El descontento de estos era evidente. El gobierno quería proceder con tacto, y dio sobradas muestras de paciencia frente a los actos de indisciplina o, incluso, de sabotaje, de la enorme red de pequeños dictadores locales que formaban el aparato administrativo heredado de la monarquía.

Debido a esta política de pacificación, de funestos resultados, el general Franco, el verdugo de Asturias, aunque fuera destituido, fue después enviado a dirigir las unidades militares en la Islas Canarias. Allí dispuso de libertad completa y todo el tiempo del mundo para preparar un complot contra la República.

Francisco Franco es un ejemplar típico de la casta militar española. Casta cuya virtud guerrera no se ha ejercitado en los últimos cientos de años nada mas que contra los campesinos españoles. Para el general Franco, tipo de mentalidad medieval, el mundo se repartía en dos: los jefes militares y todos los demás.

Antes del estallido de la rebelíón, el líder más representativo de la derecha fue Gil Robles, el jefe de la CEDA, principal partido de la reacción española. Al segundo dia de la rebelíon, los que conocían la configuración política de España esperaban que este jugara un importante papel en la nueva España "nacionalista". Pero en aquel momento Gil Robles estaba en Lisboa y nunca más puso el pie en tierra española.

Para la mente limitadamente cuartelera del general Franco,  incluso un hombre como Gil Robles, por muy reaccionario y de ultraderecha que fuera, aparecía como una especie de bolchevique, desde el momento en que en su discurso aparecían términos como "realidad social", "corrientes políticas", "trabajadores", "salarios",  o "sindicatos". La concepción del general Franco era mucho más simple: bota, látigo y cuartel.

Ni aún después de un año y medio desde el inicio de la contienda, por más que durante este tiempo los consejeros nazis y fascistas se pegaran a su persona, Franco tuvo realmente claro qué es un estado y qué significa dirigirlo, siendo este cristiano, militarista, nacionalista, etc... Los pocos discursos que hizo muestran una pobreza intelectual y un vacio de pensamiento de los cuales solo podia ser capaz un representante de la casta militar. Las pocas entrevistas que ofreció no hicieron más que fortalecer esta impresión, limitándose a afirmaciones del tipo "La futura organización del estado nacionalista español se inspirará en la admiración del régimen alemán...".

El papel que el general Franco juega actualmente en España a los ojos de todo el mundo es el mismo que ha tenido siempre en las regiones que reprimió: el de verdugo de su propio pueblo. Un general español con las manos y las botas bañadas en sangre".

Fuente: Spania in inima si constinta mea, Editura Politica, 1981

martes, 14 de junio de 2016

Aficionados rumanos en París con la bandera de la Rumanía Socialista

La noticia era que los aficionados rumanos han invadido París, sede en la que la selección nacional de Rumanía juega sus partidos de la Eurocopa. Lo que no esperaban los medios es que algunos (hay que recordar que todas las encuestas desde el golpe de estado de 1989 muestran que la mayoría de los rumanos echan de menos los años de socialismo) enseñaran en la capital de Francia sus preferencias.

Como se ve en el siguiente video del diario Libertatea, un grupo de fans rumanos animan a su selección con la que consideran la verdadera bandera de su país, la de la República Socialista Rumana, donde el sol y la estrella roja, ambos símbolos comunistas, iluminan el  futuro que le fue arrebatado al pueblo rumano.

video

domingo, 12 de junio de 2016

Ion Frimu, líder comunista rumano, y la huelga del 13 de diciembre de 1918 que pudo dar comienzo a la Revolución

Ion Costache Frimu nació en octubre de 1871 e Bârzești. De profesión carpintero, el 31 de marzo de 1893, con solo 22 años, fundó, en Bucarest, el Partido Social Demócrata de los Trabajadores de Rumanía (PSDMR), principal partido de vanguardia de la clase trabajadora rumana hasta el nacimiento del Partido Comunista en 1921.
I.C. Frimu

En diciembre de 1896 crea, junto con otros líderes, la Unión de Sindicatos y Gremios, acontecimiento esencial en la historia del movimiento obrero rumano, pues centraliza la fuerza y la organizaci'on proletaria. I.C. Frimu fue elegido en 1898 presidente de esta unión sindical.

Colaboró en la creación y dirección de importantes revistas obreras, como "România muncitoare” (Rumanía de los Trabajadores), y de la Unión Socialista de Rumanía (en 1907). En marzo de 1905 pone las bases del Sindicato de Carpintería de Bucarest, siendo elegido como su presidente.

El 31 de enero de 1910 se refunda el Partido Social Democrata de Rumania (PSDR), del que Frimu sería el principal líder, junto a otros importantes comunistas rumanos como Mihail Gheorghiu-Bujor, Cristian Racovski, Dimitrie Marinescu y Constantin Vasilescu. En 1911, Frimu se reunió con Lenin en Rusia, y durante la Primera Guerra Mundial fue el delegado de la III Conferencia Internacionalista contra la Guerra, celebrada en septiembre de 1917 en Estocolmo.
Tras el final de la Guerra, la enorme pobreza y las dramáticas condiciones de los trabajadores rumanos hacen que la influencia de la Revolución de Octubre se extienda por Rumanía. Un artículo publicado por el comunista Cristian Racovski en „România muncitoare” condena el imperialismo rumano, afirmando que „la conquista de Basarabia y de Transilvania debe ser vengada por nosotros" (las dos regiones habían sido anexionadas a Rumanía como consecuencia del apoyo rumano a las potencias occidentales, Basarabia o República Moldova, invadida por las tropas rumanas aprovechando la Guerra Civil Rusa, tras la Revolución, y Transilvania desgajada del Imperio Austrohúngaro). Tras las declaraciones, se desencadenaron muchas manifestaciones proletarias por todo el país, en las cuales, además de las revindicaciones salariales y las exigencias de mejora de las condiciones de trabajo, se pedían cambios políticos, como el final de la monarquía y acabar con las políticas de la clase burguesa-latifundista
El 13 de diciembre de 1918, tuvo lugar en Bucarest una de las mayores manifestaciones proletarias en la historia de Rumanía, organizada por los líderes socialistas del país, como Cristian Racovski, los tipógrafos Iancu Luchwig y Sami Steinberg, el zapatero Marcus Iancu, el corrector Marcel Blumenfeld, y otros como Ilie Moscovici, Gheorghe Cristescu (primer lider del Partido Comunista Rumano tras su creacion en 1921) y, por supuesto, I.C. Frimu.  
Mitín en el entierro de Ion C. Frimu
Aquel día, los trabajadores de las tipografías de la capital abandonaron su puesto de trabajo, dirigiéndose hacia el Ministerio de Industria y Comercio, acompañando a la delegación que debía presentar sus reclamaciones. Con los tipógrafos se solidarizaron los trabajadores de fábricas y talleres de la ciudad. Los manifestantes gritaban en su protesta lemas como "!Abajo el ejército!", "!Contra la explotación, por la emancipación!", "!Fuera el Rey!", o "!Viva la República!".

El reciente triunfo de la Revolución Soviética en la vecina Rusia había provocado que la clase dominante comenzará a temblar de miedo por si la situación se repetía en Rumanía. No hay que olvidar que la Revolución había prendido también entre parte de las tropas rumanas, como señalaba el periódico austriaco Deutsche Volksblatt, cuando describía el ambiente de descontento existente entre las tropas tras el final de la guerra:

"Los ejércitos rumano y checo se caracterizan por la ausencia de disciplina, las ideas bolcheviques se están extendiendo, el ejemplo más evidente es que el movimiento de campesinos y trabajadores de Basarabia se ha vuelto contra el gobierno rumano" (citado por Alan Woods).

También se había creado un soviet en Sulina, en la desembocadura del Danubio, tras la sublevación de la marinería rumana.

Así que, en el momento en el que las columnas de trabajadores llegaron a la Plaza del Teatro Nacional de Bucarest, fueron detenidas por el IX Regimiento de Cazadores de Monte, por fuerzas policiales y la Gendarmeria. Sin esperar demasiado, y tras recibir las órdenes del temeroso gobierno, que intuia que el triunfo de la protesta podria extenderse por el pais y provocar una revolución, como había sucedido en la vecina Hungria, en la llamada Revolución de los Consejos, los represores abrieron fuego contra los obreros desarmados.

Más de 100 trabajadores fueron asesinados, y los heridos multiplicaban esta cifra. La matanza perpetrada por los criminales del gobierno rumano, miembros de la sanguinaria burguesia, hizo que importantes personajes de la vida cultural condenaran con crudeza a los criminales que ordenaron la matanza: Ion Slavici, Nicolae Tonitza, N.D. Cocea o Gala Galaction, entre otros.

Fueron arrestados cientos de manifestantes, miembros de los sindicatos y del Partido Socialista, siendo la mayoría torturados e incluso mutilados en los calabozos de la policia o en los cuarteles del ejercito. Uno de ellos fue Ion C. Frimu.

El político Ion Gh. Duca, miembro del gobierno, reconoció que la policía "arrestó a todos los líderes del movimiento y los maltrató tan crudamente que uno de los socialistas, Frimu, murió pocos dias después como consecuencia de las heridas".
Grabado de Nicolae Tonitza sobre la matanza del 
13 de diciembre de 1918

El Ministro de Interior, George G. Mârzescu, justificó la orden de disparar a matar afirmando que los huelguistas eran "agentes bolcheviques". Las acusaciones contra los detenidos fueron, principalmente, de un delito "contra la seguridad del estado", "complot contra el estado", "llamada a la rebelión" y "ofensas a S.M. el rey".

Maiorul V. D. Chiru, comisario real, subrayó en su informe sobre la huelga del 13 de diciembre que pretendía "desencadenar una revolución bolchevique en Rumania, siendo la protesta de los tipógrafos solo la excusa de los comunistas". Un manifiesto "descubierto" en el Club Socialista demostraba y describía, según las autoridades, el plan revolucionario:

"!La Revolución ya no puede ser detenida. Bata el sonido de una sirena, un grito !A las armas! Y cientos de miles de trabajadores van a tomar las calles, harán de las carrozas y los tranvías barricadas, se harán dueños de los cañones y las metralletas, de las pistolas y de las granadas, ocuparán los ministerios, las comisarias, las oficinas postales, los telégrafos, las estaciones, los cuarteles y, finalmente, conquistaran el poder del estado!"

I. C. Frimu, apaleado y torturado con especial dureza, por su prestigio e influencia sobre la clase obrera rumana fallecería en la cárcel de Vacaresti el 6 de febrero de 1919, por las consecuencias de las heridas provocadas por la represión y la tortura policial. Miles de trabajadores acudieron a su entierro, pidiendo en un grito unánime el castigo a sus asesinos.

Frimu ha pasado a la historia, especialmente tras el triunfo de la clase obrera rumana en la Segunda Guerra Mundial y la proclamación popular de la República Popular en 1948, como el líder que organizaría a los trabajadores rumanos y los dirigiría en la huelga que hizo temblar a la tiránica oligarquía rumana, que se lo hizo encima pensando que iba a estallar una Revolución en Rumanía que pondría fin a sus privilegios y devolvería a sus productores la riqueza que les había robado durante siglos.

Tras la proclamación por los trabajadores rumanos de la República Popular Rumana, en 1948, hasta el final de la República Socialista de Rumania, con el golpe de estado de diciembre de 1989 que restauraría la barbarie capitalista y los gobiernos reaccionarios de la oligarquía parásita, Ion Frimu fue considerado un héroe de la clase trabajadora, y su tumba conservada, desde su construcción en 1963,  en el Monumento de los héroes de la lucha por la libertad del pueblo y por la patria Socialista, ubicado en el Parque Carol de la capital. 

viernes, 10 de junio de 2016

Comienza la Eurocopa; el principal partido se juega en las calles

Parece que los organizadores de la Eurocopa están preocupados porque las masas trabajadoras esta
¿Le saldrá esta vez a la burguesía el tiro por la culata?
vez no están dispuestos a dejar las protestas para refugiarse en los salones de sus casas boquiabiertos viendo el futbol. El presidente del comité organizador de la Eurocopa, Jacques Lambert, ha acusado a las huelgas y movilizaciones que vive estos días el país de arruinar la "fiesta" del inicio del torneo, que arranca este viernes.

Ante la salvaje reforma laboral intencionada por el gobierno socialista francés, los sindicatos no tienen intención alguna de hacer todos los esfuerzos por alcanzar la paz social, como hacen los sindicatos amarillos Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores en España, sino que están dedididos a evitar que la ley se apruebe.

Así que, en el día del comienzo del circo futbolístico, que este año se celebra en Francia, la clase política y empresarial tiemblan ante la posibilidad de que las macromanifestaciones y protestan afecten al espectáculo que, no obstante, es un proyector de la imagen de Francia en todo el mundo.

Los ferroviarios van a continuar sus protestas, al igual que los trabajadores de basuras y las refinerias, los Sindicatos de pilotos de la aerolínea Air France han convocado una huelga del 11 al 14 de junio, en plena celebración de la Eurocopa de fútbol, y, por su parte, los sindicatos CGT, FO, FSU, Solidarios, UNEF, UNL y FIDL, llamaron a reforzar la movilización, teniendo en la mira una manifestación nacional a la que convocaron para el 14 de junio en París.

La situación, al contrario, se ha agravado por las salvajes actuaciones de la policia francesa, jaleada por los ministros socialistas. Así que, muy al contrario de lo que suele suceder en ocasiones similares, cuando para evitar cabreos movilizaciones la clase explotadora utiliza un balón para desmovilizar y desviar la atención de los explotados hacia selecciones nacionales o equipos de futbol, utilizando la inmemorial estrategia del "pan y circo", puede ser que esta vez las pelotas se transformen en cocteles molotov y el verdadero partido se juegue en las calles:

Dibujo sobre cristal del joven ilustrador rumano Laurentiu Ridichiu

martes, 7 de junio de 2016

El Partido Social-Demócrata gana las elecciones municipales y la alcaldía de Bucarest

El Partido Social-Demócrata (PSD) fue el claro ganador de las elecciones locales celebradas el pasado domingo 5 de junio en Rumania. Nada nuevo pues, en realidad, en todas las elecciones realizadas desde 1989, este partido fue el más votado en todo el territorio, tanto en las elecciones generales como en las locales.



Lo más significativo ha sido, sin embargo, la bajísima participación en los comicios, una nueva
muestra de que los rumanos están cada vez más desencantados con la farsa democrática que les impusieron en 1989. Así, a nivel de todo el país, la participación es de apenas un 48%, mientras en la capital, Bucarest, la única macrociudad de Rumania, con cerca de 2 millones de habitantes, no llegó al 34%.

La nueva victoria del PSD se produce en un contexto de rechazo a la imposición del gobierno de tecnócratas, aparentemente sin ideología partidista, tras la forzada dimisión de Victor Ponta como primer ministro, a pesar de que tenía gran apoyo popular y su gestión era aprobada por la mayoría de los rumanos (el cese tuvo lugar tras el incendio de la discoteca Colectiv, que los medios utilizaron para derribar al gobierno).

Los datos de la Oficina Electoral Central muestran que el Partido Social Demócrata ha obtenido el 37,47% de los votos válidos en las elecciones locales, seguido por el Partido Nacional Liberal, con un 32,98%,. Lejos, les sigue ALDE (alianza liberal-conservadora), con un 6%.

En cuanto a número de alcaldes, el porcentaje es mayor para el PSD, que ha obtenido 1.578 alcaldías, un 49.72% del total, mientras que el PNL se ha hecho con 1.030 (32%). En este caso, el tercero en discordía ha sido el partido de la minoría húngara, Unión Democrática de los Húngaros de Rumania (UDMR), que ha logrado 195 ayuntamientos (6.12%), mientras que ALDE ha conseguido 90 (un 1.88%).

Una de las victorias más llamativas ha tenido lugar en la capital rumana, Bucarest, feudo tradicional de la derecha. En esta ocasión, la candidata socialdemócrata, Gabriela Firea, ha arrasado con un 43.53% de apoyo electoral, seguida por el candidato de un partido a la moda "ciudadanista", que se declara sospechosamente "sin ideología", denominado Unión Salvad Bucarest (USB), que ha irrumpido con éxito en el panorama político rumano (y que, por cierto, anuncia su candidatura como Unión Salvad Rumania para las elecciones parlamentarias del próximo otoño).

Evidentemente, tanto el gobierno actual, formado por "tecnócratas" no elegidos por las urnas, sino por el presidente del país, como el partido USB, si que tiene una ideología clara aunque la oculte en etiquetas como "eficacia" o "ciudadanismo": la ideología del capital, en versiones más o menos edulcoradas y tuneadas, pero igualmente dañinas para la salud pública en general, en especial para la clase trabajadora.

Algunos analistas dicen que las victorias constantes del PSD, que tiene un mínimo de apoyo del 30%, del electorado, tiene que ver con que muchos le identifican con el Frente de Salvación Nacional, partido creado por los golpistas que dieron la puntilla a la Rumania Socialista en diciembre de 1989, todos ellos con carnet del Partido Comunista Rumano, como también pasara tras el asesinato de Roberspierre tras el termidor, con la criminalización de Stalin tras el XX Congreso, o con la reistauración del capitalismo en China tras la muerte de Mao, siempre en nombre del "progreso" y del "comunismo".

Aunque poco después, ya a principios de los 90, los "socialdemócratas" mostraran su verdadero interés, el mismo que el de los del resto de saqueadores y vendepatrias de los partidos del régimen capitalista, es decir, el enriquecimiento personal, muchos siguen viéndole, crédulos e inocentes ellos, como el "partido de los trabajadores" (a pesar de que bajo sus gobiernos hayan tenido lugar las grandes privatizaciones o reformas laborales en favor de la burguesía).

En todo caso, ninguno de los partidos citados en esta entrada, los grandes "triunfadores" o "perdedores" del circo electoral, representa el interés de los trabajadores rumanos y de la lucha por su emancipación. Claro que se trata, por supuesto, de partidos con ideología, defensores de una determinada clase social, por muy de "ciudadanistas" o "populares" que se disfracen, pero no precisamente de la de los explotados, sino de la de los explotadores.

Como dejara claro Lenin en su Tésis e informe sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado, en 1919, aludiendo a Marx y Engels, nunca debemos olvidar "el pensamiento que con la máxima precisión científica formularon Marx y Engels al decir que la república burguesa, aun la más democrática, no es más que una máquina para la opresion de la clase obrera por la burguesía, de la masa de los trabajadores por un puñado de capitalistas"

lunes, 6 de junio de 2016

Normandía: un desembarco obligado para evitar la victoria total del Ejército Rojo en Europa

Hoy algunos celebran el famoso día D, aquel 6 de junio de 1944, en el que los aliados llevaron a cabo el desembarco de Normandía, abriendo el  tan esperado desde hacía tiempo segundo frente en Europa. Y lo hacen, engañados por la intencionada propaganda hollywoodiense, como si esta hubiera sido  la clave de la derrota del nazismo, como si la guerra no hubiera empezado a ganarse realmente en Stalingrado.
EE.UU. y su propaganda para ocultar la derrota parcial de sus planes en
la SGM y a quien realmente derrotó al nazismo: el comunismo soviético 


Ni siquiera los alemanes habían prestado mucha atención al frente occidental desde la humillante y rápida conquista de Francia, puesto que sabían que los yankees esperaban que Alemania derrotara a la Unión Soviética, y que no habían escuchado las reiteradas peticiones de Stalin de que se atacara a los nazis también por el oeste para obligarle a reducir sus divisiones en el frente oriental.

El interés evidente de los norteamericanos era, en primer lugar, que alguien, por ejemplo los alemanes, acabaran con el comunismo en la URSS, y por eso los grandes hombres de negocios norteamericanos fueron los principales inversores y sostendedores n la Alemania del Partido Nacionalsocialista y sus planes; en segundo lugar, en el marco del conflicto interimperialista que se estaba desarrollando, el objetivo era imponer la dictadura económica e ideológica de Washington en toda Europa (algo que, sin embargo, no se realizaría hasta 1991, imponiéndose esta solamente en la mitad occidental desde el final de la SGM).

Por ejemplo, el magnate yankee Henry Ford había afirmado en 1941 que ” Ni los Aliados ni el Eje deberían ganar la guerra. EE.UU. debe proporcionar los medios para que ambas partes sigan luchando hasta que ambos colapsen. “

El futuro presidente Harry Truman, el que ordenaría lanzar sin necesidad militar alguna las bombas atómicas contra Hiroshima y Nagasaki, también declaró en 1941 que "si Alemania gana, debemos ayudar a Rusia y si Rusia gana, debemos ayudar a Alemania, para que muera el máximo en cada lado".

El juego cínico e interesado del imperialismo norteamericano solo acabó cuando los trabajadores soviéticos pararon a Hitler en Stalingrado y comenzó su imparable avancé hasta Berlín, que indudablemente hizo manchar los pantalones a la clase capitalista norteamericana. Sólo entonces, Estados Unidos se apresuró a salvar sus intereses en Europa y propuso la invasión de Normandía, algo que llevaba tiempo solicitando Stalin y que no se hizo porque el plan era que los nazis, bien pertrechados militarmente gracias a la ayuda económica de las grandes corporaciones norteamericanas, acabaran, por fin, con la revolución soviética.

Hitler tenía cerca de 200 divisiones destinadas a la lucha contra la Unión Soviética y sólo unas 60 en el frente occidental, puesto que antes el 90% de los esfuerzos nazis se dirigían hacia Rusia.

El verdadero punto de inflexión de la guerra fue la contraofensiva soviética de 1942, culminando en la batalla de Stalingrado y más tarde en la aún más decisiva batalla de Kursk. Después de una feroz batalla que duró una semana, la resistencia alemana colapsó. Incluso Churchill, el rabioso anticomunista, tuvo que admitir que el Ejército Rojo había "desgarrado los intestinos del ejército alemán" en Stalingrado.
Número de víctimas en la SGM: la URSS y China, los que más aportaron a
la victoria de los pueblos frente al fascismo

El Ejército Rojo lanzó una amplia ofensiva a finales de diciembre de 1943 que arrastró todo a su paso. Después de liberar Ucrania, hicieron retroceder a las fuerzas alemanas a través de Europa Oriental. El hecho es que tanto Roosevelt como Churchill (por no mencionar a Hitler) habían subestimado a la Unión Soviética. Los aliados se encontraran al Ejército Rojo a las puertas de Alemania y, si no hubieran lanzado Overlord , nombre oficial de la operación cuyo nucleo fue el desembarco de Normandia, en junio de 1944, puede que se hubieran encontrado con las tropas soviéticas en el Canal de la Mancha.

Es decir, el que nos intentan vender como el día clave de la SGM, no fue más que una operación en la que los Estados Unidos e Inglaterra se vieron obligados a abrir el segundo frente en Europa, tras años de rechazo a hacerlo, para evitar que la guerra la ganaran en solitario los soviéticos. Incluso así, tras la invasión de Francia, el frente oriental siguió siendo el frente de guerra más importante en Europa, en el que los nazis concentraron por necesidad el 80% de sus tropas, y aún así los aliados, fueron derrotados en la operación Market Garden o en las Árdenas por el ya maltrechó ejército alemán, mientras el Ejército Rojo avanzaba derrotando a todas las divisiones que encontraba a su paso.

Sin embargo, cosas de la propaganda, el 6 de junio se sigue celebrando que la Segunda Guerra Mundial fue ganada en Normandía y no en Stalingrado, y que fueron los que provocaron y financiaron el conflicto mundial y el auge del fascismo, las grandes corporaciones norteamericanas y europeas y los ejércitos a su servicio, los que que realmente liberaron Europa, ¿de sí mismos?

sábado, 4 de junio de 2016

El gobernador de la colonia rumana pide más soldados a la metrópolis

Klaus Iohannis, presidente de Rumanía, elegido por el gobierno y las multinacionales norteamericanas y sostenido por Berlín, ha realizado este viernes unas sorprendentes declaraciones en las que, como un buen gobernador colonial, al servicio de la gran metrópolis, ha solicitado a sus amos que se refuerce la seguridad del país con una presencia "amplia" de militares de la OTAN en el flanco este de la Unión Europea, contra dos supuestos peligros: "Rusia" y "Oriente Medio".

Iohannis y Stoltenberg , !Vaya par de mercenarios!
Iohannis, rumano de origen alemán, que suele visitar cíclicamente Alemania y Estados Unidos, probablemente para recibir los deberes, es un firme defensor de convertir a Rumania en una especie de portaviones norteamericano, es decir, de la OTAN, en el contexto del creciente conflicto interimperialista en la zona de Oriente Medio y el entorno del Mar Negro, que son hoy día algo así como lo que fueron los Balcanes antes de la Primera Guerra Mundial.

Por otra parte, el jefe de la organización criminal OTAN, Stotelberg, ha declarado en su reciente visita en Bucarest que "vamos a consolidar nuestra presencia en Rumania", justificándo este aumento de la presencia militar extranjera en la colonia como una reacción ante "la creciente agresividad de Rusia en Ucrania"; haciéndose el olvidadizo, por supuesto, en lo que se refiere al golpe de estado fascista diseñado por Washington y Bruselas en Ucrania, en el marco de su política de restar influencia y recursos a la creciente potencia económica y militar rusa.

Los planes de Washington son enviar más de 4.000 militares de la OTAN al que llaman "frente oriental", principalmente en Rumania, pero también en Polonia, Letonia o Lituania, además de haber puesto ya en funcionamiento la antigua base soviética de Deveselu, ahora como parte del escudo antimisiles, estructura creada por Estados Unidos con el objetivo, aunque la orden sea negarlo, de amenazar con sus cohetes "humanitarios" a la Federación Rusa y a los paises díscolos de Oriente Medio, que estrechan alianzas.entre ellos para desesperación yankee y europea..

En todo caso, y más allá de las lógicas alianzas en torno a las diferentes potencias imperialistas en el contexto de los cíclicos agravamientos de los conflictos económicos y militares por el control de los recursos en el desarrollo del capitalismo en su fase avanzada, lo penoso es como el presidente rumano no tiene ni una pizca de interés patrio y obedece, como el sumiso y complaciente gobernador de la metrópolis que es, las órdenes del emperador, mientras se llena los bolsillos a costa del dinero público de los rumanos. Una actitud muy típica de los "demócratas de toda la vida" de las tiranías capitalistas, sea cual sea su bandera, donde, más allá de la aparente farsa electoral, los trabajadores, las masas, son prácticamente considerados como un cero a la izquierda, meros productores de riqueza para la élite parásita, y a los que, si es necesario, no hay problema en sacrificar como carne de cañón en el caso de que la tensión acabe transformándose en una sangrienta guerra.

jueves, 2 de junio de 2016

Olga Bancic: heroína antifascista rumana

Olga Bancic (Golda), nació un 10 de mayo de 1912 en Chişinău, entonces todavia parte del Imperio Ruso, y que poco despues, en 1917, se convertiría en capital de la República Soviética de Moldavia, experiencia corta (*) pero que marcaría su carácter revolucionario. Así, Olga Balcic fue desde muy joven comunista, y seguiría siéndolo en Francia, donde se convertiría en una heroina a la que todavía se homenajea  por su contribución en la lucha en la Resistencia Francesa contra el fascismo.

Estuvo casada con el también escritor comunista rumano, Alexandru Jar, combatiente de las Brigadas Internacionales en España contra las tropas de Hitler, Mussolini y Franco, y que luego también formaría parte de los maquis franceses.

Olga era de familia muy pobre, y a los 12 años (en 1924) fue arrestada por primera vez en la Chisinau  bajo control rumano, por participar en una huelga en la fábrica de colchones en la cual trabajaba. A pesar de su edad, fue encerrada y maltratada. Sería arrestada por lo menos diez veces por sus actividades clandestinas y a favor del movimiento obrero, hasta que se trasladara a Bucarest.

Placa en Paris en recuerdo a partisanos del Grupo
Manochian: entre ellos Olga Balcic y el español
Celestino Alfonso, teniente del Ejercito Republicano
En la capital rumana, formará parte, desde 1933, de las organizaciones obreras locales y del Partido Comunista, y se casaría con el nombrado Alexandru Jar. En la capital de Rumania vivió en la calle que llevó después su nombre, hasta 1995, aunque, como se verá, la placa que recordaba y glorificaba su lucha antifascista ya haya desaparecido.

En 1938, y tras ser detenida varias veces de nuevo, la persecución de la policia rumana hizo que se trasladara junto a su marido a España, para formar parte de las tropas voluntarias de las Brigadas Internacionales, Sin embargo, el próximo final de la Guerra hace que Olga se mantenga en París como parte de los grupos de apoyo. Allí, se destacará por formar parte de los grupos de transporte de armas al otro lado de la frontera francesa, para apoyar al ejército republicano español. Más tarde, su marido, que sí combatió los ultimos meses de la guerra en España como soldado del Ejercito Popular,  se convertirá en un líder importante de la Resistencia Francesa, creada por el Partido Comunista Francés, de la que también formaron parte tras la victoria fascista en España miles de combatientes republicanos españoles y miembros de las Brigadas Internacionales. Olga,  también fue una activa militante de los grupos partisanos.

En 1939 nace en Francia su hija, a la que llamaran Dolores, en honor a La Pasionaria, la líder comunista española Dolores Ibarruri. Olga se convertirá en una de las más activos luchadores antifascistas de la Resistencia. Uno de los miembros de este movimiento comunista, Arsene  Tchakarian, dice de ella que: “Su nombre en la clandestinidad era Pierretta, no sabiamos que se llamaba Olga, ni que era judia, ni que estaba casada con Alexandru Jar, importante responsable entonces del F.T.P.-M.O.I. (Francotiradores y Partisanos de la Mano de Obra inmigrante), ni siquiera que tenia una hija escondida en el pais. “Pierrette” tenia la responsabilidad principal de transportar armas, pero también de luchar a nuestro lado. Las mujeres que hacian el transporte de armas cumplian una mision mucho mas peligrosa que los luchaban con ellas en la mano, pues ellas no tenian como defenderse. Nuestros luchadores de la Resistencia atacaban las sedes de la Gestapo, sus comandancias, luchaban, disparaban, y despues tiraban las armas y huian. Las mujeres de confianza las recuperaban y las traian de nuevo. Era una de las mas peligrosas misiones".

Artículo de L´humanité en recuerdo de la heroina rumana
Olga transportaba armas y municiones a los partisanos de la Resistencia, repartía folletos antifascistas y, además, participó en numerosos combates  y actividades de sabotaje contra los ocupantes nazis y sus complices franceses. Al final, se integraría en el grupo de maquis de la resistencia dirigido por Manouchian. Cuando tenía tiempo, iba a visitar a su hija Dolores, que ya tenía dos años, y vivía en la casa de una familia campesina simpatizante de la Resistencia.

Si hubiera sobrevivido, habría llegado a ser con seguridad uno de los personajes politicos mas importantes de la Francia postbelica o de la Rumania Socialista. En realidad, se había convertido en la imagen de la Resistencia Francesa. Hablaba cinco idiomas y sus principios políticos eran firmes.

Las acciones represivas de la Gestapo contra el movimiento comunista se intensificaron después de que Olga Bancic y sus camaradas consiguieran acabar con la vida del general de las SS, Julius Richtter, el jefe de la Comandancia alemana para los Campos de Trabajo. En 1943, y debido a una traición, todo el grupo de Manouchian es detenido.

El proceso del grupo Manouchian tuvo lugar el 19 febrero de 1944, siendo todos condenados a muerte.  23 partisanos, (entre ellos el español "Alfonso"), fueron ejecutados en la cárcel de Mont Valerien, en las afueras de París. Olga  Bancic fue condenada a la decapitación en la guillotina, aunque finalmente es trasladada a Alemania, a Stuttgart, pues en Francia no era legal la ejecución de mujeres. El 10 de mayo de 1944, el mismo día de su nacimiento, con 32 años, es decapitada, sorprendiendo a todos a la hora de su ejecución con la misma actitud de dignidad y valentía que tuvo durante toda su vida, tras resistir los golpes y las brutales torturas sin decir nada de lo que sabia a los alemanes. Ni lloró ni pidió perdón a nadie. El único ruego que hizo al comandante de la cárcel donde murió fue que entregara una carta, que había escrito el dia anterior, a su hija, y que decia asi:

Olga con su hija Dolores
Mi pequeña hija amada, pequeña mia!
Tu mama te escribe su ultima carta, pequeña mia! Mañana a las 6, en el 10 de mayo, dejaré de existir. Amor mio, no llores, porque tu mama no ha llorado tampoco. Muero con la consciencia firme y con todo el convencimiento de que mañana tendrás una vida y un futuro mas feliz del que tuvo tu madre. No debes sufrir. Ten orgullo de tu madre, pequeña mia, cariño. Tengo siempre frente a mis ojos tu imagen. Creo que verás pronto a tu padre, y tengo esperanza de que él tendrá un futuro diferente al mio. Dile que pensé siempre en él como en ti. Os amo con todas mis fuerzas. Los dos me sois muy queridos. Mi querida hija, tu padre, es para ti, tambien una madre. Te ama mucho. No vas a sentir mi ausencia. Mi querida hija, termino la carta con la esperanza de que vas a ser feliz toda la vida con tu padre, con todo el mundo. Te beso con todo mi corazón, mucho, mucho, mucho.
Adios mi amor.
Tu mama, Olga
".

En Francia, en el muro del edificio de la 19, Rue au Maire, 3ème, París, existe una placa en recuerdo de los miembros del FTP/MOI, entre los que aparece el nombre de Olga Bancic. En Rumanía existió desde los años 50 una placa en la calle donde Olga y su marido vivieron en Bucarest, y que llevó su nombre hasta 1995. En la placa escribía lo siguiente:

"Olga Bancic, 10 de mayo 1912-10 de mayo 1944. Luchadora antifascista de Rumania decapitada por los nazis en Stuttgart. Su vida, su lucha y su muerte heroica empujá hoy el trabajo del pueblo rumano por el camino dle progreso".

Tras el asesinato del presidente de Rumania, Nicolae Ceausescu, en diciembre de 1989, tras el triunfo del golpe de estado que restauró la barbarie capitalista , los mismos herederos del fascismo contra los que Olga Bancic luchara, arrancaron la placa en su memoria de la pared donde se encontraba, destruyéndola a escondidas.

Y es que si hay algo que hiere a los fascistas (por mucha máscara democratica que se pongan),a  los que hoy gobiernan Rumania y toda Europa, es el recuerdo de aquellos que una vez les derrotaron.

Placa que recordaba en Bucarest a la luchadora antifascista Olga Bancic
Hueco que queda tras la Contrarrevolución de diciembre de 1989, perpetrada
por los mismos contra los que lucharon heroes como Olga

sábado, 28 de mayo de 2016

Más de la mitad de los rumanos consideran mejor opción al antiguo Partido Comunista Rumano que a cualquiera de los actuales partidos "democráticos"

Más de la mitad de los participantes en un nuevo estudio estadístico del Instituto Rumano para la Evaluación y la Estrategia (IRES) sostienen que prefieren al antiguo Partido Comunista de Rumanía frente a la pléyade de partidos neoliberales actuales, tanto los que se autodenominan de "izquierda", como el Partido Social Demócrata (PSD), como a los de derecha, como el Partido Nacional Liberal (PNL). Sin embargo, en las elecciones pocos votan a las opciones que se consideran herederas de aquel, como el Partido Socialista de Rumania (PSR), antiguo Partido Alianza Socialista (PAS), o a los diferentes pequeños grupos comunistas que intentan reorganizar el partido.

Según la citada encuesta, realizada con el motivo de la celebración de unas nuevas elecciones parlamentarias a finales de este año,  9 de cada 10 rumanos declara que tiene poca o muy poca confianza en las formaciones políticas capitalistas, y 6 de cada diez afirman que el Comunista era mejor partido que los actuales. 

Estos últimos, los partidos actuales, son asociados casi en el 100% de los casos con valores negativos, con términos como "ladrones", "robo", "estafa" o "corrupción". Se trata, pues, de algo lógico, siendo todos estos valores los fomentados por el sistema capitalista e inevitables en un régimen de libre mercado y del "sálvese quién pueda" como primer mandamiento.

En cuanto a la valoración de la Unión Europea y las "políticas pro-occidentales", 6 de cada 10 rumanos creen que los partidos políticos deben hacer una política "nacional", mientras 3 de cada 10 prefieren una política "pro-occidental", lo que muestra el aumento del desencanto con las cada vez más dañinas políticas ordenadas por Bruselas contra los trabajadores rumanos.

En cuanto a los objetivos concretos que han de perseguir esos partidos políticos gana por goleada la opcíon "Puestos de trabajo" (51%), seguida de "Infraestructuras" (18%).

Por otro lado, el 41% de los encuestados dice estar dispuesto a votar a un nuevo partido que apareciera en la escena política, por la necesidad de renovar el ambiente político de Rumania.

En cuanto a los partidos consagrados, la mayoría de los preguntados (un 35%) considera que el Partido Social Democrata (PSD) es el que mejor representa los partidos populares, mientras que un 31% cree que el Partido Nacional Liberal (PNL) tiene una orientación proeuropea, auqnue solo un 17% cree que es el mejor partido para los intereses de los rumanos, lo que muestra, como ya hemos señalado, la creciente desconfianza de los rumanos hacia la Unión Europea.

Como se puede apreciar, el pueblo rumano está muy desorientado. Por un lado, echa de menos, lógicamente, al Partido Comunista y lo considera mejor que a todas las mafias políticas actuales, nacidas de la barbarie capitalista, pero por otro no votan ni apoyan, ni siquiera conocen (quizás porque los medios de propaganda se encargan de ocultarlos convenientemente) a los partidos que se declaran herederos del PCR. Además, mientras tanto, elección tras elección, siguen apoyando a las opciones pro-europeas y neoliberales que aceptan la sumisión colonial a EE.UU. y la U.E., además de defender los intereses exclusivos del gran capital local e internacional (tanto PSD como PNL, al igual que todos los partidos parlamentarios lo hacen) mientras reconocen, por otro lado, que estos partidos que votan no les gustan y que debe gobernar uno que defienda los intereses "nacionales". 

No obstante, la paticipación en las últimas elecciones legislativas de 2012 fue bastante pírrica, superando por poco el 41 %., lo que muestra el creciente desinteres por la farsa democrática de la burguesía, a la vez que su arrepentimiento por todo lo que se dejaron arrebatar tras el golpe de estado de 1989.

No hay que olvidar, por otro lado, que estos síntomas, cansancio ante la estafa de la democracia burguesa más el convencimiento creciente de la necesidad de realizar políticas "nacionales", sin concretar qué clase social, son fácilmente manipulables por la burguesía  y son un buen caldo de cultivo para movimientos fascistas que, aprovechando el descontento de la clase trabajadora, acaben defendiendo esos intereses "patrios", pero exclusivamente los de una minoria. Esto es algo que sabe bien el régimen mafiosocapitalista y de lo que ha dado muestras en diferentes ocasiones a lo largo de la historia. La situación solo puede ser enfrentada con éxito con la organización de la clase obrera consciente, conocedora de lo que es y de su poder; la clase trabajadora rumana tiene, además, su propio pasado como ejemplo de las victorias alcanzadas (aunque es necesario que no olvide tampoco las semillas de la derrota culminada con el golpe de diciembre de 1989).

En definitiva, sin la organización de la clase obrera en un partido de vanguardia que defienda sus intereses y tenga claro el objetivo a alcanzar, la toma del poder y la instauración de la dictadura del proletariado hasta la erradicación total de la burguesia para acabar con todo tipo de explotación, y, de otra parte, con la atomización, desmovilización y, a la par, el creciente descontento social de los trabajadores, es más que posible que se siga perpetuando, simplemente, la dominación del capital sobre el trabajo, del parásito sobre el productor, es decir, de la sanguinaria Jano capitalista con cualquiera de sus rostros:, la democracia burguesa o el fascismo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...