sábado, 11 de abril de 2009

Un minarete sobre el Mar Negro

Llega el calor y el buen tiempo, y me apetece ir al mar. Asi que voy a recordar la entrada que hice hace tiempo sobre la ciudad de Constanza, que me gusto muchisimo. Ahi os la dejo, con fotitos y todo:
-------------


Me ha sorprendido agradablemente mi visita a Constanza. Pensaba que seria una ciudad caótica y desagradable, al estilo de Bucarest pero sin la belleza de sus edificios. Y me equivoque. Como siempre, todo prejuicio es malo y lo mejor es hacer, probar o conocer las cosas, sin establecer juicios a priori.

Constanza tiene el encanto de una ciudad sobre el mar. En sus calles se mezclan diferentes épocas y religiones diversas. No se donde he leído que su centro histórico es el lugar donde se concentran iglesias de mas religiones en menor espacio. Y así es: visitamos la catedral ortodoxa, con ese estilo tan uniforme que suelen tener (aunque esta se halla junto a las ruinas de Tomis, ciudad romana que se erigió en este lugar estratégico), la iglesia católica, y la mezquita real.

Quizás la Mezquita Real es lo que mas merece la pena de Constanza, visitar su interior y subir a su impresionante minarete, desde donde se contempla toda la ciudad. El Mar Negro se extiende hacia Turquía, hacia Ucrania, hacia el este, y los ojos con el. Lo reitero: es un lugar impresionante que suma la belleza de la propia mezquita a la de la ciudad.

Desde el minarete se contempla el puerto comercial, uno de los mas grandes del mundo, la pequeña estatua de Ovidio sobre su tumba en la piata de su nombre, la diversidad de iglesias, tejados, ropa tendida, coches y caminantes. La playa es pequeñita pero seguro que mejor que la de la cercana Mamaia, centro de reunión de la gente de peor calaña de Romanía, ricachones, familia y amigos e imitadores que no pueden ser como ellos.

Constanza merece la pena. Su minarete nos muestra una ciudad diversa, con una historia impresionante sobre sus espaldas. Hay casas de estilo afrancesado, como las tipicas del centro de Bucarest (e igual de descuidadas con fines, supongo, inversionistas). O el majestuoso casino a orillas del mar, uno de los centros de atracción turística mas visitados de la ciudad.

En fin, una visita muy recomendable (si vais en coche alucinareis por como conducen los rumanos. Recomiendo grabar con una cámara todo el camino por la autopista y por la carretera). Por ultimo, antes de llegar a Cernavoda, cuando la carretera cruza el Danubio, intentad parar en algún sitio. El puente Anghel Saligni es impresionante, y el rió Danubio, como siempre, precioso.
Os dejo algunas fotos de mi visita:






7 comentarios:

Raúl dijo...

Y como conducen los rumanos, amigo?

Jose Luis Forneo dijo...

Curiosamente los rumanos que yo conozco en España conducen normalmente, algunos bien y otros peor, pero nada comparado con lo que se ve aqui en las carreteras rumanas.

No he visto ningun lugar en el mundo, eso que he viajado bastante, donde se conduzca tan mal como en Rumania (y no debe de ser problema de los rumanos, sino del pais, porque como he dicho los rumanos de España conducen bien).

Cuando he tenido la mala experiencia de tener que coger un coche en Rumania, he vivido situaciones constantes de adelantamientos en el limite (limite limite), velocidades insuperables, competiciones entre conductores -piques-, discusiones al volante entre dos conductores sin pisar el freno, etc., etc..).

Ir en taxi en Bucarest, por ejemplo, es una aventura digna de contarse. Algunos taxistas conducen bien, pero otros se saltan todas las normas posibles: circulacion en sentido contrario, o por las vias del tranvia, y muchas cosas que podrian contarse en un libro.

Ademas hasta la policia lo justifica, porque "estamos en Rumania"... Es decir, he ido en coche con un chico que trabaja en la poli y me decia que esto es Rumania, y que todo el mundo conduce asi...por lo que el tambien.

Es toda una aventura conducir por Rumania...Especialmente en Bucarest o la zona sur (en Transilvania, incluso en Chisinau, se conduce mucho mejor).

Las grandes aglomeraciones de Bucarest no solo tienen lugar por el exceso de coches (todo el mundo prefiere conducir aunque sea mucho mas agil el metro o caminar), sino tambien por la actitud insolidaria e individualista de conducir por la ciudad, sin respetar las normas en cuanto se tiene oportunidad.

Si eres peaton puedes verlo mucho mas comodamente (si es que te dejan caminar por las aceras): la aficion obsesiva por tocar el pito (el del coche), las ganas de pisar el acelarador en el semaforo, los derrapes, la conduccion por aceras o por prohibido,... hay tantas cosas que pasan en un dia normal en Bucarest).

Por eso te digo que no sera cuestion de ser rumano, sino de algo que hace que los conductores de esta zona del mundo (Bucarest y alrededores, pero no solo) piensen que la carretera es solo para el.

Yo pensaba que los españoles eras los mas smecheri conduciendo, pero he cambiado de opinion. En ningun pais del mundo a los que he viajado he visto lo que he visto aqui... Incluso en Chile o Argentina los conductores respetaban las normas de circulacion (en general), aunque los autobuses en Chile son mas peligrosos.

En fin. Espero que poco a poco los conductores se vayan "civilizando" y aprendan que hay unas normas de trafico que respetar, y que los demas tambien tienen derecho a ir delante de ti. Ah, y lo peor de todo : !Que las aceras son para los peatones!!

Monica dijo...

Vivo en Bucarest, soy rumana y comparto la opinion de Jose Luis Forneo. Lo que pasa es que muchos de los rumanos se compran coches grandes, poderosos solo para aparentar, para mostrar su nuevo nivel de vida y luego no saben conducir bien. La funcionalidad de un coche no es un criterio para muchos rumanos cuando deciden comprarlo, sino el numero de los caballos, su potencia.
Cuando estas en un semaforo no pasa ni un segundo y todos empiezan a pitar como locos, insultarte por no arrancar a toda la velocidad como ellos quieren. Eso pasa especialmente en Bucarest, donde los conductores son una especie rara, de nada pacientes, nerviosos y estresados.

Tambien estoy de acuerdo en el tema de las aceras. Parece que las aceras de Rumania fueron construidas como aparcamiento no como lugar para que la gente camine. En frente del ayuntamineto de Bucarest, en pleno centro, los hombres del alcalde aparcan orgullosos los coches de lujo justo en las aceras, en las pistas de bicicletas, aunque se sabe que esto es prohibido.

En fin, aqui pocos conductores respetan la ley del trafico asi que salir de casa es meterte de lleno en la ley de la selva.

Anónimo dijo...

¿Casino? si está cerrado y en ruinas desde hace años!

Jose Luis Forneo dijo...

Lee bien, anonimo. El edificio de Consatnţa donde antes funcionaba el casino es conocido con este nombre, El Gran Casino. No he dicho que aun esta en uso. Tambien en Buarest hay Palacio Real, pero afortunadamente ya no hay rey en Rumania.

El profeta Azul dijo...

Muy interesante el articulo, yo finalmente voy a Cluj en octubre, no se si en noviembre a bucarest, lo de cluj es seguro, mas adelante te preguntare alguna cosa

El profeta Azul dijo...

e

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...