martes, 1 de febrero de 2011

Tres de cada cinco rumanos sufre de alguna manera el drama de la emigración

Aunque mas de tres cuartos de los rumanos creen hoy que Rumania no les ofrece ni condiciones de vida civilizadas ni un nivel de vida decente, un 70% de ellos dicen que no quieren emigrar, según un estudio realizado por la empresa IRES durante este pasado mes de enero.

Este dato ilustra el hecho de que, a pesar de lo que tantas veces se tiende a pensar en los paises receptores, la emigración no es, ni mucho menos, un acto voluntario y deseado, sino que, todo lo contrario, se trata de un acto forzado en el que son las circunstancias las que obligan a los que se marchan a  huir a otro pais. Es decir, la emigración es en general un drama y no un viaje de placer (parece una afirmación de perogrullo, pero si tenemos en cuenta las ideas construidas sobre el emigrante en medios de comunicación y analisis politicos y su impacto en los ciudadanos de los paises "receptores" no lo es tanto).

Un emigrante no debe de tener demasiadas ganas en principio de enfrentarse al choque cultural, el proceso de adaptación o integración, a la manipulación política y el alejamiento de su familia y amigos. Otra cosa diferente es cuando el emigrante lo es por medio de una multinacional y por ambición personal, pero en este caso el propio elitismo de los protagonistas hace que se invente un eufemismo para definir (o quizas ocultar) su caracter de emigrantes privilegiados: el de expatriados.

Pero este es otro tema, y ahora nos ocupamos de los 3 millones de rumanos que fueron obligados a buscar trabajo fuera de su tierra y lo que opinan sus compatriotas sobre la necesidad de tener que emigrar para tener una vida digna (a pesar del mito sobre el enriquecimiento fácil construido para seguir atrayendo a mano de obra barata ). 

Veinte años despues del golpe de estado que acabó con el sistema socialista en Rumania, 3 millones de trabajadores han sido empujados tras la instauración del nuevo sistema, el capitalismo, a tener que buscar trabajo y una vida decente fuera de sus fronteras, ademas de, de paso, ofrecer a las empresas que los contrataba la posibilidad de hacer un gran negocio reduciendo, entre otras cosas, costes laborales. Es decir, el capitalismo se instauró violentamente, destruyó toda la industria nacional, y con ella millones de puestos de trabajo, y dejó a Rumania sin apenas producción propia y transformada en una colonia abierta a los, de repente, necesarios productos "multinacionales" .

Como consecuencia se provoco la emigracion masiva de trabajadores desempleados para satisfacer los mercados nacionales de los paises donde eran contratados (generalmente por menos dinero que los locales), y donde ademas se aprovechaba la circunstancia para debilitar la organización de los trabajadores y desviar su resistencia haciendoles creer que los inmigrantes eran sus verdaderos enemigos, y no el patrón que vivia a su costa. En definitiva, un negocio redondo para los parasitos capitalistas, y un pesimo negocio para los rumanos.

Por supuesto que los medios de propaganda del capitalismo se han limitado a amplificar la emigración económica que se produce en paises díscolos al imperialismo (por ejemplo, Cuba) otorgándole un caracter político, mientras, al contrario, oculta la verdadera base política (sistémica) de la masiva huida de ciudadanos de paises como Rumania (o la mayoria de los paises del continente americano donde el volumen de la emigración es bastante superior a la de la isla caribeña) porque el régimen instaurado por la clase capitalista no les permite tener un puesto de trabajo o les impide tener una vida mínimamente digna.

Ilustrando el carácter dramático de la emigración, y conociendo también que muchos rumanos si que han encontrado una vida mejor lejos de su patria, la encuesta concluye que el 60% de los rumanos cree que lo jovenes deberian permanecer en su pais y solo el 35% piensan que deben irse para tener un futuro mejor. Todo ello a pesar de que un 73% afirma que su pais no ofrece condiciones de vida civilizadas, y un 72% son del parecer de que en Rumania no van a tener en el futuro un nivel de vida decente. No parecen tener tan claro que al emigrar las cosas vayan a cambiar demasiado y que se consiga esa vida tan maravillosa que la propaganda del sistema publicita.

Por último, el estudio muestra que un 30% de los rumanos han pensado en alguna ocasión irse del pais, siendo un cuarto de estos los que si lo hicieran sería para establecerse definitivamente en su pais de destino. El estudio muestra también que 3 de cada 5 rumanos tienen al menos una persona en la familia que vive fuera del pais, lo que ilustra con claridad lo que supone el drama de la emigración en un pais como Rumania, en el que antes de diciembre de 1989 conceptos como "desempleo" pertencian al género de la ciencia ficción.

Datos de la encuesta: http://www.evz.ro/detalii/stiri/70-dintre-romani-nu-vor-sa-emigreze-914272.html

3 comentarios:

R.A.F.A.E.L. dijo...

Los únicos que no emigran son los prebostes del neoliberalismo, traidores a su patria, que llevaron a la ruina a millones de honrados trabajadores y compatriotas suyos.

No faltan "incentivos" para que se encienda la mecha revolucionaria en la Rumanía de hoy.

Pe curând, Jose Luis.

Anónimo dijo...

Rafael estás muy equivocado. No sirve de nada tener la razón. Una revolución sólo ocurre cuando el ejército quiere. La revolución de Octubre de 1917 sucedió porque cientos de miles de soldados estaban hartos de ariesgar su vida cada día en el frente de una guerra horrible, la guerra del catorce, y la única manera de para la guerra era mediante la insurrección en aquella Rusia de 1917, al fin y al cabo el soldado corría incluso menos riesgo de morir enfrentándose al gobierno de Kerensky que a los ejércitos alemanes.
Por eso suceden las revoluciones, por la simple ley física del camino menos arriesgado. Lo demás es nada, simples teatros que a saber quien los organiza, parece que nada rojo hay detrás de lo de Egipto.
Pauker

R.A.F.A.E.L. dijo...

Las revoluciones ocurren cuando el pueblo las impulsa con respaldo del Ejército y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Podrá haber traiciones posteriores, pero si los pueblos se rebelan con verdadera conciencia revolucionaria, no hay quien los pare. Por eso sigue Cuba en pie: por la conciencia.

Retenga el dato, Anónimo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...