domingo, 3 de abril de 2016

La versión oficial sobre Katyn (el guión de Goebbles) desmontada de nuevo por Grover Furr

El caso Katyn fue uno de los que a más esfuerzo de manipulacion dedicó el aparato de propaganda nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Entonces, tanto los ingleses como los norteamericanos, y el resto de los aliados, estaban convencidos de que los verdaderos asesinos de los oficiales polacos en Katyn fueron los soldados alemanes tras atacar a la URSS, después de la retirada del Ejército Rojo de los campos de prisioneros polacos en el territorio de la línea fronteriza marcada tras el final de la Primera Guerra Mundial entre Rusia y Polonia, conocida como la línea Curzon, por ser Lord Curzon el hombre de estado británico que la propuso. Durante la Guerra Civil Rusa, en realidad una agresión de 14 estados capitalistas contra la recién nacida Unión Soviética, esta perdió parte del territorio al este de esta línea (incluyendo parte del oeste de Bielorrusia y de Ucrania).

Caricatura de Goebbles, el creador de la versión oficial de Katyn
Sin embargo, y tras la incontestable victoria del Ejército Rojo en la SGM, con la toma de Berlín, los que fueron considerados también como vencedores, los aliados de la Unión Soviética que no pudieron avanzar tan rápidamente como los obreros soviéticos a pesar de que los soldados nazis les hicieron, utilizando el simil deportivo, el pasillo, no dudaron en tomar el testigo de sus supuestos enemigos militares pero hermanos ideológicos, los nazis, y además de salvar a miles de estos de la cárcel para que pasaran a trabajar en el nuevo imperio, el que podemos llamar IV Reich, se sumaron a las técnicas de propaganda de Goebbles y continuaron defendiendo sus mentiras con el fin de desprestigiar a la, ahora ya por todo el mundo reconocida como tal, poderosa Unión Soviética.

Desde entonces, las fosas comunes de Katyn pasaron de ser el principal objetivo de manipulación de los nazis a estar en el centro de la manipulación de los medios de propaganda capitalistas, y los aliados de repente asumieron la opinión defendida por Hitler y Goebbles, hasta entonces aislados, con respecto al fusilameinto de los oficiales polacos: en un dos por tres, los asesinos pasaron a ser los soviéticos. Y todo esto, faltaría más, a pesar de los miles de testimonios de campesinos de la zona, a pesar de encontrarse entre los restos de los esqueletos de la famosa fosa postales con fecha posterior a la de la invasión nazi, y, todavía mas iluistrativo, incluso habiendo leido en el diario del propio Goebbles que las acusaciones contra los sovieticos eran creacion de la propaganda nazi.

Los fascistas polacos, cuyo objetivo era recuperar el territorio que, según ellos, habían perdido tras el final de la Primera Guerra Mundial, al otro lado de la línea Curzon, fueron los principales interesados en acusar a la URSS, incluso en tiempos de la propia contienda militar, la Segunda Guerra Mundial, cuando el presidente en el exilio, Sikorski, insistía en querer divulgar la propaganda alemana, hasta provocar la ruptura de relaciones con Moscú. Esta fue la causa del comentario de Goebbles en su diario, en el que se felicitaba por haber causado ese conflicto dentro de las filas "aliadas":

Esta ruptura supone en un ciento por ciento una victoria de la propaganda alemana y especialmente para mí personalmente… hemos sido capaces de convertir el incidente de Katyn en una importante cuestión política.”

Mientras el propio jefe de propaganda nazi reconocía que Katyn era producto de una campaña diseñada por él mismo, la prensa occidental condenaba a Sikorski por su intransigencia. Por ejemplo, el diario The Times del 28 de abril escribió: “Es sorprendente y lamentable que los que tenían muy buenas razones para comprender la perfidia y la ingenuidad que había en la maquinaria de propaganda de Goebbels, hayan caído ellos mismos en la trampa que había creado. Era difícil que los polacos hubiesen olvidado el volumen de propaganda que se difundió ampliamente durante el primer invierno de la guerra y que describía con todo lujo de detalles unas evidencias circunstanciales, incluyendo una fotografía, que mostraban unas supuestas atrocidades polacas contra los pacíficos habitantes alemanes de Polonia.”

El sentido común y la verdad histórica dejaron de tener valor alguno también en los países occidentales capitalistas tras el final de la guerra.

Soldados capitalistas nazis ejecutando prisioneros
Con la caida de la Union Sovietica la cosa fue mucho mas fácil. De repente, Gorbachov, Yeltsin, y toda la ralea de traidores que ha dirigido Rusia en los últimos años, vendiendo al pueblo soviético entregando sus riquezas a manos de mafiosos, los archivos del KGB se abrieron y comenzaron a aparecer las supuestas pruebas definitivas e incuestionables sobre todos los crímenes de los comunistas. Asi, se supone demostrado que hasta el propio Stalin mandó una nota manuscrita a Beria apoyando su idea de quitarse de encima a todos los oficiales polacos sin juicio (eso que muchos de los que acabaron en la tumba lo hicieron con postales en sus bolsillos posteriores a la retirada del Ejército Rojo del territorio). Sin embargo, la evidencia de las mentiras ha ido demostrándose por historiadores como Furr, Sousa o Harpal Brar, aunque esto no haya sido dado a conocer, por supuesto, por los medios de propaganda de los Goebbles de hoy. Los datos, empezando por el propio reconocimiento del jefe de propaganda nazi, demuestran que se trata de una mentira. Sin embargo, el último presidente de la URSS, Mijail Gorbachov, sin estudiar ni uno solo de los documentos del archivo histórico, pidió disculpas a Polonia por el fusilamiento de los polacos. Lo mismo hizo Yeltsin y, por supuesto, su heredero político, V. Putin, que no solo se disculpó, sino que transmitió una serie de documentos al gobierno de Polonia para demostrar los hechos inventados por Goebbles.

Resulta ahora que han aparecido los cuerpos de 4 oficiales polacos supuestamente fusilados en 1940 y enterrados en la fosa de Katyn por los soviéticos (aunque en el momento de su fusilamiento fuera territorio ocupado por Alemania), y lo han hecho, curiosamente, en otra fosa, esta claramente con cuerpos ejecutados por los nazis, de 1941, en Ucrania, a más de 700 km de Katyn . Entre 2011 y 2012, un equipo de arqueólogos polacos y ucranianos excavó parcialmente en una fosa común situada en la ciudad ucraniana de Volodymyr-Volynski. Los casquillos de bala encontrados demuestran que las ejecuciones tuvieron lugar después de 1941. También se encontraron las insignias de dos policías polacos que hasta el momento se pensaba que habían sido asesinados a cientos de kilómetros por los soviéticos en abril o mayo de 1940. Estos descubrimientos demuestran, todavia mas, la falsedad de la versión “oficial” de los hechos que pasaron a la historia como la Masacre de Katyn (cuyo guión fue escrito por Joseph Goebbles y asumido por las potencias capitalistas desde los años 50).

El historiador Grover furr acaba de publicar un librito en francés sobre el tema, publicado por la editorial marxista Delga, Le massacre de Katyn - Une réfutation de la version "officielle" ? todavía sin traducir al español (existe una versión en español con extractos de un articulo del autor de 2013), y ha difundido los nuevos descubrimientos, ocultados, cómo no, por la propaganda capitalista, en varios artículos que explican como la versión oficial (la nazi) de la "Masacre" de Katyn" que es, curiosamente, también la del propio gobierno y presidencia rusa actual, ha sido otra vez desmentida por nuevos datos igualmente concluyentes.

Como es habitual, por muy concluyentes que sean (ya desde el principio las pruebas demostraban contundentemente que los asesinos de los oficiales polacos fueron soldados nazis), prima el interés político, por lo que ni los medios de propaganda de los paises occidentales ni los de la Rusia capitalista van a tener en cuenta prueba alguna y van a seguir criminalizando a los soviéticos pues, en conclusión, todos ellos comparten sistema económico y un enemigo común: el comunismo y la clase trabajadora organizada y en lucha por su emancipación.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por el artículo y los correspondientes textos de los links. Algunos merece la pena difundirlos, y así lo haré en un círculo de discusión de textos marxistas.

Sólo un pero... los acentos. Saludos.

Anónimo dijo...

Mucho se habla de Katyn, pero no se dice nada de los 90.000 soldados soviéticos muertos (32.000 asesinados como reconoce la propia Polonia) de hambre, frio, enfermedades y maltratos, a manos de los polacos poco antes, en 1920, mientras estaban confinados. Fue en aquella inmunda guerra que Polonia empezó para conquistar territorios, aprovechando que el estado Soviético y Ejercito Rojo estaban en ciernes y muy afectado por las guerras anteriores.
Ya vemos que "inhumano" era el camarada Koba, que ni practicaba algo tan humano como la propia venganza. ¡Ay! esa católica y reaccionaria y colaboracionista Polonia, que poco antes habia invadido junto con los nazis a Checoslovaquía. Saludos Rojos.

Rafael P.S. dijo...


Magnífico post. Otro para mis archivos. Gracias por compartir.

En cuanto al Anónimo que habla de acentos, podría él mismo o ella misma actualizar sus conocimientos de ortografía eliminando la tilde de la palabra "Sólo", pues ya llevamos unos años con una ortografía castellana reformada que, al parecer, algunos/as aún desconocen.

¡Salud!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...