domingo, 12 de julio de 2009

Los autos locos

Los lectores españoles recordareis la entrañable serie de dibujos de nuestra infancia, "Los Autos Locos", de Hanna Barbera, con el malisimo y tonto Pier Nodoyuna y su perro Patan, la pija Penelope Glamour, los hermanos Piedro y Roco Macana o el barón Hans Fritz. En cada episodio se veia una carrera de lo mas surrealista en la que los participantes utilizaban todos los tipos imaginables de trucos para llegar antes a la meta.

Pues bien, muy lejos de aquellas risas que nos echabamos delante de la television con estos dibujos, en Rumania suceden cosas parecidas pero, lamentablemente, bastante reales. Conducir por Rumania es todo un deporte de riesgo, y no solo por sus infraectructuras lamentables, sino por los conocidos y famosos estres e impaciencia del conductor rumano (aparte de su falta de respeto a toda norma colectiva). Cada vez que he tenido la mala suerte de tener que viajar en coche por el pais he asistido a lo que se puede definir como un espectaculo muy real de imitacion a los protagonistas de la serie citada (aunque en este caso, sin ningun placer ni risas).

En los videos que he encontrado en Youtube se ve con claridad como las prisas son algo tan interiorizado en un conductor rumano que, ante un atasco cualquiera, muchos hacen todo lo posible para llegar diez minutos antes a su destino (conducir en sentido contrario, haciendo adelantamientos de esos que la respiracion se te queda bloqueada, creando un carril alternativo por los arcenes, o cualquier otra cosa imaginable -o que jamas podrias imaginar-). De hecho yo alguna vez he vivido la situacion de que una carretera de dos carriles y dos sentidos se convertia de repente en una autopista con coches conduciendo en todas direcciones (sin contar los vehiculos que aparcan donde les sale de ahi mismo).

Recuerdo un viaje a Transilvania desde Bucarest, camino de Brasov, un atasco por la circunvalacion de Ploiesti, en el que muchos conducian por cualquier lado posible para adelantar posiciones, como si los demas estuvieran esperando la cola por placer, y no porque es la forma correcta de circular. Igualmente, recuerdo un coche que aprovechando que en direccion contraria no venia nadie (de momento) se puso a circular en sentido contrario (como en los videos adjuntos) hasta que aparecio otro coche que venia de frente y, ¿qué creeis que hizo el capullo? ¿retirarse?. Pues no, siguio adelante con su, creo recordar, Mercedes nuevo y grande, e hizo que el otro coche tuviera que dar un volantazo hacia el arcen, y que los retrovisores de ambos chocaran.

Afortunadamente, la mayoria de los conductores tienen dos dedos de frente y son capaces de respetar las normas de circulacion. Sin embargo muchos, demasiados, mas que en ningun lugar que yo haya visitado (tan diversos como Australia, Singapur, Chile, Portugal, Argentina, Austria, Holanda, Francia, Republica Moldava, etc...), son incapaces de hacer el esfuerzo de aprender a conducir sin frenazos ni derrapes y circular correctamente segun las normas que regulan el derecho de todos a circular por las calles y carreteras rumanas. Asi que en Rumania, cada vez que viajo en coche no puedo mas que echar de menos aquellos dibujos de mi infancia en los que las locuras en el coche eran solo ficcion.

En serio, y no se trata de generalizar porque si. Puede parecer que exagero, pero no es asi. Venid de visita y comprobadlo. Y, aunque no soy nada patriota, y siempre he creido que mi tierra es donde pisan mis pies, no puedo dejar de reconocer en este caso que los españoles, que yo creia unos conductores pesimos, conducen bastante bien en comparacion (tambien sin generalizar).

Os dejo dos videos que muestran bien este peligro bastante facil de experimentar en Rumania (y la introduccion con imagenes de "Los autos locos". Los casos que aqui aparecen son solo una pequeña muestra de lo que tiene lugar en las carreteras y calles rumunas.

video
video

video

video

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...