martes, 9 de junio de 2009

Proovedores de servicios


Algo que me ha sorprendido negativamente de Rumania es el poco respeto que los proovedores de servicios tienen hacia el consumidor. En primer lugar por la poca calidad del servicio, generalmente chapucero y realizado con desgana (esto se podria entender en parte por el poco salario que se paga a los trabajadores). En segundo lugar, por lo dificil de la reclamacion, al no existir la obligacion de tener hojas de reclamaciones disponibles, y al no ser habitual la protesta ante ningun problema. Y en tercer lugar, la falta de respeto hacia los derechos individuales, siendo comun hacer pagar a personas que no tienen nada que ver por el impago o la falta de otros.

Recientemente me he topado con tres casos. El primero, Vodafone, el proveedor de servicios telefonicos, que se nego a hacer un abono a un ciudadano (con nombre y apellidos) porque su hermano, residente en la misma casa, tenia una deuda con ellos. Otro caso: UPC, proveedor de television y telefono por cable, que tambien se nego a hacer un contrato de servicios a un inquilino de una vivienda porque el inquilino anterior, una empresa, tenia un conflicto con ellos y deudas pendientes hasta que este se resolviera.

El tercer caso me afecta directamente a mi. Recientemente he alquilado una nueva vivienda, y resulta que RDS, proovedor de internet, se niega a darme el servicio solicitado porque la propietaria tiene una deuda de 100 euros con ellos. Es decir, me estan castigando a mi por un acto de otro. Es como si el propietario de mi piso fuera un asesino y me culparan a mi por el asesinato.

Esta falta de respeto por los derechos individuales, esta colectivizacion de la culpa precisamente en el paraiso de la privatizacion, me parece aberrante e incluso delictiva, una absoluta falta de respeto a mi presunta inocencia, a mi libre responsabilidad y a mis derechos a recibir servicios. Y reitero que lo mas sorprendente es que esto suceda en una sociedad en la que lo colectivo se denigra, se criminaliza, aunque parece que para las empresas castigar a usuarios por ser familia o inquilinos de deudores es lo mas normal del mundo.

4 comentarios:

jozko dijo...

Mi experiencia aquí tampoco es que sea muy buena... todavía me hierve la sangre cuando pienso como una empresa (por cierto multinacional, o sea que de húngara nada), se negó a ofrecerme servicio aludiendo a mi condición de extranjero (a pesar de que tengo permiso de residencia completamente legal)... lo curioso es que esa empresa es de un país de Europa Occidental que está en la UE...(era Vodafone)...

Claro que peor para ellos...

Un saludo

Asier Blas dijo...

Yo por aportar algo más que creo que no ha salido, mencionaría una cultura despreciativa hacia "el cliente" que se fortaleció de una manera preocupante durante los años del socialismo o satelización soviética. Me parece que es dato ayuda a comprender mucho, y por mucho que se cambie de régimen, por mucho que vengan multinacionales con otra cultura de mercado... no se cambia de la noche a la mañana. De todas maneras hablando del sector de las telecomunicaciones, el desprecio al cliente es casi universal. Saludos

Jose Luis Forneo dijo...

Jozko, parece que en todos los paises del este cuecen habas, en este sentido. Como dice Asier, quizas tenga que ver con ese desprecio al cliente del pasado, aunque la escusa del pasado ya huele un poco, y las instituciones rumanas deberian a empezar a ser un poco europeas, que no solo basta con agitar la banderita azul con sus bonitas estrellitas.

ribizlifozelek dijo...

El comunismo no es el unico culpable en este asunto.

Yo creo en la capacidad reproductora de la burocracia. Ciertas costumbres , formas de trato sobreviven dentro del sistema burocratico, muchas veces a pesar de los cambios de regimen.
A lo mejor es porque los burocratas intentan a contratar gente similar que ellos. (Varias reformas murieron a lo largo de la historia de la humanidad por la resitencia pasiva del aparato del estado.)

Pues el papel del aparato de estado en los paises del este es historicamente fuerte.
Muchos consideran esto una herencia musulmana de la epoca de la ocupacion turca, pero yo pienso que esto mas bien es una herencia bizantino-ortodoxa. (Como nos alejamos de la zona de influencia de Bizancio y de la religion ortodoxa, este sobrepeso estatal disminuye algo.)
Claro, lo Habsburgo tambien creaban un aparato de estado similar.

Ante cierta parte del aparato del estado del este el ciudadano se presenta como una persona independiente, sino el es un simple solicitante que en muchas situaciones no puede tener razon.

Estas caracteristicas historicas fueron fortalecidas por el comunismo y la economia del comunismo. Todas las empresas de servicios eran estatales. Clientes no existian. Solo habia solicitantes.

Para tener vivienda, gas natural o electricidad en casa, para tener coche, pasaporte, maquina de escribir, telefono, un alquiler mejor, un trabajo, etc, uno tenia que solicitar y enfrentarse con gente que tenia poder de rechazar su solicitud.
En una situacion normal la empresa que provee estos servicios se beneficia del cliente y por esto le trata bien.
Las empresas estatales de servicios eran estatales y sus empleados llegaron a ser burocratas.
Esto llego hasta niveles muy personales: cafeterias, restaurantes, hoteles, tiendas de aparatos electrodomesticos, almacenes, etc.

Estos empleados estatales no solo tenian poder, sino por razones ideologicas no estaban motivados en tratar mejor a los solicitantes y por tratarlos mal, no sufrian represalia alguna.

Lo peor que ellos eran gente normal y corriente, con una vida y salario igaual de miserable como los solicitantes mismos.

Esta mentalidad es lo que sobrevive en varios sectores hasta hoy en dia. Es muy dificil de eliminarla, porque se hereda de generacion a generacion (entre politicos, empleados, en la sociedad en general).

Es una de las razones porque consideran muchos en esta region inutil de protestar: contra el estado uno no puede tener razon. Con un burocrata, con un empleado de telefonicas, no se puede argumentar. Hay que humillarse, hay que corrumpar, pero gritando, argumentando lo unico que se podia conseguir fue un trato peor, a veces alguna represalia , sin alcanzar el fin deseado (p.e. una linea de telefono).

Hoy en dia algo se ha cambiado, pero muchos de estos modales y reflejos sobreviven tanto entre los ciudadanos como los empleados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...