jueves, 19 de julio de 2012

La Union Europea tiene miedo a los referendums

La Union Europea, paradigma de la democracia liberal, que en teoria se basa en la soberania de los ciudadanos de cada nación y en la toma de decisiones de estos, tiene un miedo cada vez mas atroz a los referendum. Algo que seria pasmosamente contradictorio si no fuera evidente que su constante recurrencia al concepto de democracia es solo retórica, y que se trata de una simple etiqueta vacia de contenido.

Partiendo del hecho de que democracia capitalista es un oximorón, o sea, un concepto formado por dos términos contradictorios entre sí, y que, por lo tanto, la Union Europea, uno de los centros ideológicos del capitalismo, solo usa la democracia como maquillaje de su verdadero caracter oligárquico y plutocrático, entendemos perfectamente el miedo atroz de Bruselas a todo lo que suene a decisión popular.

Uno de mis alumnos me comentó el otro dia algo que es de perogrullo: todo lo que sea que los políticos preguntan al pueblo es bueno para mí. El contundene axioma democrático defendido por él en referencia a la celebración del referendum para confirmar la decisión del Presidente Basescu por parte del Parlamento, es, por el contrario, algo que la Union Europea o, en realidad, cualquier régimen capitalista, no puede compartir.

Por eso, entre otras cosas, ha surgido el escándalo tras la suspensión del presidente de la República de Rumania, Traian Basecu que, al contrario que en otros casos parecidos en América del Sur o Central (Paraguay u Honduras, por ejemplo), casos en los cuales la preocupación fue bastante menor en los despachos de Bruselas y Estrasburgo, la decisión del Parlamento tiene que confirmarse preguntando al pueblo, con la celebración de un referendum.

Mientras en Paraguay, donde recientemente el Parlamento decidió echar al Presidente del pais sin ningún miramiento, y mucho menos sin necesidad de confirmar nada preguntando a los ciudadanos, la UE y EEUU no parecen ver ningún problema en la decisión de los congresistas, y al contrarion, han sancionado alegremente la decisión de los diputados, el caso rumano ha provocado grandes aspavientos, a pesar de que tanto la suspensión como la consulta popular esten claramente contemplados en la Constitución.

Tampoco queremos decir con esto que en Rumania el Parlamento sea democrático. Al contrario, y como es evidente e inevitable en toda dictadura del capital, la nomenclatura politica va a tomar todas sus decisiones en base a intereses personales o los de las grandes corporaciones y fortunas que les apoyaron para formar parte de esta elite, y ninguna decision, ni la suspension de Basescu ni el deseo de este de permanecer en el importante sillón, tienen relacion alguna con el bienestar de los rumanos.

Hay estados sometidos a la tirania del mercado que tienen, en su pantomima de Constitución, un Presidente fuerte, y un premier débil, como Francia, y otros que, al contrario, tienen un Presidente simbolico y un premier fuerte, como Alemania. En ambos el pueblo es el invitado de piedra en el sistema. En Rumania es, un sistema mixto, en el cual Presidente y Premier chocan en bastantes competencias, aunque coincide con los dos anteriores en que los trabajadores no cuentan para nada a la hora de tomar decisiones político-económicas.

Sin embargo, y aunque sea por motivos de interes mafioso de los diferentes partidos que conforman el panorama politico del pais, en este caso, el de la suspensión del Presidente rumano que muchos medios de propaganda y algunos altos cargos de la UE tachan de antidemocrático y totalitario, el pueblo será el que tome la decisión final (aunque sea a través del sistema electoral apañado desde la misma campaña previa a las elecciones hasta el recuento final).

La U.E. tiene, como hemos señalado mas arriba, un terror muy profundo a los referendums, aunque sean la mayor expresion, dentro de la que cabe en este sistema viciado y en el que lo único que cuenta realmente es quien atesora mas capital en sus manos, de una democracia. Será por lo que les pasó en paises como Francia e Irlanda, donde los ciudadanos hablaron y dijeron no a la Constitución Europea, por ejemplo, aunque luego, para evitar que los ciudadanos volvieran a decidir en contra del interes de unos pocos, se decidiera rehuir cualquier consulta popular y evitar preguntar.

Lo mismo pasó cuando en Grecia se propuso la idea de consultar a los griegos si se aceptaban o no los ajusten impuestos por la U.E.: en Bruselas se rasgaron las vestiduras y se tiraron de los pelos como si se tratara de la puerta hacia una dictadura en vez de un referendum democrático.

Con la misma neurótica lógica se explican las críticas que vienen de toda Europa a la destitución de Basescu, un sumiso ejecutor de las imposiciones de la UE en Rumania que, sin embargo, nunca asumio su papel mas representativo hacia el exterior que ejecutivo hacia el interior, interviniendo una vez tras otra en las decisiones del gobierno o el Parlamento.

En resumen: si bien partimos de la idea obvia de que en un pais sometido a la dictadura capitalista la mayoria de las decisiones son antidemocráticas, al servicio de los mas fuertes (los que mas capital han robado), la suspensión del presidente Basescu, evidentemente motivada por las ambiciones e intereses de los grupos mafiosos que la han llevado a cabo (que son, por cierto, todos los del parlamento excepto el partido del propio Basescu), al final será ratificada o rechazada por un referendum popular, lo que es lo único positivo, si es que se puede salvar algo en un sistema viciado desde el principio por su propia incompatibilidad con la democracia, de todo este conflicto entre mafias políticas.

Por lo demas, es lógico que la sola palabra "referendum" ponga los pelos de punta a los politicos europeos, acostumbrados a que el pueblo decida lo menos posible, limitandose ese derecho a la celebración de elecciones espaciadas en el tiempo en las que elegir a una u otra mafia politica, y a hacer lo que le viene en gana mientras se enriquecen impunemente a su costa.

Y es que la unica manera de que los trabajadores participen cotidianamente en las decisiones politicas, de que no sea una casta profesional la que decida por ellos, con el objetivo principal de que el status quo en el que algunos viven del trabajo de la mayoria no se derrumbe, es el Socialismo.

Al fin y al cabo la palabra "referendum", es decir, consulta popular sobre temas determinados, suena demasiado, para los acomodados reprentantes de esta democracia pervertida (quizas porque nunca fue ni puede ser democracia si se basa en un sistema donde prima la ley del mas fuerte o del mas rico) a organización, a empoderamiento, a participación, y aunque todo referendum celebrado bajo un régimen capitalista no sea mas que una herramienta al servicio de determinados intereses de banda, mafia o partido,  recuerda demasiado la idea de que el poder de decisión tiene que ser de los trabajadores,  que la elite prefiere que estén lo mas silenciados posible, porque de su sometimiento dependen sus cada vez mas descarados privilegios.

4 comentarios:

Javier dijo...

Tus argumentos son cada día más delirantes...

Jose Luis Forneo dijo...

Gracias Javier. Estoy orgulloso de que alguien como tu me diga eso, solo porque no repito como un papagayo lo que dice la tele... Muchas gracias, de verdad.

El intersocial dijo...

Como es de costumbre, excelente nota compa; muy acertado el paralelo entre lo ocurrido en Paraguay y su repercusión en los medios e intituciones, y lo ocurrido en Rumania (una pelea de mafias)y su repercución en el seno de la propia Unión Europea.

Saludos, que estés bien.

Fabio dijo...

Hola estimado camarada Forneo, Estoy totalmente de acuerdo con vos. eso es la verdad, mas claro, agua.

Los capitalistas tiene miedo a los referendums, basta ver en Honduras y actualmente en Paraguay. Pregunte a los pueblos de ambos países si están de acuerdo con el golpe, claro que no. Ellos tiene miedo, ese miedo es orquestrado desde EEUU, los parásitos capitalistas tiene miedo de la voz popular, eses oligarcas sólo escuchan la voz de los banqueros y de los ricos.

Actualmente las ratas derechistas de Moldavia celebran la ley anticomunista que impusieron, las ratas de Partido Popular están en extremo estado de orgasmo con los “milagrosos” recortes contra el verdadero pueblo español, verdadero español que trabaja, que intenta ganar un poco más por sus trabajos, eso si venir ese “poco más” porque claramente no hay casi NADA! el verdadero pueblo español que está harto de Don Juanito y varios recortes de PP y sale para protestar! mientras el “españolito” mira la TVE, creer en todo que si pasa (incluso las propagandas) y celebra la vida con las victorias de la Roja oligarca.

Ahora haga un referendum en Moldavia y en España para saber si quieren expulsar eses oligarcas del país, el resultado ya imaginamos cuál va ser...

¡Un abrazo desde Brasil Forneo!

¡Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...