lunes, 16 de noviembre de 2009

Virgil Zbaganu, "el siglo xxi sera comunista o no sera"

En estos dias en los que se conmemora el fin de los sistemas socialistas en toda Europa del Este, y cuando el miedo de los capitalistas a su resurgimiento ha desatado un bombardeo de acusaciones, demonizacion, y mentiras hacia la ideologia comunista a la par que se mitifica el paso de esas sociedades hacia el paraiso prometido del bienestar, aunque la realidad demuestra 20 a;os despues, que los ciudadanos del este echan de menos sus antiguos derechos sociales robados, sus fabricas expoliadas, y la seguridad psicologica que ofrecia una sociedad que primaba los derechos colectivos, como el trabajo, la vivienda, la sanidad, la cultura y el deporte, frente a los individuales, como el considerado en occidente como derecho al enriquecimiento personal aunque existan pobres en tu vecindad, o al uso de la fuerza de trabajo com mercancia de usar y tirar, como si detras de esa fuerza de trabajo no hubiera una persona humana.

Ahora que el Capitalismo esta dando coletazos y, por eso mismo, potencia sus autojustificaciones, loando su supuesto triunfo sobre el comunismo de 1989 (lo que realmente fue el principio de su propio fin), hay que recordar a figuras que entonces lucharon contra ese capitalismo que se impuso en el pais sin consultar a nadie, y que desde sus primeros momentos mostraba sin verguenza cuales eran sus verdaderos objetivos: el saqueo de la riqueza nacional de los paises ahora convertidos en colonias de occidente, la destruccion de su industria y agricultura para que anular su competencia, y privarles de su soberania a costa de prestamos impagables y de la dependencia de la importacion.

Virgil Zbaganu nacio en 1954 en Lugoj, en la provincia de Timis. Era ingeniero, y despues de 1989 se convirtio en el lider sindical de la Union de los Sindicatos de Tipografia. El 22 de junio de 1991, con 37 a;os, ha lanzado la iniciativa de reorganizar el Partido Comunista Rumano, formando el Comite Nacional de Reorganizacion.

Su idea basica era que en un pais democratico la clase obrera tenia derecho a su propio partido. Pensaba que muchas de las aberraciones postdecembristas se pueden explicar por esta ausencia. Igualmente, serviria para comprobar cuantos de los 3 millones y medio de miembros del PCR antes del 89 continuaban considerandose comunistas.

Ademas defendia la idea, en relacion a la campaña vigente entonces de hacer un "proceso al comunismo", de que sin posibilidad de defensa un proceso asi seria una farsa, y que la presencia del PCR permitiria defender todo lo bueno que se hizo desde 1948 hasta 1989.

Como represalia, fue excluido de la funcion de lider sindical y despues despedido de su empresa, siendo uno de los primeros parados con estudios superiores del pais. Ha sido sometido a una campa;a mediatica en su contra exagerada, llegando a recibir llamadas amenazantes.

El 21 de agosto de 1992 fue hayado muerto en una via de tren, partido por la mitad. Su hermano Gheorghita Zbaganu asegura que el forense les dijo que cuando fue atropellado estaba tumbado en la via, y que no fue golpeado previamente por el tren, aunque luego lo nego. Su muerte se considero sin investigacion alguna como un "accidente" , a pesar de que la via de tren donde aparecio estaba en un lugar aislado, era via unica, y no se explica muy bien como alguien pudo ser atropellado de esa forma.

Su historia ha sido convenientemente ocultada, y pocos en Rumania hoy le conocen, salvo los antiguos comunistas que le acompañaron en su lucha tras 1989, y algunos de los que continuan hoy su dificil lucha en un ambiente totalmente hostil contra todo lo que se parezca a comunismo (a pesar de la nostalgia que existe hacia el sistema, nadie dice que es comunista, y muchos de ellos te muestran con orgullo su carnet del PCR mientras te piden discrecion. Esto es logico, porque en 1989 habia 3 millones y medio de comunistas, y de repente fueron invisibilizados por los medios. Es posible que la mayoria se cambiara de bando o fuera del PCR por obligacion, aunque aun asi, que todos desaparezcan de un plumazo es, como poco, extraño).

El joven ingeniero Virgil Zbaganu fue una de estas personas que no se dejaron engañar desde el principio, y que a la vez que se enfrentaron contra la deriva del gobierno de Ceausescu, contra el que protesto en la Revolucion de 1989 que no fue, segun el, "anticomunista", sino "anticeausescu". El y otros muchos intentaron no renunciaron a su comunismo y mantener vivo el Partido Comunista Rumano intentando reorgarnizarlo a partir de 1990, aunque de hecho no habia sido disuelto hasta entonces. La marea anticomunista de los medios de comunicacion financiados por los grupos facticos que habian tomado el poder no dan credito a que este joven comunista, acompañado por un comite de reorganizadores, entre los que esta por ejemplo Gheorghe Apostol (hoy presidente de honor del NPCR, Nuevo Partido Comunista Rumano), intente continuar el partido que habia dirigido el Estado rumano hasta el golpe de mano de los intereses extranjeros y de los de los que desde dentro siempre habian deseado solo poder, bajo un regimen comunista o bajo uno capitalista.

Zbaganu es de los primeros que publicamente denuncian el cambio de chaqueta de miles de comunistas que con la llegada de la "democracia" se hacen "anticomunistas de toda la vida" (hay muchos en Rumania hoy, incluso en los mas altos cargos del gobierno, como el propio Basescu, o gobernando los grupos mediaticos mas poderosos).

Para el, "Los anticomunistas son de dos tipos. Los menos, los que fueron anticomunistas desde antes de diciembre de 1989. Estos son hombres estimables, que han hecho una eleccion, y tal vez sufrieron por ella. Respecto a estos, tenemos la estima de aquel que, creyendo en algo, repeta lo que otros creen. Lamentablemente, estos anticomunistas son muy pocos. La mayoria forma parte, infelizmente, de otra categoria. Los que le chuparon las medias a Ceausescu hata el ultimo momento, siendo culpables de colaboracionismo del mas alto grado. Estos constataron por enero de 1990 que ellos, de hecho, no han podido soportar jamas el comunismo. Mientras mas culpables se sienten, mas escupen donde lamieron toda la vida. Los ejemplos llenarian miles de paginas. Hacia ellos, no se quien podria encontrar alguna huella de respeto" (La Calle, numero 33, 26 de agosto de 1991).

Virgil Zbaganu desarrolla una intensa actividad para dar a conocer que existe el proyecto de continuar (no reconstruir) el Partido Comunista Rumano. El insiste que el PCR nunca se disolvio, por lo que el PCR todavia existe. Esto trae como consecuencia un problema: los fondos y los bienes del partido, que eran muchos desde su fundacion en 1921, hasta entonces en manos de los nuevos responsables politicos, ahora pueden ser reivindicados por el PCR, y esto no va a ser aceptado por los que ya tienen planeado repartirse el botin del Estado.

Es tambien el primero que alza la voz contra el saqueo que suponen las privatizaciones masivas que se estan produciendo en Rumania, impuestas por el F.M.I. y la "terapia de choque" con la que los paises occidentales intentan convertir a los del este en mercados para sus productos, destruyendo su tejido productivo e industrial.

En este contexto, acontecen las mineriadas de 1991, en las que los mineros exigen la dimision del gobierno de Petre Roman que, para Zbaganu "es el gobierno mas vergonzosamente servil" de toda la historia de Rumania.

Por eso cree que es necesario que el PCR reviva y haga de freno a los egoismos personalistas que venden por pedazos Rumania, y que la estan transformando, sin importarles nada, en una colonia totalmente dependiente de Occidente. Zbaganu piensa que si una empresa es improductiva puede privatizarse, pero de forma lenta y meditada, y no con prisas como se esta haciendo en Rumania. En Inglaterra, por ejemplo, durante 11 años de gobierno conservador se privatizo solamente un 5% del sector estatal. Para que la reforma sea eficiente no puede hacerse en un abrir y cerrar de ojos, como pretenden los que, en el fondo, solo buscan su rapido enriquecimiento personal.

Para el la reforma postdecembrista es totalmente perjudicial para los trabajadores rumanos, porque en ningun lugar del mundo una "terapia de shock" ha sido exitosa.
"Por todos lados la imagen es la misma: sobre un fondo de miseria y desesperacion general crece una capa de enriquecidos por la reforma. Antes de la "reforma", los pueblos del Este debian alimentar a unos cuantos miles de privilegiados. Ahora los mismos pueblos, mas pobres que antes, deben alimentar a una cantidad mayor de privilegiados, todos con un apetito excelente ¿En beneficio de quien se hace la reforma? (Flagrante, nº 18, 1991, ¿Por que ha involucionado el Partido Comunista Rumano?).

La denominada "Revolucion" de 1989 no tuvo, para Zbaganu, caracter anticomunista. Afirmo que la frase "Jos Comunismul" fue inventada en ingles y traducida al rumano. Para el, que estuvo en las calles durante las revueltas de diciembre, al contrario que los miembros de Frente de Salvacion Nacional, que se quedaron en sus casas hasta que paso el peligro, el pueblo era comunista, y se enfrentaba solamente a los excesos de Ceaucescu.

"Se dice que los acontecimientos de diciembre habrian tenido un sentido anticomunista. Es una mentira grosera. Nadie grito en diciembre de 1989: queremos capitalismo, queremos pobreza, queremos desempleo, queremos ser despreciados. Es mas, el 23 de diciembre, en la fachada de la fabrica de Mecanica Fina (en la noche del 21 al 22, la primera columna de trabajadores salio de esa fabrica) ponia "La fabrica es nuestra", y "no queremos que nos privaticen la fabrica". Lo tragico es que los trabajadores, al no tener un partido que los represente, han luchado hasta ahora bajo otras banderas. Ahora este partido existe, y ellos lo van a descubrir" (Alianza Civica, n1 40, 24 de agosto de 1991, "El pueblo rumano es de izquierdas").


Ante la cuestion del perseguido juicio al comunismo, tan proclamado por los nuevos gobernantes y los anticomunistas (muchos de los antiguos pelotas del regimen), Zbaganu cree que tiene que hacerse, pero que tienen que hacerlo los propios comunistas. No se puede juzgar a un sistema, como pretenden los capitalistas (en ese caso tambien podria hacerse al reves), sino a determinados comunistas que han cometido crimenes. Y proclama tambien lo evidente: el comunismo tambien tuvo politicas excelentes. Hay que reconocer lo bueno y lo malo.

En cuanto al ultimo Congreso del PCR, celebrado poco antes de diciembre de 1989, dice

"¿Que hay de odioso en la intencion de asegurar y garantizar a cada ciudadano del pais una superficie de 14,5 metros cuadrados? Sobre todo ahora, cuando para cientos de miles de jovenes la esperanza de tener vivienda propia ya no existe. ¿Y la garantia de enseñanza gratuita para todos los niños del pais? O, en las condiciones de ahora de explosion de precios, la politica de entonces en este ambito ¿no adquiere acaso otra significacion? Esta, seguro, claro que antes de diciembre de 1989 existieron aspectos reprobables y tenemos que mostrarselos al mundo, pero han existido tambien realizaciones y objetivos extremadamente valiosos, que estaban y estan en plena corcondancia con las posibilidades del pueblo rumano. La mentira principal que se nos impone es esta globalizacion: tiremos todo a la basura porque todo estuvo mal" (La democracia nº2, octubre de 1991, "Existe el Partido Comunista rumano").

Por ultimo, el joven arquitecto, que perdio su trabajo debido a su intencion de reconstruir el PCR, y fue uno de los primeros parados universitarios de Rumania, fue en parte un visionario, porque anticipo lo que pasaria en Rumania veinte años despues, diciendo que en 2010 "seremos mas pobres".

Lamentablemente, su intencion y su tenacidad de revitalizar el PCR provoc o que algunos intentaran quitarsele de en medio. Un PCR nuevo era, a todas luces, un peligro a los planes de privatizacion del Estado y un catalizador peligroso para los cada vez mayor numero de obreros que eran despedidos y empujados a la pobreza. Y quizas tambien un problema para la facilidad del saqueo de los bienes del Estado, porque un PCR continuacion del PCR historico podria reclamar un determinado patrimonio (seguramente muy amplio) que tendria mejores y mas poderosos postores.


Asi que, el 21 de agosto de 1992, durante un viaje a Bacau para lograr adhesiones para presentar el dossier necesario y dar de alta al PCR, Virgil Zbaganu fue atropellado sospechosamente por un tren. Decimos "sospechosamente" sobre todo porque, como dice Zsuzsa Fogarasi, miembro del Partido Comunista de Hungria, no se habló de su muerte, y ningun medio se hizo eco de ella apenas. En un momento de facil escandalo mediatico, su muerte no fue sospechosa para nadie, fue invisibilizada. Eso si, el PCR fue sacado de la ley por la Constitucion rumana y no pudo ser legalizado.

Virgil Zbaganu tambien hizo otro vaticinio, parafraseando a Malraux. Para el "el siglo XXI sera comunista o no sera". No le dejaron comprobarlo. Pero quizas no estuviera tan descaminado, y la crisis mundial provocada por los saqueadores, los mismos que convirtieron Rumania en una economia yerma, esta provocando el ascenso de movimientos revolucionarios, y no solo en America Latina. Es dificil, pero posible, que pronto entre los trabajadores nostalgicos que añoran el tiempo en que sus derechos sociales estaban garantizados (aunque no tuvieran derecho a consumir incansablemente), cunda su ejemplo.







7 comentarios:

Luca dijo...

Hombre, una cosa es que quisieran cambiar la situación de Rumanía, que los fallos no fueran intrínsecos del socialismo en si, que el pueblo rumano no se alzara pensándo en regalarle el país a las multinacionales, etc... pero de ahí a decir que los rumanos eran todos comunistas me parece un poco aventurero. Por otro lado también ten en cuenta que Radio Europa Libre se escuchaba bastante, que el régimen Ceausescu fue quizas uno de los regímenes que más descuidó el tema de la formación de las masas y hasta de sus propios cuadros internos, por no hablar de que heredó un Ejército abiertamente fascista y monárquico desde la era de Antonescu. A mi parecer el régimen rumano fue un "comunismo sin comunistas".

... por no hablar de estas imágenes que hablan por si solas:

http://www.raspandaku.ro/wp-content/themes/branfordmagazine/photos/revolutie/41_poze_revolutia_din_1989.jpg

http://www.raspandaku.ro/wp-content/themes/branfordmagazine/photos/revolutie/40_poze_revolutia_din_1989.jpg

y eso obviando la importáncia simbólica que tuvo recortar todos los escudos de armas de cada bandera.

Jose Luis Forneo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose Luis Forneo dijo...

Hola Luca,

Yo no he dicho que todos los rumanos fueran comunistas. Simplemente que habia antes de 1989 3 millones y medio de afiliados al PCR (de 23 millones de Rumanos) -eso no son todos-, y que desaparecieron de repente, no quedo ni uno (segun la opinion de los medios de comunicacion y la propaganda).

Seguro que muchos de ellos eran oportunistas, de los que son comunistas cuando el sistema es socialista, y capitalistas cuando toca (estos precisamente son los tipicos que defienden el triunfo del capitalismo fanaticamente, y que defenderian tambien el comunismo si vivieran en un sistema asi). Pero, aunque muchos lo fueran, ponle que solo un 20%, por poner una cifra baja, fueran socialistas (minimo 700 u 800 mil personas).... Que sucedio?

Zbaganu fue la cara visible de estos, que intentaron mantener el PCR y que luego continuaron intentando moverse en un ambiente hostil (de hecho un tren podia partirte en dos si te pasabas de la raya), y nunca (salvo quizas hasta principios de los 90) tuvieron ni siquiera hueco en los periodicos y en la television, puesto que comunismo se hizo sinonimo de diablo..

Un saludo

pd, el comentario anterior lo borre yo porque me equivoque en las cifras y lo publique. Ahora estan bien..

Luca dijo...

Supongo que es uno de los puntos negativos del monopartidismo pero igual ocurrió en muchos otros países ya fuera en la oposición o en la dictadura. Mira cuantos antifranquistas no comunistas estuvieron en el PCE simplemente porque no había ningún otro partido de oposición.. o incluso cuantos fueron altos cargos del franquismo cuando lo que querían era la apertura al mercado común y otras instituciones (((salvando las evidentes diferencias entre el franquismo y el socialismo y obviando la complicidad y complementariedad del actual régimen burgués con la dictadura))).

..y más de una vez han estado en Cuba mirándo con lupa a ver si no tienen entre sus filas algún Gorbachov caribeño.

Milicia dijo...

Excelente artículo Jose Luis. Y sumamente interesante la cita sobre los dos tipos de anticomunistas que existen.

Jose Luis Forneo dijo...

Por cierto Luca, no funcionan los links que has mandado. Si puedes, reenviamelos

Saludos

Luca dijo...

Na, solo eran unas imagenes de la "Revolución" del 89 en las que se veia a un tio con un retrato de Ceausescu donde ponía escrito: "Ultimo tirano comunista" y en otra unos tíos destruyendo un letrero donde ponía Partidul Comunist Român.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...