sábado, 27 de febrero de 2010

Yugoslavia y Rumania tras la Segunda Guerra Mundial: la pelea por el Banato

El final de la Segunda Guerra Mundial fue un momento de gran inestabilidad territorial en el este de Europa, y tambien en relacion a Rumania. Las fronteras sufrieron modificaciones, y las negociaciones entre vencedores y vencidos estaban en su punto algido. Recoredemos que Rumania fue derrotada en la SGM, y los aliados nunca reconocieron que el 23 de agosto de 1944, cuando el rey Mihai manda detener al mariscal Antonescu, haya existido un cambio de alianza, sino una rendicion.

Rumania tenia problemas territoriales entonces con Hungria, en relacion a Transilvania, con la URSS (Basarabia, Bucovina, parte de Ucrania) pero tambien con Serbia. Si bien con Hungria, tras ser tambien esta nacion parte de los perdedores en la contienda, no hubo grandes conflictos, Josep Tito si que reivindico territorios tradicionalmente pertenecientes al antiguo Reino de Serbia, y pertenecientes despues al Imperio Austro Hungaro, anexionados a Rumania en 1919, tras el final de la Primera Guerra Mundial.


Serbia y Valaquia, antes de la caida de Constantinopla


La region del Banato fue la ultima en integrarse en territorio rumano. Formando parte de las amplias llanuras de Panonia, pertenecio al Imperio Otomano, al Reino de Serbia, y despues al Imperio Austro Hungaro, hasta su derrota en la primera contienda mundial. Asi, el 31 de octubre de 1918, tras la derrota del Imperio AustroHungaro, se proclamara la Republica de Banat, estado independiente, una independencia que no se dejo que durara mucho tiempo. El 15 de noviembre el ejercito serbio entra en la ciudad, reclamando su soberania sobre este territorio.

Esta situacion tambien sera breve, puesto que las potencias vencedoras no aceptaran la decision unilateral serbia, y el 3 de diciembre de ese año, dos dias despues de la union de Transilvania y Rumania, el ejercito colonial frances llega a Timisoara para evitar enfrentamientos entre Serbia y Rumania, y de hecho, para inmiscuirse en los asuntos internos de ambos paises. Asi, y bajo presion francesa, el 28 de julio de 1919 el Banato se divide en dos partes, entre Serbia (1/3) y Rumania (2/3), y se culmina el proceso de expansion de la Rumania actual.


Particion del Banato, en 1919


En 1945, la construccion de la federacion Yugoslava socialista (el Reino de Yugoslavia existia ya desde 1918,) esta gestandose, y en esos momentos las tropas yugoslavas estan ocupando territorios, de supuesta pertenencia historica a Serbia, como Istria y Trieste en Italia, Carintia en Austria, Macedonia, antes de Bulgaria, el Epiro y Tesalia de Grecia y pretende unir a la federacion a Albania, aunque al final solo se mantiene a Kosovo.

En relacion a Rumania, los yugoslavos quieren reclamar los antiguos territorios serbios del Banato, que en 1919 pasaron a formar parte del reino rumano. Alli vivio siempre una importante comunidad serbo-croata, aunque desde 1919 Rumania intenta reducirla. Asi, Tito, a principios de enero de 1945, envia a Moscu una delegacion conducida por Andrija Hebrang, que se reune con Stalin el dia 8. La transcripcion de la conversacion fue descubierta en los archivos de Moscu por el historiador rumano Serban Voicu.
.
Hebrang comunica al gobierno sovietico sus pretensiones en Hungria (Pecs y Baja), Austria (Carintia), Italia (Istria con Trieste, Pola y Fiume), y tambien en relacion a Rumania.

Del territorio rumano, Hebrang hablo de la necesidad de incorporar a Yugoslavia algunas zonas de la region de Timisoara, incluyendo la ciudad del mismo nombre”. Su justificacion era la poblacion serbia de la zona, aunque la mayoria de la poblacion era germana.



Diversidad etnica en el Imperio AustroHungaro, 1910 (naranja, rumanos, marron, serbiocroatas)


Conforme a un censo de 1930, los alemanes eran los mayoritarios en la zona (32%), seguidos de Hungaros (31%), rumanos (24%), judios (7%) y serbios (2%), aunque la soberania era, por alguna razon, rumana. De hecho, Rumania no habia tenido ninguna relacion de soberania desde su nacimiento como nacion (a finales del siglo XIX) con este territorio hasta 1919, cuando es incorporada a la entonces victoriosa y aliada de Francia. Tampoco habia muchos serbios en la zona,y la tradicion hungara y del Imperio AustroHungaro eran la principal influencia etnica, historica y cultural del Banato de entonces.

Parece que la respuesta de Stalin fue categorica, puesto que estaba bien informado de la situacion. Propone incluir el problema en la futura conferencia de paz, y que, si es asi, los yugoslavos preparen mejores argumentos que los ofrecidos por el enviado yugoslavo. Para finalizar, entiende que, en todo caso, la minoria serbia deberia organizarase para defender sus derechos. Algo bastante razonable viniendo de un hombre que participo en la creacion de la mayor estructura federada de estados de la historia, donde se respetaban como algo esencial e incuestionable, los derechos de todas las etnias y pueblos, la URSS.

Hebrang continuo con el segundo problema territorial que motivo la visita a Moscu, el de Resita.Resita es una de las provincias del Banato, sobre las que no existen reclamaciones territoriales, sino principalmente economicas. Le expone a Stalin que de la necesidad para Belgrado de un intercambio de fronteras en la zona de Resita, territorio rumano a 20 kilometros de la frontera, donde existian fabricas de hierro y acero. Resita, tambien parte del Banato Austro Hungaro, fue considerada una de las principales zonas industriales y mineras rumanas hasta el fin del comunismo. Despues llego el desmantelamiento, como en el resto del pais. Hebrang propone a Stalin entonces que, en caso de que no sea posible incorporar el territorio a Yugoslavia, es esencial que Belgrado pueda controlar aquellas fabricas de algun modo. El argumento no es etnico aqui, sino economico.

Stalin tambien es contundente en su respuesta. Responde que el argumento es absurdo, y que tanto la Union Sovietica como el resto de los integrantes de la futura conferencia de paz, se opondrian a estas pretensiones. La reclamacion yugoslava era identica con respecto a la zona de Pecs-Baja, en Hungria, una rica zona industrial.

La Yugoslavia de Tito



Mas tarde, tras la ruptura de 1948 de Tito con Stalin, salieron a la luz mas divergencias entre ambos estados, Yugoslavia y la URSS. En cualquier caso, los rumanos pueden estar agradecidos de que el lider sovietico fuera objetivo en sus decisiones y no cediera a las peticiones yugoslavas. De hecho, tanto que Transilvania sea hoy territorio rumano como que lo sea el Banato, se debe a la gestion de Stalin de los problemas territoriales posteriores a la derrota rumana en la SGM..

Hay que mencionar que en esa fecha, el 8 de enero de 1945, Rumania no tenia aun un gobierno comunista, y el primer ministro era entonces el general Nicolae Radescu. Rumania habia sido liberada del fascismo por el Ejercito Rojo y tenia, en aquel momento, un status de pais ocupado por las fuerzas vencedoras. Aunque el gobierno de Tito era mucho mas cercano al pensamiento de Stalin, Rumania mantuvo unos territorios que tenian tantas razones de pertenecer a unos como de otros.

Ya el 6 de marzo de 1945 llega al poder el gobierno del frente democratico dirigido por Petru Groza, y en el que tienen gran importancia los comunistas. Stalin permite que el territorio de Rumania permanezca intacto, y renuncia a los planes de que la URSS integre en su territorio toda la region de la Moldavia rumana (la mitad del reino moldavo historico ), y acepto la restitucion de toda Transilvania al control de Bucarest (aunque habia proyectos de devolverla a Hungria, proyecto sostenido por Gran Bretaña, o incluso de crear un pais independiente, algo defendido por algunos comunistas transilvanos como Walter Roman).

Tito, tras la derrota diplomatica, no ha renunciado a sus intereses, a pesar de la falta de apoyo de Stalin, y con este objetivo, el Frente Antifascista Eslavo de Rumania, entonces parece ser bajo control de comunistas serbios, ha convocado en Timisoara un congreso para el dia 8 de mayo de 1945, para solicitar en modo oficial la union del Banato con Yugoslavia. Las autoridades rumanas han solicitado entonces, a la Alta Comandancia Sovietica de Bucarest, el retraso de aquel congreso. Despues procedieron a disolver el Frente Antifascista Eslavo como organizacon politica, manteniendose solo como organizacion cultural

Rumania hoy


Las relaciones entre Belgrado y Bucarest siempre mantuvieron una disputa velada por el problema de Banato, hasta que en 1954-55 los dos estados renunciaron a sus pretensiones territoriales reciprocas (Rumania mantuvo hasta entonces una reivindicacion simbolica por la parte del Banato que paso a Yugoslavia en 1919) y mantuvieron una atmosfera de buenas relaciones hasta 1989.

Fuentes:

*Costin Bădoiu, Tito voia să anexeze la Iugoslavia întreg Banatul, în Focus Vest, Timişoara, an. VII, nr. 27 (297) din 8-14 iulie 2005.
*Mircea Rusnac, Procesul intentat liderilor sârbi „titoişti” (1950) şi implicaţiile sale, în *Analele Banatului, Arheologie-Istorie, V, Timişoara, 1997, p. 387.
*Florin Constantiniu, Adrian Pop, Schisma roşie. România şi declanşarea conflictului sovieto-iugoslav (1948-1950), Bucureşti, 2007, passim.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jose luis, tu información es exacta y muy intersante sobre la objetividad y la practica del "internacionalismo proletario" por STALIN, hacia los paises hermanos eslavos, todo lo contrario que el nefasto y terrorista burgués que era W.CHURCHILL;en el libro del anticomunista yugoslavo DJILAS:"Conversaciones con stalin",hay interesantes apuntes de primera mano sobre la politica de STALIN, respecto a los paises eslavos durante y después de la II guerra mundial;desgraciadamente solo he podido conseguir la edición francesa, ya que el libro está agotado en español.Por otra parte, este libro vomita mentiras "anti-stalin" de una manera increíble.Pero ya sabemos que esto es normal.

Luca dijo...

Voy a tener que releer este artículo para analizarlo mejor porque así de pronto es demasiada información de golpe.

La verdad es que fueron muy polémicos muchos aspectos de los reajustes territoriales en la Europa del Este de postguerra. Un aspecto muy manipulado, por ejemplo, es el de los territorios bálticos, ocupados como Dinamarca por los nazis pero en este caso por los soviéticos... según la prensa oficial, claro. Es muy curioso porque en muchas ocasiones se pretende olvidar que esos y otros tantos territorios pertenecieron antes a la Rusia zarista y la URSS, como heredera de esta, le correspondía la soberanía sobre estos territorios. Es todo tan absurdo como que Ucrania, los países bálticos y otros territorios, cuando estaban bajo los zares, nunca se les muestra como países ocupados y sin embargo con la URSS sí. Desde luego la opresión nacional solo es real y el derecho a la autodeterminación solo es legítimo cuando se trata de mutilar al enemigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...