viernes, 14 de agosto de 2015

Un paseo por Transnistria

No sé puede decir que no haya sido un viaje lleno de interés nuestro paseo por Transnistria, ese desconocido país que lucha desde 1992 por su autodeterminación, tras su victoria en la guerra contra la Moldavia postcomunista y Estados Unidos, en la guerra iniciada tras su declaración de independencia; el motivo de la decisión de la separación de la antigua República Socialista de Moldavia fue que, tras el final de la Unión Soviética, y la toma del poder por parte de los peores elementos de la sociedad, la burguesía, existía una amenaza evidente de que los nuevos dirigentes de Chisinau, desde un primer momento dedicados a legislar y gobernar contra los trabajadores, decidieran la unión del país con Rumania para ponerse en manos como este estado, de las potencias capitalistas occidentales.


Afortundamente, las tropas rusas establecidas en la región se pusieron de parte del pueblo Transnistria, al decidir el General soviético Lebed no aceptar las órdenes del borracho Yeltsin de no responder al ataque fascista, lo que evito que esta pequeña franja de territorio más allá del rio Niester, creado por el Poder Soviético en 1918 tras la invasión rumana de Moldavia en aquel año, aprovechándose de la Guerra Civil Rusa entre el nuevo gobierno revolucionario y los mencheviques, apoyados estos últimos por 14 potencias extranjeras, y para que serviera de refugio a todos los moldavos que huían de la anexión por parte de la fascista Gran Rumanía.

Hoy Transnistria sigue enfrentándose a pesar de su pequeño tamaño a los imperialismos que le rodean. Por una parte, resistiendo ante las presiones de la Unión Europea y Estados Unidos, en su criminal avance hacia el este, como parte de la agresión contra Rusia; por otra parte, en manos de Moscú, que aunque proteje su situación ambigua, como estado de facto dentro de otro, ni siquiera le ha reconocido como país independiente y la usa como pieza en sus juegos estratégicos en la zona. No obstante, es más que lógico que los trasnsnistrios hayan pedido, tras el golpe de estado perpetrado por la U.E. y EEUU en Ucrania, y tras el ejemplo de Crimea, la unión con la Federación Rusa, y que su aspiración sea acercarse cuanto más posible a Rusia : para ellos lo peor que podría pasarles es perder su independencia de fapto y ser arrastrados, como pasó con los rumanos y está sucediendo con los moldavos, hacia las garras de las mafias europeas.

Soldados transnistrios y rusos cruzan el puente de Bender, 1992


También hay que decir que, lamentablemente, Transnistria no es un estado soviético para nada, salvo porque, y eso hay que agradecérselo, mantiene los símbolos y el recuerdo de la antigua URSS y se siente su heredera, parte de aquel estado inimitable que nos dejó a todos huérfanos de justicia y de futuro. En Transnistria ni de lejos hay un gobierno comunista, sino todo lo contrario: como sucede también en la Federación Rusa, es el capitalismo más salvaje el que impera, gobernando con mano de hierro en el territorio a imitación de las mafias europeas y norteamericanas, pero al servicio de las mafias locales de la burguesía.

Sin embargo, por otro lado, da gusto pasear por Transnistria, ver como las estatuas de Lenin, los homenajes a los heroes soviéticos revolucionarios, como Frunze, o los restos de aquel estado de los trabajadores, celebrado en fábricas, equinas y parques, se mantienen en pie con orgullo, alegria y dignidad.

Visité tres ciudades, antes de partir hacia Odessa: Grigoriopol, Tiraspol y Bender. En las tres se sentía a cada paso que estábamos en otro mundo, donde los lazos en recuerdo de la matanza de Odessa aparecían por todos lados, donde la lengua ruso impera ante las presiones de los ucranianos y los moldavos, y en la cual el aroma de una vida ya pérdida, la de la dignidad del trabajo, los dererchos conquistados y el orgullo de la victoria contra el fascismo y el capitalismo se huele en cada esquina.

En definitiva, un viaje que ha merecido la pena y que recomiendo, a pesar de las dificultades para estar en el pais más de un día que ponen en la frontera, como producto lógico de la situación de constante alerta en la que llevan viviendo los transnistrios durante los últimos 25 años, En próximos días hablaré de la continuación de mi viaje, esta vez hacia la que fue capital de la República Transnistriana de Moldavia en 1918, y hoy célebre por haber sido el lugar donde el fascismo ucraniano cometió uno de sus más viles crímenes: la maanza de la casa de los sindicatos de Odessa.

GRIGORIOPOL:

Grigoriopol está en el centro del país, en la zona en la que comenzó la guerra a principios de los 90. Es una pequeña ciudad, principalmente agrícola, con la presencia del río Niester constante. Cerca de la ciudad cruzó la 47 División del Ejército Rojo el rio Niester, a principios del verano de 1944, convirtiendo esa posición en una de las dos cabezas de puente, junto con la de Bender, desde la que se lanzaría la segunda ofensiva contra Chisinau y Iasi, que provocaría la rendición del ejército rumano y el cambio de bando ordenado por el rey Mihai, hasta entonces aliado de Hitler.

En el lugar del cruce del rio Niester se erige un monumento en honor de los combatientes del Ejército Rojo, muchos de ellos transnistrianos,

Al norte de esta ciudad está el pequeño territorio al este del rio Niester que quedó en posesión de los moldavos tras el final de la guerra, entre Dubasari y Grigoriopol:

El rio Niester, al otro lado, República Moldova

Placa homenaje a los caidos en la Gran Guerra Patria


Lenin

Un autobús en Grigoriopol

Rio Niester, a la altura de Tuslic

Monumento en el lugar en el que la 47 División del Ejército Rojo cruzó el rio Niester, en 1944



Plaza Central de Grigoriopol
El Niester
TIRASPOL:

Tiraspol es la capital de Transnistria, junto al rio Niester. Una ciudad tranquila y limpia, donde a cada paso que das se aspira el recuerdo del gran estado de los trabajadores, la URSS. Fue uno de los principales puntos de combate de la Guerra de Transnistria, y muchos transnistrianos llevan en su solapa el lazo que recuerda a los mártires de Odessa, los 43 asesinados por el actual fascismo ucraniano con la complicidad internacional de Occidente.

En Tiraspol, al contrario que en Grigariopol, no se escucha hablar en moldavo, y la lengua principal y casi única es el ruso. La estatua de Lenin de la ciudad es espectacular, inolvidable. Muchos dicen que en esta ciudad nacio el revolucionario bolchevique Mihail Frunze,

Placa del Ministerio de Justicia

La bandera rusa siempre cerca de la de Transnistria

El Niester a su paso por Tiraspol

Tanque que participó en la victoria contra Estados Unidos y Moldavia entre finales de 1990 y julio de 1992

A los caidos en la lucha: al soldado transnistrio caido en la guerra contra Moldavia

Homenaje a los transnistrios caidos en Afganistan

Se celebraba el día de los paracaidistas soviéticos. 

Homenaje a Frunze, revolucionario bolchevique nacido en la región



Plaza Central de Tiraspol

Ayuntamiento

Algunos soldados soviéticos caídos en la Guerra de Transnistria

Lenin

Lennin

Lenin

Cuartel


Placa al Ejercito Rojo en el Parque Central
BENDER:

Bender es una ciudad especial para los transnistrios. Los combates por el control del puente que une Tiraspol con esta ciudad, sobre el rio Niester, fueron los más violentos de la guerra, y los que más víctimas provocaron. Bender es una ciudad al oeste del Niester y, como sucedió en la Gran Guerra Patria, donde fue la primera cabeza de puente soviética en el avance hacia Berlin en este lado del rio, es hoy una avanzadilla de Transnistria en Moldova.

Se trata, junto a Tiraspol, de una de las ciudades más industrializadas de Transnistria; cuando Rumania se hizo con Moldavia en 1918 y el Poder Soviético creo la República Soviética Transnistriana, esta se benefició de la enorme industrialización que tuvo lugar el la URSS desde la Revolución, mientras la Moldavia en manos de Rumania quedaron atrasadas sumidas en la sociedad feudal que representaba aquel país.

Bender, igualmente, y por todo lo anterior, es la ciudad donde se siente una mayor presencia militar, además de ser la sede del cuerpo de paz soviético, que garantiza la estabilidad en la región y, principalmente, evita que Transnistria sea arrasada por sus vecinos. A la constante amenaza occidental, actualmente los transnistrios tienen un enemigo en el este, tras el golpe de estado fascista de hace un año en Kiev. Los transnistrios apoyan totalmente a las nuevas repúblicas de Donetsk y Lugansks, y muchos participan como voluntarios en los ejércitos de estas regiones en su lucha por mantener su independencia contra Ucrania.

Lenin, en el parque central de Bender

Lenin

El general Lebed, heroe de Transnistria



Antigua fábrica soviética

Nuestra fábrica, nuestro orgullo

Memoria de la Gran Guerra Patria

Banderas rusas y transnistrias con los colores de San Jorge, simbolos de la victoria, y con los
que se forma el lazo en homenaje a los mártires de Odessa

Casa de cultura, con el lema "Victoria"

Grafitis populares


Estación de Bender

A las víctimas de la Gran Guerra Patria




Un tanque de los que participaron en la Guerra de Transnistria
Fuerzas de paz rusas en Bender
Puente de Bender. Al fondo, la fortaleza de Tighina del siglo XV.

8 comentarios:

Anónimo 44 dijo...

Saludos JL muy buen reportaje de esta zona de Europa tan desconocida. Una duda, comentas la abundancia de símbología soviética y su aceptación popular (entiendo) pero al mismo tiempo el gobierno es tan capitalista como los de sus entorno, incluso hablas de mafias... ¿no hay un partido comunista/socialista qué se sienta heredero del periodo soviético? La burguesía no intenta erradicar toda la herencia soviética? el nivel de vida es como en Rumanía por ejemplo? el paro?
qué partido gobierna?
Perdona tanta pregunta, pero es muy interesante todo lo que cuentas.
saludos

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Anonimo 44,

No te preocupes, encantado de responder a las preguntas que pueda. La situacion en Transnistria es parecida a la de Rusia, salvando las distancias. El recuerdo del comunismo esta vivo, se mantiene, y el gobierno lo fomenta, y la poblacion se siente sovietica (eran muchos los que llevaban en los coches o en la ropa simbologia sovietica). Pero se trata mas de orgullo nacionalista y de la memoria historica que de un indicio de ideollogia socialista o de algun interes por acabar con la propiedad privada o con la explotacion del hombre por el hombre.

Existe un partido comunista, el Partido Comunista de Transnistria, pero es muy pequeño, y apenas tiene presencia en su parlamento. El presidente es Yevgeny Shevchuk, del partido llamado Republica, cuyo principal punto programatico es el mantenimiento de la independencia. La oposicion mayoritaria son los de Renovacion, de centro-derecha, pero igualmente prorrusos y favorables a la independencia total.

Hay mucha emigracion en Transnistria, me comentaron que casi el 40% de los jovenes, principalmente a Rusia y a Ucrania, donde hay mas trabajo. En Transnistria pervive una importante industria, pero hay lugares sin demasiados puestos de trabajo, como en la mayoria de las zonas rurales, donde la agricultura, muchas veces de subsistencia, es el principal recurso.

Entre la emigracion y la industria, ademas de los servicios del estado, no hay mucho paro, apenas nada. Hasta hace poco, Rusia ayudaba a Transnistria financieramente, lo que permitia pagar las pensiones y los servicios publicos sin problemas, aunque (esto me lo han comentado, no se si sera o no verdad) Rusia ha cortado el grifo bastante en los ultimos años.

¿Tu crees que Putin intenta erradicar la herencia sovietica en Rusia a pesar de que es parte de la gran burguesia? Lo mismo pasa en Transnistria. El anticomunismo que se identifica con el antieslavismo y la Rusiofobia vigente en la UE y EEUU ha tenido como efecto positivo que tambien la burguesia rusa y transnistria identifiquen el anticomunismo con ese odio a los rusos, por lo que la gloria comunista pasada se mantiene viva como muestra de la victoria contra occidente, no tanto como recuerdo de la victoria de los trabajadores contra las mafias burguesas que, como es logico, no aprecian tanto y, por supuesto, llevan 25 años encargandose de arrasar.

Preguntame todo lo que quieras. No hay problema.

Saludos



https://es.wikipedia.org/wiki/Pol%C3%ADtica_de_Transnistria

Anónimo 44 dijo...

Gracias. Mersi.

Catalin dijo...

Saludos José Luis:
Te queria preguntar acerca de un tema para mí muy importate, al ser tambien emigrante en otro país y por lo tanto perteneciente a una minoría. ¿Cómo viven las minorías como la rumana en Transnistria? He leído algún artículo acerca del tratamiento abusivo que sufren ciertas instituciones rumanas,como los colegios, en Transnistria.
Un saludo.

Anónimo dijo...

No se si tenga que ver, pero me gustaria poner la nota. He aqui una de las "hazañas" del "camarada" Gorbachov: http://elpais.com/m/diario/1988/01/20/internacional/569631611_850215.html

Jose Luis Forneo dijo...

Anonimo, la economia depende de los objetivos que se tengan. Si el objetivo es enriquecer lo maximo posible a la clase dirigente, siempre habra paro, porque es necesario, tal como explico Marx cuando definio el ejercito de reserva de desempleados. En este caso, la contabilidad se medira segun el beneficio de la clase dominante y los que se han apropiado del capital y los recursos. En una sociedad socialista la cuenta se hace de otra manera, para el beneficio de todos los trabajadores. La empresa no gana solo para los bolsillos de unos, sino para los de todos, asi que el hecho de dar trabajo ya es un beneficio economico, pues ese es el objetivo de la sociedad: el bienestar de los trabajadores, no solo el de los parasitos.

En Transnistria paso algo parecido tras el golpe definitivo de Gorbachov y Yeltsin contra el estado de los trabajadores: se destruyo gran parte de la industria, se paso a medir la economia no segun el beneficio general sino por el de los inversores solamente, y se creo paro, emigracion y pobreza. La diferencia con otros paises, como Rumania o Bulgaria, antiguos paises socialistas que cayeron en manos de las mafias occidentales, en Rusia y los paises mas cercanos la industria quedo en manos de mafiosos rusos que, aunque en realidad no sea una diferencia radical, al menos el pais no se convierte en una colonia extranjera. Transnistria, sin embargo, es una especie de colonia rusa, aunque estar rodeada de colonias de la UE y de EEUU hace que Rusia le haya dado un trato privilegiado hasta ahora.
Afortunadamente, en Trannistria la huella del pasado es tan profunda que muchos siguen soñando con que vuelva, pero para eso tienen que cambiar mucho las cosas y los recursos y el capital tienen que estar en manos de todos, no solo de unos cuantos.

Saludos Rojos

Jose Luis Forneo dijo...

Catalin. Yo fui a Transnistria con un moldavo de un pueblo de la region. Alli no vi ningun tipo de represion. Los campesinos del norte, en general, hablan lo que ellos mismos llaman "moldovenesti", pero tambien hablan rusos. La policia y en la administración hablan los dos idiomas. En el sur, los rusos son mayoria, y alli el principal idioma es el ruso, pero tambien mucha gente entiende el "moldavo". Lo mismo sucede en Chisinau, en Republica Moldova. Las dos veces que he estado he visto que la convivencia entre el ruso y el rumano es normal, y que todos entienden el otro idioma aunque hablen solo uno de ellos. Los medios de propaganda tienden a crear enfrentamientos que no existen, sobre todo cuando hay intereses economicos y politicos detras. Personalmente, no he visto ningun tipo de represion en la zona y, por lo que vi, es una de esas regiones privilegiadas en la que la mayoria son bilingues.

Saludos

Fabio dijo...

Grandiosas fotos estimado camarada Forneo, esa grande e increíble República que incluso pocos comunistas conocen, espero mucho un día ir visitar Transnistria, con las fotos y su artículo tengo más ganas de ir allá aún :) :D

¡Fuerte abrazo y el orgullo y alegria de conocer Transnistria es lo mismo que tengo por ser su camarada desde 2010!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...