miércoles, 3 de junio de 2015

Un destructor yankee que partió del puerto de Constanta es echado de aguas territoriales rusas por una escuadrilla de Su-24

Un destructor imperial yankee, que partio hace unos días del puerto de Constanta, Rumania, fue echado de las aguas territoriales rusas por una patrulla de cazas Su-24. El destructor de misiles de la marina estadounidense USS Ross (DDG 71), equipado con lanzamisiles de crucero tipo Tomahawk, misiles antiaéreos RIM 156 SM-2 y misiles antibuque RUM-139 VL-Asroc, penetró en aguas del mar Negro el pasado 23 de mayo para participar en maniobras conjuntas con buques de guerra rumanos.
El destructor norteamericano antes de llenar saturar sus váteres de restos de
hamburguesa

Pese a ir armado hasta los dientes, la tripulacion del destructor llenó el Mar Negro de desechos de hamburguesa cuando el caza ruso les movio el flequillo al hacer una pasada rasante a pocos metros de la nave, tras lo cual pusieron el barco en fuga sin dilación hacia aguas neutrales.

A principios de abril, Estados Unidos desplegó 12 aviones de ataque a tierraThunderbolt II, 200 pilotos y equipamiento en Rumanía, en el marco del incremento de la agresión de los títeres de Washington, la Unión Europea y la OTAN, contra Rusia.

Los medios rusos denuncian que el barco de guerra se encontraba en las cercanías de aguas territoriales rusas. Además, según la prensa rusa, el destructor, que salió, como hemos dicho, del puerto de Constanta (Rumanía), fue repelido por comportarse "de modo provocador", siendo obligado a regresar a aguas neutrales del mar Negro.

"El destructor se dio cuenta de que los cazas rusos, con toda su munición y misiles apuntados hacia él, iniciaban la maniobra de ataque. Además, el sistema de misiles costeros Bastión-P apuntó sus cohetes desde el buque de la Flota del Mar Negro. La tripulación comprendió que si avanzaban 50 metros y cruzaban la frontera rusa tendrían graves problemas", señaló un alto cargo del Ministerio de Defensa ruso.
Un SU-24 de la Federación Rusa

Desde el aumento de tensiones entre Washington y Moscú, tras el golpe de estado en Ucrania, EE.UU. y sus aliados en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han reforzado sus actividades cerca de las fronteras marítimas rusas, mientras que Rusia, por su parte, ha condenado la creciente presencia militar occidental en el este de Europa. En este proceso de aumento de la amenaza militar contra Rusia en el Mar Negro Rumania está siendo utilizada como base principal para los amagos de ataque, con la complicidad total de su gobierno colonial, dirigido por la embajada de EE.UU. en Bucarest.

No es la primera vez que los marineros estadounidenses manchan sus pantalones con carne picada, tomate, leghuga, cebolla y ketchup desde el inicio de las provocaciones constantes en torno a las aguas territoriales rusas. Los yankees no han olvidado con toda seguridad el incidente acaecido en abril de 2014 cuando un Su-24 hizo apagar todos los equipamientos del nuevo destructor USS Donald Cook”, dejando a los tripulantes y sus mandos en estado de shock.

El viceministro de Defensa ruso, Anatoli Antonov, ha asegurado en esta misma jornada que la navegación de destructores estadounidenses en las proximidades de las fronteras rusas constituye un peligro para la estabilidad y seguridad de Rusia, y que van a ser respondidas con firmeza.

Aunque sabemos que los dos bandos defienden intereses similares, los de su clase dominante y explotadora, no se puede negar que episodios como estos, en los que el hasta hace poco ejército todopoderoso e impune del imperio es humillado por las tropas de otro pais, nos hacen sonreir y nos alegran sobremanera, como en el caso del paso rasante de este avión Su-24 ruso sobre el destructor norteamericano, que salió escopetado segundos después hacia aguas menos peligrosas. .


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...