martes, 10 de noviembre de 2009

Visita Bucarest antes de que se llene de edificios de oficinas

La agencia Reuters ha recomendado visitar Bucarest antes de que los grandes bloques de oficina se coman toda la arquitectura tradicional. La recomendacion sugiere una visita por la capital de Rumania recorriendo los lugares turisticos, precisamente los menos recomendables si quieres conocer realmente la ciudad.

Precisamente hoy en Evenimentul Zilei aparece una noticia muy preocupante: el Parlamento, probablemente a sueldo de los constructores, ha votado una ley segun la cual se podra derribar y construir sin la autorizacion pertinente de los tecnicos municipales. Es decir, el caos esta servido.

Esta ley solo vendra a poner la puntilla a la situacion, porque el problema arquitectonio es ya hoy grave, porque los tiburones inmobiliarios destruyen la ciudad a un ritmo voraz, aunque gracias a la crisis parece que su avance se ha frenado un poco. Curiosamente, se acusaba a Ceuasescu de construir sobre barrios derruidos, o iglesias derribadas, aunque los arquitectos comunistas levantaban viviendas con un plan trazado, y con el fin de organizar la ciudad en bulevares y dotar de servicios y vivienda a sus habitantes, mientras hoy el unico objetivo es el beneficio especulativo, sin tener en cuenta ningun criterio funcional de la ciudad, y mucho menos la conservacion de su historia ni el beneficio de sus ciudadanos.

Bucarest fue, hasta los años 30, una de las ciudades mas boyantes de Europa, construyendose miles de edificios de estilo frances (de ahi que se la conociera como el "Micul Paris"). Muchos de estos edificios aun se mantienen, aunque pesimamente conservados, debido a la falta de ayuda institucional, y de programas de conservacion publica.

Tras la Segunda Guerra Mundial el comunismo se propuso modernizar la caotica ciudad, que hasta entonces no tenia un estructurado plan urbano al estilo de las ciudades modernas. La actual organizacion urbana de Bucarest esta basada en grandes bulevares que recorren la ciudad para facilitar la circulacion del transporte publico y privado, y en donde se construyeron miles de bloques de viviendas para facilitar el acceso a la vivienda de los ciudadanos rumanos, a un precio ridiculo (la propiedad era del estado y cada persona independizada recibia una vivienda en alquiler). Aunque estos 20 años de aumento del numero de habitantes y de vehiculos ha dejado, de nuevo, a la ciudad poco adaptada a las necesidades actuales. De ahi que el trafico sea caotico y la circulacion bastante dificil. Menos mal que existe el metro de la ciudad, otra de las grandes obras del comunismo, y que no ha sido ampliado apenas en 20 años de paraiso capitalista.

Una de las quejas generalizadas por el capitalismo, y repetida aqui por Reuters, es que Ceausescu destruyo barrios enteros para construir los bulevares, alqo que sucedio, aunque eso no se repita, en todas las ciudades occidentales (Madrid por ejemplo, en constante construccion de ensanches y que elevo sus avenidas mas caracteristicas, como la Granvia, derribando los barrios del centro que se encontraban en su camino).

Ya hemos hablado en este blog alguna vez sobre la vivienda comunista rumana, que hoy se muestra como un conjunto de bloques en malas condiciones y totalmente diversos, sin armonia, aunque esta disparidad y mal estado se debe mas al abandono del sentido colectivo aportado por el capitalismo que a la mala calidad de las construcciones (de hecho, en el terremoto de 1977 todas las construcciones comunistas resistieron a la perfeccion).

La guia recomienda el restaurante pijo Caru Cu Bere, donde se ofrece comida "tradicional" rumana (eso dicen al menos) en un ambiente exprofeso para turistas que quieren sentirse en cualquier ambiente menos en el tipico rumano. Es un lugar caro y que no caracteriza para nada este pais. Ideal para comer en un restaurante en el que podrias comer en cualquier sitio del mundo. Bucarest tiene otros sitios donde poder comer lo que comen los rumanos, aunque no hay nada como ser invitado en una casa particular y que te den de comer los clasicos sarmales con mamaliguta, con un vasito de tuica (aguardiente de ciruelas o manzana que esta riquisimo, sobre todo en invierno).

Tambien se recomienda la zona de Lipscani, la antigua zona comercial de la vieja Bucarest, hoy permanentemente en obras, y el antiguo palacio voevodal, construido por el famoso Vlad Tepes, el personaje que dio lugar a que el imperialista cultural Stoker se inventara una historia que no respeta para nada ni las tradiciones ni las leyendas ni la historia rumanas, la del famoso conde Dracula (que chupa la sangre como si se tratara de una metafora del capitalismo). En realidad, todo Bucarest es una caja de sorpresas, y en cualquier calle detras de los bulevares puedes encontrar edificios medio en ruinas o desconchados del mas puro estilo parisino. Pasear por sus callejuelas es uno de los mayores placeres de la ciudad.

Algo muy recomendable, y que no me esperaba en un articulo como este, es la visita a un mercado popular, como el de Matache (llamado asi por un personaje del escritor comunista Panait Istrati), aunque cualquiera de los muchos que hay en la ciudad valdria. Alli se dan cita campesinos de todos los alrededores que traen su fruta, sus verduras, y su leche, y donde todavia se pueden encontrar productos realmente naturales a un precio mucho mas bajo que el Carrefour y todos estos almacenes de la importacion.

Otro de los lugares recomendados por la guia es la Casa Poporului, el actual Palacio del Parlamento, construido totalmente con materias primas rumanas, y con utilaje tambien nacional, un símbolo del comunismo. Es cierto que coincidio con un momento en que el pago a ritmo acelerado de la deuda externa adquirida por Rumania al abrirse a occidente provoco algunas restricciones que crearon gran descontento, pero, a pesar de las criticas, es uno de los edificios mas aprovechados por el capitalismo para sus teatros de la democracia. Ahi se ubican el parlamento y el senado (alli se hacen los escenas que marca el guion para que el sistema parezca una democracia), y es el edificio mas visitado de Bucarest.

En resumen, la presentacion de Bucarest como objetivo turistico es acertada, solo para turistas pretenciosos, que buscan ciudades burguesas con edificios neoclasicos por doquier. Bucarest es una ciudad preciosa si lo que buscas es el contraste, el analisis de la realidad, comprobar como la ciudad ha cambiado a lo largo del siglo XX y XI y como esos cambios se han correspondido a sistemas sociales muy diferentes.

Lo cierto es que, como he dicho, tras los bulevares, ejercicio de construccion civil que lograron dotar a Bucarest de una funcionalidad moderna en cuanto a trafico y vivienda social, estan los restos del antiguo Micul Paris, que fue un dia centro de vida de la burguesia y los boiers rumanos, una vida asentada sobre la espalda de la mayoria del pueblo rumano que, como se describe en los libros de Rebreanu, Camil Petrescu o Istrati, vivia en unas condiciones pateticas.

Este Micul Paris se conservo en buenas condiciones hasta 1989, cuando su abandono provoco que hoy parezca mas el centro de la Belgrado asediada, o de una Bagdad europea, que una capital con tanta historia. Aun asi, merece la pena perderse por sus calles sin apenas luz, sobre su asfalto lleno de agujeros, para encontrar en cada calle una destartalada casa que un dia fue un palacio, o una villa señorial plagada de antenas parabolicas. Se trata de un ejercicio de arqueologia visual, donde el desorden nos muestra todos los estratos de la historia de la ciudad.

Me alegro de que Bucarest se recomiende en las guias de viajes, aunque no es la tipica ciudad que a un tipico turista occidental le encantara, puesto que solo perdiendose por sus calles, sin seguir una guia, perdiendose literalmente, uno puede toparse con su mejores detalles.


El tema del articulo de Reuters era, sin embargo, la recomendacion que hace esta agencia de venir a Bucarest cuanto antes, ya que cada dia se levanta un mall o un edificio de oficinas hipermoderno en cualquier de sus rincones, sin ningun orden ni plan. Y es posible que, a este ritmo, demasiado pronto se convierta en otra ciudad mas para turistas occidentales en busca de restaurantes recomendables o edificios especialmente aderezados para visitas neutrales y comodas. O que, en todo caso, solo sea otra ciudad mas llena de modernos edificios de oficinas y de centros comerciales.


http://www.adevarul.ro/articole/bucuresti-reuters-vizitati-capitala-pana-nu-este-sufocata-de-cladiri-de-birouri.html

13 comentarios:

TRaNSoN dijo...

¡Oh, tranvías! ¡Como en Lisboa! ¡Weeee! :D

Stefano dijo...

conoces el castillo de Vlad?

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Stefano,

¿Te refieres al castillo de Vlad para turistas o al verdadero? El castillo de Bran, en Brasov, no tiene nada que ver con Vlad Tepes. Si tienen que ver con el el castillo de Poenaru, en Arges, la curte VEche en el centro de Bucarest, y una copia de uno de sus castillos en el parque Carol.

Salvo el de Poenaru conozco el resto. ¿A cual te refieres tu?

Un saludo

Stefano dijo...

yo pensaba ke era de Bran!! ah.. ke tu opinión sobre el libro de Bram Stoker sobre Vlad?

Jose Luis Forneo dijo...

Stefano, el castillo de Bran no tiene nada que ver, aunque como esta cerca de Bucaerst y parece muy vampirico, se vende al turismo como tal.

En Bucarest esta la curte vechea, que era la corte de los domnitores valacos, como Vlad Tepes. Aunque esta en ruinas.

Y luego esta tambien en ruinas el castillo de poenaru, en Arges.

En cuanto a Bram Stoker, es una novela interesante, para pasar el rato, aunque denota que el que lo escribe tiene una mentalidad imperialista hacia los territorios a colonizar por europa. La invencion de la leyenda de Dracula es una adaptacio a la mentalidad victoriana de un mito nacional rumano, Vlad Tepes, que aplicaba la justicia inclemente tanto para pobres como para ricos, empalandolos. Esa es la leyenda, en la realidad, joderia sobre todo a los pobres, como siempre.

Stefano dijo...

Stoker escribió la novela en 1897. y consideraba Transilvania rumana... en la epoca esa región era austrohungara! La era victoriana hubo mucha literatura "gotica".

Jose Luis Forneo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose Luis Forneo dijo...

Stoker nunca estuvo en Rumania, pero si en las bibliotecas del Museo Britanico. Mezclo las leyendas de un domnitor rumano con las leyendas transilvanas. Para escribir la novela se sirvió de los conocimientos de un erudito orientalista húngaro llamado Arminius Vámbéry (Ármin o Hermann Bamberger, en realidad) y de libros como el de Emily Gerard "Informe sobre los principados de Valaquia". Confundio Valaquia con Transilvania, y por eso ubico a Dracula en esta region.

Considero a Transilvania como parte de Valaquia, cuando son dos zonas totalmente diferentes. En 1897 acababa de crearse Rumania, con la union de Valaquia y Moldavia, y Transilvania no era parte todavia, ni lo habia sido nunca, de lo que se llamaba entonces Rumania.

Por eso te digo que escribio con mentalidad romantica desde su camita, y consideraba Rumania y Transilvania como un mundo misterioso perfecto que mas bien existia en su cabeza que en la realidad.

Stefano dijo...

Miraste la pelicula de Coppola? (Dracula) ke tal?

Jose Luis Forneo dijo...

Hola bien, muy bien hecha. Hay una pelicula rumana sobre Vlad Tepes, reciente. Se llama asi, Vlad Tepes, la leyenda.

Y parece que Brad Pitt va a producir ahora una pelicula sobre el domnitor, no sobre el vampiro.

Stefano dijo...

como hago para ver esa pelicula rumana??
ah Brad Pitt kiere hacer a pelicula sobre él??

Por coincidencia Pitt ya hizo 1 pelicula de vampir....

Jose Luis Forneo dijo...

http://filmeromanesti.wordpress.com/vlad-tepes/

Esta es otra peli de Vlad TEpes, clasica, pero esta en rumano. A ver si entiendes algo

Salud

Jose Luis Forneo dijo...

http://www.imdb.com/title/tt0141966/

Aqui esta la ficha de IMDB de la pelicula que te digo. Busca en emule, yo me la baje de ahi en español.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...