domingo, 8 de septiembre de 2013

La admiración por Lenin se multiplica en Rusia

La imagen del líder de la Revolución bolchevique, Vladimir Lenin, que en los pasados veinte años lentamente se había ido recuperando despues de la campaña de criminalización llevada a cabo por los medios de propaganda capitalista tras la destrucción de la Union Soviética, ha cobrado últimamente un nuevo impulso, a expensas de la decepción popular ante las consecuencias de la gran estafa democrática en Rusia.

Una encuesta realizada por el  Centro Levada, evidencia que los trabajadores rusos de hoy perciben la figura de Lenin como positiva, descendiendo en forma muy importante el número de personas que veían al líder bolchevique como "un dictador". Paralelamente quienes piensan que Lenin fue "un gran pensador, un visionario", también se ha incrementado, según publica RIA Novosti.

La decepción de la mayoría de la gente en relación a lo que se prometía a partir de los "cambios democráticos" es lo que alimenta cada vez más el recuerdo del "luminoso pasado soviético", según el citado sondeo.

Además los relatos de las experiencias personales de los ahora ancianos, aunque también de muchos simplemente mayors que vivieron durante la existencia de la URSS, son los que sustentan la vuelta de la mirada de los jóvenes a una sociedad "que no tenía que preocuparse por la educación, la asistencia médica y el trabajo", problemas fundamentales y crecientes en la actual sociedad.

En realidad lo que está sucediendo en Rusia, como en todos los antiguos países socialistas del este europeo, es que el prometido paraíso capitalista, anzuelo que picaron muchos a principios de los años 90, se ha demostrado un verdadero infierno, que la supuesta democracia que se vendió como el camino hacia la libertad, se ha desvelado una útil y eficaz herramienta de la dictadura del capital, y que, en consecuencia,  los trabajadores se han dado cuenta cada vez en mayor número de todo lo que perdieron con el final de la Union Soviética, forjada por heroes como Lenin, Stalin y tantos otros comunistas.

8 comentarios:

Georgia Iordache dijo...

Felicidades por el blog camarada. Acabo de descubrirlo y sé de uno que nada más llegue a casa se pasará el día entero leyendo todos tus artículos. La semana que viene irá por primera vez a Rumanía y se quiere informar al máximo :D

Anónimo dijo...

Saludos, camarada.

El jueves vamos, mi compañera y yo a Bucarest. Hemos estado mirando a ver si hay mercadillos o similares donde poder acceder a objetos de la II Guerra Mundial, del tipo gorras del ejército Rojo, insignias o similares. Para mí y para un amigo.

¿Sabes algún sitio donde se puedan adquirir a precios razonables?

Gracias y comentarte que he descubierto hoy tu blog y tiene muy buena pinta. Voy a seguirlo.

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Georgia y Anonimo. Si venis por Bucarest podemos tomar algo por la ciudad y buscamos insignias, claro.
Si me enviais vuestro correo personal, os escribo y concretamos.
Saludos

Georgia Iordache dijo...

Desde luego. Estaríamos encantados! El "anónimo" se llama Carlos, se le olvidó firmar :D estaba muy emocionado mientras escribía en tu blog :D :D :D
Mañana te mandará un e-mail y seguimos en contacto. Saludos.

Anónimo dijo...

Me ha emocionado la camaradería que hay en los anteriores comentarios.
Los síntomas de que las aguas vuelven a su cauce ya son claros.
Precismanete hace unos días saqué las obras escogidas del Camarada Lenin de la Editorial Progreso para releerlas. Nada es casual.
Por cierto que intenté un proyecto editorial para recuperar las obras de Editorial Progreso en Español, pero imaginaros qué reacción tuvieron los rusos heredereos de la URSS cuando les pedí los derechos de edición. Simplemente todo está destruído y luego dicen que si los Nazis quemaban libros...
Fernando Quevedo

Jose Luis Forneo dijo...

Hola
Espero su correo.
Saludos

Anónimo dijo...

Leí el tema y me gustó. Rusia tiene sus problemas propios del capitalismo salvaje de hoy. Entonces ¿que se debe hacer? ¿volver a la URSS o buscar alguna alternativa diferente, como por ejemplo, un sistema impositivo estricto al salario de los rusos, que les permita recuperar al menos el esplendor educativo y de salud que tuvieron antes?

Jose Luis Forneo dijo...

Lo que se debe hacer es que los trabajadores sean los que controlen lo que ellos mismos producen, es decir, un sistema socialista (por supuesto, mejorando los errores del pasado, que para eso somos marxistas, para crecer mediante la autocritica dialectica).
Salud

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...