viernes, 23 de octubre de 2015

Cuatro grabados socialistas de la Rumania de principios del siglo XX

Se trata de cuatro interesantes grabados que aparecen en el álbum "Arte gráfico militante en Rumania", publicado en 1963, en los últimos años de la República Popular Rumana, en la Editorial Meridiant de Bucarest, y que fueron realizados antes de la Segunda Guerra Mundial.

En el primero de ellos, de 1896, firmado por Burgstaller, nos presenta a un poderoso tren, el del Socialismo, representado por la industria, el progreso y el futuro, embistiendo a un toro inmóvil, el capitalismo, que no tiene nada que hacer contra el poder de la clase trabajadora. Se trata de un interesante grabado de finales del siglo XIX, que muestra, como los otros tres ejemplos que se verán a continuación, como el socialismo ya había prendido en la recién nacida Rumania en aquellos años, a pesar de que el anticomunismo actual repita constantemente la mentira de que en Rumania el comunismo fue impuesto por la liberación soviética y que apenas tuvo seguidores antes de la Segunda Guerra Mundial (como si en, por ejemplo, en la Revolución de Octubre no hubieran participado revolucionarios rumanos o en las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil Española la presencia de los comunistas rumanos no hubiera sido significativa en la lucha internacionalista contra el fascismo).



En el segundo, el autor, Marculescu, pide el voto para el Bloque Obrero-Campesino, siglas utilizadas por el Partido Comunista de Rumania tras su ilegalización en 1924 (tres años después de su nacimiento), y con las cuales en 1931 cinco diputados comunistas llegarían al Parlamento rumano. En él se aprecian algunos de los símbolos principales del partido de la clase trabajadora: el yunque y el martillo, la hoz, la fábrica o el sol.



El tercero es un grabado anónimo, titulado "Hacia el Socialismo", en el cual el autor muestra a los trabajadores explotados, a través de la encarnación de la libertad que sostiene una bandera roja, el camino hacia la emancipación, hacia el Socialismo.



En el cuarto y último grabado, también anónimo, fechado en 1924, tres años después del nacimiento del Partido Comunista de Rumania,  se representa tres situaciones posibles de un trabajador. A la izquierda, el trabajador desorganizado (situación que en el siglo XXI vuelven a sufrir la mayoría de los trabajadores del mundo y, en concreto, de Rumania), representado con unas manos suplicantes y las palabras "misericordia, amo". Es la situación del trabajador esclavizado. En el centro, se representa al socialdemócrata, esa plaga que sigue siendo hoy tan perniciosa, o más que nunca, para los derechos e intereses de la clase obrera y tan beneficiosa para el capitalista, y que se representa con unas manos mendicantes, negociadoras, y con el texto "mendigando a la burguesía reformas sociales". Por último, a la derecha, se escenifica el significado de la existencia de un Partido Comunista que organiza y une a los trabajadores y campesinos en un frente común, expresándose con un puño que golpea al parásito capitalista y con la frase, que nos sigue recordando todavía hoy, en estos tiempos de nueva euforia fascista, el único camino para avanzar hacia la liberación de los trabajadores: "la lucha de clases"




Imágenes vistas aquí

2 comentarios:

curadordelrealismo dijo...

Saludos,

Seguimos desde hace mucho tiempo su blog. Los invitamos a visitar nuestra página maestrosdelrealismosocialista.wordpress.com y si se puede poder colaborar pues nuestro objetivo es divulgar la vida y obra de los exponentes más importantes del realismo socialista y la verdad no tenemos mucha información sobre el arte rumano. Hasta pronto.

neurot dijo...

Saludos, seguimos su blog desde hace tiempo. Los invitamos a visitar nuestro blog maestrosdelrealismosocialista.wordpress.com y tal vez a colaborar pues nuestra intención es divulgar a los exponentes más importantes del realismo socialismo, aunque no tenemos mucha información de Rumania.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...