lunes, 1 de febrero de 2010

La desarticulacion del movimiento obrero en Rumania (y 3)

Como vimos en las entradas anteriores, tras la Contrarrevolucion de 1989 en Rumania tienen lugar dos procesos basicos: uno, la destruccion de la riqueza productiva del pais, con el fin de convertir a Rumania en un estado colonial donde las multinacionales europeas y americanas puedan vender sus productos (esto crea una situacion de desempleo y pobreza nunca antes vista); en segundo lugar, se lleva a cabo un proceso de eliminacion de cualquier intento de protesta que lleva a cabo la clase obrera, hasta tal punto que, despues del año 2000 el movimento obrero rumano, hasta pocos años antes poderoso, desaparece.

Nos habiamos quedado con la descripcion del fenomeno denominado "mineriadas", que designa ni mas ni menos los movimientos obreros que tuvieron lugar alrededor en 1991 en el contexto de los primeros intentos de privatizacion masiva de la industria y la mineria rumana. Las primeras "mineriadas" fueron, como vimos, instrumentadas por el gobierno Iliescu-Roman, para enfrentarse a las masivas manifestaciones de defensores de un capitalismo aun mas salvaje, que no aceptaron los resultados de las elecciones en las que el Frente de Salvacion Nacional de Iliescu vencio. Pero a finales del año 1991 los mineros, apoyados por miles de obreros de Bucarest, logran que el premier Petre Roman dimita, y se frene el proceso de "terapia de choque" impuesto por el Fondo Monetario Internacional y otros organismos transnacionales, que pretendia el desmantelamiento de la industria rumana.

La dimision de Petre Roman conllevo un frenazo a las concesiones a las multinacionales extranjeras, y un periodo de relativa calma que duro hasta 1999. Fue una calma superficial, porque tras el disfraz el gobierno rumano iba ejecutando su estrategia de eliminar todo posible obstaculo ante los planes de convertir a Rumania en un pais dependiente de multinacionales extranjeras.

La prohibicion del Partido Comunista


En principio recordemos que en agosto de 1991 el intento de revitalizacion del Partido Comunista Rumano fue cortado tajantemente con la muerte (sospechosamente accidental) de Virgil Zbaganu, y con la posterior prohibicion del PCR con la Ley de Seguridad Politica (Rumania fue el unico pais de Europa, junto a Turquia, en el que el Comunismo era ilegal, por eso es explicable el miedo que existe hoy a reconocer que se es o se tiene nostalgia del sistema anterior a 1989).

Ha habido intentos posteriores. Por ejemplo, el partido comunista fue inscrito el 23 de marzo de 1996 en el Tribunal de Bucarest, pero la justicia no ha aceptado la inscripcion. Tras un proceso largo, el 3 de febrero de 2005 la Corte Europea de los Derechos Humanos ha reconocido que el estado romano ha violado los derechos fundamentales basicos de la Union, disponiendo la revision de la decision ilegal y aceptando el registro. Pero hasta hoy la "justicia contrarrevolucionaria" ha continuado negandose ha aceptar el registro del partido, por lo que las denuncias se han dirigido a otros organimos europeos (Comision Europea, Parlamento) e internacionales (ONU).

Para mas informacion al respecto de estas prohibiciones, http://www.pentrusocialism.blogspot.com/ (en rumano).

Rumania es el unico pais de la Union Europea donde no existe ningun partido comunista legalizado. El NPCR (Nuevo partido comunista rumano -www.npcr.ro- es todavia una asociacion con vistas, en el futuro, de legalizarse como partido, y el PCRn (Partido Comunista Rumano nepecerista) de momento no ha sido aceptado en el registro de actividades politicas, a pesar de la exigencia de la U.E.

Periodo tranquilo

De 1992 a 1999 fue un periodo bastante tranquilo, porque el pacto entre Iliescu y el movimiento minero habia provocado que la "terapia de choque" neoliberal se aplicara con una intensidad muy baja. El gobierno de Iliescu duro hasta 1996, cuando el descontento con la inexistencia de mejoras economicas empujo a la poblacion a fiarse de las promesas del Partido Nacional Taranesc, encabezado por Emil Constantinescu. Con el llego el periodo mas desastroso economicamente de la "democracia rumana".

Asi que, en cuanto Constantinescu gano las elecciones presidenciales en 1996, las presiones del FMI y la complaciencia servil de sus gobiernos aceleraron de nuevo las privatizaciones y cierres de minas. Entre 1997 y 2000 se despidieron mas de 90.000 mineros en Rumania, por no hablar del resto de los sectores productivos. Fue un verdadero desastre para la poblacion, que obligo a millones de rumanos a huir de su pais para poder sobrevivir.En este contexto es el el cual se dan las siguientes mineriadas (dos), la detencion del lider sindical Miron Cozma, y el asesinato sin aclarar de otro lider sindical que amenazaba con continuar con el testigo del movimiento obrero contra las privatizaciones: Virgil Sahleanu.

La ultima marcha minera

La marcha minera hacia Bucarest de 1999 fue considerada „la mas importante lucha obrera de Europa Oriental” de la Europa del Este tras la caida de la URSS (Luis Gurevich, „Huelga revolucionaria en Rumania”, en Prensa Obrera, n616, 4-02-99). Aunque la maquinaria de propaganda convirtio el movimiento en una „marcha antidemocratica”, como se puede comprobar en el articulo de El Pais del 22 de enero de 1999, donde incluso tachan a Miron Cozma, el lider de los mineros, de „ultraderechista” (a pesar de que en las anteriores mineriadas se le acusaba de „comunista” pro-Iliescu)

El conflicto empezo en un momento inadecuado. Una delegacion del Banco Mundial se encontraba en Bucarest, donde se discutian nuevos prestamos, esenciales para la economia del pais, segun el gobierno de Constantinescu. El Banco Mundial prometio concederlos a cambio, como no, de que se aceleraran las reformas para integrar la economia rumana en la economia global (es decir, para destruir la industria nacional y hacer al pais dependiente de las importaciones de las corporaciones del oeste). Asi que una de las primeras medidas que se toman es el cierre de 140 minas, medida anunciada por el ministro de Industria Radu Berceanu el 10 de diciembre de 1998.

8 dias despues el mismo ministro se niega a recibir al recien reelegido lider minero, Miron Cozma, a la vez que los mineros de las minas afectadas deciden interrumpir su trabajo, declararse en huelga. A finales de este mismo mes se decide que dos mil mineros se manifiesten en la capital para protestar por „el funeral de la industria minera rumana”. Esta manifestacion no es autorizada por el alcalde de Bucarest, Viorel Lis, y el entonces ministro de transportes, Traian Basescu, cortara las comunicaciones del valle minero a la capital, para evitar que los mineros puedan llegar a Bucarest.

Asi que se decide la llamada a la huelga general, con una lista de reivindicaciones, todas ellas negadas por el gobierno desde el primer momento. Todo intento de negociacion fracasa y se decide entonces una marcha minera hacia Bucarest de mas de 10.000 mineros. El unico partido que se pone de parte de los mineros, curiosamente es Romania Mare, partido de ideologia confusa, que se define de centro-izquierda pero que tiene un peligroso componente ultranacionalista, y que rechaza completamente la defensa de la lucha de clases (es decir, se trata de un partido capitalista populista).

La marcha se inicia ante la oposicion de las fuerzas del orden rumanas, que intentan evitar que los mineros lleguen a la capital. Sin embargo, en Costesti se da el primer enfrentamiento, en el que los mineros rompen facilmente la barrera policia y toman mas de 1500 rehenes. Como consecuencia dimite el ministro del interior, y el primer ministro, Radu Vasile, del Partido Nacional Taranesc, se digna a reunirse con los mineros.

En la reunion celebrada en el Monasterio de Cozia, se llega a un acuerdo segun el cual los mineros se retiran hacia sus casas mientras el gobierno asegura que intentara reducir las perdidas de las minas para intentar cerrarlas, a la vez que se da un plazo de 30 dias para negociar otras cuestiones, como indemnizaciones y salarios. Sin embargo, la llamada „Paz de Cozia” durara poco tiempo.

La relativa calma se rompe cuando la Corte Suprema de Justicia condena a Miron Cozma a 18 años de carcel por hallarlo responsable de los daños causados durante la marcha minera de septiembre de 1991, y de actos anticonstitucionales. Se trata de una sentencia totalmente politica, porque, como declaran miembros del PDSR, el Partido Democratico Social de Rumania (actual PSD), no se puede condenar a alguien por cometer actos anticonstitucionales cuando no existia aun Constitucion.

La condena del lider sindical hace que los mineros del valle del Jiu se vuelvan a declarar en huelga, y que a estos se unan los de otras zonas, como los de Oltenia, Comanesti, Campulung, Brad y Apuseni. Miles de mineros organizan de nuevo una marcha hacia Bucarest, dirigido por Miron Cozma y otros lideres. Pero esta vez sera diferente. Cuando llegan al puente sobre el rio Olt son esperados por miles de policias.

Alli la masacre es indescriptible, y las fuerzas del orden se ensañan con los mineros mientras los medios "democraticos" jalean la victoria del gobierno contra la rebeldia obrera que, a estas alturas, ya estaba demonizada por la opinion publica como antipatriotica y radical. Ningun partido politico salio en defensa de los mineros, salvo el Partido Romania Mare que, a pesar de su nacionalismo, estaba en contra de la privatizacion salvaje ordenada por el FMI y defendio los trabajos de los rumanos.

Algunos testimonios hablan de mineros lanzados al rio Olt, algunos desaparecidos, muchos heridos con la saña de la venganza (recordemos que los mineros habian humillado a la policia en la "batalla de Cotesti", a veces un mes antes. Los malpagados policias se dedican a saquear el dinero y los bienes que llevan consigo los mineros, mientras en Bucarest Constantinescu y su gobierno, entre ellos Basescu (ministro de Transportes empleado entonces en saquear la flota rumana, por lo que luego se le investigara hasta su eleccion como Presidente de la Republica, cuando las acusaciones desaparecieron).

La condena de los lideres obreros

Miron Cozma y otros lideres mineros seran juzgados y encerrados por las marchas mineras, a pesar de las protestas internacionales al respecto, que consideran que es un atentado contra la libertad sindical encerrar a un minero por organizar manifestaciones obreras, obviando el derecho a la protesta sindical. Pero esto, para el gobierno rumano, no es importante, ya que lo esencial es descabezar y escarmentar tras la derrota a todo movimiento obrero que intente alzarse contra la ultraprivatizacion que, a partir de ahi, sufriran los bienes del pueblo y la industria estatal. A los ciudadanos rumanos solo les dejan dos salidas: o emigrar o resignarse a la situacion.

Petre Roman, el antiguo primer ministro depuesto por Iliescu ante la presion minera, intercede por los mineros detenidos, pero no por sus lideres, lo que parece es debido a la venganza por su destitucion en el año 1991, y no a deseos de reparar la injusticia contra los obreros . El unico partido que protesta abiertamente contra la privatizacion de la economia nacional y la represion contra los obreros es Romania Mare, de Vadim Tudor, antiguo poeta de corte de Ceausescu reconvertido, como tantos otros, al capitalismo (aunque con ramalazos socialistas sin fondo de lucha de clases, como todos los partidos, como el suyo, con componente fascista).

Asi que tras la derrota y la violenta represion de la ultima mineriada, se puede decir que el movimiento obrero en Rumania desaparece completamente, dejando el camino trillado para que el gobierno de Constantinescu, y los sucesivos, hagan practicamente lo que les viene en gana con el dinero publico, los bienes del estado y el destino del pueblo rumano.


El asesinato de Virgil Sahleanu

El ultimo episodio de esta metodica desarticulacion del movimiento obrero rumano fue el asesinato del sindicalista Virgil Sahleanu, molesto obstaculo en la lucha por la privatizacion de la empresa TEPRO, aquirida (casi regalada) al empresario checo Zedek Zemek, que habia iniciado el proceso de privatizacion radical que conllevaba miles de despidos.

Como dice Gabriel Artigue, marxista uruguayo que se ocupo de investigar el asesinato, "Primero fue Virgiliu Zbaganu, el primer asesinado político en la nueva era de la democracia burghesa rumana; luego, los dieciocho años de cárcel a Miron Cozma, líder de los mineros de Valea Jiului. Ahora el proletariado rumano recibe un tercer golpe fatal con el asesinato de Virgil Sahleanu. La clase obrera en su conjunto fue golpeada por cada uno de estos acontecimientos, y va a ser muy difícil su recuperación, sobre todo moral y anímica".

La muerte de Sahleanu fue mucho menos elegante que la de Zbaganu. Este ultimo fue atropellado extrañamente por un tren, mientras que Sahleanu fue asesinado a puñaladas por dos hombres en la puerta de su casa. Parece ser que su oposicion a los planes de la empresa checa, y muchas cosas que sabia de los tipicos procesos de privatizacion dirigidos por la Agencia llamada "Fondul Proprietatii de Stat", encargada de vender (o dilapidar) los bienes del Estado a manos privadas. Parece que el asesinato está en modo cierto relacionado a este maldito proceso de transferencia de propiedad realizado por el FPS.

Aparte de el cruel despido, escusado en las necesidades del mercado, hay muchas cosas turbias en los procesos de venta de empresas publicas de esta epoca, mucho enriquecimiento de politicos, tambien mucho dinero negro, y sobre todo una directiva neocolonial que pretendia, como en el caso de TEPRO, acabar con las empresas nacionales para dejar el mercado libre para las empresas multinacionales de mas hacia el oeste.

En noviembre de 1998 Tepro contaba 2800 empleados, y el objetivo del empresario checo era reducirlos a 900. En junio de 1999 ya eran tan sólo 1600 y el camino parecia imparable. Ya desde el 24 de junio de 1999, los sindicalistas manifestaban sentirse acosados y afirmaban que se los intenta callar, como se señalaba en el comunicado del Buró Ejecutivo de la Federación nacional Sindical METAROM, firmado por la vicepresidente Valentina Contescu. En el mismo documento se señalaba que en Tepro se violaba la ley de los sindicatos, y que el Juzgado de Iasi se hace cómplice de las presiones que se hacen para impedir la actividad sindical, por su actitud de lavarse las manos ante el problema.

Virgil Sahleanu, lider del sindicato de Tepro Iasi S.A. denuncio innumerables veces el proceso de privatizacion como ilicito, hizo publicas las actitudes ilegales y antisindicales de los directivos, se enfrento a la direccion y al gobierno ante el falso proceso de privatizacion que era en el fondo una eliminacion de la estructura productiva rumana, impuesta por el Fondo Monetario Internacional. Igualmente, sabia demasiado de la corrupcion inmersa en este proceso de privatizaciones, ya que hay que señalar que el estado rumano, a traves de la FPS, vendio Tepro Iasi S.A. por 62 mil millones de lei, cuando solamente sus edificios están avaluados en 118 mil millones.

A las ocho de la mañana del jueves 7, Virgil Sahleanu baja de su apartamento, situado en el segundo piso, calle Arges nr. 2, bloc D10, del barrio Alexandru cel Bun de la ciudad de Iasi, ciudad situada cerca de la frontera con la República de Moldavia. Desde febrero de 1998 habia sido elegido lider del sindicato, y la direccion de la empresa, junto a los servicios secretos rumanos, lo veian como una molestia en sus planes de futuro (en el que nunca se tuvieron en cuenta las necesidades de los rumanos, sino las necesidades privadas de los gestores y directivos politicos y empresariales).

El dia 7 de septiembre del año 2000 dos jóvenes lo esperaban a la entrada del edificio donde vive cuando va a trabajar. Desde hacía varios minutos. Sin decir palabra, le clavan los cuchillos. Aunque logra llegar al hospital vivo, muere. La indignacion de los obreros de Iasi y de toda Rumania hace que se tenga que buscar una salida rapida. El FPS dice rapidamente que su asesinato no tiene que ver con el proceso de privatizaciones.

Desde el 11 de setiembre a primera hora, los obreros de Tepro cortaron la circulación en la ruta Iasi-Tomesti, usando autogrúas, camiones pesados y otros vehículos que con dificultad podían ser removidos. Tenían dos demandas: que los culpables del asesinato de Sahleanu sea llevado a la empresa para ser juzgado por los sindicalistas, y que el checo Zemek Zdenek sea expulsado definitivamente del país y la fabrica renacionalizada, o al menos bien vendida.

Para calmar los ánimos, el comandante de la Policía Municipal de Iasi, coronel Gheorghe Grigoriu, les dijo a los cientos de obreros de Tepro que cortaron la ruta que el director general de la fábrica, Victor Balan, fue arrestado en relación al caso Sahleanu, junto a otras personas (entre ellas los dos asesinos, que habian recibido 800.000 lei como pago a su accion), y miembros de la empresa de Seguridad que habia perdido el contrato para la vigilancia de Tepro por las protestas de Sahleanu (que veia indignante que se redujeran gastos en sueldos y se pagaran millones a empresas subcontratadas).

Sin embargo, aunque es evidente la relacion con la empresa checa, y con el proceso de privatizacion dirigido por el FPS, las investigaciones se pararon ahi, y la empresa continuo su proceso de destruccion de empleo con la aquiescencia del gobierno rumano. El estado rumano demostro que, si es necesario, se pueden eliminar a los elementos molestos, dando una señal a los inversores extranjeros de que el movimiento obrero no es peligroso en Rumania, y, junto al reciente encarcelamiento por casi 20 años de Miron Cozma, el lider minero, advierte a los obreros de que la sumision es su unico camino, y que cualquier intento de enfrentarse al estado o a las empresas privadas sera duramente enfrentado (con la carcel, como a los lideres mineros, o con la vida, como la del ingeniero Sahleanu o los mineros muertos junto al rio Olt).

Conclusiones

Veinte años despues del final de lo que quedaba de Socialismo en Rumania, hoy practicamente ningun obrero sale a reivindicar a las calles ni sus derechos ciudadanos, ni mucho menos a exigir el control sobre sus fabricas. Tras 1989 la apisonadora contrarrevolucionaria paso por encima del movimiento obrero, por encima de los partidos comunistas, y desarticulo y silencio cualquier forma de enfrentamiento al camino de transformacion de la sociedad comunista a la Rumania saqueada por los antiguos comunistas transformados en democratas de toda la vida, aunque a costa de dejar el pais en manos de la codicia de las multinacionales extranjeras.

Sin movimiento sindical y politico, el pueblo rumano estaba condenado a la sumision. La unica forma de protesta era la huida, el exilio, la emigracion. De hecho hoy unos 3 millones de ciudadanos rumanos viven fuera de su pais, obligados por la situacion economica que, se quiera o no, es una situacion politica. A los emigrantes cubanos que van a buscar trabajo a EE.UU. se les etiqueta como exiliados politicos que huyen de la situacion economica provocada por un regimen politico. Exactamente, aunque no se diga, lo que ocurre en la Rumania del "paraiso capitalista".

Hoy ya no existe movimiento obrero en el pais. Los sindicatos que sobreviven son sindicatos de estado, que forman parte del sistema politico-economico. Incluso España, a pesar de la traicion constante de los grandes sindicatos como CC.OO. y UGT, la situacion es mejor. En Rumania hoy ya no existe la clase obrera, no hay trabajadores, sino individuos resignados que han aprendido a que es mejor quedarse en casa por lo que pueda pasar, y que no tienen lideres sindicales ni politicos que les den esperanza para salir de su situacion de indefension.

La bandera roja de la lucha obrera aun sigue escondida tras el miedo construido con la criminalizacion del comunismo y la demonizacion de la lucha obrera, de la lucha de clases. Aunque las encuestas digan una y otra vez que la gente añora el comunismo, nadie se atreve a decirlo en publico, porque los medios de comunicacion han hecho muy bien su trabajo, y las fuerzas de seguridad tambien.

¿Que sucedera con la crisis actual? Quizas el empeoramiento de las ya de por si nefastas circunstancias haga que los pocos que se van organizando en la casiclandestinidad vayan tomando un poco de fuerza. Como decia Zbaganu, el segundo asesinato politico anticomunista de la Rumania contrarrevolucionaria (tras el de Ceausescu y su esposa), no puede existir democracia sin la presencia, mayor o menor, de un Partido Comunista. Con un partido comunista prohibido no hay organizacion posible que intente frenar el que, por eso mismo, ha sido el imparable proceso de saqueo de un pais y la construccion de una opinion publica que normaliza la corrupcion y demoniza la lucha por la democracia y la igualdad.

En 2010 los datos economicos no pueden ser peores, mucho peores que los de hace 20 años. Sin embargo, no parece que nadie este dispuesto a salir a la calle a reivindicar lo que un dia fue suyo, del estado. Y mucho menos ningun partido o sindicato puede liderarlos. La calle ha sido abandonada hoy al caos y a la resignacion. Sin embargo, todos sabemos, y las oligarquias lo saben (de ahi sus desmedidos y constantes esfuerzos) que el comunismo, la fe en la igualdad, en la razon, y en la lucha para que la produccion sea de quien la produzca, nunca desapareceran, y de ahi que no perdamos nunca la esperanza. Rumania y sus obreros algun dia tendran que desperezarse

Ftes:









2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te veo muy pesimista en tus conclusiones, aunque en el último párrafo dejas la puerta abierta a la esperanza...comentas que la última acción beligerante contra el sistema capitalista por parte de la clase obrera rumana fué en 1999 y que la cosa acabó con una brutal represión de mano de los "perros guardianes" del sistema establecido y que incluso muchos mineros murieron y arrojados al río...pero precisamente toda esta brutalidad que necesitaron esta gentuza para acabar con la última mineirada es lo que me da esperanzas (seguramente ingénuas) de un resurgimiento de la lucha social en Rumanía...muchas menos esperanzas tendría si la última mineirada se hubiése resuelto de una manera pacífica en razón de que los mineros Rumanos se hubiésen conformado con un plato de lentejas permitiendo a cambio la continuidad del saqueo.
No sé si me he expresado bien, pero lo que quiero decir en definitiva (y aunque pueda sonar duro) es que el hecho de que la última revuelta obrera terminara de manera tan brutal y trágica (con obreros y líderes sindicales muertos o en la carcel) es lo que me da esperanzas de que en el pueblo Rumano todavía queda la "chispa revolucionária".
RAFAEL ANTONIO (no sé que pasa que no me admite la contraseña)

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Rafael, recuerda que esto lo escribi hace casi un año, y ahora lo he republicado. Entonces era mas pesimista que ahora.

En cuanto a tu optimismo y sus causas, creo que el final violento de los movs mineros fue complementado con una campaña de prensa brutal en la que los mineros fueron convertidos en criminales, y asi son recordados aun hoy. De hecho cualquer huelga hoy en Rumania es considerada casi como un delito por la prensa y la gente.

Por cierto, que hoy he quedado con un militante de UCR, Union de Comunistas Rumanos, ya lo explicare en un pos. Pero me ha dicho que esta recogiendo firmas para registrar el partido, y necesitan 20.000. Aunque es un labor dificil, me ha dicho tambien que el va recorriendo casa por casa en algunas zonas y que, aunque son pocos los que lo hacen , dos o tres personas, de cada 200 casas que recorren 40 les firman las hojas. Es un buen porcentaje, que demuestra que la gente no es tan anticomunista como transmiten los medios, y que un 20% de los consultados te firmen la hoja para apoyar que te constituyas en partido es un porcentaje desorbitado, como sabran los militantes de partidos de izquierda en España que han pedido firmas alguna vez.

Asi que, claro que hay razones para el optimismo, un optimismo muy moderado y realista, pero que es optimismo al fin y al cabo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...