jueves, 21 de enero de 2010

¿Quienes fueron los "terroristas" de diciembre de 1989?

Hace unas semanas el diario Jurnalul National publico el resultado de las investigaciones de Razvan Belciuganu, periodista que estudia desde hace años los acontecimientes "revolucionarios", en el cual se desvelaba el secreto mejor guardado de los sucesos de diciembre de 1989: quienes fueron los famosos "terroristas" que dispararon contra las instituciones y contra los manifestantes una vez que el ejercito habia abandonado la defensa del gobierno de Ceausescu.

La fantasmagoricas presencias que todo el mundo denomino desde entoces como "terroristas" fueron uno de los misterios esenciales, dentro de otros muchos que rodearon aquel golpe de estado, y que para algunos eran mercenarios arabes contratados por partidarios de Ceausescu, para otros miembros de la Securitate, policia politica, en guerra abierta contra el ejercito, y para otros muchos, eran enviados de los mismos golpistas en pugna por el poder con el fin de crear el miedo suficiente para que la gente no siguiera en la calle.

Como dice el autor, tras años de investigacion, se puede ya "presentar quienes eran estos, como estaban organizados y que misiones tenian". El autor afirma que se trataba de miembros de una „Resistencia” organizada y preparada años antes para enfrentarse, por separado del ejercito y la policia, a una posible invasion extrajera del territorio nacional.

Asi, tras el ataque producido contra el gobierno nacional y las multitudinarias manifestaciones, en parte espontaneas pero convenientemente dirigidas desde puestos clave, la red secreta de combatientes fue activada a finales de 1989.

Siempre segun las ultimas investigaciones, estas fuerzas clandestinas, inactivas en tiempos de paz y autoactivadas en momentos de crisis, estaba integrada por personas normales, que estaban por todas partes (de diferentes profesiones, hombres y mujeres, intelectuales, obreros, jovenes y personas de edad avanzada). Su número ascendia a aproximadamente a 1000 por cada provincia (judet en rumano),y desde 1990hasta hoy se han integrado en partidos politicos, instituciones del estado, sociedad civil, diluyendose en ella tal y como hacian antes de diciembre de 1989.

La defensa de la Rumania Socialista estaba organizada alrededor del concepto „guerra de todo el pueblo”, y su objetivo central era la organizacion de la defensa o restauracion del gobierno del PCR en caso de ataque exterior (o interior). La Ley no. 14/1972 que regulaba la organización de la defensa nacional de Republica Socialista de Rumania especificaba en su articulo 18 que "entre las atribuciones que tenian los consejos locales en cuanto a la defensa a nivel de provincias, municipios y sectores de Bucarest, ciudades, y comunas, estaba la de constituir y preparar unidades, subunidades y grupos de lucha de resistencia en condiciones de llevar a cabo acciones de combate en el territorio temporalmente ocupado por el enemigo y de conducir estas en tiempos de guerra”.

La ley dejaba claro cuales eran sus funciones, pero en la realidad nadie sabia quienes eran estos grupos, y el secreto era estricto. Sin embargo, en su estructura, los militares se encargaban del adoctrinamiento de estas fuerzas, junto con el Ejército, tropas del Ministerio del Interior, los guardias patrióticos, destacamentos juveniles, las formaciones de defensa civil y la Cruz Roja.

La existencia de estas "redes clandestinas" esta testimoniada por altos cargos del ejercito. Por ejemplo, según los generales Ion Gheorghe y Corneliu Soare, que describen la estructura del sistema nacional de defensa en aquellos tiempos en su trabajo "Doctrina militar rumana 1968-1989 (Editorial Militar, 1999), las formaciones de la resistencia, inactivas e inexistentes en tiempos de paz, se organizaban para que se autoactivaran automaticamente en tiempos de guerra, para realizar acciones de resistencia en el territorio temporalmente ocupado por el enemigo.

Sobre la esxitencia de estos grupos "R" hay varias versiones. Para algunos estan formados por ciudadanos normales, adiestrados para ser los defensores de la patria en caso de problemas. Para otros son reservistas militares que son sacados de las listas habituales y encuadrados en batallones de resistencia secretos. Otra version habla de directamente cuerpos del ejercito, que se regian por una estructura de mando especial y que no obedecian a la escala militar en tiempos de invasion, sino a una estructura jerarquica especial para el caso.

Lo cierto es que los "terroristas" actuaron como unidades que se activaron al ponerse en riesgo la jefatura del estado rumano, y que se enfrentaron a los "golpistas" hasta que quedo claro que el antiguo gobierno se habia derribado, o se habia entregado, y se habia formado uno nuevo. Los "terroristas" no eran mas que miembros de la "Resistencia" que cumplian con sus ordenes en la defensa del pueblo y el gobierno del pais.

En el proceso de las investigaciones, y en una entrevista con el diario Jurnalul National, el coronel Ghergulescu Remo, comandante del Batallón 404 en 1989, unidades de operaciones especiales del ejercito socialista, habló por primera vez sobre la existencia de estas formaciones de la resistencia.

"A nivel del Ministerio de Defensa y para constituir las fuerzas de resistencia en el marco de la "guerra de todo el pueblo ", la doctrina de la época, fueron seleccionados reservistas que mayoritariamente servian al ejercito en unidades de informacion en las tropas de diversos cuerpos”, expuso el oficial. "Lo se porque en algunas situaciones en las que fui al Centro de Distrito Militar para actualizar la situación de los reservistas, que iban a ser movilizados en caso de movilización, algunos de ellos habian sido sacados de las listas y transferidos a la carpeta „R”. Cual y para que centro militar era algo que se desconocia".

Estas afirmaciones de altos cargos militares sobre estructuras "alternativas", fuera de la estructura visible, estan tambien confirmadas por las declaraciones en 1990 del general Stefan Gusa, jefe del Gran Estado Mayor en diciembre de 1989, que estaba contrariado por la actuacion de estas redes durante los acontecimientos. Gusa expresó su convicción de que "algunas estructuras preparadas para actuar después de una intervención extranjera, fueron activadas ", pero no explico cómo ni por quién, porque, segun el, las carpetas referidas a estos plenes los encontro mas tarde intactos, selladas, en las oficinas del Ministerio de Defensa, sin que nadie las hubiera abierto.

Referencias a esta red secreta ha expresado tambien el Coronel Anghel Constantinescu, un oficial en la Central de la Dirección General de Información del Estado Mayor (DIA) en diciembre de '89, en su autobiografía. "Es increíble cómo casi nadie entiende las acciones de distracción de los miembros de los grupos " R "en la que estoy seguro formaban parte muchos de los miembros de la informacion del Batallon 404 desde hacia años”, escribe el coronel.

Inutilmente se pregunto al General Stefan Gusa como encontró los ficheros y mapas con evidencias de los luchadores de la „Resistencia” intactos y sellados, porque a estas tenian permiso solamente los que la conducian. En cada centro militar provincial estában centralizados en un archivo especial estos combatientes, y en el archivo escribia „R”. A este archivo no tenia acceso mas que el Comandante del Distrito Militar en el que se guardaban los documentos. Además, el archivo era abierto solo por orden y en el momento en el cual lo necesitaban los oficiales encargados. Toda la Red „R” era coordinada por la direccion de informacion del Alto Estado Mayor (DIA) y, por supuesto, a nivel de direccion estas evidencias de los luchadores eran guardadas estrictamente.

Paul Coruţ, Jefe de la Oficina de Contraespionaje de la DIA entre 1985-1989, ha descrito en la comision de investigacion de los acontecimientos de 1989 del Senado de Rumania, la organización de esta red. "Además de la Securitate, en Rumanía existia tambien la Red 246 de la Direccion de Informacion del Alto Estado Mayor. La Red 246 - Interna, o grupos "R", fue creada en 1975 para evitar la invasión de Rumania sin que esta tuviera posibilidad de organizar una respuesta".

La invasión podia ser en cualquier dirección, y por tanto la resistencia no se organizo contra un enemigo concreto. Después de los acontecimientos de 1968, cuando las tensiones entre Rumania y la URSS fueron altas, se decidió que en todo el territorio de Rumanía se crearan grupos especiales de informacion que permanecieran ocultos temporalmente en un supuesto territorio ocupado. Esta red era la 246. Estaba dirigida por oficiales de la Direccion de Información, Seccion II, y formada por agentes activos de la DIA, y por ciudadanos reservistas con rango de oficiales, suboficiales y sargentos.

En definitiva, y segun las investigaciones y testimonios publicadas en el diario Jurnalul National, los "terroristas" eran los miembros de las redes clandestinas de resitencias preparadas desde hacia años para actuar en caso de ataque contra las instituciones o el territorio rumano. Eran miembros de la "resistencia" de la Rumania Socialista, que salieron a la calle a cumplir con su deber, mientras otros pensaban en repartirse las riquezas del pais y dejar abandonado a su propio pueblo.

Hay que tener en cuenta, y con esto termino, que gran parte del pueblo rumano, y no solo la gran cantidad de ciudadanos que salieron a la calle comvocados por el propio Ceausescu, y de los mandos militares, no estaban seguros de cual era la situacion en el vacio de poder que se estaba generando hasta la ejecucion del matrimonio Ceausescu. En este sentido, el gobierno provisional que se hizo con las riendas del pais, dirigido por Iliescu, asesino sin un juicio justo al anterior presidente precisamente, y segun sus propias palabras, para evitar que estos "terroristas", como fueron denominados los miembros de estos grupos de resistencia, siguieran luchando.

Tras la estabilizacion de la situacion, y despues de 20 años, ninguno de estos "terroristas" ha sido identificado, ni detenido, y ninguno de ellos ha contada nada ni ha salido a la luz.

http://www.jurnalul.ro/stire-decembrie-89/teroristii-din-decembrie-89-luptatorii-din-rezistenta-531005.html

10 comentarios:

Pinole dijo...

Creo, y aclaro, que es mi opinión, que hay demasiada leyenda en la mal llamada "revolución rumana".
Los medios de comunicación occidentales nos lo pintaron como un movimiento de masas con miles de muertos que quería acabar con la tiranía comunista del matrimonio Ceaucescu y que tuvo muchas víctimas que hoy en día se les considera heroes.
La realidad, (repito, en mi opinión) es que todo fue bastante bien distinto, la revolución fue un golpe de estado llevado a cabo por el ejército y la securitate, el número de muertos fue inflado para que los golpistas pudieran darse autobombo y propaganda. Y por la otra parte, nadie defendió a Ceaucescu, porque nadie le quería, el pueblo estaba soportando las consecuencias de la política de pago de la deuda externa y las circunstancias no eran muy halagueñas, así que se puede decir que nadie tuvo mucho interés en defenderlos.
Así que, en definitiva, yo creo que es todo mucho más facil de como nos lo cuentan.

Jose Luis Forneo dijo...

Que fue un golpe de estado esta claro, aunque el mito de la Revolucion en Rumania es muy manido porque da sensacion de que el pueblo participo algo en el cambio de sistema.

En cuanto a los terroristas, habia varias teorias. Una de ellas que eran los propios hombres de los golpistas que querian dar la sensacion de peligro y violencia para que la gente se marchara a casa, y asi controlar mas tranquilos la venta a pedazitos de Rumania.

La explicacion de que eran celulas de resistencia que se activaban automaticamente en caso de emergencia es logica, sobre todo por la doctrina militar ya establecida en el pais, y porque el golpe fue violento en vez de consentido como en otros estados socialistas.

Asi se explicaria tambien la prisa por quitarse de en medio a Ceausescu, para asi demostrar que la cosa estaba finiquitada y no habia nada que defender ni resistir (aunque tambien se lo quitaron de encima para que nadie desvelara todo el oportunismo y traiciones que se estaban produciendo para mejor llenarse el bolsillo con las riquezas de todos los rumanos).

Salud

Anónimo dijo...

Si es cierto que esas células R eran comunistas fieles al estado socialista y que cumplieron con su deber con el partido y la republica, pregunto ¿Es posible que no hayan sido disueltas y que se mantengan dispuestos a volver a entrar en acción en apoyo de un movimiento de masas revolucionario?

Jose Luis Forneo dijo...

No necesariamente eran socialistas (lo eran porque el ejercito hasta el golpe era socialista, pero no por que ellos compartieran la ideologia).

Sin embargo, siguieron sus ordenes, y defendieron al estado, no necesariamente por ideologia, que eso habria que investigarlo, pero al menos por coherencia con lo que defendieron siempre, evitar que el estado fuera invadido o el gobierno derribado por potencias extranjeras (al fin y al cabo eso fue lo que paso en lo que normalmente se denomina Revolucion).

De momento, el Socialismo tendra que esperar mucho tiempo en Rumania para que alguien se atreva a defenderlo

Àlex Amaya Quer dijo...

Interesantísimo. Gracias. Bueno, aunque casi siempre estoy de acuerdo con el autor del blog y la mayoría de participantes, en el tema de la Revolución de 1989 (repito que sigo usando la palabra como concepto del proceso histórico en sí mismo, no dictando juicio sobre qué fue exactamente) difiero un poco. No repetiré argumentos que ya he expuesto en otros posts, pero quiero saber vuestra opinión sobre la siguiente interpretación esquemática de los hechos:

-Tras el XIV Congreso del PCR de noviembre de 1989, en que Ceauşescu decide no introducir cambios, la URSS se pone en contacto con militares rumanos para desencadenar un golpe de Estado en Rumania. Dada la fagotización de la estructura del PCR que había hecho Ceauşescu, el golpe palaciego a la búlgara es desestimado. Sólo los militares pueden traer el cambio a Rumania.

-La idea de los militares rumanos es realizar un golpe a la portuguesa, un ejemplo que Stănculescu conocía bien (también conocía el caso español por sus contactos con el teniente general Díez-Alegría)

-Las manifestaciones frente a la casa de Tökes precipitan los acontecimientos. No se puede desestimar la entrada de alborotadores procedentes de Hungría y quizá Yugoslavia, pero la demostración popular se anticipa a los planes del golpe.

-Esto último explica la represión desencadenada los primeros dos días contra los manifestantes en Timişoara, hasta que los militares y cuadros de la Securitate deciden tirar adelante el golpe poniéndose de lado de los manifestantes y controlando la ciudad, aprovechando la marcha de Ceauşescu de visita oficial a Irán.

-La precipitación de los acontecimientos explica que entre el 18 y el 20 de diciembre, momento en que el Jefe del Estado está fuera del país, no se tome el control del aparato estatal. ¿Qué mejor momento que ése?

-A la vuelta de Irán, Ceauşescu convoca la manifestación de apoyo en Bucarest, pensando que se encuentra ante una situación de pre-invasión como en 1968. La manifestación es un éxito hasta que los alborotadores siembran el pánico en la plaza, extendido a todo el país cuando se corta la transmisión televisiva durante tres minutos. La normalidad vuelve tras el final del discurso, pero esa misma noche comienzan los disturbios en la capital.

-Que no había unanimidad sobre el golpe entre el estamento militar se demuestra de nuevo con la represión de los manifestantes en la noche del 20, y la tarde y la noche del 21. Es a la mañana siguiente, pienso yo, cuando se consigue ese consenso. Un grupo de militares y cuadros securistas le ofrecen a Ceauşescu la marcha de la sede del Comité Central, convenciéndole que ya no controla la situación en la capital. Este es el momento en que podemos hablar más claramente de golpe. Pero en sus consecuencias se puede ver que sus autores no controlan totalmente la situación. Fundamentalmente, porque de la marcha de Ceauşescu no sale un gobierno militar como se planeaba en un inicio.

-El edificio de la televisión estaba en manos de un comité "revolucionario" (no golpista al uso, entendiendo que no eran únicamente militares quienes lo ocupaban) desde el 22 al mediodía. Hasta seis gobiernos "revolucionarios" han anunciado su intención de hacerse cargo del país. Los golpistas, superados por los acontecimientos deciden dar su apoyo al séptimo de estos gobiernos: el encabezado por Ion Iliescu, el más representativo de entre los que querían el cambio, y el menos "peligroso" en el caso de futuras represalias para las nomenklaturas del partido y las fuerzas armadas.

-En este momento se desencadena la reacción resistente de las unidades que este magnífico post de José Luis detalla. La violencia invade las grandes ciudades del país (además de los 500 muertos en Bucarest, no hay que olvidar el centenar de muertes en Cluj, unos 70 en Braşov, 55 en Sibiu, 25 en Alba-Iulia...)

Àlex Amaya Quer dijo...

Continuación...

-Por presión de la URSS y ante la extensión de la violencia, se decide ejecutar al matrimonio presidencial. Tras este luctuoso acontecimiento, la violencia de los "terorişti" decrece hasta desaparecer. Se les debió prometer que la causa estaba perdida y que no habría juicios contra ellos. El FSN controla el país y comienza una nueva etapa en la historia rumana.

-Por cierto, no hay que olvidar que el proyecto inicial de Iliescu no era el que devino desde 1992: él planteaba el mantenimiento de buena parte de la economía socialista y el desarrollo de un juego político limitado bajo el paraguas del FSN, la neutralidad de Rumania en materia militar y la colaboración estrecha con la URSS más que con Occidente. Pero éste es otro tema.

Conclusión: Hubo conspiración para el golpe de Estado. Ésta conspiración llegó a llevarse a cabo en algunos momentos puntuales entre el 15 y el 25 de diciembre, pero se vio superada por movilizaciones populares espontáneas, por falta de consenso entre militares y cuadros securistas y por la acción resistente. Bajo mi punto de vista no fue SOLAMENTE un golpe de Estado, ni fue SOLAMENTE una revolución popular. No fue SOLAMENTE un proceso dirigido por potencias extranjeras. Fue todo ello a la vez. Un proceso muy complejo, ajeno a los juicios categóricos de liberales y nostálgicos.

Siento la extensión, un saludo a todos.

Jose Luis Forneo dijo...

Alex, gracias por tus aportaciones. En principio estamos de acuerdo, porque ciertamente no hubo un golpe de estado en contra de la poblacion, y no hubo una revolucion en contra del estado o de las instituciones, fue una mezcla. Sin embargo, que parte de la poblacion estuviera en la calle no significa que todos quisieran un cambio de sistema revolucionario, lo que se complementa con lo que tu mismo dices cuando afirmas que Iliescu no queria en un principio acabar con el Socialismo, sino reformarlo (quizas realmente creia en la estrategia reaccionaria de Gorbachov), y arraso en las elecciones.

Tambien hay que decir que Ceausescu tenia apoyos en el gobierno y en el ejercito. De hecho, ofrecio su dimision antes de viajar a Iran y no le fue aceptada.

Los revolucionarios que tomaron la television eran figuras mediaticas (entonces no el termino no era igual que el actual, pero como solo existia una cadena era importante), que fueron hasta alli acompañados por miembros del ejercito, y que no emitian imagenes espontaneas, sino que en un guion bien diseñado incluso repetian las tomas para que salieran mejor al aire. Incluso se repitio la dimision del presidente del gobierno desde el balcon del comite central y ante los miles de manifestantes, que la primera vez salio mal.

Yo pienso que la demostracion popular fue despues de los planes golpistas, que habian surgido desde hacia tiempo en el ejercito, apoyados desde Moscu. La manifestacion de los hungaros en Timisoara fue aprovechada para convertirla en una "revolucion" que, gracias a las condiciones reinantes en el pais, se extendio por toda Rumania. El objetivo no era reformar el sistema, sino cargarselo. Por eso no se acepto la dimision de Ceausescu, que habria supuesto el fin de las manifestaciones, ya que estas era principalmente contra el, no contra el comunismo.

Salud, y no hay problema por los comentarios largos, tus datos siempre son muy ilustrativos y complementan las entradas, que siempre se quedan cortas.

Àlex Amaya Quer dijo...

Sí, por supuesto podría hacer un millar de matizaciones a todo lo que he dicho, la principal de las cuales sería que mucha gente salió a la calle en defensa del socialismo y solamente contra Ceauşescu. Está claro que hubo en ello una brecha generacional, pues fueron los jóvenes los más beligerantes contra el sistema, como demostrarían en la primavera del año siguiente al erigirse como golanii defensores del capitalismo y el fascismo.

Sobre la bochornosa dimisión de Dăscălasecu, primer ministro desde 1982, aquí hay un link a las imágenes:

http://www.youtube.com/watch?v=jNYpk8f_TMA

Anónimo dijo...

„Vanatorul de Securisti”

Proiectie de film si dezbatere cu publicul



Institutul Cultural Francez din Bucuresti si Institutul de Investigare a Crimelor Comunismului si Memoria Exilului Romanesc va invita la proiectia filmului documentar Vanatorul de Securisti, realizat de Mirel Bran si Jonas Mercier. Evenimentul va avea loc marti 26 ianuarie, la ora 17.30, la Sala Elvira Popescu a Institutului Cultural Francez, Bulevardul Dacia, nr. 77.

Documentarul reda campaniile de cautare si exhumare a partizanilor anticomunisti executati fara proces de catre Securitate. Acest film este o istorie despre speranta noii generatii de a-si cunoaste si a-si intelege trecutul. Proiectia va fi urmata de un dialog al publicului cu realizatorii si protagonistii filmului. Participa: Mirel Bran, jurnalist si regizor, Denis Soriot, Director al Institutului Cultural Francez din Bucuresti, Marius Oprea, Presedinte al Institutului de Investigare a Crimelor Comunismului si Memoria Exilului Romanesc, familii ale victimelor executate de Securitate.

ANTIMPERIALISTA dijo...

Hola, me gustaría expresar mi opinión sobre este asunto, sin animo de ofender a nadie, tan sólo con la inteción de reflexionar sobre un asunto que tanto daño nos ha hecho históricamente al movimiento revolucionario, el conocido como terrorismo.

Te recomendaría que buscases en internet operación Gladio, pues mucho me temo que, en esta ocasión (Rumania, 1989) la OTAN volvió a recurrir a ella para tumbar definitivamente el socialismo (o lo que quedaba de ello) en Rumania.

En primer lugar, es muy sospechoso que ninguno de los conocidos como terroristas fuera condenado y nisiquiera identificado por las autoridades golpistas.

En segundo lugar, esta supuesta estrategia defensiva, a quien más beneficio fue a los golpistas, pues sirvió para presentarles nacional e internacionalmente como víctimas de la violencia socialista y para criminalizar a los simpatizantes del anterior gobierno.

Y en tercer lugar, y sin duda los más importante, dudo mucho que un estado socialista, con más de cuarenta años de experiencia, recurriera a un tipo de estrategia que sabía estaba condenada al fracaso desde el primer momento.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...