martes, 10 de agosto de 2010

Rumania, ¿el jardin de los Carpatos?

Desde el 29 de julio pasado los turistas de todo el mundo deberían reconocer a Rumanía con su nuevo logo turístico, una hoja verde con una linea azul, y con el nombre del pais escrito a mano. El logotipo le ha costado, supuestamente, 900.000 euros al ministerio rumano de Turismo y está siendo ampliamente criticado porque parece sacado de una base de imágenes prediseñadas. Los blogueros rumanos han indagado hasta encontrar uno similar en venta en internet, a 250 euros. El propio ministro de Turismo ha mencionado su semejanza con la imagen de una marca de transporte del Reino Unido.

La hoja representa, supuestamente, la desbordante naturaleza del pais, y la linea azul al rio Danubio, y anima a los turistas a "explorar el jardin de los Carpatos".

La nueva marca comercial de Rumanía procede de la misma empresa (con sede en España) que creó el exitoso logotipo de España, que celebra 26 años de existencia en 2010. Identificarse con Joan Miró y una imagen del sol ha funcionado para los españoles, pero la campaña rumana, por lo pronto, no ha captado la atraccion buscada.

Ni siquiera dentro de Rumania ha tenido exito, puesto que en los momentos de crisis profunda que esta afectando a la mayoria de los ciudadanos rumanos, un gasto tan excesivo (especialmente cuando el coste es muy superior al real) no ha gustado a muchos. Por otro lado, las criticas vienen desde diferentes sectores, y aunque los rumanos reconocen que los Carpatos es quizas el lugar mas emblematico del pais, tambien hacen lo propio con las dificultades de transporte que existen desde la capital hasta ellos. La falta de autopistas, el mal estado de las carreteras, la falta de una infraestructura hotelera adecuada para el turismo (en Bucarest hay muchos hoteles de lujo, pero incluso los menos lujosos son muy caros), o la pesima red ferroviaria (construida totalmente durante el Socialismo y despues de 20 años de abandono casi total), son dificultades añadidas al aprovechamiento de la riqueza historica y natural de este pais del este europeo.




Incluso sus playas son de mala calidad (ninguna de ellas ha conseguido la bandera azul de la U.E.), al contrario que las de su pais vecino, Bulgaria, que se esta convirtiendo en el pais preferido para muchos turistas occidentales para pasar sus vacaciones (sustituyendo a Grecia). Algo natural, ya que sus servicios e instalaciones turisticas son de mas calidad y mas baratas que las de la costa rumana.

Recientemente el diario The Guardian publico el resultado de una encuesta en la que resultaba que Rumania era uno de los paises que los britanicos tenian menos ganas de visitar (despues de Grecia, Islandia, Rusia y Turquia), lo que da buena muestra de la imagen que tiene Rumania en Europa.

Quizas antes de que el gobierno intente vender las maravillas del pais para turistas deberia mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, hacer mejores carreteras, exigir mejores servicios, crear una politica de instalaciones turisticas que no busque el enriquecimiento rapido y facil, sino a largo plazo, arreglar las calles, retirar los perros callejeros, crear una red publica de autobuses y mejorar los trenes, y evitar que su policia y otras instituciones sobrevivan a costa de la corrupcion y las propinas por hacer la vista gorda.

El periodista Sabin Orcan en el diario nacional Adevărul piensa lo mismo: “Intentamos en vano tentar a los extranjeros para que visiten los ‘jardines de los Cárpatos’. Fracasamos, porque cuando llegan ven que la belleza de los paisajes y la hospitalidad de los rumanos están ‘aderezados’ con baches, basura y perros callejeros, así como muchas, muchas otras molestias que les acompañan desde el aeropuerto a sus habitaciones de hotel”.

Lo cierto es que, si bien es verdad que Rumania es un jardin en torno a los Carpatos, su abandono institucional le hace perder todo su valor a la hora de atraer, como se pretende, al turismo masivo, aquel que busca comodidad, descanso, playa, y acceder con facilidad a todos los servicios ofrecidos.

En este sentido a Rumania le queda mucho trabajo por hacer (y con los recortes exigidos por el FMI y ejecutados sumisamente por el gobierno parece improbable que se comience en breve) para arreglar el jardin para que los turistas lo vean como un jardin, en vez de como un campo abandonado.

Por ultimo, y a pesar de todo esto, y sabiendo que es dificil que un turista de clase media-baja elija Rumania para pasar sus vacaciones (por su coste, por sus dificultades, y por las dificultades economicas crecientes producidas por la crisis), si se tiene paciencia y se busca conocer un pais impresionante, tanto por su historia mezcla de diversos pueblos, su cultura producto de diferentes influencias etnicas, y por su indudable riqueza natural, Rumania es un destino muy recomendable (a pesar de las dificultades que hay para visitarlo).

1 comentario:

Enmerkar dijo...

Yo siempre quise conocer Rumania, es uno de los sitios de Europa Oriental que más quisiera visitar. Y a sabiendas de las dificultades. Pero para mí son más que nada de índole económica (no es lo mismo viajar de España a Rumania...que de Argentina a Rumania).

Por otro lado, la promoción turística me parece una vergüenza. Pareciera ser el último recurso de los gobiernos bananeros para conseguir plata y "divisas". De esto excluyo el caso de Cuba, por más especial. Pero Rumania no está asotada por un bloqueo económico ni por enormes y brutales dificultades que le impidan desarrollar la salud, la educación y la infraestructura, y sin embargo, se quiere prestar atención a las divisas y el turismo. Ni siquiera lo pensaron bien.

Saludos socialistas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...