sábado, 28 de julio de 2012

Dia de Referendum

Mañana dia 29 de julio los rumanos tienen cita ante las urnas para votar Si o No a la suspensión del presidente de la República Traian Basescu. Independientemente de que el resultado de la pantomima democrática sirva para algo, pues gane quien gane seguirá sometido a los intereses de las grandes empresas y multinacionales, un referendum, al contrario que las elecciones habituales entre diferentes mafias o partidos políticos, es un medio directo de expresión ante un tema concreto en el que los electores pueden opinar en el marco de la pregunta que les hagan.
Basescu en sus tiempos de militante del PCR y
futuro alto cargo del partido

En realidad, y aunque la dictadura del capital haya deformado tanto el término, democracia significa participación cotidiana, a todos los niveles, de los "ciudadanos" (término vago que esconde quienes son la mayoria de los electores, los trabajadores); desde el barrio, la escuela, la fábrica hasta el Ayuntamiento, la justicia y el Parlamento.

Asi que en principio, un referendum siempre es una oportunidad de, a pesar de la limitación y el claro interés partidista de la pregunta, decir lo que se piensa al respecto. Una de los pequeños, aunque del todo insuficientes, restos de democracia que se pueden encontrar en las tiranias del mercado

En el caso de mañana, para los rumanos no se trata no elegir entre un candidato u otro como en unas elecciones presidenciales, en la cual se presentan varios políticos para ocupar el trono de jefe de estado del pais y, en realidad, para utilizar el cargo para enriquecerse más todavia ellos mismos, familia, amigos, padrinos y financistas, sino de juzgar la gestión de un presidente que es, en este caso, una especie de Berlusconi a la rumana, pero mucho mas cutre todavia que aquel.

La historia de Basescu es la historia de un oportunista que no ha dudado un segundo en delinquir para su beneficio personal, tanto cuando formaba parte en tiempos del comunismo de la elite política y ministerial (subsecretario de estado del Ministerio de Transportes en el momento del golpe de estado de diciembre de 1989), cuando ya hizo su pequeña fortuna con el contrabando de tabaco como él mismo ha reconocido, como tras cambiarse rapidamente de chaqueta tras la instauracion del capitalismo, formando parte desde el primer momento de la elite politica de los nuevos partidos nutridos con la antigua elite comunista-oportunista y que ha seguido siendo la elite capitalista hasta ahora.

Cuando fue ministro de Transportes, en los primeros años de la primera década del siglo XXI, mientras Emil Constantinescu era presidente del pais, la Flota rumana, que habia sido la octava mas poderosa a nivel comercial en tiempos del comunismo, es decir, diez años antes, desapareció como por arte de magia (segun los medios de propaganda proclives), aunque en realidad lo que sucedió fue que se vendió a precio de chatarra para beneficio de ocultos, pero evidentes, beneficiarios politicos.

Basescu también fue alcalde de Bucarest, epoca en la cual los negocios inmobiliarios de su familia la convirtieron en una de las que mas casas de lujo poseen en la ciudad, incluida una casa palaciega que pertenecia al Ayuntamiento y que el alcalde, es decir Basescu, se vendio a si mismo por un precio irrisorio.

Desde que Basescu llegó al poder los conflictos politicos cuando el primer ministro no se sometia a sus dictados han sido constantes. Asi, fue ya suspendido por el Parlamento tras enfrentarse al gabinete Tariceanu, que no obedecía fielmente los caprichos del jefe de estado como haria luego Emil Boc. Ahora la llegada al poder de Victor Ponta, lider socialdemocrata, ha acrecentado los conflictos, y  la nueva suspensión, basada en la constante injerencia de Basescu en competencias el gobierno, estaba cantada.

Por otro lado, Basescu ha ordenado a sus gobiernos títeres (el de Emil Boc, en especial) aplicar unos brutales recortes de salarios públicos, de servicios sociales, y de infraestructuras sanitarias y educativas, entre otras agresiones a los trabajadores rumanos, siguiendo órdenes de FMI e Union Europea, y sin llevar a cabo un recorte paralelo en los privilegios y salarios de los altos cargos. Todo ello le ha llevado a perder popularidad en picado, hallandose hoy esta a niveles mínimos.

Posiblemente la suspension ha sido un error politico de la extraña coalicion formada por el Partido SocialDemocrata y el Liberal, puesto que el rotundo apoyo popular a estos habia dejado casi impotente al presidente en su amada silla, a traves de la que sigue controlando la justicia y la economica nacional a su antojo, y si Basescu se mantiene en el puesto, aunque sea con el voto mayoritario de los rumanos en contra, sería una pequeña bocanada de aire fresco para los años que le quedan como jefe de estado (aun 2 mas):

Su amor a la silla (pues seguramente le renta bastante bien) ha provocado que para mantenerse en ella haya promovido que los rumanos no voten en el referendum de mañana, algo inusitado en la Europa que defiende tanto la democracia al menos en apariencia: Basescu ha pedido, directamente, que nadie pierda el tiempo ejerciendo su derecho democrático, porque si hay un 50% de votantes su suspension será segura (pues lo que es evidente, y eso lo acepta hasta él mismo, aunque que no tenga la verguenza de dimitir, es que la mayoria de los que voten lo haran en su contra), y solo el que no voten la mitad de los electores puede suponer una victoria (aberrante y cobarde, pero victoria) para el presidente.

Asi, hay tres escenarios posibles para despues el referendum de mañana:

*El primero, y el único que acabaría con la crisis política, al menos de momento, es que acudan a votar mas del 50% de los rumanos, y que, como es de esperar, la mayoria diga SI a la suspensión del presidente. En ese caso, se convocarian nuevas elecciones presidenciales en breve, y el candidato elegido sería, posiblemente, el candidato de la coalición USL (Union Social Liberal).

*El segundo, que perpetuaría la crisis, seria el de la derrota por la mayoria de los votos de Basescu, pero sin que se cumpla el mínimo quorum requerido para la validez del Referendum (un 50%). En este caso, Basescu permanecería en su trono a pesar de la derrota electoral, con el evidente rechazo de la mayoria de los votantes, de los rumanos. Asi que la tensión entre Presidente y Parlamento continuaria, posiblemente mas radicalizada, porque Basescu seria presidente de sí mismo mientras e Parlamento se vería reforzado por su respaldo popular.

*La tercera opción es casi imposible. Que los rumanos digan NO a la suspensión. Mas que imposible sería un milagro, algo que nadie contempla hoy. En este caso, la crisis se resolveria a favor de Basescu, que serie respaldado por el pueblo, y supondria el fracaso de la coalición formada en el Parlamento que ha votado la suspensión (todos los partidos contra el unico partido que respalda a Basescu, el Partido Democrata Liberal, que tuvo en las ultimas elecciones municipales apenas un 17% de respaldo popular).

Basescu es conocido como "Beau, beau" ("Bebo, bebo") por su afición célebre,
tan propia de oportunistas sin verguenza (recordemos a Yeltsin) a la bebida
Lo cierto es que se trata de una oportunidad única. Cuántos españoles no querrían ahora la oportunidad de que les preguntaran si quieren dar una patada en el trasero al presidente del gobierno tras los salvajes recortes a los trabajadores o poder decir en las urnas al heredero del General Franco, el rey Juan Carlos I, que deje de vivir a costa de los impuestos de los que sí trabajan.

Por eso, los rumanos mañana pueden aprovechar una de las pocas oportunidades que les va a dar esta democracia de pega que es la capitalista, y darse el gustazo de, al menos, mandar a un mafioso a casa y, si es posible, aunque probablemente esto no ocurra pues muchos otros tendrían que caer antes que él, a que pase unos añitos en una celda.

Si se tratara de unas elecciones parlamentarias, en la que habria que elegir entre una banda de ladrones u otra, el análisis sería diferente. Pero las pseudodemocracias de los regímenes neoliberales serían muy diferentes si hubiera un referendum como el de mañana todas las semanas. Porque una democracia no significa delegar el voto en una mafia determinada para que estos hagan negocios justificandose en ellos, como sucede en todas los regímenes capitalistas, sino en que el pueblo (recordemos que en todo pueblo la mayoria son los que trabajan, los productores) decida y hable en todos los niveles de la vida social y politica: desde el barrio, pasando por la empresa e incluyendo, por supuesto, las decisiones económicas y las internacionales..

Así que mañana esperemos que los rumanos den una patada fuerte en el trasero a un canalla como Traian Basescu, un aprovechado al que le da igual el sistema, el partido, o la ley que tenga que fingir aceptar para, al final, sacar tajada del esfuerzo ajeno. Despues llegará el turno de elegir a otro mas o menos como él, pero de momento, a darse el gustazo de la democracia y a mandarle a golpe de voto a donde hace tiempo debió estar. Y todo ello a pesar del boicot al voto promocionado por el propio jefe de estado, presidente suspendido temporalmente al menos hasta mañana de la supuesta Rumania democratica.

Una pena que a los que vengan después, pues en Rumanía no existe un partido ni un movimiento que represente una verdadera alternativa a la corrupción, el desprecio al pueblo, y a la lucha de intereses personalistas al servicio de las grandes empresas y fortunas, probablemente también acaben mereciendo el mismo destino.

1 comentario:

GGM dijo...

Ya ves que... parece ser que la patada en el culo no ha sido lo suficientemente fuerte. Veremos mañana por la mañana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...