sábado, 17 de diciembre de 2016

Análisis del Partido Comunista de Transnistria sobre las elecciones presidenciales

Los miembros del Comité Ejecutivo del Partido Comunista de Transnistria han analizado los resultados de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 11 de diciembre, el trabajo del partido durante la campaña en ciudades y regiones, así como los planes para el futuro próximo y, en particular, la preparación del próximo Congreso del partido.

Sobre las elecciones, se ha señalado que se han cometido violaciónes graves de la legislación electoral, en particular en términos de asegurar la igualdad de oportunidades entre los candidatos para hacer campaña en los medios de comunicación. La televisión comercial y varias estaciones de radio en realidad se convirtieron en un altavoz para uno de los candidatos, el que al final ganó las elecciones, apoyado por los oligarcas que controlan la principal empresa del país, el grupo Sheriff.

Los comunistas denuncian que se han producido sobornos a los votantes, tales como la entrega de asistencia material a los pensionistas por empresas bajo el control del citado grupo Sheriff. Además, parece que ha habido colegios electorales de la zona rural donde el candidato comunista, Horjan, ha conseguido 0 votos, mientras que existe un gran número de personas dispuestas a declarar que votaron al Partido Comunista.

La conclusión del CC fue que los datos publicados por la Oficina Electoral no reflejan el verdadero apoyo popular a los candidatos, siendo el resultado de las elecciones producto de la manipulación de los grupos mediáticos en manos de los aliados del hombre de Sheriff, el ganador Vadim Krasnoselsky, y del fraude directo durante la votación o en el recuento de los votos.

En general, el PCT tiene subraya su confianza en que la voluntad de los comunistas de Transnistria en la lucha por la justicia social no se interrumpa ni se vea mermada por el fraude electoral, y anunció que el próximo Congreso se realizará el 24 de diciembre en Tiraspol, capital de la RMT, donde el próximo año habrá elecciones municipales.

Los datos "oficiales" de las elecciones han sido los siguientes: el candidato Vadim Krasnoselsky obtuvo un poco más del 62% de los votos, superando al actual presidente del país, Yevgeny Shevchuk, que recibió el 27.38% de los votos. De los 415000 ciudadanos de Transnistria con derecho a voto, el 59% participó en las elecciones.

Como señala el diario ruso Gazety.Ru "la estructura, directa o indirecta, del grupo "Sheriff", fue muy activa en la lucha contra el actual presidente".

"Sheriff" es, como se ha dicho, la principal empresa transnistriana, siendo la principal productora industrial del país, el único operador de telefonía móvil, la única red de estaciones de servicio, la mayor cadena minorista y teniendo muchos otros activos en Transnistria. En cuanto a la producción de Sheriff, principal valedor del nuevo presidente, se exporta un 70-80%, principalmente a Moldavia y a países de la Unión Europea.

El holding Sheriff es propiedad de dos oligarcas de Transnistria: Viktor Gushan e Ilya Kazmaly. Sus principales activos financieros, están depositados en Alemania.

Según el periodista Paul Grigorchuk, el grupo Sheriff (es decir, sus propietarios) después de conseguir alzar como presidente a Krasnoselski en Transnistria, tienen intención de apoyar y financiar a candidatos que apoyen sus intereses también en República Moldova y en Ucrania. Gazety.ru ha publicado que el oligarca Viktor Gushan tiene sus principales negocios en Chisinau y Bucarest y es copropietario de una de las principales operadoras de telefonía movil en Ucrania.

Durante una reciente investigación periodística, se reveló que Gushan se había visto en su avión privado con el oligarca moldavo Vladimir Plahotniuc, que ha conseguido una importante influencia en el gobierno de Chisinau , y con el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko.

Antes de las elecciones, el candidato comunista, Oleg Horjan, ya había advertido de las intenciones de Krasnoselski y del Grupo Sheriff de ablandar su política hacia los paises enemigos de Trasnsnistria, en especial Ucrania y Moldavia, y de utilizar la presidencia del país para mejorar sus relaciones y extender sus negocios con la Unión Europea. El Partido Comunista de Transnistria apoyó desde las anteriores elecciones presidenciales, al actual presidente, derrotado en las celebradas el pasado domingo, por su política prorrusa y su posición firme de rechazo a toda negociación y apertura a las relaciones con la U.E. o Chisinau.

Probablemente, aunque así lo consideren los comunistas, no se trata de alejarse de Rusia, puesto que Transnistria depende para existir del apoyo de Moscú, sino, más bien, de ganar dinero de cualquier lado; es decir, de la actitud propia de todo capitalista sin escrúpulos. 

Por cierto que Vadim Karsonselsky, el nuevo presidente, nació en Rusia, trasladándose a Transnistria porque su padre fue destinado allí todavía en tiempos de la Unión Soviética. Fue elegido presidente del Soviet Supremos de Transnistria en 2015, cargo que mantuvo hasta la convocatoria a las elecciones del domingo 11 de diciembre. Lo primero que ha hecho tras su nombramiento ha sido reunirse con el presidente Putin y el Ministro de Exteriores ruso, Dimitri Rogozin, y asegurarles que las tropas rusas van a continuar en Transnistria.

Sea como fuere, los resultados de las elecciones del pasado domingo fueron los siguientes:

Vadim Krasnoselsky (Renovación), 69.8%
Yevgeny Shevchuk (Sin partido), 18.8%
Oleg Horjan (Partido Comunista) 3.3%
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...