domingo, 27 de noviembre de 2011

Espias españoles en medio de la "Revolución rumana"

Un asunto poco publicitado en España que tuvo lugar durante la llamada "Revolución Rumana de diciembre de 1989" (en realidad, un golpe de estado dirigido por los servicios secretos sovieticos y norteamericanos), es la presencia de un grupo de espias patrios, dirigidos por Juan Alberto Perote, en Bucarest ¿Qué hacían los chicos del CESID (Centro Superior de Información para la Defensa), en Rumania en medio de la vorágine "revolucionaria"?

El CESID fue creado en 1977 de forma similar a lo que sucedio con todas las instituciones de la mitificada como ejemplar "transición española a la democracia": es decir, como un lavado de cara aparente y la aplicación de un maquillaje democrático que ocultara la realidad de la continuación de un franquismo encubierto. Asi que los espias españoles no solamente serian en general los mismos que durante la dictadura (igual que sucedio con el resto de los miembros de las fuerzas de seguridad, del ejército o de la política, la empresa o la justicia), sino que seguirían actuando de manera similar a la de antes.

En diciembre de 1989 el golpe de estado contra la Rumania Socialista, que acababa de librarse de la deuda externa y de demostrar al mundo que se podia ser independiente y, ademas, una potencia industrial, no solo despertó las ambiciones de la oligarquia local e internacional, que se frotó las manos por toda la riqueza que podía saquearse tanto al pueblo rumano como al resto de paises donde se iba a reinstaurar el capitalismo. También parece que cundió el pánico por todo el material videográfico que supuestamente habían recopilado los servicios secretos de Ceausescu, comprometedores sobre políticos y empresarios de diferentes paises.

El coronel perote Juan A. Perote  se incorporó al, CESID en 1982, meses después de que, en mayo de 1981, el entonces presidente Calvo Sotelo nombrara al general Manglano jefe del servicio secreto con el encargo de impedir nuevas intentonas golpistas como la del 23 de febrero de ese año (además de para borrar las pruebas que implicaban a los servicios secretos y a altas instituciones del estado en la organización del golpe). En 1983, Perote se hizo cargo de la Agrupación Operativa del CESID, el departamento encargado de las operaciones clandestinas del centro, es decir, aquellas que se pasan por el forro la legalidad.

Resulta que Perote fue el encargado de viajar, al mando de un grupo de agentes, a Bucarest, donde acababa de ser derribada la República Socialista de Rumania. Su objetivo era, presuntamente, recuperar vídeos eróticos que la policía rumana, la Securitate, grababa a sus huéspedes extranjeros, u otro material que se recogía en las camas de hoteles de lujo o palacios del mundo.Parece que la urgencia de la operación dirigida por Perote se debía a que importantes políticos españoles, e incluso se dice que puede el propio rey Juan Carlos (como sabemos siempre tan atraido por todo tipo de vicios, en especial las mujeres, la bebida y el dinero), eran protagonistas importantes de la colección de videos indiscretos. Parece también que algunos políticos del nuevo gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) aparecían en las grabaciones, como el propio Narcis Serra ministro de Defensa por entonces, y por lo tanto, jefe de los servicios secretos (y hoy, !como no!, un importante y multimillonario banquero).

El escudo del CESID
 (notese el aguila franquista)
Tanto los agentes del CESID, como los de otros servicios occidentales, aprovecharian el caos provocado por el golpe de estado para tratar de evitar que material tan sensible quedara fuera de control.  Pero los españoles, quizas haciendo honor a su proverbial fama de chapuceros, fueron cazados en la capital rumana, e incluso fotografiados en una orgía en una discoteca de Bucarest por un periodista iraní, Ahmad Rafat, y las fotografías publicadas en la Revista Tiempo.

Asi que el conocido con el nombre clave de  "Alberto K"  en el CESID, el coronel Perote, fue descubierto con las manos en la masa (y parece que en calzoncillos) y ridiculizado despues en un reportaje periodístico. Aquel ridículo internacional hizo que en noviembre de 1991 el general Manglano no confirmara a Perote en el cargo, lo que equivalía a su expulsión de los servicios de inteligencia.

Despues, aunque eso ya corresponde a otra historia, Perote sacó lo mejor de sí mismo, robó más de mil fichas de los archivos secretos del CESID, y pasó a colaborar con el poderoso banquero Mario Conde (por otro lado gran amigo del rey de España y parece ser que también socio), para chantajear al gobierno a través de los grupos mediáticos afines con el desvelamiento de la trama del terrorismo de estado y la cración de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), como forma parapolicial de lucha contra ETA y el conflicto independentista vasco.

El escandalo Perote y la implicación del gobierno y de los servicios secretos en la creación de los GAL hizo que el CESID sufriera una segunda reestructuración aparente, pasandose a llamar Centro Nacional de Inteligencia (CNI), aunque nada garantiza que su forma de actuar haya cambiado. Igual que antes, es posible que una de sus principales actividades sea proteger los intereses privados de miembros del gobierno o de otras instituciones, y siga haciendo "trabajitos privados" para defender los intereses de personas concretas, altos cargos y empresarios, como ya había sucedido con el asalto a la casa de la vedet Bárbara Rey, supuesta amante del jefe de estado,  en busca de vídeos "republicanos", o la aventura rumana en la que el coronel Perote, pillado con las manos en la masa, se hizo "famoso".

¿Qué pasó con los famosos videos de Ceausescu? ¿Existían realmente? El propio coronel Juan Alberto Perote lo niega en una entrevista entrevista realizada por la Cadena Cope en el año 2005 en el programa La Linterna (LL), aunque sin embargo no puede ocultar que fuera fotografiado en la capital rumana tras el golpe de estado de diciembre de 1989, aunque no haya aclarado qué narices pintaban allí los chicos del CESID :

"LL: Bueno, de este juicio que se ha abierto ahora parece que puede salir con cierto aire y con cierta holgura, pero no ha sido siempre así, ¿No? ¿Que tal ha sido eso de recuperar vídeos eróticos en Rumanía?

JAP: Bueno. Esto es una historia que aquí, en la Cope, se mantiene con verdadera... no sé, pasión..., no sé. Se lo digo porque Federico Jimenez Losantos es un..., ¡siempre insiste! en el tema de los vídeos. No hubo tales vídeos. No hubo vídeos en Rumanía..., no, no. Tenía mas morbo la historia de los espías con los videos, ¿no? Tuvimos otra misión. Afortunadamente salió muy bien. Se cruzó un "affaire" desgraciado en el cual yo me vi implicado... y esto es la historia.

LL: Pero ¿no hubo un intento de recuperar vídeos eróticos que afectaban a altas personalidades...?

JAP: Que los hubiera es otra cosa...¿ehh?, que los hubiera es otra cosa.

LL: Ja ja. Bueno, vamos a ver. Pudo haber vídeos eróticos... pero eso no quiere decir que su misión fuera recuperarlos...

JAP: eso, eso...así no se extingue vuestra curiosidad..."

2 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

Si sabía del oscuro personaje Perote pero no de sus andanzas por Rumania, a la búsqueda de los vídeos de Ceausescu.

No aclaras si al final era real la existencia de ese material videográfica y en el que quedaban comprometidos muchos políticos o era leyenda. En todo caso debió estar muy preocupado el CESID para enviar allí a uno de sus matones, no?
Un beso

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Carmen,
No se si se encontraron los supuestos videos o los habría siquiera, pero la presencia de los espias españoles indica que algo había....Lo mas triste es que al final los fotografiados en calzoncillos fueran los propios espias, el cazador cazado.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...