miércoles, 20 de mayo de 2009

¿Efectos de la crisis?

Con la escusa de la crisis el gobierno rumano esta comenzando a eliminar algunos servicios publicos, ademas de obedecer como un buen siervo a las exigencias del F.M.I de reducir el deficit publico estatal. La semana pasada pude vivir dos de estas reducciones, que afectan a miles de rumanos pero que, inexplicablemente, no parecen provocar ninguna reaccion por parte de los afectados.

La primera tiene que ver con el servicio ferroviario. Parece que CFR, la compañia de Ferrocarriles rumana, ha decidido eliminar todas las lineas que no den beneficios (como si se tratara de una compañia privada). Muchos habitantes de ciudades secundarias se veran privados asi, de la unica forma que tenian de llegar a ciudades vecinas o a las grandes ciudades (¿sera una manera de fomentar la compra de los automoviles Dacia?).

El tema es mas complejo, porque parece que las caracteristicas de la sociedad rumana tienen mucho que ver con el problema. Algunas de estas lineas de tren son realmente usadas por poca gente (lo que no es escusa para que el Estado deje de asegurar un medio de transporte a sus habitantes), pero otras tienen un lado oculto que hace que se usen mucho pero que no aparezca en las estadisticas de CFR. Se trata de la costumbre rumana de "comprar" al revisor (llamado cariñosamente "Nas", padrino). Es decir, en vez de comprar el billete del tren se da una pequeña compensacion al "Nas" para que haga como que no ve, y asi todos contentos.

El problema es que, si el Estado decide eliminar las lineas no economicas (por orden de papi FMI), piensa que determinadas lineas no son usadas por casi nadie, porque pocos compran el billete, y al final como que nos quedamos sin tren. Afortunadamente, esto solo pasaba en las lineas locales (es decir, la mayoria de las del pais), y explica bien como funciona la sociedad rumana, donde estadisticas y realidad son dos cosas que no van habitualmente de la mano.

Esta contradiccion es evidente en la economia, donde en las grandes ciudades como Bucarest uno lee en los periodicos que el sueldo medio es de 300 euros pero, sin embargo, la vida de la ciudad parece que no se ajusta a estos parametros tan bajos ¿Por que? Porque una cosa es lo que el empresario te paga en el salario legal por el que pagan tus impuestos y otra lo que te da realmente, porque todo el mundo tiene trabajillos extras que no declara, porque se tienen pisos alquilados sin contrato (eso es lo habitual, en mi caso no he conocido a nadie que tenga contrato de alquiler), etc., etc...

Tambien tuve la oportunidad estos dias de enfrentarme por primera vez a la sanidad publica rumana. Tenia que hacerme unos analisis e ir al medico y quise conocer como funciona la medicina en Bucarest. Asi que pedi cita. Lo que primero me llamo la atencion es que los medicos de familia son medicos privados, es decir, que te reciben en su consulta privada y luego tienen una especie de acuerdo con el Estado para atender a los ciudadanos que paguen su seguro (lo de la sanidad universal española gratuita para todos aqui queda lejos).

En fin, lo que mas me indigno es que, cuando me hicieron el analisis, aparte de las condiciones materiales minimas en las que se hacen, sin camillas adecuadas, sin una sala especial y aislada, etc..., es que el ministro de sanidad habia decidido recortar gastos y que algunas analiticas se pagaran. Y no me refiero a analisis sofisticados y carisimos, sino a simples analisis de sangre en los que te detecten algo fuera de lo comun, como por ejemplo la Hemoglobina Glicosilada, que es una medida basica para el control de la diabetes.

Es decir, un enfermo cronico, como un diabetico, tiene que pagarse sus analisis desde el 1 de abril de este año, ademas del resto de analiticas que aparecian en la lista y que no memorice. Ademas de pagar el seguro mensual con tu trabajo, necesitas controlar tu enfermedad aportando tu dinero privado en la sanidad de todos.

No me gusto mucho lo que vi, aunque lo que menos me gusto es que nadie diga nada al respecto, que todo el mundo agache la cabeza, que parece que no pasa nada, y que la sumision sea cada dia mas profunda. Ni siquiera los numerosos nostalgicos se atreven a alzar la voz.

Pero aun tuve una experiencia que confirmo lo anterior: fue de visita a un hospital publico a visitar a un internado.... Aqui a las habitaciones se les llama "Salones", un nombre mucho mas apropiado a lo que son: seis personas como minimo en el "salon", sin baño en la habitacion, instalaciones bastante viejas, y poca informacion al paciente. Es decir, como para no ser nostalgico... Y lo peor los comentarios de que se pueden reservar "habitaciones", si pagas, en esos mismos hospitales, para que te traten mucho mas humanamente.....

6 comentarios:

antonio dijo...

Sólo falta decir aquello de " nuestros trenes son los más lentos , pero también los más seguros" de los tiempos oscuros.

Pinole dijo...

Es una orden mundial del FMI que la crisis capitalista global la paguen los de siempre. Sea en Rumanía, en España o en el sudeste asiático, queda claro, que, salvo alguna gloriosa excepción en latinoamérica, la crisis capitalista no la van a pagar ni por asomo precisamente los que la causaron.

Jose Luis Forneo dijo...

Tiene razon Pinole, pero eso es por la sumision a la que estamos acostumbrados. La ideologia de la sumision (algunos la llaman la ideologia de la libertad) nos convierte en esclavos que no son capaces de responder al amo.

Luca dijo...

Pues mira, sin ánimo de ir de victima te dire que si lo piensas friamente aquí la cosa es peor aún. En Rumania está todo tan mal que tienes que sobornar a todo el mundo pero al menos, de momento, reciben un servicio a cambio de dicho soborno. En la adinerada, pujante y modernisima España tenemos que pagar todos por servicios que ni siquiera vamos a disfrutar y me refiero por su puesto a todas esas prestaciones que el PP privatiza y que el PSOE, por mucho que critique, jamás nacionalizará de nuevo. En cuanto a lo de que nadie se queje, bueno, por lo menos ellos tienen la excusa de haber tenido a la izquierda anquilosada en una burocracia estatal de caracter dictatorial de la que solo han quedado 4 nostálgicos agrupados clandestinamente en el NPCR... pero nosotros, que tuvimos una guerra entre izquierdas y derechas, que tuvimos un movimiento obrero clandestino fuerte hasta los 70... a este país que tanto se las da de tenerlos bien colocados por todas esas tan cacareadas batallitas del 2 de mayo y demás, a esta mierda de país lo tienen domesticado y bien domesticado.

Ya veras como dentro de unos años tendremos unos hospitales y unos institutos públicos como los de una mala película del Bronx y más de uno se preguntará cuándo y cómo pudo ocurrir todo eso delante de sus narices sin darse cuenta.

Y, por su puesto, culpo de todo ello a la amodorrada izquierda española, que bien que se moviliza para protestar por una invasión a un país remoto, lo cual está bien, pero bien que pasa del tema cuando se trata de solucionar los problemas que tenemos aquí.

Jose Luis Forneo dijo...

Luca tienes razon. En España vamos por el mismo camino, pero de momento la Seguridad Social alli todavia es "universal" y gratuita (aunque el PP este hincandole el diente cada vez mas fuerte, con la complacencia del PSOE y, lamentablemente, Izquierda Unida).

ribizlifozelek dijo...

Los hospitales del "socialismo" hungaro -y rumano- eran similares. He tenido la "suerte" de ver un hospital sovietico normal - no de elite - y era tambien similar.

Para no estar en una habitacion de 6 uno tenia que dejar un dinerito extra al medico.
Aunque las habitaciones de 6 con 8 enfermos amontonados tenian sus ventajas. Pues muchas enfermeras no atendian a los enfermos y de los 6 o 8 siempre habia uno o dos enfermos que podia darte un vaso de agua. Uno siempre traia una tele portatil para ver el futbol, otro portaba comida casera ya que el menu del hospital no era/es para seres humanos, otro tenia papel higienico.

No habian armarios (si habian, todo que tenia valor desaparecia).

El sistema era inhumano, pero tenia varias ventajas indudables: no habia listas de espera para las operaciones, no eran tacan~os con los medicamentos, como hoy.

Para tener cualquier servicio "extra"tenias (y tienes) que sobornar a alguien. Esto no se veia como algo malo, era normal, era parte de la vida. Era algo que siempre era asi.

Lo de protestar: la gente se habia perdido la costumbre de protestar en el "comunismo". Protestar era el equivalente de atacar el sistema de estado, con lo cual, podia tener consecuencias negativas. No hubo manera de conseguir algo protestando. Lo que se podia hacer era buscar una puerta pequen~a - como lo hacen los hungaros y rumanos hoy en dia.



Eso de tener habitaciones de 2, salas separadas para todo, tener en cuenta de la dignidad y espacio privado una cosa nueva que solo he visto en paises "capitalistas" y en algunos hospitales "socialistas" a partir de los 80. Las excepciones son los hospitales reservados para altos cargos del partido comunista, deportistas, enchufados, etc.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...