sábado, 9 de enero de 2010

Nicolae Cristea, brigadista y miembro de la resistencia francesa

Dentro de la Brigada Internacional numero XI lucharon la mayoria de los rumanos que marcharon a España en 1936 para luchar contra los mercenarios franquistas. El partido comunista realizo una campaña para reclutar voluntarios que integraran las Brigadas Internacionales, que seran dirigidas por el frances Andre Marty, hombre de confianza de Stalin.

La brigada XI dirigida por el comunista rumano Lauren Stern, conocido como General Kleber, que se convirtio en uno de los mitos de la lucha contra el fascismo en España. Dentro de esta brigada se integraron la mayoria de sus compatriotas, como el dirigente comunista Walter Roman, o el protagonista de la entrada de hoy, Nicolae Cristea.

Este heroe de la lucha contra el fasciocapitalismo nacio un 26 de noviembre de 1906, en una de las zonas mas pobres de Rumania, Galati, cerca de la desembocadura del Danubio. El comunista rumano combatio en la Guerra Civil española y despues en su continuacion, la Segunda Guerra Mundial, dentro de la Resistencia Francesa.

Nacio en una familia de trabajadores pobres, de aquellas que arrastraban su miseria ante la displicencia de la burguesia y los boyardos capitalistas, como describen autores como Istrati O Sahia. Durante la Gran Depresion participo en manifestaciones y protestas organizadas por el incipiente Partido Comunista, en Bucarest, siendo forzado por la Policia Politica (que no solo existia durante los años de Socialismo rumano, como parece quererse hacer creer) a encerrarse en su ciudad de origen.

En 1931 vuelve a la capital, y en 1933 es admitido en el ilegal entonces Partid o Comunista de Rumania. Llegara a ser miembro de su Comite de Organizacion y mas tarde es elegido miembro de la Oficina Politica, En este periodo trabaja en la fabrica pirotecnica en Bucarest.

Despues del estallido de la Guerra Civil el marchara a España como voluntario, donde llegara en octubre de 1936, durante la Batalla de Madrid. Se integra en el Regimiento de Artilleria Motorizada de la Brigada XI, comandado por otro rumano, Walter Roman, futuro miembro prominente del partido tras la Segunda Guerra Mundial.

En 1937 participaran en la Batalla de Brunete, Belchite y Teruel. En diciembre de 1937 es herido en las piernas en Teruel, pero rehusa ser hospitalizado y permanece en el frente. Por su valor llegara a ser capitan de la bateria artillera "Tudor Vlademirescu", que se integraba en el Regimiento de Roman y la Brigada Internacional numero XI de Kleber (los tres rumanos).

Durante la Batalla del Ebro también tedrá un importante papel en el cruce del rio. En diciembre de 1938, cuando las Brigadas Internacionales se desmobilizan con el fin de lograr un acuerdo de no intervencion internacional (no respetado despues por Italia y Alemania), Cristea permenacera en España integrado en otros cuerpos militares, participando en la defensa de Cataluña de los meses de enero y febrero de 1939.

En febrero de 1939, tras la toma de Cataluña, pasara, con el resto de sus compañeros, a Francia, donde seran internados en el campo de Gurs, uno de los campos de concentración donde los franceses encerraron a los que lograban escapar de la represion tras la derrota (unos campos que, por cierto, no han recibido la condena internacional que se merecen, siendo como fueron antecesores de los que despues los nazis abririan en el este de Europa).

Nicolae Cristea escapara de Gurs en marzo de 1941, despues de la ocupacion nazi de Francia, y se unira a la Resistencia Francesa, llegando a comandar el destacamento rumano dentro de las Fuerzas voluntarias formadas por los inmigrantes que luchaban contra la ocupacion. Dentro de estas fuerzas, acusadas por los nazis de "terroristas" (¡de la misma forma que hoy se acusa de terroristas a los que luchan contra el fascismo¡) el participara en diferentes acciones de sabotaje contra el ejercito aleman.

En octubre de 1942 el, junto a otros dos voluntarios rumanos, atacan con granadas de mano a un grupo de pilotos que estan tomando parte de unos ejercicios militares en Montrouge, cerca de Paris.

Es arrestado por la Gestapo el 19 de octubre de 1942, y sera ejecutado en la primavera de 1943, despues de meses de tortura en la prision de Fresnes. Al final de la Segunda Guerra Mundial fue ascendido post-mortem a teniente coronel del Ejercito Rumano.

Hoy, tras la victoria hace 20 años de los herederos del fascismo su nombre y sus hazañas han sido olvidadas (no interesa recordar a los enemigos). Sin embargo, su ejemplo sera siempre inspiracion de todos aquellos que aspiran a un mundo mejor, donde el hombre sea el centro y no una simple mercancia cuya valor varia segun los intereses del mercado.

Recordamos aqui que existe un libro (que yo sepa no traducido al español) escrito por uno de los rumanos participantes en la Guerra Civil, Walter Roman, titulado "Bajo el cielo de España, los caballeros de la esperanza".

Una esperanza que puede ser derrotada en una guerra, pero que jamas renunciara a triunfar al final de la batalla.

Referencia: Sub cerul Spaniei : Cavalerii sperantei Roman, Valter[Bucuresti] : Editura Militarã, 1972

12 comentarios:

TRaNSoN dijo...

¿Este texto lo has sacado de ese libro? Según pone en el link al final del post, sólo está en la Universitat Autonoma de Barcelona... tsk!

Jose Luis Forneo dijo...

Hola, no, este texto lo he sacado de varios links sobre los brigadistas rumanos. La referencia del libro es porque ahi Walter Roman describe todas las aventuras de los rumanos comunistas en la Guerra Civil. De hecho, aqui es casi imposible de encontrar y yo quiero conseguirlo para intentar traducirlo.

Un saludo

RAFAEL ANTONIO dijo...

La gran Dolores Ibarruri "La Pasionaria" tambien hablaba de otros brigadistas rumanos que combatieron en la guerra civil española como el capitan Burila, que tuvo tambien un comportamiento heróico y cuya hija se caso con el hijo adoptivo de los Ceaucescu "Valentin"...tambien creo recordar que Pasionaria se refirió al mismisimo Gheorghe-Dej como otro de los participantes brigadistas, aunque de este último dato no estoy muy seguro.

Jose Luis Forneo dijo...

Rafael, Dej no estuvo en Espana con las brigadas. El unico de los grandes lideres del comunismo rumano que estuvo fue Walter Roman.

Ahi otros brigadistas rumanos de los que he hablado ya, entra en la etiqueta Brigadas Internacionales.

Un saludo

RAFAEL ANTONIO dijo...

Gracias por la información Jose Luis, es que un dia cogí una autobiografía de Pasionaria en la biblioteca y creí recordar que ponía en el libro que Dej fué tambien brigadista...y es que algunas veces me puede la pasión.
Saludos.

Anónimo dijo...

¡ loor y gloria eterna a Nicolae cristea, y a todos los luchadores comunistas y antifascistas bajo la sagrada bandera roja de la internacional proletaria!.

Luca dijo...

Al igual que tu, me meto en Youtube y no paro de encontrar estálgicos:

http://www.youtube.com/watch?v=0fpUBy-UxgI&feature=related

Mira los comentarios.

Jose Luis Forneo dijo...

Luca y cada dia habra mas,

Salud

jozko dijo...

Gracias por el enlace, Luca, muy buenas las fotos... por cierto, el otro día estuve hablando sobre el tema con una conocida mía húngara que vivió la época comunista. Se recorrió en su juventud casi toda Europa, incluyendo países occidentales, y casi todos los países de Europa del Este (cuando la miré con la cara de sorpresa que os podéis imaginar, me dijo que viajar por la Europa comunista era barato, así que casi todos los veranos viajaba a algún sitio con sus amigos - eran estudiantes húngaros- (a Europa Occidental era más difícil, pero lo hizo con becas de estudio)... También estuvo en la URSS (años 70), y tiene muy buenos recuerdos de su viaje por Moscú y Leningrado, me contó emocionada su viaje, estaba enamorada de las dos ciudades. Dice que no ahora no iría, que quiere que le quede el recuerdo de lo que vio. Y no es el único caso que conozco.

Un saludo

Anónimo dijo...

Esos gloriosos brigadistas marcan a fuego y a sangre la amistad antifascista entre los pueblos españoles y rumanos. Vivan esos gloriosos internacionalistas rumanos!!!

Luca dijo...

Estálgicos hay por todas partes, yo ya dije una vez que he llegado a oir comentarios de que todo era mejor entonces y lo curioso es que esos comentarios iban intercalados entre sapos y culebras lanzadas a Ceausescu. Allí, al contrario que aquí en Occidente, reconocer que todo estaba mejor no es una cuestión ideológica sino un hecho incuestionable.

Nueva República dijo...

Muy buen artículo y muy buen blog, enhorabuena!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...