sábado, 28 de mayo de 2016

Más de la mitad de los rumanos consideran mejor opción al antiguo Partido Comunista Rumano que a cualquiera de los actuales partidos "democráticos"

Más de la mitad de los participantes en un nuevo estudio estadístico del Instituto Rumano para la Evaluación y la Estrategia (IRES) sostienen que prefieren al antiguo Partido Comunista de Rumanía frente a la pléyade de partidos neoliberales actuales, tanto los que se autodenominan de "izquierda", como el Partido Social Demócrata (PSD), como a los de derecha, como el Partido Nacional Liberal (PNL). Sin embargo, en las elecciones pocos votan a las opciones que se consideran herederas de aquel, como el Partido Socialista de Rumania (PSR), antiguo Partido Alianza Socialista (PAS), o a los diferentes pequeños grupos comunistas que intentan reorganizar el partido.

Según la citada encuesta, realizada con el motivo de la celebración de unas nuevas elecciones parlamentarias a finales de este año,  9 de cada 10 rumanos declara que tiene poca o muy poca confianza en las formaciones políticas capitalistas, y 6 de cada diez afirman que el Comunista era mejor partido que los actuales. 

Estos últimos, los partidos actuales, son asociados casi en el 100% de los casos con valores negativos, con términos como "ladrones", "robo", "estafa" o "corrupción". Se trata, pues, de algo lógico, siendo todos estos valores los fomentados por el sistema capitalista e inevitables en un régimen de libre mercado y del "sálvese quién pueda" como primer mandamiento.

En cuanto a la valoración de la Unión Europea y las "políticas pro-occidentales", 6 de cada 10 rumanos creen que los partidos políticos deben hacer una política "nacional", mientras 3 de cada 10 prefieren una política "pro-occidental", lo que muestra el aumento del desencanto con las cada vez más dañinas políticas ordenadas por Bruselas contra los trabajadores rumanos.

En cuanto a los objetivos concretos que han de perseguir esos partidos políticos gana por goleada la opcíon "Puestos de trabajo" (51%), seguida de "Infraestructuras" (18%).

Por otro lado, el 41% de los encuestados dice estar dispuesto a votar a un nuevo partido que apareciera en la escena política, por la necesidad de renovar el ambiente político de Rumania.

En cuanto a los partidos consagrados, la mayoría de los preguntados (un 35%) considera que el Partido Social Democrata (PSD) es el que mejor representa los partidos populares, mientras que un 31% cree que el Partido Nacional Liberal (PNL) tiene una orientación proeuropea, auqnue solo un 17% cree que es el mejor partido para los intereses de los rumanos, lo que muestra, como ya hemos señalado, la creciente desconfianza de los rumanos hacia la Unión Europea.

Como se puede apreciar, el pueblo rumano está muy desorientado. Por un lado, echa de menos, lógicamente, al Partido Comunista y lo considera mejor que a todas las mafias políticas actuales, nacidas de la barbarie capitalista, pero por otro no votan ni apoyan, ni siquiera conocen (quizás porque los medios de propaganda se encargan de ocultarlos convenientemente) a los partidos que se declaran herederos del PCR. Además, mientras tanto, elección tras elección, siguen apoyando a las opciones pro-europeas y neoliberales que aceptan la sumisión colonial a EE.UU. y la U.E., además de defender los intereses exclusivos del gran capital local e internacional (tanto PSD como PNL, al igual que todos los partidos parlamentarios lo hacen) mientras reconocen, por otro lado, que estos partidos que votan no les gustan y que debe gobernar uno que defienda los intereses "nacionales". 

No obstante, la paticipación en las últimas elecciones legislativas de 2012 fue bastante pírrica, superando por poco el 41 %., lo que muestra el creciente desinteres por la farsa democrática de la burguesía, a la vez que su arrepentimiento por todo lo que se dejaron arrebatar tras el golpe de estado de 1989.

No hay que olvidar, por otro lado, que estos síntomas, cansancio ante la estafa de la democracia burguesa más el convencimiento creciente de la necesidad de realizar políticas "nacionales", sin concretar qué clase social, son fácilmente manipulables por la burguesía  y son un buen caldo de cultivo para movimientos fascistas que, aprovechando el descontento de la clase trabajadora, acaben defendiendo esos intereses "patrios", pero exclusivamente los de una minoria. Esto es algo que sabe bien el régimen mafiosocapitalista y de lo que ha dado muestras en diferentes ocasiones a lo largo de la historia. La situación solo puede ser enfrentada con éxito con la organización de la clase obrera consciente, conocedora de lo que es y de su poder; la clase trabajadora rumana tiene, además, su propio pasado como ejemplo de las victorias alcanzadas (aunque es necesario que no olvide tampoco las semillas de la derrota culminada con el golpe de diciembre de 1989).

En definitiva, sin la organización de la clase obrera en un partido de vanguardia que defienda sus intereses y tenga claro el objetivo a alcanzar, la toma del poder y la instauración de la dictadura del proletariado hasta la erradicación total de la burguesia para acabar con todo tipo de explotación, y, de otra parte, con la atomización, desmovilización y, a la par, el creciente descontento social de los trabajadores, es más que posible que se siga perpetuando, simplemente, la dominación del capital sobre el trabajo, del parásito sobre el productor, es decir, de la sanguinaria Jano capitalista con cualquiera de sus rostros:, la democracia burguesa o el fascismo.

1 comentario:

dascalu constantin dijo...

Noi incercam din toata puterea sa aducem inapoi comunismul in romania , dar nu suntem lasati de boieri care ne conduc ,

Eu particip la alegerile locale 2016 din orasul iasi. Nu avem bani, sunt acoperite afisele care sunt lipite de catre noi si sunt puse altele peste ale noaste .Este foarte greu fara un ajutor din partea statului .Vrem doar sa fie respectate legile de catre partidele adversare .

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...