domingo, 1 de noviembre de 2015

De fábrica a discoteca: reflexiones sobre el reciente incendio en Bucarest

La resonancia del incencio del club Colectiv de Bucarest ha sido internacional, pues este tipo de catástrofes lacrimógenas tiene mucho éxito entre los medios de propaganda del sistema, tendentes a vender la lágrima fácil en lugar de denunciar las causas profundas y sociales de este tipo de desastres. En el fondo, los más de 100 heridos y casi 30 fallecidos en la noche del viernes son solo una anécdota si los contextualizamos en el genocidio social sufrido por los rumanos en estos últimos 25 años, un genocidio que, al contrario que la castástrofe del azar, el castigo divino o la mala suerte, no conviene vender.

Imagen de la antigua fábrica Pionerul
El fondo del suceso, que nadie por cierto ha citado en ninguno de los artículos que he leido sobre el tema, es que, desafortunadamente, la mayoría de las fábricas de la capital rumana, como también ocurre en el resto del país, se cerraron después del golpe de estado de 1989, muchas de ellas dejándose abandonadas hasta su ruina, otras derrumbadas para construir centros comerciales u oficinas y, algunas, compradas como un chollo por empresarios capitalistas en busca de carnaza con la que enriquecerse de forma fácil ¿No es el capitalismo, no obstante, la búsqueda de la ganancia rápida a costa de lo que sea, cómo sea, caiga quien caiga?

La fábrica Pionerul fue una de las principales empresas de calzado de Bucarest durante la Rumania Socialista. Con la reinstauración del sistema del "todo vale para que algunos llenen sus bolsillos" sufrió el destino de tantas otras: se cerró, se vendió al mejor postor, y los dueños la usaron para diversas finalidades, ninguna productiva, por supuesto. Los nuevos propietarios, de una calaña que se puede imaginar,  despidieron rápidamente a los 4.000 trabajadores y alquilaron o vendieron las dependencias. La cantina se transformó en sala de conciertos ( allí se produjo la tragedia), los espacios de los departamentos de producción y la curtiduría se transformaron en salas de deporte, tiendas, depósitos, etc. Por supuesto, el edificio, cerrado durante un tiempo, no se reformó ni se protegió, pues ni las instituciones ni los nuevos propietarios privados se preocupan de estas cosas hasta que el desastre les estalla en las narices. Al fin y al cabo, las v'ictimas siempre son otros.

Lo verdaderamente sorprendente, en realidad, es que este tipo de tragedias no ocurran más habitualmente; por ejemplo, la mayoría de los locales de moda del centro de Bucarest, un lugar vendido como lugar de ocio moderno y muy "occidental" por todos los medios de propaganda, están en antiguas casas semiderruidas, abandonadas, donde se ha reformado solamente, si es que se ha hecho, el piso donde está el local, pero no los superiores que se convierten así, ni más ni menos, en una bomba de relojería en un constante tic tac, por no hablar de las cientos de antiguas fábricas semiabandonadas que están en la misma situación que la de la que aquí hablamos.

En este caso, después de una larga historia de locales de ocio cochambrosos y sin ninguna seguridad para los jóvenes que allí acudían, el Club Colectiv se había convertido en uno de los más "cool" de la ciudad. A nadie, ni a las autoridades, ni a los propietarios, ni a los periodistas, ni a los propios jóvenes que acudían allí cada noche llamados por las flautas de Hamelín del negocio del ocio y del consumismo , tan caro para la clase dominante para domesticar a las futuras generaciones de esclavos, les importaba que no hubiera salidas de emergencia o que el edificio no hubiera sido reformado desde su abandono como fábrica, para gloria del sistema.

Porque, si bien en Rumania se han destruido el 80% de sus fábricas en los últimos 25 años de saqueo, si bien 3 millones de rumanos se han visto obligados a huir de su país para poder encontrar un trabajo más o menos digno, y si bien los rumanos que se han quedado en casa tienen que sobrevivir con un salario medio de apenas 300 euros y con precios europeos (en Rumania, como colonia, ya apenas se produce nada, salvo materia prima,  y todo se importa elaborado de las multinacionales de las potencias de turno), la propaganda, arma bien cuidada por la clase dominante para que el rebaño esté tranquilo y sumiso, sigue vendiendo el ocio, el alcohol, la música, la ropa de moda y el placer inmediato como la clave de la felicidad, algo que pega muy bien con el lema del sálvese quien pueda impuesto tras el final del Socialismo y que facilita que el estado de las cosas permanezca como conviene a algunos.

En realidad, los muertos de la discoteca Colectiv son una lamentable símbolo del desastre de la Rumania sometida a la tiranía capitalista actual. No se quemó simplemente un club de conciertos o un lugar donde los jóvenes pasaban la noche olvidando su anodino destino; ardió una antigua fábrica y en sus llamas se concentraba la suerte de las miles de fábricas desaparecidas, derruidas, quemadas en los últimos 25 años; no se trata simplemente de casi 30 jóvenes víctimas de las ambiciones criminales del sistema, sino de una muestra dramática del guión que otros han escrito para el pueblo rumano.

Convertir a las víctimas del incendio de Bucarest en una excepción casual y en una consecuencia de la mala suerte (o del castigo divino, como afirman algunos delirantes fieles de la iglesia ortodoxa por, dicen, caer en el vicio y participar en una "fiesta satánica"), es una manipulación grosera y patética, pues las causas son profundas y, como ocurre en casi todos los casos, sobre todo sociales.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy atinado este artículo, camarada Forneo.

Sade

Kulbertinov dijo...

Aqui hay algo que me gustaria destacar (y que tal vez no venga al caso) y es que bloques de edificos tambien han corrido la misma suerte; solo hay que buscar imagenes -o meterse al Street View- y darse cuenta que se ven espantosos, parece que hubieran sido bombardeados o algo asi, pues estan completamente desfigurados: hay partes donde no hay ventanas, donde hay rejas enormes,donde las ventanas han sido reemplazadas por cortinas, donde hay bloques de pared superpuestos o distintos a los del resto del edificio, e incluso donde literalmente no hay pared.

Este es otro ejemplo, pero esta vez en Letonia: https://www.youtube.com/watch?v=JbcUbVFtGhw

En fin, es lo que han dejado a su paso 25 años de ''democracia''.

Greg B dijo...

Excelente comentario, camarada! Yo he traducido en inglés aquí:
http://redstaroverdonbass.blogspot.com/2015/11/factory-to-disco-reflections-on-recent.html

Rumaño dijo...

Como siempre, hay algunos que prefieren echarle las pestes a época socialista, a pesar de haber pasado casi 26 años desde su derrocamiento.... Pero da igual, pasarán 150 años y seguirán erre que erre.

(entrevista al fiscal general de Rumanía del diario El País)

P. ¿Es la corrupción en Rumania un problema histórico?

R. No podemos hablar de algo histórico, pero en una sociedad que ha estado 50 años bajo el comunismo, esta situación ha generado modificaciones en la educación cívica de todos los ciudadanos. El comunismo cambió la escala de valores sociales, ya que los valores morales y el desarrollo de una conciencia cívica no estaban en primer plano. Otro factor importante para el desarrollo [de la corrupción] ha sido el nivel de vida, muy bajo, y el deseo de muchos de enriquecerse rápidamente y por cualquier medio. En paralelo, el Estado no tenía las instituciones ni los instrumentos necesarios para controlar y combatir esta situación. Elementos que ahora, en una sociedad democrática y en la que los ciudadanos tienen además un mayor nivel de educación cívica, sí existen.

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/11/03/actualidad/1446582315_502527.html

Jose Luis Forneo dijo...

Rumañol, es sintomático que la Fiscal General del Estado sea una antigua comunista, al igual que la actual presidente. Ese es el verdadero problema, que los que estan en el poder, como los que estaban al final de la Rumania Socialista (son los mismos, en realidad) no son mas que oportunistas arrimaos al poder que solo entienden este como fuente de beneficios personales. En realidad es al contrario. Antes no habia corrupción en gran escala porque no era posible el beneficio personal a gran escala. Algunos tenian privilegios pero muy limitados por el sistema. Ahora, la corrupción no tiene limite, pues ya sabemos que el capitalismo es, en esencia, corrupcion. Un conocido rumano, medio ejecutivo el, me lo explico muy bien, porque los rumanos entienden este sistema a la perfeccion: yo creo que la corrupcion crea riqueza, me dijo el, puesto que si una persona no puede sacar mas dinero que el que dicta la ley no se esforzaria en crearla tanto como se hace si no hay limites. Por eso, termino, yo creo que la corrupcion es necesaria. Esa explicacion sirve perfectamente para el capitalismo, y la clase politica rumana, toda ella militante de alguna otra forma del Partido Comunista Rumano, la conoce muy bien. Precisamente Ponta era de los pocos que no habia sido miembro jamas del antiguo partido comunista, aunque los medios de propaganda se esforzaron mucho para que la etiqueta de "comunista", tan util para que la corrupción inherente al capitalismo continue "creando riqueza" (para algunos) siguiera siempre puesta sobre su espalda.

Jose Luis Forneo dijo...

Gracias, camarada Greg, por la traduccion. Saludos Rojos

Jose Luis Forneo dijo...

Camarada Kulbertinov, tienes toda la razon. El abandono institucional, la desaparicion del estado y el caos generado de insoportable insolidaridad individualista hizo que los bloques de pisos parecieran mas los de una ciudad tras un bombardeo que otra cosa. Ahora estan rehabilitando algunos ¿quien lo hace? Empresas de amigos o familiares de alcaldes o parlamentarios ¿como lo hacen? Rapidamente y con materiales de mierda para no gastar mucho y multiplicar el beneficio. El capitalismo es corrupcion, y es muerte, como en el caso de Colectiv y tantos otros.

Saludos Rojos

Anónimo dijo...

El sistema que habia antes nos dejo muchas cosas buenas, es decir la reconstruccion de un pais entero
pero...
tambien nos dejo la costumbre del la corrupcion, y aqui hay muchos aspectos
1. los 'comunistas' que antes estaban en la segunda fila, se quedaron al mando y dieron un paso al frente siendo ahora los de la primera fila
2. los dirigentes(mirese punto 1) crean leyes que para la gente normal seria muy dificil respetar(no hablo de leyes normales como conducir sin carne etc) asi que la gente tiene que buscar una solucion, es decir corrupcion
3. esto va de arriba para bajo, es una mafia los que estan aii arriba cobran de los que estan un escalon mas abajo y esto del primero hasta el ultimo, el ultimo cobrando de quien??? pues si del pueblo
4. les permiten hacer estas cosas hasta los funcionarios para que todos digan - todo el mundo lo hace - y segundo para ganar votos de los que trabajan al estado(ayuntamientos, colegios, etc)
5. y el ultimo punto sr Forneo, aunque simpatizo con el socialismo lo tengo que reconocer que esta costumbre se creo durante la era del antiguo sistema, no habia casi nada asi que tenias que hacer cualquier cosa para sobrevivir (como vive/ha vivido en nuestro pais ya sabes que hasta el pan/huevos/leche/carne estaba limitado)
6. espero que esto se arregle aunque pesonalmente no le veo solucion, ahora dicen que la union europea ha empezado este ciclo de limpieza, pero yo y ustedes ya sabemos porque, porque siendo los politicos los que controlan las cosas a veces si hay algo que las empresas extranjeras quieran comprar pues hay veces que se lo piensan 2 veces y se los quedan para ellos y esto ya sabemos que enfada a la 'union europea' y los jefes de ee uu

Un saludo y gracias

Jose Luis Forneo dijo...

Anonimo, creo que hablamos de diferentes cosas. Una cosa es la corrupcion de alto nivel, es decir, la mafia politica que se enriquece a costa del estado, y otra la pequeña corrupcion de la calle para conseguir cosas. Lamentablemente, esta segunda era habitual en la ultima epoca del socialismo, cuando los errores de Ceausescu (p.ej. endeudar el pais con el FMI) intentaron ser reparados pagando la deuda a gran velocidad... Pero la primera, la gran corrupcion, solo existia a muy pequeña escala, porque el sistema no lo permitia. La elite formada en el PCR no podia enriquecerse como deseaba, por eso apoyaron sin apenas fisuras la "revolucion" del 89 y en gran parte continuaron siendo elite. De hecho, son los mismos que hoy siguen siendo corruptos, pero ahora mucho mas felices porque pueden hacerlo casi sin limites.
En cuanto a donde llevaran estas manifestaciones, habra que esperar. Hoy Rumania no tiene soberania alguna y tendra que esperar a ver que dicen los amos, a no ser que los rumanos hayan despertado de verdad. Estaremos atentos, claro.
Saludos Rojos

RAFAEL ANTONIO dijo...

A esos que dicen que la tragedia se ha debido a un castigo divino como consecuencia del vicio, habria que decirles que si algun tipo de ideología politica ha promovido el vicio y el hedonismo consumista deshumanizante entre la juventud rumana, sera precisamente el capitalismo que campea en Rumania por sus respetos desde el año 89.....si es que son tan tontos que ellos mismos se pillan, lo que da buena idea del pauperrimo nivel intelectual de toda ésta caterva (aunque eso sí, astutos como ellos sólos para enriquecerse y de paso empobrecer a su propio pais)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...