viernes, 9 de diciembre de 2011

Hugo Gellert: "Ser artista y ser comunista es la misma cosa"

Hugo Gellert fue un ilustrador de origen húngaro (nacido en Budapest el 3 de mayo de 1892), y cuya familia emigró a Estados Unidos. Allí se convertiría en un conocido dibujante, cartelista y muralista, tras estudiar en la Cooper Union y en la National Academy of Design. Geller formó parte pronto de los comités socialistas y de los movimientos antibélicos norteamericanos, afiliándose al Partido Comunista de Estados Unidos. Consideraba que el arte no podía estar separado del a política, y afirmó que "Ser artista y ser comunista es la misma cosa".

En su arte intentó transmitir sus ideas a la gente común y, muy especialmente, desarrollando una retórica contra el racismo institucional. Publicaría muchos de sus trabajos en revistas de su partido, The Liberator, The Workers Monthly y The New Masses. Por el caracter social y político de sus ilustraciones, algunas de ellas fueron secuestradas por el régimen capitalista. Por ejemplo, la portada de "The Working day", que mostraba a un trabajador negro espalda con espalda con un minero blanco, acompañados por una cita de Karl Marx: "Un trabajador blanco no puede emanciparse jamas mientras un trabajador negro esté explotado".

Se opuso a la participación de EEUU en la Primera Guerra Mundial, y formó parte de los movimientos socialistas antibélicos, militando por la unión de todos los trabajadores frente a sus explotadores, independientemente de su nacionalidad. Sus ilustraciones en contra de la guerra aparecieron en la revista de la Federacion Socialista Húngara del Partido Socialista de América, en Előre (Forward), o en "The Masses from this time".

En 1927. Gellert se convierte en el lider de la Liga Anti-Horthy, el lider de la Hungria fascista, que fue la primera organización antifascista de Estados Unidos. En 1939 ayudará a formar el grupo "Artistas por la defensa", que despues se convertirá en "Artistas por la victoria" frente al nazismo.

Mejor pasamos a disfrutar de las obras del bueno de Hugo Gellert, siempre fiel a su lema:  "ser artista y ser comunista es la misma cosa".

Portada de "Liberator" anunciando el libro de John Reeds
sobre la Revolución Bolchevique



El mundo libre y el mundo esclavo

Contra las leyes racistas de Jim Craw,
fuera nuestros hijos de Corea

El Capital ilustrado

Lenin y los trabajadores


Aprendiendo a trabajar juntos

Los dos factores de la mercancia: valor de uso y valor de cambio

Déjame vivir

Serie sobre la Acumulación Primitiva, 1933

Serie La Acumulación Primitiva: lucha contra el
capitalismo salvaje desde el SXV

El "negro": nacido extranjero y discriminado
The working Day: ejemplar secuestrado por el gobierno



Serie La acumulación primitiva.

El Capital Ilustrado: tomar la fábrica

El Capital ilustrado: !Trabajadores del mundo, uníos!

Serie El Capital ilustrado: lucha de clases

Serie La acumulación Primitiva: el esclavismo

Lucha por el día del trabajo

Huelguista herido




8 comentarios:

El rincón de Chiriveque dijo...

Interesantísima entrada, creo que voy a enlazar tu blog al mío para darle más difusión, porque es MUY interesante.
Dicho esto, gracias por incrementar mi conocimiento sobre la cultura húngara, la cual ya me interesa muchísimo por los amigos que tengo allí :) Abrazos

Ciberculturalia dijo...

Un magnífico ejemplo del realismo socialista. Tuve la oportunidad de ver un ejemplar del Capital de Karl Marx con litografías de Hugo Gellert, que me fascinó pero su coste (recuerdo que en torno a unos 300 euros quizás un poco menos) estaba muy alejado de mis posibilidades. Me hubiera encantado tenerlo.
He disfrutado de esta entrada.

(Por cierto, disculpame de verdad por mi enfado de ayer y por utilizar tu blog para desahogarme. Perdóname de verdad)

Un beso

Iber dijo...

Toma lo que quieras del blog, en adelante pondré más cosas de temática artística. Ya que estoy te cuento que probablemente te pille prestados algunos artículos sobre la cultura popular rumana, pienso hacer lo mismo de todas las demás culturas con las que tenemos contacto en España.

Un saludo

FEPETE dijo...

Pues no le falta razón a Hugo Gellert: ningún arte es neutral.

Un saludo de Federico.

Jose Luis Forneo dijo...

FETEPE: Ningún arte es neutral. O se hace arte por humanidad (es decir, comunista) o se es un mercenario de los intereses de los criminales (es decir, apolíticos).

Saludos

Iber dijo...

No me cansaré nunca de discrepar con esta visión ultramilitante del arte.

Para empezar el arte es una de las actividades más antiguas del ser humano, de hecho es posible que apareciera antes de que se completara el proceso de hominización. Es por tanto una faceta propia del ser humano como animal consciente de si mismo antes que como animal político, es decir como miembro de una sociedad organizada políticamente. La creación artística es indudablemente un producto de la interacción del autor con el medio en el que vive y, de ahí, puede deducirse la visión de este acerca del mundo. Sin embargo el ser humano ha de tener, y tiene, otras facetas aparte de su participación en la vida social. El surrealismo, por ejemplo, es un tipo de arte que tiene mucho que ver en muchos casos con el subconsciente y el psicoanálisis, es decir, con el ser humano de puertas para adentro y no de puertas para afuera. A esto yo añadiría que el Surrealismo en su día fue bastante progresista al apelar a aspectos de la psique humana que el psicoanálisis había señalado como producto de una represión cultural de siglos de antigüedad.

"o se es un mercenario de los intereses de los criminales (es decir, apolíticos)." ¿Quiere esto decir que Picasso fue un criminal salvo cuando pintó un retrato de Stalin, el Guernica o sobre la Guerra de Corea?

La verdad es que a mi me gusta el arte comunista pero insistiría mucho en diferenciar el arte comunista sin interferencias, es decir, sin que ningún Estado o partido se meta. No es lo mismo arte que propaganda y, si fueran la misma cosa tendríamos que clasificar los anuncios de Bankinter que me cuelan en el buzón como ejemplos de "arte capitalista".

¿Son arte todas esas repetitivas imágenes soviéticas de obreros felices mirando banderitas? No, son obras de encargo con una función práctica. No son fruto de ninguna visión del autor acerca del mundo en el que vive. Por decirlo de alguna manera, son el equivalente proletario de los cuadros palaciegos de reyezuelos montados a caballo librando batallas heróicas.

Por otro lado lo de su estricta vinculación al comunismo como ideología me parece otro error.
El comunismo como ideología surgió en 1917, cuando los socialistas realmente revolucionarios se dividieron de los socialistas (reformistas) formando la 3ª Internacional. ¿Quiere esto decir que hasta entonces el arte era solo una habilidad cómplice de la explotación? Yo diría sencillamente que hay expresiones artísticas que se comprometen más o menos con el sector de la sociedad que en el proceso de lucha de clases está tomando la opción más justa o más avanzada. El Guernica, por ejemplo, no es un cuadro comunista, es sencillamente antifascista y antibelicista. ¿Que lo pintó un comunista? Discrepo, Picasso solo se adhirió al Partido Comunista Frances cuando acabó la II Guerra Mundial y pintó aquel cuadro como una llamada en defensa de la II República, que no era comunista.

Por otro lado existe un arte revolucionario que no es producto de ningún encargo o interferencia estatal.

Los constructivistas soviéticos, por ejemplo, crearon todo un lenguaje basado en conceptos marxistas y lo pusieron de parte de la Revolución bolchevique. Era excesivamente abstracto como para que pudiera ser entendido por las masas pero no dejaba de ser interesante si se entendía bien.

El muralismo de Diego Rivera y Siqueiros entre otros hundía sus raíces en el arte indígena y poco a poco fue adoptando características y rasgos de las vanguardias europeas. Lo paradógico es que muchas veces estas vanguardias fueron tachadas de "burguesas" en su día.

En resumen, existe un arte revolucionario, no necesariamente comunista y un arte vinculado a otras facetas del ser humano, no por ello más traidoras o burguesas.

En resumen, existe un arte comunista independiente y mucho más valioso que cualquier propaganda estatal.

En resumen, me cago en el Realismo Socialista.

Jose Luis Forneo dijo...

Iber: el comunismo no surgio ni mucho menos en 1917, sino bastante antes. Por ejemplo, la liga de los iguales o la definicion que Marx y Engels hacen del estado primitivo de la humanidad, el comunismo, asi lo demuestra.

En aquella epoca, cuando surge tambien el arte, este era social, por tanto politico, y al servicio colectivo (no de unos cuentos que controlaban con su dinero o tierras a los demas).

Tu teoria de que los hominidos tenian sentido artistico individual es discutible, y daria mucho que hablar, pero lo cierto es que el arte individualista nace muy vinculado a la propiedad privada y a la necesidad de ganarse la vida para sobrevivir.

Picasso es el mejor ejemplo que podrias poner: artistas comunistas como el siempre tuvieron claro que su arte, por muy surrealista que fuera, incluso cuando representaban a una mujer desnuda, era parte de una ideologia del mundo, y en su caso siempre fue antifascista y social.

Saludos

Iber dijo...

Bueno, yo entiendo el comunismo como un movimiento surgido dentro del marxismo-leninismo. No me refiero a movimientos socialistas pre-leninistas o premarxistas ni a sociedades como la inca o la espartana.

Es evidente que una infraestructura material de la sociedad genera una superestructura ideológica que la justifica y mantiene.

De todos modos creo que en el fondo estamos de acuerdo pues has dicho que los artistas comunistas eran conscientes de la importancia social de su arte, pintaran lo que pintaban. Por eso quiero decir que un arte puede ser social, puede ser revolucionario, puede ser reflejo de una identidad popular... pero decir comunista me parece algo demasiado estricto y concreto.

Creía que estabas defendiendo la cartelería soviética de soldados serios mirando al horizonte como única forma de arte posible. Me alegro que no sea así.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...