martes, 27 de marzo de 2012

La derecha moldava consigue nombrar presidente del pais tras saltarse de nuevo la ley

El pasado 16 de marzo de 2012 la autodenominada Alianza para la Integración Europea, formada por los partidos neoliberales de Republica Moldova, cometieron un nuevo golpe de estado contra la Constitución del pais, logrando por medio de trucos y malas artes lo que los ciudadanos del pais rechazaron masivamente por referendum: la elección de un nuevo presidente del pais cambiando o sin respetar la ley.

Cuando el gobierno en funciones formado por la Alianza convocó el referendum para cambiar la Constitucion del pais en lo relativo a la elección de presidente de la república, proponiendo que este se eligiera a partir de entonces de forma personalista en unas elecciones generales, abandonando el sistema actual donde es elegido por el propio parlamento, no esperaba el abrumador rechazo a sus planes por parte de los ciudadanos moldavos. Asi que tuvieron que pensar en otras formas de tomar el poder como fuera, para evitar que tras una nueva victoria de los comunistas (que llevan siendo el partido mas votado en Republica Moldova desde 2001), estos consiguieran la mayoria parlamentaria suficiente como para poder elegir presidente de nuevo.

Las ultimas elecciones de noviembre 2010 dieron como vencedor otra vez al Partido Comunista de la Republica Moldova, con 42 de los 100 escaños del parlamento. Sin embargo, la Alianza anticomunista, que lleva intentando hacerse con el poder por todos los medios desde marzo de 2009 (recordemos su intento tras otra victoria del PCRM, de hacerse con el poder violentamente a traves de una tipica revolucion de colores, apoyada y organizada desde Bucarest y Washington, de las habituales en el espacio postsovietico y despues en las ficticias primaveras arabes), volvio a despreciar la ley y la Constitucion del pais tras fracasar en los dos intentos legales de elegir nuevo presidente antes de noviembre de 2011 (pues no llegaba a los 61 diputados exigidos), cuando se acababa el plazo dado por la ley moldava para hacerlo, y tras el cual  imponia volver a disolver el parlamento y convocar nuevas elecciones parlamentarias.

Asi, y a pesar de las protestas del Partido de los Comunistas y de la sociedad civil, el pasado 16 de marzo, en lugar de convocarse nuevas elecciones parlamentarias, se procedio a la eleccion del Presidente de la Republica, en una acto totalmente ilegal que a la Union Europea, tan poco democratica cuando le interesa, no parece haberle parecido nada mal.

La desercion de tres miembros del Partido Comunista, que por cierto no abandonaron su escaño a pesar de haber sido elegidos por los moldavos por ese partido, provoco que la Alianza tuviera al fin bien atados  (y posiblemente bien comprados) los 61 votos necesarios para la eleccion de presidente del pais, aunque fuera pasandose por donde la espalda pierde su nombre a la ley moldava, y eso que el elegido ha sido un juez  (ya sabemos el poco respeto que tienen los neoliberales y capitalistas en general a las leyes y a sus ciudadanos cuando se trata de hacerse con el poder y, por lo tanto, tener acceso a que sus amigos, financistas y ellos mismos se repartan mas facilmente las riquezas y recursos de un pais).

El evidente golpe de estado constitucional que han sufrido los moldavos no ha tenido critica alguna por aquellos tan dispuestos siempre a acosar y sancionar a otros paises mas discolos,  como si ha sucedido en el caso de la vecina Bielorrusia, por mucho menos (como detener a opositores que se lanzaron a la calle tras unas elecciones que perdieron intentando tomar el poder por la fuerza al no haberlo ganado en las urnas), y tanto la Union Europea como Estados Unidos no han dicho ni mu ante el flagrante desprecio a la ley.

El presidente impuesto por el gobierno saltandose la ley
El partido mayoritario, el Partido de los Comunistas, que tiene 42 escaños de los 100, se ha negado a reconocer la elección de Nicolae Timofti como nuevo presidente del pais, y exige que se cumpla la ley y se disuelva el parlamento para proceder a nuevas elecciones.

El pasado 23 de marzo el PCRM emitio un comunicado en el que anticipaba que "La fracción del Partido de los Comunistas no va a participar en la ceremonia de inauguración de la presidencia de Republica Moldova (...) y no ve motivos para reconocer los resultados de una farsa vergonzosa cometida el pasado 16 de marzo de 2012, considerando la eleccion del jefe del estado por la composicion actual del Parlamento, un crimen ilegal contra la ley suprema y la soberanía de Republica Moldova. Los diputados del Partido de los Comunistas no desean ser testigos del desprecio del juramento cuando este sea hecho ante la Constitucion por la persona que ha sido elegida contra los mandatos de la Ley Suprema".

El Partido Comunista de Republica Moldova ha convocado, al contrario, para el proximo 1 de mayo, la celebracion de un Congreso Civico Ciudadano para que el pueblo moldavo sustituya a los parlamentarios que se han saltado la Constitucion del pais para conseguir sus ambiciosos y traicioneros fines.

Las palabras de Asier Blas, en el artículo publicado en su blog de análisis del espacio postsoviético, Moldavia ya tiene Presidente: otra grosera prueba de la doble moral occidental, resumen lo que ha sido el largo golpe de estado perpetrado por la derecha prorruma y los diferentes partidos anticomunistas de Republica Moldova desde el año 2009, aprovechandose de la excesiva e incomprensible inocencia de los propios comunistas que, sorprendentemente, pensaron que la oposicion iba a jugar limpio y a aceptar los limites de la ley como si se trataran de verdaderos partidos democráticos, y de la hipocresia de la doble vara de medir la democracia por parte de la Union Europea:

 "Desde el asalto al Parlamento hasta la elección del nuevo Presidente, la derecha nacionalista rumana trató de desprestigiar los procesos electorales, compró o/y se aprovechó de los tránsfugas un día sí y otro también y se ha saltado las leyes y la constitución a la torera siempre que ha podido, gracias en parte a la inocencia de los comunistas moldavos que, en un principio, creyeron que la oposición sería leal y respetaría las leyes y procedimientos establecidos. 

Esta inocencia de los comunistas ha sido el cimiento sobre el que se ha construido el golpe de estado del que hoy se ha escrito el último capítulo. Por fin, la derecha nacionalista rumana con una nueva adquisición de votos tránsfugas ha conseguido que su candidato, en esta ocasión Nicolae Timofti, sea investido con 62 votos a favor, claro que para ello, una vez más ha tenido que incumplir los plazos estipulados para la elección del Presidente".

1 comentario:

Disidente del Capitalismo dijo...

Como siempre la burguesía y sus lacayos son "democráticos" y están a favor del "Estado de Derecho" cuando éste les favorece, cuando las reglas del juego no les favorece, simplemente se las salta.
¿Y dónde está la Europa Democrática de las libertades mostrando su repudio a esta clase de actos? ¿Dónde está la socialchovinista Internacional Socialista pidiendo el "respeto de la constitución"?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...