lunes, 19 de septiembre de 2016

El heroico pueblo español une fuerzas para acabar con Franco (artículo en Scanteia 13 de abril de 1945)

Rondando por los anticuarios de Bucarest hemos encontrado un ejemplar del diario Scanteia, órgano oficial del Partido Comunista de Rumanía, del 13 de abril de 1945, a punto ya de la victoria final del Ejército Rojo y los comunistas frente al fascismo en la Segunda Guerra Mundial, en el cual Mihai Florescu, brigadista internacional rumano que tendría después un importante papel en el partido y el gobierno de Rumania, escribía un artículo sobre la España franquista.

Mihai Florescu habia estado hasta hacía pocos años luchando en España como miembro de las Brigadas Internacionales y, como hemos dicho, sería después un importante miembro del Partido Comunista ( miembro de la Gran Asamblea Nacional desde 1946 y mas tarde Ministro de la Industria Química, 1952-1957, y Ministro de la Industria del Petróleo, 1957-1965).

El artículo, en las páginas 1 y 4 del diario, se titula "El heróico pueblo español une fuerzas para terminar con Franco", y está escrito pocos meses antes de terminar la Segunda Guerra Mundial, cuando el Ejercito Rojo estaba acercándose a Berlín y el final del fascismo parecía muy cerca. La euforia de todos los antifascistas del mundo hacia pensar, inocentemente, que la derrota de Hitler y Mussolini arrastraría con ellos los restos de fascismo en toda Europa, sin tener en cuenta que los propios aliados, que luchaban arrastrados por las circunstancias al lado de la URSS y de los partisanos comunistas de todo el continente, llevaban consigo el mismo germen que habia dado lugar al monstruo.

Así, y aunque habia quedado claro antes de la SGM que Inglaterra y Francia habian permitido conscientemente a los a los nazis hacer y deshacer por toda Europa, y especialmente se trataba de debilitar al verdadero enemigo, la URSS y, en el fondo, a los trabajadores (de eso se trataba el famoso Pacto de Munich de 1934), todavia se pensaba que la guerra iba a significar realmente el final del fascismo.

De hecho el propio Florescu fue protagonista en primera persona en la Guerra Civil Española de como las potencias capitalistas, autodenominadas "democráticas", dejaban que las tropas fascistas de Alemania, Italia y del general Franco acabaran con la democracia en España e instauraran un nuevo régimen dictatorial, por miedo a que los trabajadores españoles fueran libres y dueños del producto de su trabajo. 

Por todo ello, Florescu, que se habia jugado la vida en los campos de batalla españoles para defender a sus hermanos trabajadores, y que amaba a los pueblos de España y odiaba fervorosamente al criminal Franco, estaba ansioso porque la victoria soviética frente al nazismo provocara que el régimen franquista fuera derrumbado con el apoyo de los vencedores de la guerra, pero a manos de los propios españoles (de hecho creía que la intervención de los ejercitos aliados no sería necesaria para acabar con Franco).

Hoy sabemos que tanto Stalin como los antifascistas europeos se fiaron demasiado de sus aliados, y que estos, nada mas terminar la guerra, se dispusieron a hacer lo posible para continuar la agresión contra la URSS, convertida tras la SGM en la gran potencia economica, militar y, sobre todo, social, que habia derrotado a Hitler, y que escondia en su seno un gran peligro para las clases parasitarias capitalistas: el empoderamiento de la clase obrera y el final del enriquecimiento de unas pocas alimañas gracias al robo del producto del trabajo y los recursos de todos.

Por eso mismo, finalmente el genocida Franco sobreviviría y su régimen criminal también, puesto que, tras la guerra, las autodenominadas potencias "democraticas" ya no tenían necesidad de luchar contra un producto de su misma ideologia, y era mucho mejor mantenerlo en el poder a pesar del propio pueblo español, en el marco de una nueva y diferente guerra, la "guerra fria", iniciada contra el comunismo y los trabajadores (de cuyo sometimiento, como bien sabian tanto Churchill, como Truman, De Gaulle o el propio Franco, dependian los privilegios e impunidad de su clase social).

En abril de 1945, todavia era fuerte la esperanza crédula en que la peste fascista se erradicaría de toda Europa tras la derrota nazi, sin que aparentemente no se supiera, o quizás no se quisiera, que en realidad ese virus criminal no solo había enfermado a Alemania, Italia o España, sino que, oculto tras las máscaras democráticas, formaba parte de la esencia misma de las potencias aliadas capitalistas. Ya lo habían avisado algunos pleclaros intelectuales, como el alemán Bertolt Brecht, que no cesó en la insistencia de recordar que el fascismo está formado por el mismo barro podrido que el resto de estados capitalistas y que aunque la serpiente fuera derrotada, la especie que pone el huevo del que nace no había sido exterminada.

Como se ha dicho más arriba, Florescu escribió este artículo en abril de 1945. Hacia apenas un año (23 de agosto de 1944) que Rumanía había dejado de ser aliada del nazismo, y que el fascista Antonescu habia sido derrocado (tras un largo juicio, seria fusilado en junio de 1946). En el gobierno rumano habia un gobierno provisional del que formaba parte el Partido Comunista, y en noviembre de 1946, un año despues del final de la guerra mundial, se celebrarian las primeras elecciones libres (con sufragio universal completo) de la historia del país, en las que el Bloque Democratico, dirigido por el Partido Comunista, arrasaría. No seria hasta el 31 de diciembre de 1948 cuando, tras la abdicación de Mihai I, se proclamaria la Republica Popular Rumana.

***

"El heróico pueblo español une fuerzas para terminar con Franco" (Mihai Florescu, Ziarul Scanteia, 13 de abril de 1945) 

Perspectivas sombrías para la dictadura terrorista de España – Las fuerzas nacionales se unen bajo la dirección de la Junta Suprema de Madrid – Se vislumbra el amanecer de una España libre. 

Una vez que se derrumbaron los ejercitos alemanes en el frente soviético, y tras el desembarco de las tropas anglo-americanas en el continente europeo, la España de Franco se transformó en la llave de maniobra del hitlerismo.


Las intenciones de Franco de camuflar sus intenciones frente a Naciones Unidas terminaron con un fracaso total.

La propuesta de Franco del otoño del año 1944 para formar un “bloque occidental” fue una maniobra hábil hitleriana para romper la unidad de la lucha contra el fascismo y crear una corriente de enemistad hacia la Unión Soviética.  Esta maniobra ha sido apartada a tiempo y la firma del pacto franco-soviético ha destrozado las esperanzas del fascismo de romper la unión de los pueblos libres de Europa. El pacto franco-soviético encierra a Alemania en una pinza, de la que no puede salir más que derrotada, mientras asegura para el futuro la paz en Europa,  agitada desde hace un siglo, sin interrupción, por las agresiones del militarismo prusiano.

Tras el fracaso del “pacto occidental”, Franco ha iniciado una campaña intentando demostrar que su gobierno no tiene nada que ver con los hitleriano-fascistas.

¿Quién estaría dispuesto a creer estas afirmaciones mentirosas? El régimen de Franco se instaló con la ayuda de las tropas enviadas por Hitler y Mussolini. La “División Condor” alemana y las “Flechas Negras” italianas constituyeron la fuerza principal de la armada franquista. 

“La división azul” y la “neutralidad” de Franco 

El gobierno de Franco se apoya en la Falange española, organización hitleriana del estilo de la Guardia de Hierro rumana.

Para luchar contra las N.U. Franco envio al frente soviético a la “División Azul”. La disolución de esta unidad en 1943 no fue mas que una maniobra, pues esta formación continuó en el frente camuflada bajo nombre alemán.

¿No fue Franco aquel que tras la derrota de Stalingrado declaró en un discurso haciendo sonar las trompetas que los rusos encontrarían frente a Berlín a un millón de españoles? Franco puede “morderse la lengua” hoy por estas declaraciones, pero quedan como testigo de sus intenciones.

En el momento del hundimiento del frente aleman de Francia una buena parte de las tropas hitlerianas pasaron los Pirineos, donde siguen estando hoy camufladas en la frontera franco-española, constituyendo un peligro permanente.

España está llena de agentes de la GESTAPO, que han infectado todas las instituciones públicas y privadas, desde donde desencadenan sus maniobras engañosas , y desde donde controlan la “lealtad” de sus siervos falangistas.


Franco y su Falange son un peligro para la tranquilidad de las dos Américas, porque de ahí salen los hilos de la discordia entre Estados Unidos y los estados del sur, a los que Hitler deseaba poner bajo su tutela a través de una maniobra racial cuyo centro era Franco, basadas en las ideas de “Madre patria” e “intereses de raza”.

Los hitlerianos capitulados se camuflan en España, y los Fritz, Hans y meter se llaman hoy Fernando, Hernandez o Pedro, para asegurarse las bases para la preparación en el futuro de una posible guerra de revancha.
Grupo de brigadistas rumanos en España

Todos estos hechos demuestran que el divorcio Franco-Hitler no es mas que una maniobra fascista. El hundimiento del hitlerismo debe arrastrar con él el hundimiento del franquismo español. 

Franco, Falange, Gil Robles y los monárquicos. 

La situación interna de España está lejos de garantizar a Franco una posición política segura.  Las fuerzas franquistas, ya desde el final de la guerra de 1939, se han fragmentado, descontentas por la política de sometimiento de Franco.

La organización reaccionaria CEDA, de Gil Robles, reconoció en 1943 que España se ha transformado pura y simplemente en una “sucursal” hitleriana.

Los monárquicos de Navarra han atacado a Franco y a Falange, abandonando su bloque para pasar a la oposición, desde donde han desencadenado una fuerte campaña antifranquista.

Franco se apoya hoy solamente en Falange Española, organización terrorista creada en 1936 según el modelo de las organizaciones hitlerianas alemanas.

Lejos de convertirse en una organización de masas, la Falange Española es una unión de aventureros y oportunistas que se apoyan en la fuerza de las armas y se aprovechan de ser la única fuerza aceptada por el estado, financiada con los fondos públicos.

Junto a ellos, Franco invadió España con las tropas marroquís y con el “tercio”  -la legión extranjera-, el único regimiento del antiguo ejército en el que tiene fe.

Es algo bastante hipócrita que la guardia personal del patriota Franco esté formada por un regimento de “moros” – marroquís. 

Junta Suprema de Madrid 

Tras la derrota de 1939, las fuerzas populares españolas, lejos de abandonar la lucha, se reorganizaron en la ilegalidad, transtormándose en un poderoso poder político.

Dos dias después de la caida de Madrid apareció el primer numero clandestino de “Mundo Obrero”, órgano del Comité Central del Partido Comunista de España.

Este no fue mas que el comienzo feliz de lo que años mas tarde será la iniciativa del PCE de concentrar a todas las fuerzas españolas enfrentadas a Franco y su Falange.

En otoño de 1943 en una Conferencia que tuvo lugar en Madrid se formó la “Junta Suprema”, que engloba a todos los partidos políticos antifranquistas, desde los monarquicos y católicos a los anarquistas y comunistas.

A la Junta Suprema de Madrid se han adherido tanto el “Partido Popular Católico” como el “Sindicato Agrícola Católico”, que al principio apoyaron a Franco  pero hoy entienden que “el caudillo” no es mas que una marioneta de Berlín.

Esta gran concentración de todas las fuerzas antifranquistas es el signo de una poderosa acción de las fuerzas populares españolas.


 Muchas veces Franco manifestó su descontento frente a este bloque en el que se encuentran algunos de sus antiguos “socios”, pero especialmente sus temidos “adversarios” de 1936, que no se han intimidado por sus medidas de represión y que no se desarmaron.

Las cárceles y los campos de concentración están repletos de republicanos, los pelotones de ejecución han continuado su actividad macabra, pero la Junta Suprema ha conseguido movilizar a las fuerzas populares contra Franco y su Falange. 

La “guerrilla” de Asturias, Extremadura y Andalucía 

El heroísmo del ejército republicano español, que resistió tres años a las fuerzas coaligadas del
El genocida Antonescu junto a su colega Adolf Hitler
fascismo internacional, se ha confirmado por lo que ha seguido a la derrota de la República.

Los grupos de “guerrilleros” están en acción incluso desde 1939 en los montes de Asturias, Extremadura y Andalucia.

Durante toda la guerra mundial, los trenes que transportaban armas por Irún hacia Francia y hacia Alemania fueron atacados por los guerrilleros españoles.

Tras el desembarco de las tropas aliadas en el continente europeo, los movimientos partisanos fueron haciéndose mas potentes y extendiéndose por todo el territorio español.

La guerrilla española trabajó en estrecha colaboración con las formaciones partisanas republicanas agrupadas en la Resistencia francesa.

Estas formaciones participaron en la liberación de los departamentos del sudoeste y centro de Francia, como también en la liberación de ciudades como París, Toulouse, Foix, Pamiers, Limoges, Rhodes, etc…

El general De Gaulle otorgó numerosas condecoraciones a los heroicos combatientes españoles.

Se ha calculado que unos 25.000 republicanos españoles participaron en la liberación de Francia, repartidos entre las fuerzas francesas del interior, la resistencia, el ejercito de la Francia libre (General Leclerc) y las tropas de Africa (Jean de lattre de Tassigny), además de los otros que llegaron con el octavo ejército inglés.

La participación de los republicanos en la liberación de Francia tuvo una enorme influencia sobre los movimientos guerrilleros de España. Hoy contra estas formaciones de combatientes Franco está movilizando sus tropas, sin éxito. 

Maniobras de distracción



Imagini pentru rumanos brigadistas en españa
Artilleros rumanos en el Frente del Jarama (1937).
En el centro, Nicolae Cristea y Valter Roman
A la vez que en el interior de España el pueblo español abre su camino hacia su libertad, desde el exterior se diseñan maniobras de distracción para solucionar la crisis española contra las aspiraciones de la mayoria de las naciones.


Detrás de estas maniobras estan los hornos del entorno de Bilbao, las riquezas mineras de mercurio de Almadén, los yacimientos de pirita de Rio Tinto, está el feudal duque de Alba y sus 60.000 hectareas de tierra en la rica región de Andalucía.

No hace mucho tiempo fue sacado a la luz un verdugo de la República de 1931, el notorio fascista Maura, al que cierta prensa presenta como el representante de los republicanos. La solución Maura se ha hundido en el vacío del olvido.

Recientemente se dejo oir también la propuesta del regreso del pretendiente al trono, Don Juan. Tienen que estar lejos de la realidad española para tener el coraje de hacer semejante propuesta.

Por último están las agitaciones de Indalecio Prieto, autor moral del desastre de Teruel y de la ruptura del frente de Aragon, que pedía una intervención externa para echar a Franco.

En contra de estos se alza la Junta Suprema de Madrid, única competente para hablar en nombre de todo el pueblo español, ejemplo de unidad y sacrificio, y la “Unión Nacional”, organización que concentra a gran parte de los republicanos españoles del exterior. 

La “Union Nacional” en el Congreso de Toulouse 

El mes de diciembre de 1944 tuvo lugar en Toulouse, Francia, el congreso de la “Junta Suprema de la Unión Nacional” con representantes de todos los partidos políticos de la República, sindicatos (UGT y CNT) y de otras organizaciones de masas.

El congreso señaló que el pueblo español no pide una intervención para lograr su libertad, disponiendo él mismo de fuerzas de combatientes capaces de acabar con Franco y sus hitlerianos.

El pueblo español que ha dado altas muestras de heroísmo va a dar que hablar de nuevo muy  pronto.

En Asturias, en Cataluña, Andalucia y Extremadura los guerrilleros son los heraldos de la cercana liberación del pueblo español.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...