martes, 8 de diciembre de 2009

La farsa del juicio a Ceausescu al teatro

Los proximos dias 10 y 11 de diciembre, en el Teatro Odeon de Bucarest se va a representar el espectaculo "Las ultimas horas de Ceausescu", realizado por el Instituto Internacional para el Crimen Politico de Berlin (IIPM).

El periodista y dramaturgo suizo Milo Rau es el autor del proyecto, y, junto a la también dramaturga Simone Eisenring, de nacionalidad alemana, ha dirigido la obra. El espectaculo es una representacion exacta de la grabacion del proceso al matrimonio Ceausescu tras su detencion el dia 24 de diciembre de 1989. El papel de Nicolae Ceausescu sera representado por Constantin Cojataru, y el de Elena por Victoria Cocias.

Los actores han tenido que ponerse en el papel de dos personajes traicionados por todos sus hombres de confianza, y que de repente se ven siendo juzgados en un simulacro de juicio por esos mismos hombres que el dia anterior le apoyaban. En ese momento Nicolae Ceausescu era todavia Jefe del Estado, puesto que ninguna autoridad legitimada le habia depuesto de su cargo, algo que era competencia exclusiva, segun la Constitucion Rumana vigente, de la Gran Asamblea Nacional.

La obra es un ejercicio de Teatro-Documental, que presupone una representacion lo mas fiel posible de la realidad, lo que deja poco espacio a la improvisacion de los actores y del director. No se pretende una creacion artistica, sino sobre todo una plasmacion lo mas exacta de los acontecimientos (siguiendo en todo momento como modelo las grabaciones existentes del proceso que sufrieron el todavia presidente de Rumania y su esposa).

Como han comentado los actores, la improvisacion esta completamente prohibida y el director les exige copiar con exactitud cada gesto y palabras de los personajes. Segun ellos, parece que el Teatro-Documental es mas dificil que el creativo, pues es no hay margen ni hay un apice de margen posible del modelo a copiar.

Despues de la representacion del dia del estreno, habra un debate en el cual participaran los artistas implicados en e proyecto junto a personajes implicados en el proceso real contra los Ceausescu, siendo el "invitado especial" el general Victor Athanasie Stanculescu.

Este general, que fue el enviado por el General Milea, ministro de defensa del gobierno de Ceausescu, a reprimir la Revolucion en Timisoara, y el 22 de diciembre, tras el abandono de los Ceausescu del Comite Central del PCR tras la sorprendente invasion de este por los manifestantes, se puso de lado de los nuevas autoridades del Frente de Salvacion Nacional.

Despues fue uno de los organizadores del juicio sumarisimo contra el matrimonio Ceausescu, al que asistio como delegado del FSN.

A pesar de que aquel juicio y la ejecucion inmediata de los procesados se salto cualquier respeto a la legislacion internacional, todavia no se ha hecho investigacion alguna para depurar responsabilidades por el magnicidio. Por ello el Instituto Internacional para el Crimen Politico de Berlin ha querido reconstruir los acontecimientos, y quizas hacer que los espectadores se pregunten por las verdaderas razones de aquel juicio politico, a todas luces ilegal y criminal.

El ambiente vivido en el juicio de los Ceausescu puede ayudar a aclarar el gran debate de si hubo realmente Revolucion en Rumania en 1989 o fue un golpe de estado. En el juicio de Ceausescu se ve como los mismos que antes estaban en el poder politico junto a los juzgados son los que continuaran manejando las riendas despues, lo que hace como poco dudoso que el proceso pueda llamarse "Revolucion".

Por otro lado, y aunque una revolucion es un cambio drastico de la realidad politica y social, en ningun caso en la historia una Revolucion se ha dado de un dia para otro, sino que han sido largos procesos de lucha social e intentos revolucionarios. Ni la Revolucion Americana, ni la Mexicana, ni la Francesa, ni la Rusa, por citar las mas conocidas, se produjeron en una semana. Las "Revoluciones" de Terciopelo del este europeo fueron realmente cambios quirurjicos, en los que todo estaba tan bien planeado que en unos cuantos dias se cambiaron los rostros mas representativos del poder politico mientras el sistema cambiaba con los mismos hombres a sus riendas. Todo demasiado facil para que le podamos llamar Revolucion.

Otra cosa es que los que en ellas murieron (que no fue por cierto ninguno de los hoy proclamados anticomunistas y grandes revolucionarios que pululan por los altos cargos politicos o grandes empresas rumanas) realmente quisieran cambiar las cosas, y seguramente creyeron que los acontecimientos habian sido espontaneos y fruto de la iniciativa popular. Justo lo que se hizo creer entonces y lo que se ha continuado propagando para ocultar la realidad de los hechos: las oligarquias de antes de 1989 son las mismas que las de 1990, y practicamente identicas a las de 2009 (salvo que ahora muchisimo mas enriquecidas).

En fin, un acto cultural muy interesante, sobre todo por el posible debate posterior. En cuanto al desarrollo del proceso contra los Ceausescu, os dejo una antigua entrada de este blog con la transcripcion del juicio, la misma que se representara en la obra de Teatro-Documental sobre la que ha versado la entrada actual.

http://imbratisare.blogspot.com/2009/03/el-juicio-sumarisimo-los-ceausescu.html


fte:http://www.cotidianul.ro/fantoma_lui_ceausescu_la_teatru-105008.html

9 comentarios:

Pinole dijo...

Este mes e cumplen 20 años del asesinato de los Ceaucescu, no sabrás, José Luis, por curiosidad, si se va a hacer algún tipo de homenaje en su tumba o algo parecido?

Jose Luis Forneo dijo...

Todos los años miembros del NPCR, y algunos afines, van a la tumba de Ceausescu a homenajearle. Este año intentare ir, si puedo, aunque sea par ver cuanta gente va y que es lo que hacen por alli.

Un saludo

Anónimo dijo...

Buenas a todos. Soy Àlex Amaya Quer, no sé por qué no me acepta el password.

El concepto de Revolución aplicado al proceso de derrumbe del gobierno del PCR en Rumania es, evidentemente, motivo de polémica entre los historiadores. Algo así como el asunto de si la dictadura franquista fue o no fue un régimen fascista, si lo fue en origen o no, y cuando dejó de serlo, si es que alguna vez lo fue. Todo en conjunto me parecen debates bizantinos, aunque no carentes de cierta importancia.

Yo recomiendo el libro de 2005 del historiador británico Peter Siani-Davies "The Romanian Revolution of December 1989" (Ed.Cornell Paperbacks) como la síntesis más completa y actual de la "Revolución" rumana. Eso sí, no aporta explicaciones definitivas sobre algunos de los elementos más oscuros del proceso (como quiénes eran los famosos terorişti, la supuesta conexión árabe, el papel del KGB, la formación del FSN, el asesinato del matrimonio Ceauşescu tres días después de ser detenido, la interrumpción inmediata de la violencia tras su muerte después de una semana de lo que Siani-Davies llama "sangrienta bacanal"...)

El término de revolución para definir los hechos que acontecieron en Rumania del 15 de diciembre de 1989 al 13 de febrero de 1990 sirve para caracterizar el proceso político. Una revolución puede ser política, y también, como resultante, económico-social. El primero es un concepto que es absorbido por el segundo, que en el caso de Rumania se dio a partir de 1990 y hasta ahora: el paso radical de un sistema socialista a uno comunista. En Checoslovaquia, Alemania Democrática o Bulgaria la "revolución" económico-social se dio a resultas de un golpe palaciego, el que echó del poder a Jakes, Honecker y Zhivkhov.

En Rumania la caída del poder de Ceauşescu no se produjo como resultado de un golpe de Estado. ¿Fue una revolución? Como mínimo, estéticamente, lo pareció. Como dice Francisco Veiga, en caso de que fuera un golpe orquestado, demasiado rodeo dieron los dirigentes del FSN entre el 22 y el 25 de diciembre para llegar al mismo sitio.

Los enfrentamientos en la calle, los muertos, el cambio de trinchera de las fuerzas de seguridad y el ejército, el asesinato del Jefe de Estado, las ocupaciones de fábricas y formación de comités FSN a nivel local, "judeţeal", etcétera. Todo ello es un proceso demasiado complejo como para llamarlo golpe de Estado. Quizá, también, demasiado extraño para llamarlo "revolución". Para mí, lo importante no es su denominación. Es un artefacto historiográfico propio: no es "una" revolución o "un" golpe de Estado, es "la" Revolución rumana. Por ello me parece más importante conocer cómo y por qué sucedió, más que su hipotética catalogación.

Anónimo dijo...

Quería decir "el paso radical de un sistema socialista a uno capitalista", no comunista. Lapsus.

rafael antonio dijo...

La información que he recogido a lo largo de mi vida sobre Ceaucescu a través de los medios de comunicación, es tremendamente contradictoria, lo único que tengo claro es que fue un comunista al parecer bastante "sui-generis".
Por un lado se nos dice que su régimen se abrió a los paises occidentales (visita a la reina de Inglaterra incluida)tomando medidas liberalizadoras en materia económica y que su régimen tuvo un marcado caracter anti-sovietico; por otro lado se nos dice que su régimen tuvo claros tintes stalinistas (¿Pero en que quedamos?) no creo que estos dos elementos sean especialmente compatibles; como bien dijo Jose Luis en un articulo anterior, creo que el régimen de Caucescu era completamente anti-stalinista, pero también creo, que a pesar de algunas medidas liberalizadoras en materia económica, sobre todo en su última época,que Caucescu era un verdadero anti-capitalista y un verdadero comunista (aunque quizás entendia el comunismo de una manera sui-géneris), porque si realmente Caucescu hubiese sido amigo de Occidente os puedo asegurar que no hubiese acabado como acabó.
Con Ceaucescu y hasta final de la decada de los 70 Rumania vivió una bonanza económica jamas conocida en el pais, solo en su última epoca (por errores estratégicos de orden económico y la relajación) Rumanía sufrió un derrumbamiento económico, pero en ningún caso comparable a la actual crisis no solamente económica sino que también moral que hoy azota Rumanía.
En cuanto a estos debates un tanto bizantinos sobre si fue una revolución o no, no tengo tantos conocimientos como vosotros para llegar a una conclusión, pero seguramente como dice Alex no fué ni una revolución ni un golpe de estado (entendidos en sus significados convencionales).
Por cierto Alex, gracias por explicarme lo de la grafía rumana, aunque por pereza no creo que lo lleve a la practica.
Saludos.

Jose Luis Forneo dijo...

Un cambio de sistema siempre es, al fin y al cabo, una Revolucion. Sin embargo creo que en el caso rumano las cosas estaban bastante guionizadas, salvo una cosa. Como dijo Virgil Zbaganu, que participo en la "Revolucion", rumania fue el unico pais de los del este en los que los obreros salieron a la calle para pedir el control de las fabricas, y para gritar "las fabricas para los obreros" y no "jos comunismul" (que fue un grito eleborado fuera de Rumania e importado tras la propia "Revolucion").

Esta salida de los obreros fue lo que provoco que las autoridades se inventaran la historia de los "terroristas", para controlar a la gente, para que el proceso que habia salido tan bien en otros paises no se "jodiera" en Rumania. El miedo hizo que la gente se volviera a casa, y que el control se quedara en manos de quien ya hacia tiempo tanto EEUU como Gorbachov habian decidido como el director del cambio, Iliescu. Desde años antes las piezas del entorno de Ceausecu se fueron moviendo, y solo falto que cayera la URSS para actuar (eso igual que en el resto de paises, incluso la misma URSS).

En el fondo, y como sucedio en España, donde no hubo una Revolucion, los mismos que antes formaban el tejido del poder continuaron en el nuevo regimen, salvo Franco y Ceausescu y unos cuantos mas. No hubo ningun cambio radical, salvo la introduccion de unas politicas draconianas economicas mas duras de las que antes aplicaba Ceausescu (ni esto fue un cambio radical).

En cuanto a las dudas de si Ceausescu era comunista o no, yo diria que al final no lo era. Era nacionalista rumano, y en ese sentido los ultranacionaistas rumanos actuales, anticomunistas, siguen admirandole en sus escritos. Ceausescu se alejo de la URSS desde que llego al poder, y busco aliados donde pudo, en Occidente, donde le utilizaron en el fomento de la fractura del bloque comunista, como incluso en Iran o en Corea del Norte, pais de donde importo concepcion oriental del emperador, de hay su personalismo y megalomania, y la disciplina estricta de la economia.

Por cierto, que esta disciplina economica le permitio pagar toda la deuda externa, y seguir produciendo y autoabasteciendose con la produccion nacional. De hecho el criticado Palacio del Parlamento fue construido totalmente con materiales rumanos, desde el marmol, la pidra y el cemento, hasta las gruas, los camiones, y las tuberias.

Si hubiera tenido mas tiempo es posible que, al no tener ya deuda que pagar, la economia del pais en 1989, al nivel de la actual 20 años antes, hubiera crecido bastante.

Por eso los fascistas y ultranacionalistas rumanos le consideran un ejemplo, porque el comunismo solo servia de escusa, de fachada ideologica por estar en el medio de un bloque comunista.

De hecho Ceausescu es uno de los principales causantes de que la idea de Romania Mare, la Gran Rumania, este tan presente en la mentalidad rumana de hoy, incluso en las tendencias ideologicas mas dmocraticas y moderadas.

Uff, me pase con el comentario

Salud

Jose Luis Forneo dijo...

Se me olvido una cosa: quizas Rumania sufrio una Revolucion en cuanto al cambio del sistema economico-social, algo cuyas consecuencias esta sufriendo todavia. Tambien hubo un intento de Revolucion popular frustrado, que al final fue bloqueado para continuar con la transicion planificada.

Àlex Amaya Quer dijo...

Sobre si Ceauşescu fue o no estalinista, bueno, hay mucha tela que cortar. El historiador Vladimir Tismăneanu (en su libro "Stalinism for all seasons") explica lo mal que le sentó a Gheorghiu-Dej el informe de Kruschev en el XX Congreso del PCUS, en el que denunciaba el culto a la personalidad de Stalin. Fue ese el momento del comienzo del apartamiento de Rumania de la tutela soviética, primero de modo tímido y desde 1958 (retirada de las tropas soviéticas tras la entrega de Nágy por parte de Rumania) algo más abiertamente. Por tanto, Ceauşescu heredó de alguna manera una política exterior tendente al apartamiento respecto a la URSS, que él mismo agudizó totalmente merced a la invasión soviética de Checoslovaquia. Desde entonces se convirtió en una especie de "maverick" del Este, independiente y carismático, al que Occidente decidió "apoyar". Rumania, junto a la Yugoslavia de Tito fueron los países socialistas que recibieron más ayuda del Oeste, en forma de créditos que causaron la enorme deuda externa que tenía el país en los 80. El alejamiento con la URSS, de hecho, tampoco fue tal, como explicó Pacepa a las autoridades americanes una vez desertó en 1976. Las patentes e información industrial que Occidente "pasaba" a Rumania era, finalmente, compartida con la URSS y el resto de países del Pacto de Varsovia y el COMECON. De todos modos, la imagen "abierta" del Conducător en la política exterior no tenía reflejo en el interior. No hubo medidas "liberalizadoras" en lo económico, siguiéndose las pautas estrictas del industrialismo estalinista, y en lo político restringió paulatinamente los centros decisorios, "vaciando" las capacidades del Partido y acumulando en una pequeña camarilla todo el poder del Estado.

Un último apunte: como dice José Luis, Casa Poporului fue construida y decorada con materiales rumanos en un 100%, excepto una alfombra, donada por el Sha de Persia, con quien Ceauşescu se llevaba muy bien, aunque no tanto como para romper relaciones tras la Revolución de Jomeini. De hecho Ceauşescu se marchó de viaje oficial a Teherán mientras Timişoara ardía.

Antoaneta dijo...

El apellido del actor es Cojocaru.

De verdad me da lastima que ninguno de ustedes no vivio en Rumania en los 70 y los 80, no digo mas.

Mas alla, tengo la misma opinion sobre '89 - el lugar de Ceausescu lo tomaron sus ex-acolitas, y precisamente por esta razon necesitaban callarlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...