martes, 9 de marzo de 2010

La crisis rumana viaja en Ferrari

El negocio de la crisis es redondo para los de siempre. Mientras aprovechan las circunstancias para reducir gasto público, bajar salarios, despedir a trabajadores, y que se cierren pequeños negocios para asi poder concentrar capital en menos manos, las cuentas de los grandes bancos y de un sector concreto de la sociedad no paran de crecer.

Ayer saltaba la noticia de que las previsiones de Ferrari para Rumania se han superado en menos de dos meses de año. En 2009 la marca elitista vendio en este pais 25 coches, y por ello habia planteado unas ventas de unos 12 coches durante los primeros seis meses de 2010.

Pues bien, en Rumania donde la crisis esta echando a la calle a miles de obreros cada semana, en la cual los pensionistas pasan hambre y frio, en la que el estado no tiene dinero -dice- para subvencionar los medicamentos o para pagar los sueldos de los empleados, Ferrari ha superado en dos meses de año todas sus expectativas.

Asi, desde el mes pasado han sido solicitados a Ferrari 15 unidades del nuevo modelo 458 Italia, que tiene un precio aproximado de 200.000 de euro, y que, evidentemente, no pueden ser adquiridos por honrados ciudadanos que viven de su fuerza de trabajo.

A la vez que la crisis hunde todavia mas en la miseria a la mayoria de los ciudadanos rumanos, y justificandose en ello, el gobierno del pais solicito ayuda al FMI y a la U.E. por miles de millones de euros que, como se esta comprobando, no se usa para invertir en obras publicas, ni para crear puestos de trabajo en el estado, ni mucho menos para solventar los problemas de los servicios publicos (que al contrario, se abandonan a su suerte cada dia mas).

La nueva sede de Ferrari en Bucarest, recien inaugurada en plena crisis

¿Donde ha ido, pues, el dinero de los multimillonarios prestamos de los organismos internacionales al estado rumano?

No hace falta pensar mucho: al bolsillo de algunos rumanos. Al de los caprichosos buitres y chupasangres que compran un Ferrari para jactarse de sus saqueos y a delincuentes por el estilo.
Asi que, a pesar del cuento de la crisis, vemos que esta no es mas que una nana para adormecernos, mientras algunos simplemente aprovechan para seguir despiertos y aumentando sus beneficios, concentrando el capital, demasiado repartido en los tiempos de "bonanza", en menos manos. Y de paso, derrochar el dinero acumulado para pasear su inmoralidad por las calles en flamantes e inutiles Ferrari ante los ojos resignados y convencidos de sus victimas.

Y es que la lucha de clases solo se niega cuando se trata de desmovilizar a los obreros como si no hubiera motivos de lucha, pero, al contrario, se enarbola como bandera cuando de lo que se trata es de dejarles claro quienes son los privilegiados.

7 comentarios:

RAFAEL ANTONIO dijo...

Y lo peor de todo esto es que en la mayoria de los casos y sobre todo en los tiempos que corren,cuando un humilde trabajador, parado o cualquier persona corriente ve pasar por cualquier avenida a cualquier tontaina de esos con su flamante coche de lujo, no piensa que este hecho es una indecencia en medio de tanto sufrimiento, ni que sea una flagrante prueba de injusticia social, sino que piensa que le gustaria llegar a ser como el susodicho tontaina sin importarle el futuro de sus compañeros de la clase trabajadora.
Esta es la mentalidad individualista, egoista y chabacana que entre la malicia y picardia de algunos y la torpeza de otros se han encargado de enraizar en esa "cabeza de alcornoque" tan caracteristica del genero humano.
Los poderosos han conseguido anular en gran medida la capacidad de raciocinio, logica, rebeldia y corazon....pero bueno supongo que todavia habra esperanzas.

Anónimo dijo...

Si señor, Rafael Antonio, ya lo comente en otra entrada.
Al rumano no le interesan las tonterias de crisis ni gaitas.
El quiere el ferrari, y a sus colegas " que les den ".
Pero nunca lo tendra, asi que resignación..

Luca dijo...

No os lamentéis tanto por ese deseo del pobre de ser como el rico, recordad que en el capitalismo la única clase con conciencia de clase de forma innata es la propia burguesía mientras a los trabajadores hay que ir convenciéndoles casi a golpe de huelga y a golpe de despido.

Hace poco hicimos en clase un estudio sobre el origen social y étnico de quienes escuchan determinados estilos de música. A unos compañeros les tocó hablar de la música afroamericana de los 60 y dijeron que solían llevar colores muy llamativos en su vestimenta porque era la señal de muchos afroamericanos de que habían salido del gueto y que les había ido bien económicamente. Al oirlo me di cuenta de que es así siempre, el pobre casi nunca quiere justicia, lo que quiere es ser un rico y un opresor también. Le da más por la ostentación, por los coches de lujo, por los abrigos de pieles y las joyas.

Mira que me jode tener que admitir esto porque me recuerda a la máxima derechista de "el mundo es una mierda pero es lo que hay". Sin embargo ¿porqué la burguesía defiende siempre sus intereses y la clase obrera no?

Una vez leí que la especie humana es conservadora por naturaleza pues siempre le da miedo lo nuevo. La frase no era de Francis Fukuyama ni de Esperanza Aguirre, era de Karl Marx... así que no os decepcionéis, que esto no es nada nuevo, quizas incluso les venga bien alguna terapia de choque para quitarse de este ridículo culto al motor que hay por allí.

Jose Luis Forneo dijo...

El problema es quien domina los medios de comunicacion, o como decia Althusser, los Aparatos Ideologicos del estado. Los obreros desde el surgimiento del capitalismo son gestionados como masas administrables, y de ahi el surgimiento de ciencias como la sociologia, la estadistica, o incluso de la parcializacion de las ciencias. El capitalismo tiene que domar a las masas para sacar productividad de ellas, y por eso que estas esten dispuestas a reproducir socialmente los esquemas productivos es esencial para la pervivencia del capitalismo. Nadie como Michel Foucault para explicar como se administra a los obreros, a los ciudadanos, a traves de la sociedad de control.

Marx tenia razon: el hombre es un animal miedoso, seguramente por su tendencia a refugiarse en el grupo, lo que le constituyo como animal gregario y facilito la civilizacion humana. Por eso mismo la individualizacion, el dejarse con senscion de soledad frente al grupo, le hace mas domesticable. Solo el fortalecimiento del grupo, de la sociedad como comunidad, puede hacerle tener menos miedo y, por lo tanto, ser mas osado y mas autonomo..

Es contrandictorio, no? El individualismo, facilita el control, la integracion en el sistema, favorece la libertad.

Luca dijo...

A esos autores que citas, de momento, los conozco muy por encima así que espero ponerme las pilas cuando pueda.

Es curioso cómo ignora la gente que esos Aparatos ideológicos existen, basta ver cómo ha cambiado el cine estadounidense desde los 80 hasta ahora. En los 80, en plena era Reagan, la propaganda a favor de la sociedad de consumo, la presencia de ciudadanos normales (casi siempre niños) luchando contra fuerzas comunistas y otras basuras ultrapatrioteras eran omnipresentes. Hoy en día, en cambio, dejan más mano blanda y se puede criticar el American Way of Life como en El Club de la Lucha, de nuevo los soviéticos pueden ser los protagonistas como en K-19 o Enemigo a las puertas. Lo se, no se puede decir que de las mencionadas pueda esperarse gran cosa... pero tú solo imagínatelas en los 80 y dime si sería posible.

Hace un tiempo me mandó un amigo un video (que a ver si encuentro) en el que un tío decía que durante la Guerra Fría organizaciones privadas como la Fundación Rockefeler estuvieron apoyando a todos los artistas cuya obra se basara en el acto mismo de crear y se abstuviera de reflexión y trascendencia total alguna. Entre los susodichos el más famoso autor sería Jackson Pollok... y sinceramente, no veo mal este arte ni me parece mal que exista pero es curioso como a ciertos personajes les conviene más un mensaje que otro.

Anónimo dijo...

El dinero no es mágico y no se puede convertir en comida u objetos, un Ferrari es solo un pedazo de hierro, los materiales de los que esta hecho no valen mucho más que los de cualquier otro coche, llevarlo solo es algo simbólico.

Jose Luis Forneo dijo...

El dinero se puede convertir en comida, claro que si. Precisamente ese es el caracter del dinero, que no existe, y que solo es un medio de intercambio de unas cosas por otras (aunque simbolizadas en papel moneda). Un poquito de economia no te vendria mal, Anonimo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...