miércoles, 25 de marzo de 2009

Los brigadistas rumanos, los caballeros de la esperanza

Hace poco hablamos en una entrada de Andrei Micu Izsak, el unico superviviente rumano de las Brigadas Internacionales. Hoy, al hilo de la informacion que he estado buscando sobre Water Roman, brigadista que despues fue un alto cargo del PCR y ministro de correos y comunicaciones, he encontrado algunos datos mas sobre comunistas rumanos que llegaron hasta España para luchar contra el fascismo y por la libertad.

Sobre todo he encontrado informacion sobre el muresano Andrei Sas Dragos, que es recordado por Walter Roman en sus memorias de su participacion en la guerra civil: "Sub cerul Spanei. Cavalerii sperantei" (Bajo el cielo de España. Los caballeros de la esperanza).

Andrei Sas Dragos nacio en 1912, en el actual judet de Mures, en una familia de "argati" (especie de jornaleros que vivian como esclavos en las fincas de los latifundistas). Con esfuerzo logra estudiar y marchar, en 1929, a Bucarest, donde trabajo en una sastreria de lujo. Con la crisis economica que afecta a toda Europa desde 1929 a 1933, en Bucarest acontecen una serie de huelgas obreras. Es ahora cuando Andrei se afilia al PCR y participa en actividades clandestinas.

En 1936, cuando termina el servicio militar, entra en la lista negra de los organos de seguridad del estado rumano, por sus actividades comunistas. Es ahora cuando decide enrolarse en un grupo de voluntarios rumanos que deciden viajar hasta España para apoyar a la novedosa y joven democracia española, atacada con saña por los representantes del antiguo regimen semifeudal que la Republica intentaba superar.

Su viaje hasta España no fue facil, a traves de Chequia, Austria, Suiza y Francia. Cuando los rumanos llegan a España se encuandran en la 14 Brigada Internacional ubicada en Albacete. Tras un breve periodo de entrenamiento, participaran en algunas batallas importantes, como la del Ebro, con la bateria artillera "Tudor Vladimirescu", formada integramente por rumanos y dirigida por Walter Roman.

Es durante la guerra civil cuando traba amistad con Walter Ernest Neulander, que habia romanizado su nombre como Walter Roman. Este era un judio transilvano, nacido en Oradea en 1913. Estudia ingenieria en Chequia, donde es reclutado por el movimiento comunista por Nicolae Goldberger, que le ayuda a viajar a la URSS, donde se implica en el movimento revolucionario sovietico.

En 1936 ambos, Andrei si Walter se encuentran en plena Guerra Civil española, con otros rumanos como Andrei Micu Izsak, Ioan Craciun o Nicolae Cristea. Continuaran juntos tras la derrota republicana, refugiandose todos en Francia, donde son desarmados e internados en los campos de concentracion que las autoridades francesas reservaron para los luchadores por la libertad (en otra de las muchas injusticias que los republicanos españoles han sufrido tras la victoria del genocida Francisco Franco).

Sin embargo, como la mayoria de los republicanos de los campos de concentracion, mas tarde se alistarian en la Resistencia francesa, para luchar por la liberacion de Francia y de la España donde Franco y sus secuaces estaban fusilando y encarcelando a miles de personas que estaban relacionadas en mayor o menor grado con la defensa del gobierno legitimo republicano.

Antes de esto, cuando las autoridades francesas decidieron trasladar a los refugiados a campos de concentracion en Africa del norte, el grupo de rumanos decide evadirse. Asi que el 21 de marzo de 1941, 16 rumanos se escapan de la estacion de Toulousse, desde donde iban a ser trasladados a Africa. Desde entonces formaran parte de la Resistencia francesa contra los nazis.

Conducidos por Nicolae Cristea, el destacamento rumano de la Resistencia participa desde el primer dia en las actividades clandestinas y en actos de sabotaje contra las tropas alemanas en Francia. El 16 de octubre de 1942, Nicolae Cristea, Ioan Craciun y Andrei Sas Dragos atacan con granadas de mano a un grupo de aviadores germanos que hacian ejercicios en el estadio Montrouge, en un suburbio de Paris. La accion no sale como se esperaba, y sin crear demasiados daños, son detenidos por la Gestapo en un corto periodo de tiempo.

Tras 4 dias de detencion y tortura en la carcel militar de Fresnes los tres son ejecutados el 13 de marzo de 1943. Hoy la tumba, si es que ha habido alguna, no se ha encontrado todavia. Andrei Sas Dragos y sus compañeros murieron, tanto en la Guerra Civil o en la Segunda Guerra Mundial, mientras luchaban (por encima de banderas nacionales que simbolizaban los intereses de las burguesias locales) por la liberacion de la clase obrera y contra el fascismo. Y creo, que como sucedio en España, han sido olvidados demasiado tiempo sin hacerles, al menos, la justicia de ubicarles en un lugar protagonista de la historia. Lucharon por un ideal que, aunque se consiguio en parte, fue despues desperdiciado por los que no supieron dirigir los logros hacia la meta del socialismo.

Walter Roman sobrevivio a las dos guerras. Tras la guerra civil se refugio en Francia con sus camaradas, pero despues volvio a la URSS, donde dirigio durante un tiempo el departamento de emisiones en lengua romana de Radio Moscu. teniendo bajo su mando a otros comunistas rumanos como Ana Pauker, Leonte Rautu y Iosif Chisinevschi. Cuando Rumania se rinde a los aliados, Ana Pauker vuelve a Rumania con su uniforme sovietico y Walter Roman sobre un tanque ruso, al mando como teniente coronel de la division Horia Cloşca şi Crişan, formada por prisioneros de guerra rumanos que decidieron ponerse del lado de los sovieticos bajo el mando del general Mihai Lascar.

En 1945 fue condecorado en Moscu con la estrella roja, y llega en el ejercito rumano al grado de general mayor. Un año mas tarde es nombrado Jefe de la Direccion de Educacion, Cultura y Propaganda del Ejercito, y entre 1947 y 1951 ocupa el cargo de Jefe de la Direccion Superior de la Politica de la Armada. En 1951 es miembro del Comite Central de Partido Comunista Rumano y ministro de correos y telecomunicaciones.

Sin embargo, tras 1953 entra en desgracia y es apartado de sus funciones, junto a Ana Pauker. Sus relaciones con Gheorghe Gheorghiu-Dej y con Ceausescu no seran del todo buenas, aunque Walter Roman jamas renuncio a sus ideales comunistas y a su fidelidad al PCR y, quizas por eso su aislamiento por los nacionalistas rumanos, tampoco al comunismo sovietico.

Desde 1954 hasta 1981, cuando muere, es Director de las editoriales Politicas, y profesor en la facultad de fisica de la Universidad de Bucarest, donde da clases, por ejemplo, a Virgil Zbaganu, del que hemos hablado en otra entrada (intento reconstruir el PCR tras la contrarrevolucion de 1989).

Como se ve, Walter Roman fue un bravo luchador comunista, destacado miembro de las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil Española, y miembro importante del gobierno comunista de Petru Groza hasta su apartamiento por Gheorghiu-Dej y Ceausescu. Parece ser que participo en el apresamiento del presidente hungaro Imre Nagy, junto con miembros de la Securitate, en 1956, tras el intento de rebeldia ante las imposiciones sovieticas. Walter Roman, siempre prosovietico, siguio las ordenes de Moscu e intento convencer a Nagy de que aceptara al nuevo gobierno hungaro, mientras estuvo encerrado cerca de Bucarest hasta su fusilamiento en Budapest.

Tambien se dice, segun el historiador sovietico T. M. Islamov, que Valter Roman a apoyado frente a los miembros de la Comision Litvinov a favor de la creacion del estado independiente de Transilvania, apoyado por las grandes potencias (URSS, EEUU, y Gran Bretaña).

Walter Roman se caso en Moscu con Hortensia Vallejo, miembro del Partido Comunista de España. De su matrimonio nacio Petre Roman, que seria uno de los contrarrevolucionarios que acabaron con el comunismo rumano por el que tanto lucho su padre. El hijo del revolucionario es un ejemplo completamente contrario a su padre: oportunista y sin ideales. Aunque se aprovecho de la posicion de su padre en el comunismo rumano, y pudo estudiar en Francia, despues corrio a ocupar un puesto visible en el Frente de Salvacion Nacional (antes nunca habia mostrado oposicion alguna), luego fue presidente del gobierno y director del gran expolio que suposo la terapia de choque privatizadora impuesta por el FMI, y hoy dia es miembro del Partido Nacional Liberal (los enemigos de clase de su padre) y Alto comisionado para la inmigracion (premio de Basescu a su apoyo a la transformacion de Rumania en un erial industrial y de derechos sociales).

En uno de sus libros (Secolul XX-Secolul Marilor Revolutii), publicado en 1970, Roman elogia de nuevo la Revolucion sovietica (pese al alejamiento del nacional-comunismo rumano de los dictados de Moscu), y se pregunta quien vendrá despues de ellos... La respuesta para el es "Dupa noi, vom veni tot noi" (tras nosoros vendremos todos nosotros). En esto parece que se equivoco, y no pudo ver que quienes le habian apartado del poder ya llevaban dentro el germen de la Contrarrevolucion. En lo que no se equivoco fue en otra frase que escribio: "Noi nu scriem istoria. Noi o cream" (nosotros no escribimos la historia, nosotros la creamos). Es evidente que tanto el como sus camaradas rumanos la escribieron, participando en los acontecimientos que decidian el futuro. No eran ni mucho menos personas sumisas, indolentes, derrotistas, que dejan que ante sus narices continue el saqueo, la humillacion, y la manipulacion.

En resumen, con este repaso a la biografia de Andrei Sas Dragos y Walter Roman hemos descubierto tambien a otros valientes compañeros que dieron todo, algunos hasta su vida, para luchar contra la explotacion y para transformar el mundo. Eran otros tiempos, cuando algunos soñaban que el mundo podia ser cambiado, y que defendian esa idea repetida hoy de que otro mundo es posible con su lucha diaria (y no solo escribiendo en blog o quejandose en los pasillos de la universidad o en las barras de los bares).

Han dejado un ejemplo que, por mucho que algunos intenten ocultar, siempre pervivira: la lucha continua y el mundo esta en permanente construccion. Son, como escribio Roman, los caballeros de la esperanza... Bajo el cielo de España, o bajo cualquier cielo.

http://ro.wikipedia.org/wiki/Valter_Roman

http://www.penultimosdias.com/2008/08/09/9199/

http://www.infoportal.ro/articol~din-cultura~info-479376~walter-roman-un-prieten-sentimental.html

http://www.ziua.ro/display.php?id=206867&data=2006-09-08

3 comentarios:

antonio dijo...

Justo homenaje y mis respetos por estos heroes románticos con ideología comunista. Evidentemente no se ha cumplido esode que " de tal palo tal astilla". Las ideologias virtualmente son aceptables, logicamente no todas ni para todos, pero tienen que mostrarse así para ganar adeptos ( es su cara amable ). La practica y la implatación es otro cantar. En el fondo, siempre que dan los irreductibles y "romanticos" que ganan batallas pero que desgraciadamente pierden la guerra y los "listos", incombustibles, que se aprovechan de cualquier situación a costa de lo que sea para lograr sus interes. Estos listos crean grandes mentiras para que el resto vivamos según sus criterios, hay quienes tienen la suerte de poder sobrevivir y , como un gran piramide están los listos, listillos y acolítos. No importa el grupo al que pertenezcan, si hay que cambiar se cambia. Despues de esta minireflexión entenderás por que soy excéptico, aunque activo, respeto a la política. Tengo un profundo respeto por las personas anónimos o no, que pese a este marasmo siguen luchando en la medida de sus posibilidades. Creéme hay muchas maneras de luchar para que esto funcione, actuando con sentido común y coherencia puede ser una de ellas.

Luca dijo...

Se que es un dato insustancial pero no tenía ni idea de que la madre de Petre Roman fuera española. Bueno, después de este sencillo dato te diré que también me sorprendió que hubiera una Brigada entera compuesta exclusivamente por rumanos. Me sorprende solo por el hecho de que, según muchos documentos, el PCR era una cosa casi insignificante hasta que llegaron los soviéticos y los auparon. Creia sinceramente que allí los comunistas serían 4 líderes convencidos y varios millones de burócratas trepadores buscando cómo hacerse un hueco.

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Luca,

No es asi. Eran pocos, pero suficientes como para dar guerra en Rumania y en Espana. Por cierto, estoy terminando tus dos peticiones: las mineriadas y un instrumento tipico rumano.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...