domingo, 20 de diciembre de 2009

El Pais y su articulo "!Abajo el comunismo!"

El País obsequió a sus lectores en su edición del domingo 20 con un articulo sobre el fin del gobierno de Ceausescu en Rumania, titulándolo "¡Abajo el Comunismo¡

Como es habitual en este periódico, sobre todo cuando se habla de los enemigos del capitalismo, tanto del pasado como del presente, la descripción de los hechos se basa mas en los tópicos y mitos, transmitidos tras los acontecimientos para justificarlos, que en los propios hechos.

En primer lugar, vuelve a definir como estalinista al régimen antiestalinista de Ceausescu que, al contrario, fue el único de los lideres de los miembros del pacto de Varsovia que se opuso a Moscu en la invasión de Checoslovaquia, y de los pocos que se abrieron al comercio con EE.UU. y la C.E.E a pesar de la oposición de la URSS.

En cuanto a la insistente definición de los países socialista del este como "estalinistas", y en especial del "feroz régimen" de Rumania, El País afirma que Ceausescu hizo declaraciones a la mismísima Radio Europa Libre, la emisora que intentaba destruir el Socialismo rumano, y pone en su boca las siguientes palabras:

"Si lograra contribuir a mi país lo mismo que Stalin al suyo, me encantaría que la historia me recordara de manera justa como un Stalin moderno"

Extrañas palabras en un declarado antiestalinista que había retirado todas las estatuas y recuerdos del "infame Stalin" de todo el territorio rumano.

Igualmente afirma que fue en Timisoara, ciudad donde comenzó la "Revolución" el 16 de diciembre de 1989, donde se empezó a escuchar el grito "¡abajo el comunismo¡". Sin embargo, lo que la multitud y los trabajadores gritaban en las calles de Timisoara fue "queremos comida", "queremos calefacción", aunque tras la represión del ejercito estos gritos se transformaron en "¡abajo Ceausescu¡".

El grito "¡Abajo el comunismo¡" se creó en los despachos fuera de Rumania, y llego a las calles cuando el proceso "revolucionario" ya estaba bien encauzado, como afirmo el joven Vigil Zbaganu, que intento continuar el Partido Comunista Rumano después de 1989 y lo pago con su muerte.

El propio General Stanculescu, ultimo ministro de defensa del gobierno de Ceausescu, y luego clave en el golpe de estado que acabo con la vida del matrimonio, afirma que el orden de los gritos de protesta fue el siguiente: ¡Abajo Ceausescu¡ ¡Libertad¡ y, al final, ¡Abajo Comunismo¡. Aunque para occidente que las masas salieran a la calle exigiendo el fin del sistema socialista desde el primer momento sea un deseo frustrado que intentan convertir en realidad por medio de la magia de la propaganda, la realidad fue diferente.

Otra de las afirmaciones infundadas de El País es que los Ceausescu huyeron en el helicóptero desde el Comité Central del partido en Bucarest junto con su ministro de defensa, el mismo Stanculescu del que hablamos mas arriba, que luego dirigió su ejecución. La realidad fue que este ultimo se quedo en tierra organizando junto con otros oportunistas el nuevo gobierno del país.

El periodista se fía de una testigo que observó como los tres salían volando en el helicóptero, aunque desde Piata Revolutii es difícil ver quien va montado en un aparato que despega desde la azotea del edificio del Comite Central del PCR. Y ciertamente, o la testigo vio mal, o el periodista directamente se lo inventó (algo bastante habitual cuando El Pais habla de Venezuela, Cuba, Corea del Norte, el sistema socialista en general, o cualquier pais que sea un obstaculo en el desarrollo del liberalismo criminal en el mundo).

En lo que si que tiene razón El País es en que hubo un golpe de estado en Rumania, aunque no espontáneo como afirma, sino bien organizado desde hacia tiempo. De hecho el general Stanculescu acaba de confirmar en una entrevista reciente que él estaba al tanto de los pasos que había que dar en el proceso a través de agentes de la KGB (la entrevista esta publicada el pasado día 18 en el diario Evenimentul Zilei, y sera traducida en este blog en los próximos días).

Este golpe de estado, que utilizo la salida de las masas a la calle contra Ceausescu para que la resistencia del gobierno rumano (que era uno de los mas reticentes a aceptar las ordenes de aperturismo llegadas desde el Kremlin de la "perestroika") se aflojara y no diera lugar a una guerra civil, tuvo como consecuencia que la mayoría de los miembros del Partido Comunista que estaban entonces ocupando los miles de cargos de la burocracia rumana pasara a repartírselos igualmente en el nuevo régimen que empezó en 1990.

Esos oportunistas de entonces siguen pululando por las empresas, instituciones y partidos politicos veinte años después (recordemos que el mismísimo nuevo presidente de Rumania por seguda vez, Traian Basescu, fue secretario de estado del ministerio de Transportes en el ultimo gobierno de Ceausescu, y continuó formando parte del mismo ministerio en el primer gobierno del Frente de Salvación Nacional).

El País termina lamentándose de que "dos décadas después, los 1.104 muertos y 3.000 heridos de aquellos días aún esperan justicia, mediante la condena de los criminales y cómplices de Ceausescu". Lo que no dice es que aquellos que llama "cómplices" de Ceausescu fueron los mismos que le abandonaron durante la llamada "Revolución" y que se cambiaron ágilmente de bando para continuar ocupando los altos cargos políticos en el futuro régimen capitalista. Es decir, son los feroces anticomunistas de hoy.

¡ABAJO EL COMUNISMO! (El País, 20 de diciembre de 2009)

Un grupo de manifestantes corría pasadas las siete y media de la tarde, el 17 de diciembre de 1989, frente a un edificio de la calle Lipovei de Timisoara, al oeste de Rumania. Luminita, una niña de 13 años, pidió permiso a sus padres para asomarse a la travesía y observar los acontecimientos, bajó y se entremezcló entre la multitud que inundaba la ciudad. Minutos después, una bala atravesó el corazón de la pequeña, que pasó a engrosar la lista de personas que perecieron en la revolución contra uno de los regímenes comunistas más feroces de la Europa del Este. "El terror petrificaba a los manifestantes, que se dispersaban para salvaguardarse de los disparos", relata su madre, Maria Botoc, que descubrió la muerte de Luminita cuatro días más tarde.

En Timisoara, germinó hace dos décadas el fin de la dictadura estalinista de Nicolae Ceausescu. "Si lograra contribuir a mi país lo mismo que Stalin al suyo, me encantaría que la historia me recordara de manera justa como un Stalin moderno", declaró el conducator a Radio Europa Libre meses antes de su ejecución, el día de Navidad. El dictador desconocía por aquel entonces que la expulsión del sacerdote evangélico Laszlo Tokes desencadenaría una avalancha de protestas de sus feligreses y una oleada de gritos que proferían en la plaza de María: "¡Abajo el comunismo!".

Un amigo del sacerdote, Zoltan Balaton, recuerda que ese día hacía un aire gélido y que la muchedumbre crecía de manera espontánea provocando que "las cosas se hicieran irreversibles". "No nos rebelamos porque fuésemos valientes, sino porque la situación era tal que o la aceptábamos con vergüenza y humillación o librábamos una lucha", explica.

Preso del pánico por los aires de libertad procedentes de Occidente, Ceausescu ordenó a la temida policía secreta, la Securitate, abatir a cualquier persona que se moviera para frenar una revuelta que terminó con un balance de 93 víctimas en Timisoara. "Empezaron a disparar contra el suelo, pero inmediatamente dispararon contra nosotros de manera indiscriminada", relata Tiberiu Braila, un revolucionario que contempló cómo transportaban los cadáveres a los cementerios.

Para contrarrestar, Ceausescu concitó a los habitantes de Bucarest a una contramanifestación el 22 de diciembre frente a la sede del Partido Comunista. "Se comenzaron a escuchar abucheos dos minutos después de que empezara su discurso, lo que le dejó desconcertado y sin saber cómo reaccionar", cuenta Stefana Pascariu, testigo de la fuga que protagonizaron Nicolae y Elena Ceausescu en helicóptero con su ministro de Defensa, Victor Stanculescu, el mismo quien lo ejecutó a sangre fría tres días más tarde.

Durante estos minutos de confusión nació una conspiración en el seno del Partido Comunista que tenía como fin apartar a Ceausescu y perpetuar en el poder a los principales dirigentes. "Con la constitución del Frente de Salvación Nacional, se consiguió mantener la misma nomenclatura comunista en el poder durante muchos años", asegura Mircea Dinescu, uno de los manifestantes.que invadieron la televisión estatal rumana para relatar la huida de Ceausescu. "Nadie explicaba el paradero del dictador así que asaltamos la cadena pública y contamos lo que estaba sucediendo", prosigue. Horas más tarde, Ion Iliescu se acercó a la televisión para tomar las riendas del poder. "En Rumania existía una dictadura nacional comunista sin apenas una oposición organizada, de modo que el pueblo aceptó un comunismo con una cara más humana", explica Dinescu. Sin embargo, la realidad se transformó en que Iliescu convirtió el proceso de transición del comunismo al capitalismo en un día, lo que permitió que los antiguos miembros del partido y los informadores de la Securitate se beneficiaran. "Todos fueron unos oportunistas cuyo objetivo estribaba en sacar partido a una revolución irreversible", asegura.

Dos décadas después, los 1.104 muertos y 3.000 heridos de aquellos días aún esperan justicia, mediante la condena de los criminales y cómplices de Ceausescu.

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Abajo/comunismo/elpepiint/20091220elpepiint_4/Tes

18 comentarios:

antonio dijo...

al final sera cierto y se cumplira lo que dijo ceausescu antes de morir fusilado (asesinado) : la historia me vengara.

menudo panorama la rumania actual. otra cosa digo menudo panorama la españa actual.

Oxandabaratz dijo...

Los de "El País" es que son la ostia. Leí la otra vez en ese periódico prisista que a Arseni Rogozin, y a su organizaciñón anticomunista "memorial" le habían dado un premio "Andrei Sakharov" por parte del Parlamennto Europeo. Una página ymedia con el Rogozin ese de los huevos, que si "no podía publicar su periódico en la URSS", que si "Memorial estaba prohibido en la URSS"... coño!! si quieren ver a periodistas censurado o medios de comunicaciñon amordazados no hace falta ir hasta Rusia: Martxelo Otamendi vive aquí al lado.

Stefano dijo...

cual tu opinion sobre Cuba?

Jose Luis Forneo dijo...

Mi opinion sobre Cuba esta clara es las entradas que he hecho sobre este pais revolucionario en mis blogs: hoy es el ejemplo de la lucha contra la oligarquia y el capitalismo, un mito que ha sido la fuerza de la que han bebido todos los socialismos que hoy dan dolor de cabeza a los criminales de Washington...

Cuba, como todo socialismo, que se construye dia a dia, adaptandose a las nuevas circunstancias, ha tenido muchos aciertos y algunos errores, pero en resumen el pueblo cubano es un faro para la democracia en el mundo (la democracia real, no la que necesita de grandes capitales de dinero para asegurar en determinada direccion el voto de los ciudadanos).

Salud y viva los barbudos¡

Jose Luis Forneo dijo...

Oxadabaratz, cierto, no hay que irse al pasado comunista para poner ejemplo de represaliados. El caso del Camarada Arenas, de Marcelo oTamendi, de tantos y tantos ciudadanos vascos, anarquistas, de los ciudadanos musulmanes juzgados en el Tribunal de Orden Publico (hay que llamar a las cosas por su nombre) y condenados para tener terroristas que presentar a los medios, etcc. (y eso solo en la peninsula, si nos ponemos a citar casos en America o en el resto del mundo no parariamos)

Pinole dijo...

Pues de todos los artículos de mierda que publica normalmente, éste es el que más me ha "gustado". Es decir, no me ha gustado, evidentemente, porque cuenta su versión interesada de los hechos que ocurrieron en 1989, pero por lo menos, reconoce que la nomenclatura del PCR de entonces, sólo le preocupaba el sillón y el poder, sin importarle de si se trataba de un sistema socialista o de libre mercado.

Jose Luis Forneo dijo...

No solo reconoce lo que dices, sino por extension logica, tambien que los que hoy gobiernan Rumania son los mismos oportunistas que se cambiaron de bando y que, por lo tanto, solo tienen interes en esl sillon y el poder, y para mantenerlos defenderan la libertad, la democracia, el comunismo, el fascismo o lo que haga falta.

Anónimo dijo...

He leído el articulo en Rebelion.org y me he pasado a saludar.
Me ha gustado.
Salúdos!!!

Vicent dijo...

Yo también lo leí en rebelion y te felicito por el artículo, por ofrecer datos e información diferente. Creo que anteayer El País dedicó la página 2 y 3 a un reportaje sobre Cuba, diciendo que Cuba está en bancarrota por la crisis y bla bla bla. Como si fuera el único.

Anónimo dijo...

Bueno, creo que podemos --y debemos-- luchas contra el capitalismo sin defender a Ceausecu, que no por "antiestalinista" era menos autócrata y opresivo sobre su pueblo. la opción no debería ser (y estaríamos jodido si lo fuera) capitalismo o Ceausecu, Honecker,Bresnev...Pablo

Le Monde Diplomatique- Bolivia dijo...

Bueno, creo que podemos --y debemos-- luchas contra el capitalismo sin defender a Ceausescu, que no por "antiestalinista" era menos autócrata y opresivo sobre su pueblo. la opción no debería ser (y estaríamos jodido si lo fuera) capitalismo o Ceausescu, Honecker,Bresnev...Pablo

rafa hortaleza dijo...

un artículo interesantísimo. Un saludo

se puede menear aquí:

http://meneame.net/story/pais-articulo-abajo-comunismo-rumania-opinion

Jose Luis Forneo dijo...

Hola, perdonad que no hay podido responder antes, estoy en un pueblo de transilvania y no hay mucho acceso a internet (lo que por una parte es un alivio y por otra un problema -las contradicciones de la globalizacion-). A los nuevos visitantes del blog, bienvenidos.

No se trata de defender o atacar a Ceausescu por antiestalinista o estalinista, o por comunista o no, sino simplemente de poner las cosas en su sitio, segun sucedieron. Si la historia se manipula por los dominantes habitualmente, en los paises del este, antes socialistas, el capitalismo oculta metodicamente la realidad para demonizarla, y creo que para juzgar que sucedio realmente primero hay que sacar a la luz todos los datos, los buenos y los malos, los criticables y los alabables.

En fin, seguimos en contacto en 2010. Y gracias rafa por menar el articulo...

Salud

Oxandabaratz dijo...

Pues el 24 de Diciembre, un periódico de aquí, "El Correo Español", ha sacado un publirreportaje sobre lo malo que era ceaucescu. Un delirio diciendo: Rumania está hecho unos zorros, desde que se murió Ceaucescu hay más paro (subió del 6% a unos datos espeluznantes), más corrupción... eso sí la culpa es del "dictador y su legado". Joder! Que ya han pasado 20 años!

Jose Luis Forneo dijo...

Oxandabaratz, pues si, acabo de leer el articulo de El Correo Español y es el tipico mensaje liberal: tras la caida del comunismo sobrevino el desastre, paro, pobreza, emigracion, etc.., pero la culpa por supuesto la tiene el comunismo, no las politicas liberales...

Un saludo

Javier dijo...

felicidades por el articulo, deja muy claro todo lo que sucedio y que los medios nos ocultan.

Ademas Rumania firmaba acuerdos con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial,una de las consecuencias claras que dio paso a la rebelion.

Aunque pienso como creo que apuntas en tu articulo, que Ceasescu no huyo, lo secuestro la camarilla gorbachoviana.

Jose Luis Forneo dijo...

Javier, Ceausescu no huyo, le sugirieron que huyera del Comite Central, del que ya habian previamente abierto las puertas a la multitud. Si se hubiera quedado seguro que no hubiera sido tan facil, pero, como dice Stanculescu en el libro, hacerle "huir", o al menos que lo pareciera, abria el camino para el cambio de poder.

Ademas, y como tu dices, en cuanto subio al helicoptero se metio en su propia celda, y desde entonces estuvo preso de los golpistas.

Salud

RAFAEL ÁNGEL dijo...

No puedo hablar de "invasión" a Checoslovaquia, sino de intervención legítima en virtud de Tratado. Paradójicamente ni un soldado soviético entró en territorio checoslovaco.

El País no se ocupa de reconocer las evidencias de que los cadáveres encontrados en fosas de Timisoara eran los restos de gente muerta en accidentes de tráfico. Menos mal que Ramonet sí llegó a reconocer el montaje. Lo reconocieron hasta los autores del mismo (públicamente, claro).

El infame diario "progresista" (llamado "El Pis" por mi amigo Carlos Tena)no admitió ni admite que Rumania es el Estado ex socialista en que más protestas de trabajadores han tenido lugar desde la caída del campo mal llamado "totalitario" del Este de Europa.

Acabo de descubrir este viejo post por efecto rebote, pero la entrada no ha perdido ni un ápice de frescura.

¡Salud!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...