martes, 6 de agosto de 2013

Stalin vuelve después de mas de 50 años de ausencia a las calles de Bucarest

Después de sesenta años de ausencia de las calles de Bucarest, tras la persecución iniciada contra él y todo lo que representa, el marxismo-leninismo, por los propios comunistas revisionistas tras el XX Congreso del PCUS y las mentiras vertidas por el traidor Nikita Kruchev, Stalin ha vuelto a hacerse visible para los bucarestinos, en esta ocasión en una exposición de arte de un joven pintor, Víctor Bratu

Stalin ya tuvo su estatua en la capital rumana, como también en otras ciudades como Brasov, pero fue retirada por mandato del Kremlin en los años sesenta, en lo que la propaganda revisionista y el capitalismo llamaron periodo de "desestalinización" (que, con el tiempo, terminaría provocando el hundimiento del Socialismo en toda Europa del Este e incluso en la Unión Soviética).

Víctor Bratu es un joven pintor rumano que ha sorprendido recientemente en su última exposición exponiendo un retrato de Stalin. El acontecimiento, que por supuesto la propaganda mediática se ha encargado de ocultar, ha tenido lugar en la galería BackStage de la calle Ion Negruzzi, en el centro de la capital, donde se ha podido contemplar, en el Bucarest actual sometido bajo la bota de hierro de la burguesía multinacional, el retrato del héroe georgiano, pesadilla de los fascistas y de los explotadores y modelo para los trabajadores conscientes de todo el mundo, con su pipa en la comisura de los labios, mirada reflexiva y su habitual seguridad en sí mismo, rodeado de otros cuadros del autor de temática abstracta y centrados en los juegos de colores.

Según el joven comunista rumano Florian Liviu, el pintor Víctor Bratu, al que conoce desde hace muchos años, y es un buen amigo, no es un militante comunista, pero, tal y como definió el Ché Guevara, es un hombre capaz de sentir indignación ante la injusticia, y está afectado debido a su gran sensibilidad artística y humana ante el sufrimiento y la miseria de sus compatriotas a causa de la barbarie capitalista. A través de su arte, ha querido mostrar su oposición ante lo que se perpetra hoy en Rumania y en el resto del mundo, tanto en el plano político como el artístico, además de afirmar su simpatía y apoyo a todos aquellos que luchan por cambiar el actual estado de las cosas. Se trata de un adversario declarado del imperialismo norteamericano y un ferviente defensor de la lucha de las naciones contra el saqueo colonial y neocolonial.

En el escenario plástico que ha montado el artista, las telas que rodean a Stalin juegan el rol de reflectores que iluminan al protagonista de la exposición. El juego alrededor de una versión de una famosa fotografía de Stalin se convierte, con la magnética personalidad del gran modelo de la clase obrera mundial, en una apertura por la que se observa una verdad perturbadora y profunda que hace temblar la representación de la decadente sociedad capitalista: el arte burgués.

El artista no pretende seguramente, como afirma el citado Florian Liviu, resucitar a Stalin para repetir la historia, aquella época en que el proletariado tomó por primera vez en la historia el poder en Rusia y puso en marcha un verdadero terremoto contra los privilegios acumulados a costa de la explotación de la clase trabajadora por la clase parasitaria en todo el mundo, sino el anuncio de un final inminente de la terrible y bárbara ideología que ha gobernado con mano de hierro Rumania desde hace dos décadas.

Sin embargo, todos sabemos que, aunque sea evidente la incapacidad del capitalismo para ofrecer una salida diferente a la humanidad ajena a su habitual barbarie, esto no significa, pues los capitalistas no van a renunciar fácilmente a sus privilegios y al botín atesorado a costa del trabajo ajeno, que el final de la dictadura del capital vaya a ser fácil. En realidad, y como siempre sucedió a lo largo de la historia, seguirán recurriendo a más barbarie, sin importar los extremos a los que sea necesario llegar, con tal de seguir viviendo sin trabajar y disfrutando de los privilegios que corresponden en realidad a los verdaderos creadores de la riqueza, los obreros y campesinos (de hecho, hoy día 6 de agosto se cumple el triste aniversario de una de las más terribles barbaridades perpetradas por el hombre en la historia: el genocidio cometido por los norteamericanos contra el pueblo japonés al lanzar la primera bomba atómica en Hiroshima, para después hacer lo propio en Nagasaki, y que, como la mayoría de las barbaridades ejecutadas por el capitalismo, continúan impunes).

Florian Liviu y Victor Bratu
Por ello, y viendo la desorganización actual de la clase trabajadora, su asunción de la ideología capitalista, infección que será difícil de extirpar, y la extensión de movimientos atomizadores, tan convenientes para los grandes criminales capitalistas y sus corporaciones multinacionales, como por ejemplo el pacifismo, Stalin medita fumando con su pipa en la comisura, como haciéndose la pregunta qué debería hacerse todo obrero y todo explotado para escapar de su sometimiento, emulando al creador del marxismo-leninismo, Vladimir Ilich Ulianov Lenin: ¿Qué hacer?

Afortunadamente, tanto Lenin como Stalin tenían clara la respuesta a esa fundamental pregunta. El verdadero problema actual es que a la mayoria de la clase obrera se le ha engañado, tanto a través de la criminalización del pensamiento y las obras de verdaderos comunistas como mediante el más pernicioso y manipulador bombardeo propagandístico de la historia, haciéndoles creer que solo existe un único camino, el de la sumisión, aunque tanto los ejemplos historicos como las enseñanzas de Marx, Engels, Lenin, Stalin o Mao, entre otros muchos, demuestren que, como ilustraria acertadamente en con su famosa frase "Socialismo o Barbarie" Rosa Luxemburgo, si que hay una salida para construir un mundo en el que ningún hombre explote a otro hombre y escapar de la barbarie capitalista: el Socialismo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

VALLEKANO: Estoy TOTALMENTE de acuerdo con lo que dices, verdades como PUÑOS. ¡SALUD!

Anónimo dijo...

Conocí un rumano en el autobús que estaba defendiendo el socialismo abiertamente y sin tapujos. Conectamos inmediatamente, bajamos en la misma parada y nos faltó camino para seguir conversando.
Su frase de despedida fue contundente: "El socialismo volverá". Claro que criticaba mucho de aquel socialismo, pero el capitalismo le horroriza.
Fernando Quevedo
KFA España.

Anónimo dijo...

El corte de pelo, tanto del artista como de su amigo militante, les habría hecho merecedores de ser motejados de ciudadanos "antisociales" bajo un régimen de Stalin por parte de las autoridades.
Habría sido, por cierto, interesante conocer la opinión de Gramsci y de rosa Luxemburgo acerca de la enigmática personalidad de Stalin, si hubieran tenido la oportunidad

Jose Luis Forneo dijo...

Veo que estas un poco desubicado, don Anonimo. Luxemburgo fue asesinada el 15 de enero de 1919, cuando acababa de triunfar la revolucion en Rusia, y creo que no tenia una opinion demasiado negativa de ningun revolucionario ruso. Asi que, ¿podrias decir que quieres decir sobre la opinion de Rosa Luxemburgo sobre algo futuro? Eso es hacer historia ficcion, como preguntarle a Mariategui que pensaria de Hugo Chavez.

En cuanto a Gramsci, si que tuvo la oportunidad de opinar. De hecho, pese a las criticas, siempre bien aceptadas por e PCUS en aquella epoca (salvo que fueran acompañadas de un plan de sabotajes y ayuda externa para acabar con el poder sovietico), Gramsci apoyaba al que llamaba eje Stalin-Bujarin, y lo que luego algunos llamaron "socialismo en un solo pais",algo que jamas ocurrio en realidad, pues la URSS siempre fomento el socialismo en el mayor numero de paises posible.

Gramsci escribio en los Cuadernos de la Cárcel: “La ‘guerra de posición’ exige enormes sacrificios por parte de infinitas masas de personas. De modo que es necesaria una concentra­ción sin precedentes de hegemonía, y de ahí, un gobierno más ‘intervencionista’, que tome la ofensiva contra los oposicionistas…”60

Se refiere, precisamente, a la necesidad de defensa de la revolucion en el unico pais donde el socialismo habia triunfado, precisamente lo que hicieron Lenin, Stalin, y el resto de los bolcheviques fieles al marxismo-leninismo.

En cuanto al corte de pelo, se trata de otra mentira de la propaganda capitalista que tu, como tantos, se traga sin mas. Eso pasa por no tener la costumbre de leer y contrastar los datos.

De hecho, en las republicas sovieticas habia diferentes tipos de campesino, modas, y tradiciones, y cada uno llevaba el pelo como le parecia. De hecho, eso es cuestion de epocas, lugares y modas, e igual que los Barbudos eran revolucionarios en Cuba, en otros lugares representan la tradicion religiosa, como en los paises ortodoxos.
Asi que, por favor, ¿alguna critica basada en argumentos reales en lugar de en mentiras?
Saludos

Anónimo dijo...

En efecto, Rosa Luxemburgo murió antes de que el mundo conociese a Stalin. Aún así, no se trata de crear historia ficción a la hora de especular sobre cual habría sido la relación entre ambos atendiendo al pensamiento de uno y de la otra en el caso de que Luxemburgo no hubiese sido asesinada antes.
Y lo mismo con Gransci, que ya apuntaba cual habría sido un praxis revolucionaria desde la cárcel, en la soledad de los herejes.
Fdo: don anónimo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...