viernes, 13 de marzo de 2009

La desarticulacion del Movimiento Obrero en Rumania (1)

Uno de los primeros pasos del movimiento contrarrevolucionario de diciembre de 1989 fue ejecutar al matrimonio Ceausescu, en una ejecucion sumarisima movida por las prisas, supongo que para tapar la boca del Conducator y dejar campo libre al saqueo que vino tras su muerte. El segundo fue anular y cortar la cabeza de cualquier intento de retomar el control de los cambios politicos por parte de la clase obrera, y el peligroso mantenimiento del fantasma del comunismo recorriendo la sociedad rumana.

En este sentido se pueden destacar cuatro acontecimientos que supusieron un duro golpe para los pertrechos restos del Partido Comunista Rumano y el sindicalismo obrero. Uno de ellos, las denominadas mineriadas, son una serie de movilizaciones de los mineros con motivaciones diferentes.

En total hubo seis mineriadas, aunque creo que se pueden dividir en dos grandes grupos: las primeras mineriadas (utilizadas por el gobierno de Iliescu y Roman para frenar a la oposicion), y las segundas (cuyo contesto seria la terapia de choque privatizadora impuesta por el Fondo Monetario Internacional y que estaba acabando con elo tejido industrial rumano existente y dejando en la calle a millones de trabajadores).

Los otros tres acontecimientos serian 1) la prohibicion ilegal del Partido Comunista Rumano, con la Ley de Seguridad Politica de 1991, 2) la muerte en extrañas circunstancias de Virgil Zbaganu atropellado por un tren en agosto de ese año (cuando intentaba reorganizar el PCR), y 3)el asesinato del lider sindicalista Virgil Sahleanu, en septiembre del año 2000. Ninguno de los casos se ha investigado ni, por supuesto, resuelto.


El tema tiene tanta miga que haria falta una investigacion en profundidad, una tesis doctoral quizas, para aclararlo (y con una tengo bastante). En el se entremezclan varios hilos de los que habria que tirar: el despedazamiento de los bienes publicos rumanos por antiguos miembros del PCR reconvertidos en capitalistas, la llegada de los buitres transnacionales y la destruccion del tejido industrial y productivo rumano para convertir a Rumania en una colonia donde vender sus productos, la ilegalizacion del PCR y, por lo tanto, la perdida de todas las propiedades del partido entre los pedazos a rapiñar por las altas instancias de la "Revolucion", y la humillacion de la clase obrera convertida ahora en una clase indolente sin derecho a la participacion en la vida politica salvo cada cuatro años (eligiendo de entre un menu de partidos financiados por multinacionales capitalistas).

Como digo es un tema complicado y largo, y por eso lo dividire entre varias entradas. Estoy seguro de que mi acercamiento a los acontecimientos sera tan superficial que no me gustara del todo, pero intentare hacerlo de todos modos, lo mejor posible.

Virgil Zbaganu


Empezare hablando del joven ingeniero Virgil Zbaganu, que a partir de 1990 intenta reorganizar el PCR, que de hecho no habia sido disuelto hasta entonces. La marea anticomunista de los medios de comunicacion financiados por los grupos facticos que habian tomado el poder no dan credito a que este joven comunista, acompañado por un comite de reorganizadores, entre los que esta por ejemplo Gheorghe Apostol (hoy presidente de honor del NPCR, Nuevo Partido Comunista Rumano), intente continuar el partido que habia dirigido el Estado rumano hasta el golpe de mano de los intereses extranjeros y de los de los que desde dentro siempre habian deseado solo poder, bajo un regimen comunista o bajo uno capitalista.

Zbaganu es de los primeros que publicamente denuncian el cambio de chaqueta de miles de comunistas que con la llegada de la "democracia" se hacen "anticomunistas de toda la vida".

Para el, "Los anticomunistas son de dos tipos. Los menos, los que fueron anticomunistas desde antes de diciembre de 1989. Estos son hombres estimables, que han hecho una eleccion, y tal vez sufrieron por ella. Respecto a estos, tenemos la estima de aquel que, creyendo en algo, repeta lo que otros creen. Lamentablemente, estos anticomunistas son muy pocos. La mayoria forma parte, infelizmente, de otra categoria. Los que le chuparon las medias a Ceausescu hata el ultimo momento, siendo culpables de colaboracionismo del mas alto grado. Estos constataron por enero de 1990 que ellos, de hecho, no han podido soportar jamas el comunismo. Mientras mas culpables se sienten, mas escupen donde lamieron toda la vida. Los ejemplos llenarian miles de paginas. Hacia ellos, no se quien podria encontrar alguna huella de respeto" (La Calle, numero 33, 26 de agosto de 1991).

Virgil Zbaganu desarrolla una intensa actividad para dar a conocer que existe el proyecto de continuar (no reconstruir) el Partido Comunista Rumano. El insiste que el PCR nunca se disolvio, por lo que el PCR todavia existe. Esto trae como consecuencia un problema: los fondos y los bienes del partido, que eran muchos desde su fundacion en 1921, hasta entonces en manos de los nuevos responsables politicos, ahora pueden ser reivindicados por el PCR, y esto no va a ser aceptado por los que ya tienen planeado repartirse el botin del Estado.

Es tambien el primero que alza la voz contra el saqueo que suponen las privatizaciones masivas que se estan produciendo en Rumania, impuestas por el F.M.I. y la "terapia de choque" con la que los paises occidentales intentan convertir a los del este en mercados para sus productos, destruyendo su tejido productivo e industrial.

En este contexto, acontecen las mineriadas de 1991, en las que los mineros exigen la dimision del gobierno de Petre Roman que, para Zbaganu "es el gobierno mas vergonzosamente servil" de toda la historia de Rumania.

Por eso cree que es necesario que el PCR reviva y haga de freno a los egoismos personalistas que venden por pedazos Rumania, y que la estan transformando, sin importarles nada, en una colonia totalmente dependiente de Occidente. Zbaganu piensa que si una empresa es improductiva puede privatizarse, pero de forma lenta y meditada, y no con prisas como se esta haciendo en Rumania. En Inglaterra, por ejemplo, durante 11 años de gobierno conservador se privatizo solamente un 5% del sector estatal. Para que la reforma sea eficiente no puede hacerse en un abrir y cerrar de ojos, como pretenden los que, en el fondo, solo buscan su rapido enriquecimiento personal.

Para el la reforma postdecembrista es totalmente perjudicial para los trabajadores rumanos, porque en ningun lugar del mundo una "terapia de shock" ha sido exitosa.

"Por todos lados la imagen es la misma: sobre un fondo de miseria y desesperacion general crece una capa de enriquecidos por la reforma. Antes de la "reforma", los pueblos del Este debian alimentar a unos cuantos miles de privilegiados. Ahora los mismos pueblos, mas pobres que antes, deben alimentar a una cantidad mayor de privilegiados, todos con un apetito excelente ¿En beneficio de quien se hace la reforma? (Flagrante, nº 18, 1991, ¿Por que ha involucionado el Partido Comunista Rumano?).

La denominada "Revolucion" de 1989 no tuvo, para Zbaganu, caracter anticomunista. La frase "Jos Comunismul" fue inventada en ingles y traducida al rumano. Para el, que estuvo en las calles durante las revueltas de diciembre, al contrario que los miembros de Frente de Salvacion Nacional, que se quedaron en sus casas hasta que paso el peligro, el pueblo era comunista, y se enfrentaba solamente a los excesos de Ceaucescu.

"Se dice que los acontecimientos de diciembre habrian tenido un sentido anticomunista. Es una mentira grosera. Nadie grito en diciembre de 1989: queremos capitalismo, queremos pobreza, queremos desempleo, queremos ser despreciados. Es mas, el 23 de diciembre, en la fachada de la fabrica de Mecanica Fina (en la noche del 21 al 22, la primera columna de trabajadores salio de esa fabrica) ponia "La fabrica es nuestra", y "no queremos que nos privaticen la fabrica". Lo tragico es que los trabajadores, al no tener un partido que los represente, han luchado hasta ahora bajo otras banderas. Ahora este partido existe, y ellos lo van a descubrir" (Alianza Civica, n1 40, 24 de agosto de 1991, "El pueblo rumano es de izquierdas").

Ante la cuestion del perseguido juicio al comunismo, tan proclamado por los nuevos gobernantes y los anticomunistas (muchos de los antiguos pelotas del regimen), Zbaganu cree que tiene que hacerse, pero que tienen que hacerlo los propios comunistas. No se puede juzgar a un sistema, como pretenden los capitalistas (en ese caso tambien podria hacerse al reves), sino a determinados comunistas que han cometido crimenes. Y proclama tambien lo evidente: el comunismo tambien tuvo politicas excelentes. Hay que reconocer lo bueno y lo malo.

En cuanto al ultimo Congreso del PCR, celebrado poco antes de diciembre de 1989, dice

"¿Que hay de odioso en la intencion de asegurar y garantizar a cada ciudadano del pais una superficie de 14,5 metros cuadrados? Sobre todo ahora, cuando para cientos de miles de jovenes la esperanza de tener vivienda propia ya no existe. ¿Y la garantia de enseñanza gratuita para todos los niños del pais? O, en las condiciones de ahora de explosion de precios, la politica de entonces en este ambito ¿no adquiere acaso otra significacion? Esta, seguro, claro que antes de diciembre de 1989 existieron aspectos reprobables y tenemos que mostrarselos al mundo, pero han existido tambien realizaciones y objetivos extremadamente valiosos, que estaban y estan en plena corcondancia con las posibilidades del pueblo rumano. La mentira principal que se nos impone es esta globalizacion: tiremos todo a la basura porque todo estuvo mal" (La democracia nº2, octubre de 1991, "Existe el Partido Comunista rumano").

Por ultimo, el joven arquitecto, que perdio su trabajo debido a su intencion de reconstruir el PCR, y fue uno de los primeros parados universitarios de Rumania, fue en parte un visionario, porque anticipo lo que pasaria en Rumania veinte años despues, diciendo que en 2010 "seremos mas pobres".

Lamentablemente, su intencion y su tenacidad de revitalizar el PCR provoco que algunos intentaran quitarsele de en medio. Un PCR nuevo era, a todas luces, un peligro a los planes de privatizacion del Estado y un catalizador peligroso para los cada vez mayor numero de obreros que eran despedidos y empujados a la pobreza. Y quizas tambien un problema para la facilidad del saqueo de los bienes del Estado, porque un PCR continuacion del PCR historico podria reclamar un determinado patrimonio (seguramente muy amplio) que tendria mejores y mas poderosos postores.

Asi que, el 21 de agosto de 1992, durante un viaje a Bacau para lograr adhesiones para presentar el dossier necesario y dar de alta al PCR, Virgil Zbaganu fue atropellado sospechosamente por un tren. Decimos "sospechosamente" sobre todo porque, como dice Zsuzsa Fogarasi, miembro del Partido Comunista de Hungria, no se habló de su muerte, y ningun medio se hizo eco de ella apenas. En un momento de facil escandalo mediatico, su muerte no fue sospechosa para nadie, fue invisibilizada. Eso si, el PCR fue sacado de la ley por la Constitucion rumana y no pudo ser legalizado (Rumania fue el unico pais de Europa con el Partido Comunista ilegalizado, junto a Turquia).

Virgil Zbaganu tambien hizo otro vaticinio, parafraseando a Malraux. Para el "el siglo XXI sera comunista o no sera". No le dejaron comprobarlo. Pero quizas no estuviera tan descaminado, y la crisis mundial provocada por los saqueadores, los mismos que convirtieron Rumania en una economia yerma, esta provocando el ascenso de movimientos revolucionarios, en principio en America. Sin embargo, puede que pronto entre los trabajadores nostalgicos que añoran el tiempo en que sus derechos sociales estaban garantizados (aunque no tuvieran derecho a consumir incansablemente). cunda el ejemplo.

La extraña muerte de Virgil Zbaganu es uno de los casos mas señalados de esta metodica desarticulacion de todo movimiento obrero, peligroso despues de la Contrarrevolucion capitalista. Habia mucho dinero que ganar como para dejar que los obreros y campesinos volvieran a dar problemas.

El proximo capitulo hablaremos de las famosas mineriadas, que se producen en un contexto de privatizaciones en dos fases:

1) Las primeras, posiblemente manejadas por el gobierno contra la oposicion antidemocratica (que no aceptaba el resultado de las primeras elecciones tras el golpe de Estado), pero con la finalidad de intentar frenar el saqueo que se estaba produciendo, sobre todo, en la industria minera.

2)Las segundas, a finales de la decada, totalmente insertadas en la salvaje reconversion industrial que diseñan los gobiernos del geologo reaccionario Constantinescu, y que dan la puñalada definitiva a la riqueza rumana y a las condiciones de vida de sus trabajadores.

http://es.geocities.com/vzbaganu/zbaganu2.htm

http://marxist.com/rezistenta/comemorare.htm

http://www.npcr.ro/ziar/2007/octombrie/vz1c.html

5 comentarios:

ROMARIA dijo...

Me ha gustado tu artículo sobre la caída del comunismo en Rumania y sus consecuencias después de los '90. Es verdad que "Frontul Salvarii Nationale" era compuesto por antiguos comunistas que de la noche a la mañana se han convertido en dirigentes y defensores de la democracia. Iliescu supo manipular las masas y moldear la opinión pública aprovechando la confusión tremenda que ha generado el "gran cambio". yo tenía 14 años cuando cayó el régimen comunista,es verdad que los jovenes despúes de acabar una carrera tenían asegurado un trabajo y una vivienda, pero todo se estaba deteriorando...el alma del pueblo sobre todo. La censura, la imposibilidad de salir del país, las colas, la falta de medicamentos...muchas privaciones que justifican el odio y el asesinato de los que lo han generado.

Espero con interés la segunda parte de la desarticulación del movimineto obrero. las mineriadas..me acuerdo de ellas.

Luca dijo...

Muy bueno el artículo, conocía algunos datos acerca de la manipulación de Iliescu sobre los mineros y según algunas personas tiene mucho que ver con una infiltración masiva de la Securitate sobre dicho sector obrero décadas antes. Supuestamente el giro de los burocratas del PCR del Ceausismo estatista al neoliberalismo salvaje hizo que los golpistas se pudieran hacer con los resortes de dicha infiltración.

Lo que no sabía tanto era lo de las muertes "misteriosas" de esos líderes comunistas. Me ha sorprendido que hubiera tanto movimiento en ese sentido, si te digo la verdad hoy en día me parece más raro ver un comunista rumano que un comunista newyorkino.

Esperaré la siguiente entrega.

jozko dijo...

Enhorabuena por el artículo, es muy bueno.

Yo tampoco sabía nada del asunto del asesinato de comunistas. Increible.

Saludos

Jose Luis Forneo dijo...

Aqui podeis ver comunistas neoyorkinos, en el PCR, Partido Comunista Revolucionario de EE.UU.

http://revcom.us/rcp-s.htm

rafa rui-wamba dijo...

gracias por el post.

interesante y necesario si lidias hoy en dia en Romania

geroarte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...