jueves, 8 de mayo de 2014

La caída de Berlín (Op.82 Dimitri Shostakovich)

La caída de Berlín es una película soviética de 1949, dirigida por Mihail Chaiureli, cuya banda sonora corrió a cargo del gran compositor comunista Dimitri Shostakovich.

La historia cuenta, a partir de la relación sentimental entre el obrero Aloysa y la maestra Natasha, cómo los trabajadores de la Unión Soviética y su Ejército Rojo, tras la agresión de la Alemania Nazi, lograron derrotar al fascismo en lo que se conocería como La Gran Guerra Patria llegando hasta Berlín (escena representada en la película con una simbólica llegada de Stalin a Berlín).

Momentos cumbres como la Conferencia de Yalta, o diversas escenas acaecidas en el Reichstag, protagonizados por Hitler. Goebbles o Himmler,  la recepción de Stalin al obrero protagonista el el jardín de su residencia en Moscú, la descripción de la vida en la URSS antes de la guerra (la escena y la música de los niños saludando a un nuevo día en su camino a la escuela del principio de la película, por ejemplo), o la aparición de Kalinin, Molotov y Beria confieren a esta película histórica todos los ingredientes para convertirse en una obra imprescindible.

No solo por su interés cinematográfico, histórico o ideológico, sino también, como ya se ha dicho, porque su musicalización fue realizada por el, probablemente, mejor de los ya de por sí extraordinarios compositores soviéticos, Dimitri Shostakovich, que se esmeró para participar en este gran homenaje a la gran gesta colectiva que fue la victoria de la Unión Soviética contra el terror fascista, creando una de sus más emotivas y poderosas composiciones: la OP.82, La caída de Berlín.

Por todo ello, y para recordar aquel espectacular triunfo del Ejército Rojo y los trabajadores soviéticos que cambió la historia y que culminó con la bandera roja ondeando sobre el frontispicio del Reichtag, y que tanto tenemos en mente en estos tiempos en los que el capitalismo se encuentra de nuevo en sus momentos de creciente euforia fascista, compartimos a continuación, como regalo y a la vez homenaje para los comunistas y antifascistas de todo el mundo que siguen soñando y luchando por conquistar y construir un mundo sin explotación, con motivo del 9 de mayo, Día de la Victoria contra el Fascismo, la Op.82 La Caída de Berlín del gran Dimitri Shostakovich, junto con la película para la que fuera creada (en este caso, con subtitulos en inglés).





La OP. 82 de Shostakovich se puede escuchar online en el siguiente LINK


6 comentarios:

Johannes R. Becher dijo...

Me pareció un tostón, pero interesantísima. Al pobre Shosta le vino bien para salvar el tipo y comer caliente en tiempos más bien difíciles. Kruschev habla de ella en su famoso discurso secreto. En verdad los títulos de crédito podrían ser algo así como

STALIN ES...

    STALIN

EN UNA PRODUCCIÓN DE

    STALIN

DIRIGIDA POR

    STALIN

CON GUIÓN DE

    STALIN

En youtube también podéis encontrar 'Mission to Moscow', la versión fílmica de las memorias del embajador norteamericano Joseph Davies (Tzouliadis habla de ella en 'The Forsaken'). Da gusto ver cómo en los juicios del 37 se traga el anzuelo hasta dennntro.

Saludos

Jose Luis Forneo dijo...

Johannes, veo que te has leido bien el catecismo facha, y que aplicas los mandamientos de forma sumisa y metodica. No obstante, y a pesar de tu mal gusto, Shostakovich, se nota que sentia muy profundamente sus ideales revolucionarios y su amor a la Union Sovietica, algo que demostro siempre, rizo el rizo en esta banda sonora, para escarnio de los anticomunistas, cuya obediencia al dogma no puede concebir como un creador como el puede identificarse de tal modo con el socialismo sovietico.

En cuanto a Mision en Moscu, otra gran pelicula (basada en un libro del embajador norteamericano en Moscu en los años 30, que seguro que no has leido), pues demuestra, ni mas ni menos, que Kruchov, Hearst, Conquest y el resto de papagayos de la ideologia fascista (en sus diferentes formatos), incapaces de concebir que el pueblo aplique su propia justicia socialista, se volvieron a inventar la historia para evitar que todo el mundo comprobara lo bien que funcionaba el sistema socialista, y que la clase trabajadora no emulase a sus hermanos sovieticos (principalmente porque eso de tener que trabajar no entra en la cabeza de los parasitos y, por lo tanto, hay que hacer cualquier cosa o manipular lo que sea para continuar viviendo de explotar a los que curran).

En fin, a ver si mejoras tu gusto (que para eso tendrás que esforzarte mucho) y abandonas ese credo neoliberal que te hace incapaz de analizar las cosas libremente, atado a los mandamientos y a los clichés de los medios de propaganda.

Saludos y Revolucion

SADE dijo...

Es curioso cómo quienes se quejan de que se repitieran consignas en la URSS, repiten ellos siempre la misma, a todas horas e inconscientemente, claro: que Stalin fue muy malo.

Aquí Johannes nos repite lo que oímos todos los días machaconamente diciéndonos que en la URSS se alababa a Stalin.

El sabor a ajo de la propaganda del capital es insoportable. ¡Johannes, cómprate un enjuague bucal y cuéntanos algo que huela diferente, anda!

Jose Luis Forneo dijo...

A mi me parece que estos tipos cuya máxima expresión de la libertad es elegir el canal de radio o tele que ver o comprar de la marca más molonga, no solo no repiten como papagayos, lógicamente por otra parte, lo que escuchan en los medios de propaganda, no solo leen como verdad absoluta, casi bíblica, el libro recomendado por el canal "cultural" de turno, sino que son incapaces siquiera de imaginar que la realidad es muy diferente, pues para hacerlo hay que, como diría Nietzsche, abrir los ojos que hay detrás de los ojos, los oidos que hay tras los oidos, y darle cuerda a las neuronas, y eso es demasiado esfuerzo (!con lo facil que es darle al botoncito y luego repetir lo que dicen los sacerdotes del régimen!). La realidad es tan diferente que Stalin, en realidad, no pudo hacer lo que realmente querían los que formaban su grupo de influencia (Molotov, Malenkov, Vorosilov, Kaganovich, etc...), como demostró Grover Furr, profundizar la democracia de las masas (lo que intentaría hacer despues también Mao en China) frente a la elite precapitalista que se estaba configurando, y que en realidad las sanguijuelas que darian el golpe inicial a los exitos de la revolucion tras su muerte eran los que, curiosamente, le mitificaban para mientras ir preparandose su camino hacia el poder y su burocratización.
En todo caso, incluso después del triunfo de los revisionistas poststalin, el socialismo era mil veces mas humano y mas justo que la barbarie criminal capitalista y, por supuesto, de sus zoquetes o granujas defensores.

El tal Johaness es un típico fotocopiador de tópicos... Al final a esos miserables el cerebro se le transforma en algo parecido a una xerografía donde todo es copia, rezo, plegaria...

Por mucho que digan estos mequetrefes, Shostakovich, el creador del gran himno de los defensores de Leningrado, uno de los grande representante del triunfo cultural de los trabajadores sovieticos, algo incomprensible para los que comparten la incultura que fomenta el capitalismo, formará, como Stalin, siempre parte de los que pusieron su granito de arena, o su gran piedra, a construir un mundo justo, igualitario, y sin clases que vivan de otras.

Saludos Rojos

SADE dijo...

En todo de acuerdo con lo que señalas y cómo lo señalas.

De hecho, en la línea que liga "la reforma democrática" de Stalin con la Revolución Cultural de Mao están las respuestas (o los granos de respuesta) a los porqués de la caída del socialismo.

Todo lo que no salga de ahí está condenado al fracaso, si lo que se pretende es ir hay el comunismo.

Anónimo dijo...

"Cuando Stalin te dice que bailes, un hombre sabio baila"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...