lunes, 24 de diciembre de 2012

Los perdedores de la "Revolución de 1989": los trabajadores rumanos

"El 21 de diciembre de 1989, entre las tres de la tarde y las nueve y media de la noche estuve en la Plaza de la Universidad y no en segunda fila. A las cinco y media estuve al lado del Dalles. Junto a mí estaban varios amigos, unos de los cuales consiguieron entre tanto cédulas de disidentes. No voy a dar nombres, algunos de ellos están ahora en Occidente, y si el oficial local de la Seguridad se enterara de que antes de 1989 fueron amigos de Zbăganu, serían traídos al país. Se dice que los acontecimientos de diciembre habrían tenido un sentido anticomunista. Es una mentira grosera. Nadie gritó en diciembre de 1989: queremos capitalismo, queremos pobreza, queremos desempleo, queremos ser despreciados. Es más, el 23 de diciembre, en la fachada de la fábrica de Mecánica Fina (en la noche del 21 al 22, la primera columna de trabajadores salió de allí) ponía: “La fábrica es nuestra”, y no “queremos que nos privaticen la fábrica”. Lo trágico es que los trabajadores, al no tener un partido que los represente, han luchado hasta ahora bajo otras banderas. Ahora este partido existe, y ellos lo van a descubrir" ( Virgil Zbaganu, "El siglo XXI será comunista o no será").

Virgil Zbaganu
En esas palabras Virgil Zbaganu, que sería asesinado por las fuerzas de seguridad rumanas poco después de iniciar su campaña para revitalizar al Partido Comunista Rumano en 1990, desvela la verdad de la contrarrevolución perpetrada por la elite del propio PCR y los servicios de inteligencia extranjeros contra el pueblo rumano.

Entonces, al contrario de lo que dice la propaganda de los triunfadores tras el golpe de estado, y como señala Virgil Zbaganu,  los trabajadores que salieron a la calle a manifestarse no lo hicieron contra el gobierno comunista, sino contra las previsibles consecuencias de la reinstauración del capitalismo, que dos décadas después han provocado un verdadero desastre en Rumania.

Los trabajadores rumanos no querian que se privatizaran o cerraran sus fábricas (controladas entonces por ellos mismos a través de los sindicatos y las asambleas obreras), y salieron en manifestación para evitar que la creciente elite que se habia ido creando en los últimos años del Socialismo, tras el abandono de la lucha de clases, diera el golpe de estado que al final perpetraron para romper los limites a su enriquecimiento personal y a sus privilegios que el sistema comunista imponia.

Y aquellos trabajadores, entre los que estaba presente Zbaganu, sabian bien cual era el peligro de que se terminara el sistema que ellos mismos construyeron, a pesar de los defectos que la burocratización del partido y la cada vez mas profunda ruptura entre el pueblo y este, provocaron. De hecho, poco mas de dos décadas despues, en 2012, se han destruido mas de cuatro millones de puestos de trabajo, de los mas de 8 que existian en el momento del puch de diciembre del 89, y se han privatizado o destruido, vendidas como hierro viejo, el 90% de la industria nacional, mientras los campos, entonces labrados e industrializados a traves de las cooperativas de producción, han ido quedándose, salvo los que pasron a manos de los nuevos terratenientes, baldios.

El caso de Bucarest es clarificador. Se trataba ya entonces del principal centro economico del pais, aunque en epoca Socialista cada ciudad tenia su gran complejo industrial y las cooperativas agricolas daban trabajo a todo el mundo en edad de hacerlo.

En diciembre de 1989 funcionaban en la capital de Rumania 47 grandes plataformas industriales, las principales eran:

I. Plataforma industrial 23 august, que incluía las fábricas 23 august; Republica; Complejo de Maquinaria pesada y Agregados Bucuresti  (IMUAB); Complejo de Cables y Materiales Electroaislantes (ICME), Fabrica de Materiales de Construcción Granitul, Textil Rumana de Algondon, Empresa Optica Rumana (IOR), Policolor, Empresa Electroaparatos. 

II. Plataforma industrial IMGB: Empresa de Maquinaria Pesada Bucuresti (IMGB), una sección de la Fabrica Vulcan, y la Central Electrica Termica.

III. Plataforma industrial Pipera: Empresa Electronica, Empresa Cinescoape; Empresa Conect; Microelectronica; Fabrica de Ordenadores,  Fabrica de Elementos para la Automatización (FEA); Automatica; IPRS Băneasa; Instituto de Investigación para la Industria Electrotecnica, Instituto de Investigación Electrónica, Combinado de Tratamiento de la Madera Pipera (CPL).

IV. PlatAforma industrial Militari: Fabrica de baños, radiadores, elementos y armaduras sanitarias (IREMOAS), fabrica de materiales de construcción (BCD), CESAROM; Turbomecanica; Central electrica Termica (CET Vest).

V. Plataforma industrial Băneasa-Otopeni: Fabrica de Avioanes Bucureşti-Băneasa; Fabrica de piezas  torneadas y forjadas para la aviación, Fabrica de aparatos de medida y control, Laromet. 

VI. Otras fábricas de Bucarest: Llama Roja ; Estrella Roja,; Electrotecnica; Fabrica de Maquinaria Electrica Bucuresti (IMEB),  Electromagnetica; Vulcan; Timpuri Noi; Textil 7 Noviembre-Dudeşti; Fabrica Textilă Flacara; Adesgo; Tecnica Medica; Fabrica de calzado Carmen; Fabrica Quimica Rumana; Talleres 9 de Mayo; Fabrica Semănătoarea.

Empezando desde  1990/1991 la palabra clave de la economia rumana fue "privatizacion" (precisamente aquello que los trabajadores rumanos pedian que no se llevara a cabo en la Navidad de 1989). La privatización de las fabricas se alterno con el cierre definitivo de muchas de ellas. Muchos nuevos propietarios las compraron a un precio ridiculo para venderlas como hierro viejo y chatarra.  

El proceso se ha llevado a cabo en todo el pais, destruyéndose, como hemos dicho, la mitad de los puestos de trabajo existentes en Rumania en 1989, y obligando a muchos rumanos a huir de su propio pais para poder tener un trabajo (algo que sonaba a imposible en la Rumania Socialista, el desempleo y la emigración por motivos economicos). Igualmente, de aquella Rumania de finales de los 90 que habia rozado la total autosuficiencia, tras pagar toda la deuda externa asumida con el FMI al principio de la jefatura de estado de Ceausescu y que rapidamente se demostro un error garrafal del que habia que liberarse rapidamente, y haberse construido un tejido industrial capaz de autoabastecer al pueblo rumano de todo lo necesario, el capitalismo convirtio el pais en una colonia de los mercados occidentales y del resto de potencias capitalistas, en el que practicamente todo se importa y muy poco se exporta. Es decir, ha sido durante estas dos ultimas decadas un mercado para la venta de los productos de otros.
Volvamos a Bucarest ¿Qué es lo que queda hoy de las fabricas y plataformas industriales existentes en 1989? 

En la capital todavia existen 13 unidades de aquellas citadas, muy reducidas en todos los casos en su capacidad de producción. 
  1. Textil rumana, hoy a 1/3 de su capacidad, y en conversaciones para su cierre total y demolición.
  2. Policolor, funcionando solo dos de sus secciones. El resto fueron desmontadas y llevadas a Bulgaria.
  3. Central electrica Termica CET-Sud, trabajando a un 40% de capacidad.
  4. Combinado de tratado del a madera Pipera; bajo el 30% de su producción en 1989; de 3.400 trabajadores quedan 600.
  5. IREMOAS, privatizada por pedazos; de 2.800 quedan 480 asalariados.
  6. Fabrica de materiales de construcción (BCO), 40% de su capacidad, de 1.600, hoy 420 asalariados.
  7. CESAROM, 30% del volumen de producción de 1989, de 2.600 a 530 asalariados.
  8. Central electrica Termica (CET Vest); 45% de la produccion de 1989, de 2.300 a cerca de 1.100 trabajadores.
  9. Fabrica de aparatos de medida y control, de 800 a 400 trabajadores.
  10. Laromet, de 1.300 a 450 asalariados.
  11. Electromagnetica, funciona solo una sección; de 1.700 a 90 trabajadores.
  12. Adesgo, funciona solo una sección  (producia medias, y lenceria, hoy se importan). 
  13. Semănătoarea, produce ahora pequeño utilaje agricola; de 2.800 a 400 trabajadores.
Otro de los motivos del cierre y destrucción de combinados y plataformas industriales fue el acaparamiento de los terrenos sobre las que estas se ubicaban. Mientras se destruian trabajos y capacidad productiva se hacian inversiones inmobiliaras en terrenos que, ubicados en entornos donde los suministros estaban ya facilitados, suponian una segura mutiplicacion de beneficios que irian a parar a los bolsillos de los mismos que dieron el golpe de estado de 1989 y dirigieron el proceso de transición economica.

Pensionistas rumanos esperando la ayuda alimentaria (2012)
En resumen, la capacidad industrial de Rumania hoy, comparada con la de 1989, no llega ni a un 20%, y esta está en su mayoria en manos de inversores multinacionales. A esto hay que añadirle que el sistema bancario esta controlado en proporcion del 90% por bancos extranjeros (aun queda en manos del estado la Banca CEC, que ha intentado privatizar aunque de momento no ha tenido ofertas sustanciosas), que la deuda asumida ante el FMI y otros organismos, y que fue devuelta del todo en 1989, no deja de multiplicarse, la antaño rica agricultura rumana no cubre hoy las necesidades basicas de los ciudadanos rumanos, y la continuación del proceso de privatizaciones de las pocas empresas que son hoy propiedad del estado rumano: CFR Marfă, Oltchim, Hidroelectrica, ELCEN Bucureşti, y las compañias energéticas Oltenia y Hunedoara;

Como se ve, los trabajadores rumanos, cuyas protestas han sido manipuladas por los medios de propaganda capitalistas haciendoles participes de lo que interesadamente se llamó "Revolucíon Rumana de 1989", pero que en realidad no fue mas que una Contrarrevolución dirigida por las elites internas y las grandes multinacionales extranjeras, tenian mucha razon cuando mostraban su miedo a que se privatizaran sus fabricas (subrayando el pronombre posesivo porque realmente entonces eran suyas).

Tenía toda la razón tambíen Zbaganu en las palabras que abren esta entrada cuando afirmaba que esa lucha desorientada y bajo otras banderas llevada a cabo por los trabajadores no les llevaría a ningún sitio, puesto que la unica bandera que puede dirigir a la clase obrera en su lucha por recuperar el poder, hacia la victoria frente a las elites y la clase parásita que sobrevive y multiplica sus privilegios gracias a la explotación del trabajo ajeno, es la bandera roja, la comunista.

Los perdedores y tremendamente perjudicados por aquella restauración del capitalismo tras aquel golpe de estado que culminó con el fusilamiento sumarísimo de Nicolae Ceausescu y su esposa, el dia de Navidad de 1989, fueron los trabajadores rumanos (que han sufrido sus consecuencias terribles durante estas dos últimas décadas).

De aquellos vientos que ya atisbaban los obreros rumanos en los momentos previos de la contrarrevolución  y que describe Zbaganu en sus palabras, Rumanía ha sufrido durante 23 años las tempestades de la barbarie capitalista.

Los datos de la industria de la capital rumana entre 1990 y la actualidad son de la Revista Clipa
La cita de Virgil Zbaganu es de su libro "El siglo XXI será comunista o no será"
Sobre la situación social en la Rumania actual: Evolucion de asalariados y pensionistas desde 1990: panorama del desastre capitalista en Rumania
Sobre el salario de los trabajadores rumanos en 2012:  El 54% de los trabajadores rumanos en 2012 sobrevive con menos de 300 euros al mes
Lista de las grandes industrias rumanas en 1989: Listado

6 comentarios:

Bibliotecaru dijo...

Crăciun Fericit!

Jose Luis Forneo dijo...

Cracium fericit la fel pentru tine!

JL

Anónimo dijo...

JL

Como esta el mercado laboral a dia de hoy es decir hay poibilidades de encontrar trabajo? veo que la tasa de paro esta alli en el 7,9% upongo que el problema seran los bajos salarios, bien te digo todo esto porque quiero ir me a rumania concretamente a brasov y dejar españa no se si estas en españa o rumania pero la situacion en españa yo la caliicaria de desastre,

saludos
antonio

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Antonio,
Aqui no hay demasiado desempleo. El problema son, como bien dices, los salarios. Aunque si consigues trabajo en alguna multinacional en un puesto mediano/alto, y como el nivel de vida es mas bajo, pues tampoco estaria tan mal. El ingles es casi imprescindible o, si no, saber rumano.
Por que a Brasov?
Si vienes, avisame. Yo estoy en Bucarest.
Saludos

Anónimo dijo...

JL

gracias por responderme es una decision que llevo meditando largo tiempo entiendo y hablo rumano el ingles no tan bien, me encanta brasov he estado alli en 2 ocasiones y rumania en mi vida me impacto mucho todo lo que paso en el 89 con ceaucescu.

en fin me temia lo del tema salarial, bien si voy alli te aviso,
un saludo desde barcelona
antonio

Anónimo dijo...

Que Rumania tenia un industria muy desarollada en época comunista impuesta controlada y gestionada por la unión sovietica es verdad es decir que 80%de la producction era destinada a la exportación para cubrir las deudas de guerra impuestas a Rumania por no aver conseguido el estatuto de cobeligerante en la segunda guerra mundial-igual que a los republicanos Españoles que lucharon por la eliberacion de Francia y mas alla (recordad).De echo Francia fue el enemigo numero 1 en contra de Rumania porque ttiene deuda asta hoy en dia a la corte real de Hohenzoller Rey de Rumania Carol II ijo de CarolI,y de este modo los Reyes de Rumania no pudieron regresar tras la guerra reclamando sus derechos.Asi que si los trabajadores Rumanos se Quejan hoy porque no tienen el mismos derechos como antes que recuerden cuanto trabajavan ,cuanto cobravan y como vivian(eran unos esclavos de un régimen comunista pero en realidad eran unos prisonieros de guerra en una PRISION LLAmada Rumania-Hungría-Cheosklovakia-Bulgaria-Ucrania-Afganistán Tadjikistan-Azerbaidjan..... cada uno residente de su propia cárcel según su ciudadanía-esta gran prisión bajo el régimen soviético era aprobada por USA,y todos los países que hoy en dia cantan sobre libertades,cuando en realidad el único interés que tienen es puramente económico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...