miércoles, 10 de agosto de 2016

Nadia Comaneci y la manipulación de la historia de los medios de propaganda del capital

Con motivo de la inauguración de los Juegos Olimpicos de Río, la Televisión Nacional Rumana (TVR) emitió un tendencioso documental sobre la gimnasta Nadia Comaneci que, en 1976, en los JJOO de Montreal, consiguió el primer 10 de la historia en la prueba de barras asimétricas (y lo hizo en siete ocasiones durante estos juegos), obteniendo de este modo el oro olímpico en tres modalidades (individual general, barras asimétricas y suelo).

La gimnasta se convirtió desde entonces en un mito del deporte, también en la Rumania Socialista de entonces, donde el deporte, al contrario que ahora, tenía una gran importancia en la educación en la sociedad, sin que estuviera supetido al negocio, como en Occidente. En realidad, en todos los paises socialistas la formación, la cultura y el deporte son las bases de la educación, algo que se concreta en los logros de sus representantes en todos los sectores.

El deporte rumano obtuvo sus mayores glorias durante los años socialistas, en especial en las Olimpiadas de Montreal (1976), Moscú (1980), Los Ángeles (1984) y Seul (1988),  empezando un lento declive desde entonces, que se corresponde con el que se vivió en el resto de sectores sociales, tanto el económico, como el cultural o, incluso, el demográfico.

En relación al deporte, de las 302 medallas olímpicas obtenidas por deportistas rumanos, 200 fueron conseguidas en las 10 celebradas desde 1945 hasta 1989 (Rumania Socialista) y solo 102 durante las 10 restantes.

En todo caso, en las últimas 2 Olimpiadas, Pekin 2008 y Londres 2012, solo se obtuvieron 8 y 9 respectivamente, un número ridículo comparado con los resultados de la época en que los trabajadores mantuvieron a raya a la burguesía.

Los éxitos de estos trabajadores durante los años en los que se intentó construir un estado socialista son permanentemente negados y ocultados por los medios de propagadanda de la dictadura del capital, tanto en lo relativo a los logros económicos (Rumania entre los diez primeros estados industriales del mundo, pleno empleo, economía prácticamente autosuficiente), como los sociales (erradicación del analfabetismo, primera potencia científica, reducción de la mortalidad infantil y aumento del nivel de vida, etc...), como también a los deportivos. En este sentido, el documental emitido con motivo de la inauguración de los Juegos de Río, de ilustrativo título, "La gimnasta y el dictador", intenta mostrar a Nadia Comaneci como una víctima del régimen, cuando en realidad fue uno de sus frutos.

Y no solo eso. La nauseabunda manipulación de la historia que llevan a cabo los medios de propaganda de la dictadura del capital llega al punto de intentar desvincular el mito deportivo que fue Nadia Comaneci del Socialismo, a pesar de que en realidad fue uno de sus productos. En el citado documental, "La gimnasta y el dictador", los editores incluso se atreven a sustituir el himno de la República Socialista Rumana, que sonó realmente en la ceremonia de entrega de medallas de la prueba de barras asimétricas de Montreal 1976, por el himno impuesto tras el golpe de estado de diciembre de 1989, con un hediondo tufo fascista, en una maniobra que ilustra la falta de escrúpulos que define a la oligarquía rumana actual, capaz de cualquier mentira o falsificación para evitar que los maltratados y humillados rumanos vuelvan su mirada hacia todo lo perdido en estos últimos 26 años de desastre capitalista (emigración masiva, destrucción de la industria, pobreza extrema, analfabetismo, reaparición de enfermedades como la tuberculosis, aumento de la mortalidad, etc...).

Hay que recordar, para terminar, que Nadia Comaneci tenía 14 años en Montreal 1976, siendo, como hemos dicho, la primera gimnasta de la historia en conseguir una nota de 10 en la competición (y lo hizo en siete ocasiones durante estos juegos), consiguiendo tres medallas de oro (individual general, barras asimétricas y barra de equilibrio), una medalla de plata (general por equipos) y una de bronce (suelo). En Rumania le fue otorgada la medalla en honor al Héroe del Trabajo Socialista, siendo la persona más joven en recibir esta distinción.

Veamos el video de la patraña contrahecha presentada por la Televisión Rumana en manos de la mafia capitalista y, más tarde, el himno que verdaderamente sonó el día en el que la hija de unos trabajadores rumanos subió al puesto más alto del podium olímpico en Montreal 1976, consiguiendo la primera puntación perfecta, un rotundo 10, en la historia de la gimnasia.

video

2 comentarios:

RAFAEL ANTONIO dijo...

Y en la Olimpiada de Los Angeles 84 fue impresionante, creo recordar 54 medallas de oro nada más y nada menos, por encima si no me falla la memoria de naciones mucho más grandes como Alemania Federal y Gran Bretaña.....ahora en Rio de Janeiro por ahora una sóla medalla pauperrima de oro, Rumania ya no gana ni tan siquiera en los deportes donde siempre ha sido muy potente, como Gimnasia artistica o el Remo, lo que da buena idea del bajon de nivel clamoroso del deporte rumano, aunque dicen que las chicas del balonmano tienen muy buen equipo con posibilidades de llevarse el oro, veremos lo que pasa.

JL F dijo...

Hola Rafa. Las chicas de balonmano estan practicamente eliminadas, aunque puede haber un milagro todavia. El desastre del deporte rumano capitalista es paralelo al de la sociedad en general. Tambien es cierto que en Los Angeles el extraordinario rendimiento de los deportistas rumanos se debio, por una parte, a que fue el unico pais socialista que no boicoteo los juegos y, por ello, muchas medallas que hubiera ganado Rusia, Hungria, Bulgaria, etc... las gano Rumania (porque la superioridad del deporte en los paises socialistas frente a los capitalistas era enorme).

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...