miércoles, 18 de abril de 2012

Stephan Gheorghiu: pionero del movimiento obrero rumano (1879-1914)

El 19 de marzo de 1914, en el hospital Filaret de Bucarest, murió el obrero y sindicalista revolucionario rumano Stefan Gheorghiu, a la edad de 35 años. El autor de citas como “Las malas cosas que nos ocurren no serán resueltas por los que están encima de nosotros sino por nuestra voluntad, poder y decisión
 nació el 15 de enero de 1879 en una familia de trabajadores de  la ciudad de Ploiesti, Rumanía.

Su padre era carpintero y su madre obrera en una fabrica. Desde niño tuvo un sentido muy desarrollado de la dignidad y no toleró las injusticias sociales. Además, a pesar de las dificultades que tuvo por su origen social, tenía muchas ganas de estudiar, y lo hizo, como muchos proletarios en la historia, de forma autodidacta.

Le interesaban especialmente las historias de los bandoleros rumanos, que robaban desde hacia siglos a los ricos boyardos y ayudaban a los pobres con el botin, mientras las fuerzas del orden, como ahora guardianes de la propiedad privada y de los intereses del gran capital,  los perseguian obligándoles a vivir refugiados en los bosques.

A los 14 años inició su aprendizaje como carpintero y tomó su primer contacto con la literatura sindicalista y con otras obras socialistas. Estas obras, junto a las ideas que ya se habia forjado por sí mismo por el contacto directo con la realidad social de la clase trabajadora rumana, constituyeron la base sobre la que va a construir su obra teorica y su acción politica este militante comunista.

Empezó su actividad en el Club de los Trabajadores de Ploiesti en 1897. Gracias a su voluntad y decisión se formaron los primeros sindicatos en la ciudad: de los cocineros, de los curtidores, de los camareros de Ploiesti. Siempre insistió que las formas de lucha principales del trabajdador eran la solidaridad de clase, la protesta, y la acción directa. Entre sus amigos y camaradas de lucha se encontraban también trabajadores del grupo local de Ploiesti, comoPetre Popescu, con el que participó en acciones de agitación en los campos de extracción de petróleo de Valea Prahovei.  

Las condiciones de trabajo en la incipiente industria rumana eran casi feudales, y los obreros morian como moscas ante las condiciones miserables de trabajo y vida. Las explosiones en los pozos de extracción eran habituales, y los capitalistas mandaban a su ejercito y su policia para acallar cualquier intento de pedir mejoras. Todas estas condiciones de trabajo están relatadas en una serie de artículos llamada “Desde el infierno de Prahova”, publicados en “Rumanía trabajadora”, el periódico colectivo de los sindicatos y del Partido Social Demócrata, del que poco después, tras la Revolución Sovietica, nacería el Partido de los Comunistas.

En 1907, los campesinos comenzaran la gran rebelión motivada por el hambre y la miseria contra los boyardos y el gobierno, comenzando una revuelta sangrienta contra los opresores, quemando haciendas y mansiones, haciendo que los terratenientes huyeran a Bucarest. Entonces Rumania estaba formada por Moldavia y Valaquia, y la revuelta, que empezó en el  primero de los antiguos principados, se extiende por todo el pais. 

Gheorghiu apoyará activamente la revuelta campesina. Solicitó al movimiento obrero, que aun contaba con pocos activistas, su apoyo a los compañeros campesinos. Los dirigentes de la unión obrera y del partido vacilaran. Entre ellos el bulgaro Racovski y “la eminencia gris” del Partido Social Demócrata de Rumanía , Constantin Dobrogeanu Gherea, no siguieron su propuesta por miedo a una posible ola de represiones contra las organizaciones obreras. 

A pesar de esto, los trabajadores de Valea Prahovei, se solidarizaron con los campesinos, organizaron una huelga general, a la que se uniran los obreros de los ferrocarriles de Moldavia. Grupos de trabajadors intentaran liberar a los campesinos detenidos por el ejercito tras ser masacrados a cañonazos. Moririan 11.000 campesinos rumanos.
 
Solo unas semanas más tarde del final de la revuelta campesina, se organiza una huelga general en la ciudad portuaria de Galati, donde participan cientos de trabajadores. El general Antonescu, quien más tarde llegará a ser el líder del país y el aliado de Hitler, la bañó en sangre.  
  
Con el tiempo, Gheorghiu sufre detenciones cada vez más largas, y, al final, se le prohibe salir de su ciudad natal, Ploiesti. Al jefe de los Servicios Secretos “Siguranta” se le informa diariamente sobre sus actividades. Al final, sus acciones y su popularidad se hacen tan grandes que lo detienen bajo una razón falsa, siendo trasladado a la cárcel de Ploiesti donde, entre los detenidos, se encontraban también algunos de los marineros que habían participado en el motín del barco “Potemkin”.

El movimiento obrero reacciona a la detención de Gheorghiu. En Bucarest se organiza un mitin donde participan miles de obreros que piden la liberación inmediata de Gheorghiu. Al mismo tiempo, el movimiento luchaba en otros frentes. En 1907, el estado rumano expulsa a 800 socialistas extranjeros de Rumanía. De esta forma, el movimiento pierde cientos de camaradas revolucionarios, y el estado hace públicas las acusaciones hacía Gheorghiu. Según estas acusaciones, el habría cometido alta traición, y es condenado a muerte, pues en el momento de su detención llevaba en el bolsillo la orden de incorporarse a filas.

Como un acto de solidaridad, en 1907, el Congreso de los sindicatos y de la Unión Socialista se organiza en  Galati. En su ausencia, es elegido, a través del voto, miembro del consejo general para la comisión general de los sindicatos. Para el estado es evidente que el movimiento obrero lucha para la libertad y para la vida de Stefan Gheorghiu. La Unión consigue, al final, con la ayuda del abogado socialista N.D. Cocea, revisar los documentos que le incriminan. Cuando se llega al juicio, delante del tribunal militar, el estado es obligado a retirar sus acusaciones. La orden de reclutamiento no te hace todavía soldado, por lo tanto no puede existir alta traición de estado. 

En las grandes huelgas de 1912-1913/1914 participa como agitador y organizador. En diciembre de 1913, Gheorghiu consigue formar la Unión de los trabajadores de transporte marítimo y terrestre de Rumanía. En el Congreso, será elegido presidente y recibe la tarea de encargarse del periodico “La tribuna de los Transportes”. En él escribiran otros activistas obreros como Constantin Manescu, el anarco-sindicalista Neagu Negulescu y Panait Istrati. 

Del famoso escritor se hizo amigo en 1909. Viajaron juntos a Egipto, en un intento de curar su neumonía y allí se han encontrado con el antiguo militante de Galati, Hermann Binder, quien había sido expulsado de Rumanía. Años mas tarde, Panait Istrati consideraba a Gheorghiu: “El único y el mejor amigo”. Istrati se habia propuesto escribir su biografía bajo el titulo “El agitador”. Al cumplirse un año de la muerte de Gheorghiu, Istrati le haría un homenaje en un articulo pasional en “La tribuna de los transportes”. 

En 1910, en un discurso frente a miles de trabajadores en Bucarest, defenderá a Gheorghe Stoenescu Jelea, que en 1909 fue acusado de intento de asesinato contra el Primer Ministro Batrianu, considerado el principal culpable de la masacre de campesinos de 1907. Jelea seria encontrado muerto en su celda por los guardias de la carcel. Gheorghiu no dudo en ningun momento de que su amigo fue asesinado a petición del gobierno. A pesar de la propaganda burguesa contra él, le defendio en todo momento, a pesar de la actitud dubitativa del resto del Partido Social Democrata.

En 1912, Gheorghiu y los sindicalistas Constantin Manescu y Alexandru Voda publicaron en Ploiesti el manifiesto „Guerra a la guerra”. Usando palabras claras, este manifiesto, publicado a la víspera de la Primera Guerra Mundial, se le entregará a los trabajadores, a los que se les pide no transformarse en „marionetas de los ricos” y que, en en el caso de que tengan que luchar como soldados, abandonen las armas.

Monumento que estuvo durante un
tiempo en la ciudad de Ploiesti
El manifiesto no solo es anti-militarista, pues ataca también a otra idea usada por la burguesia para controlar a los trabajadores: el nacionalismo.  Los líderes de los sindicatos y del Partido Social Democrata prohibirán la impresión de este manifiesto en „Rumanía trabajadora” y mandan dos delegados para convencer a los sindicalistas de que lo retiren. Los dirigentes de los sindicatos justifican que quieren protejer a los obreros de posibles represiones del estado. Sin embargo,  el manifisto fue publicado, en dos ediciones.

Ştefan Gheorghiu, Mănescu y Vodă seran juzgados por ello por el fiscal de estado en 1913. Gheorghiu estaba ya a punto de morir, aunque aun apoyaba la huelga general en contra de la introducción de las gruas en el puerto de Braila. Despues de una detención preventiva, les multarán a el y a sus compañeros, y serán liberados.

El día 22 de noviembre de 1913, en una carta para sus camaradas, anuncía que ya no es capaz de continuar su trabajo en la Unión de Trabajadores, y que está obligado a retirarse. Sus camaradas lo acompañian hasta el hospital de Filaret de Bucarest. La tuberculosis que contrajo en la cárcel de Galati acabó con él. El 19 de marzo de 1914 Stefan Gheorghiu muere. Fue enterrado en Ploiesti, en el cementerio local, sin cura ni simbolos cristianos. Poco despues, en el mes de julio, estallaría la anunciada Guerra Mundial,  en la que moririan miles y miles de obreros al servicio de los intereses de las oligarquias nacionales, y ante la que los trabajadores soviéticos responderían tomando el poder del estado y cambiando con ello la historia del mundo, haciendo efectivas las esperanzas de millones de proletarios y campesinos.

Tras la construcción de la República Popular Rumana por parte de la clase obrera rumana, en 1948, los restos de Stefan Gheorghiu serian llevados al Monumento a los heroes socialistas del Parque de la Libertad (hoy Parque Carol) de Bucarest, junto a otros representantes de la lucha del movimiento obrero contra la dictadura capitalista. Tras el golpe de estado de 1989, y la reinstauración del fascismo (enmascarado de democracia liberal) su tumba fue profanada y sus restos trasladados a un lugar desconocido.

Gheorghiu fue uno de los grandes pioneros del movimiento obrero de Rumania, representante de las primeras grandes organizaciones obreras anticapitalistas del pais. Su biografia es una muestra de cómo se fue construyendo el movimiento obrero en Rumanía, y como fue aumentando su poder, especialmente tras la Revolución Rusa, hasta organizar inolvidables huelgas, como las de Lupeni en 1929 o Grivita en 1933, ambas zanjadas con una sangrienta represion policial, u organizando una red partisana antifascista mientras Rumania estuvo al servicio de la Alemania Nazi durante el reinado de Mihai I y el gobierno de Antonescu.

Sus consejos y ejemplo, inspiradores de los obreros que continuaron su lucha durante el resto del siglo XX, todavia son vigentes hoy, y tan necesarios como entonces:

Lo unico que tenemos es nuestra fuerza, tenemos que fiarnos de nuestro trabajo y de la capacidad de autoeducarnos. La organización y la cultura son el punto alrededor del que deben girar todas nuestras preocupaciones. Vivimos en el siglo de la ciencia, pero, a pesar de esto, los métodos de represión de la clase dominante son los mismas que hace mil años !Quitemos la mascara de la oscuridad! El trabajador no debe mirar a los dioses, ni tampoco a los políticos, sino fiarse de sí mismo. Porque para el obrero, la emancipación es la espada que cortará la cabeza de todos los males que sufre hoy”.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

una pregunta:
que ha sido del blog de Josafat s. Comin??
¿alguien sabe algo?
existe otro blog?

un saludo

Oxandabaratz dijo...

El blog de Comín se borró sin explicaciones. Creo que no hay ningún sustituto. A falta de informaciones fidedignas, no entraré en especulaciones.

Oxandabaratz dijo...

Una pregunta, Jose Luis: ¿Panait Istrati era quien se opuso a la unificación de Transilvania con Rumania porque decía que el Estado rumano era mucho peor que el austrohúngaro con la frase "en 50 años no conozco a ningún campesino que haya entrado en el Parlamento de Rumania"?

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Oxandabaratz: Si, el mismo. El decía que la union con Transilvania era bastante peor para los campesinos que hasta ese momento habian vivido bastante mejor en el Imperio Austrohungaro que en la Rumania de los boyardos. Ademas, como tambien dices, tambien señalaba que ningun campesino decidio la union.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...