sábado, 19 de septiembre de 2015

Steaua: De la estrella roja a la estrella de Salomón

El Steaua de Bucarest es el equipo rumano más conocido en el mundo, después de que se convirtiera, en la final del año 1986, frente al F.C.Barcelona, en el primer equipo de fútbol campeón de Europa de un país socialista. Steaua se creó en 1947, como equipo patrocinado por el Ejército Popular Rumano, y su símbolo principal, como también el origen de su nombre, fue la estrella roja comunista.

Steaua 1952
Curiosamente, a la par de la evolución de la simbología del equipo se pueden apreciar los cambios y el desarrollo del Socialismo en Rumania e, igualmente,  lo que vino después del golpe de estado de diciembre de 1989 diseñado desde los despachos de Washington, Moscú y Bruselas pero aplicado por la frustrada élite creada en el país tras el progresivo abandono de los principios socialistas revolucionarios desde los años 60.


En primer lugar, el primer escudo de Steaua, el de 1948, fue una contundente y grandiosa estrella roja comunista, símbolo de la toma del poder de la clase trabajadora y del derrocamiento de la clase capitalista-fascista, tanto por la victoria del Ejército Soviético en la SGM y la liberación por este de toda Rumania, como gracias a la resistencia de los partisanos y militantes comunistas y antifascistas rumanos a lo largo del conflicto bélico. La creación del equipo Steaua de Bucarest (Estrella de Bucarest) y la elección de sus símbolos fueron, en aquel momento, una representación de los nuevos valores humanos y de los principios revolucionarios de la clase trabajadora expresados con la creación de la República Popular Rumana (también en 1948).

Steaua 1970. En el pecho, la estrella roja
En la imagen adjunta, se pueden ver los cambios que fue sufriendo el escudo del equipo a lo largo del desarrollo histórico del Socialismo Rumano, en paralelo a los que se produjeron en la ideología del Partido Comunista y del Estado rumano. Empezando por la transformación de la República Popular, la más alta expresión del Socialismo en la historia de Rumania, por la República Socialista de Rumania, en 1965, como producto del triunfo de una corriente  nacionalista dentro del PCR, triunfante tras la muerte de Stalin, y el abandono de principios básicos del marxismo-leninismo, como la lucha de clases -sustituida por la antimarxista sociedad sin clases y la via pacífica con el capitalismo- y la dictadura del proletariado -con la consiguiente aparición de una élite política e intelectual que, finalmente, acabó apoyando sin fisuras la reinstaruacíon del capitalismo en 1990.

Así, vemos como la inicial estrella roja, que condensa en sí misma toda la gloria y el espíritu revolucionario que guía a la clase trabajadora en su lucha por la emancipación, fue sustituyéndose por otra amarilla, para "hacer juego" con los colores azul y rojo y, así, formar los de la bandera nacional rumana, además de ir reduciéndose progresivamente su tamaño. Sin embargo, a pesar del cambio del escudo oficial, el equipo siguió luciendo durante un largo tiempo, prácticamente hasta principio de los setenta, la estrella roja en el pecho de sus jugadores, como se aprecia en la foto del equipo en 1970.
El nuevo autobús de Steaua, con la estrella de ocho puntas y la cruz cristiana
A partir del golpe fascista que reistauró el capitalismo en diciembre de 1989, el escudo de Steaua también se reforma, apareciendo en él la enorme águila del emblema nacional rumano, quedando la estrella que da el nombre al equipo reducida a su mínima expresión (era la época de ocultar el pasado, los triunfos alcanzados y las riquezas producidas por los trabajadores rumano, con el fin de saquear el presente y destruir el futuro).

Después, en 2003 se volvió a recuperar la estrella que diera tanta gloria al equipo y al país (aunque esto segundo no se tuviera en cuenta), aunque en esta ocasión de nuevo de color amarillo, por el tema de la bandera nacional. Finalmente, en 2015, cuando el propietario del club, el desequilibrado mafioso (además de ultraortodoxo) Gigi Becali perdió en los tribunales el derecho a continuar manteniendo su club el nombre y los símbolos de la vieja Steaua, que ha vuelto a manos del ejército, se cambiaron nombre y escudo, pasándose a llamar Futbol Club Steaua de Bucarest y sustituyéndose la vieja estrella roja de la libertad por, según el desquiciado propietario, la estrella de Salomón, de ocho puntas.

El primer escudo de Steaua mostrado en las gradas en la última temporada
(la A viene de "armata", ejército en rumano).
Algo que le viene al pelo a los dirigentes de la Rumanía actual, pues condensa en un solo símbolo lo que siempre fue el opio del pueblo, la religión, sea cual sea esta, con una de las más efectivas formas de control social actuales, el fútbol, para mantener a los sufridos trabajadores rumanos, después de 25 años de saqueo terrible de la riqueza construida colectivamente durante los años de Socialismo Rumano, aspirando tan solo a un paraiso celestial y resignados a ahogar sus penas con las victorias de su equipo.

No obstante, no toda esperanza está perdida, pues de vez en cuando aparecen en el estadio los antiguos símbolos rescatados, pues, aunque los medios insistan en borrar el pasado y la clase dirigente viva unos tiempos de euforia que les hace pensar en su triunfo definitivo (el famoso fin de la historia de Fukuyama sigue teniendo muchos adeptos), la clase trabajadora está llamada a volver a ser sujeto de la historia, y las condiciones objetivas, tras dos décadas y media de destrucción y desastre capitalista, son cada vez más proclives para ello.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...