lunes, 2 de febrero de 2009

Chisinau y Orhei Vechi

Como os he contado en una entrada anterior, este fin de semana he viajado a la capital de la Republica Moldova, Chisinau. Esta antigua republica sovietica, considerada por los rumanos como parte de la Gran Rumania, unida por una lengua comun, esta habitada tambien por una minoria rusa muy presente en las ciudades y que se resiste a toda posibilidad de unificacion con Rumania (incluso mediante la guerra -entre Transnistria, Gagauzia y el gobierno moldavo hubo una guerra civil tras la proclamacion de la independencia de la U.R.S.S. motivada por el movimiento unionista boyante entonces-).Esta doble condicion ruso-rumana se nota desde el primer momento en que se atraviesa la frontera en Ungheni.

En la estacion:



Un edificio de epoca sovietica:



El viaje en tren es largo, principalmente por la lentitud de los procedimientos de la policia de frontera de ambos paises. Por ejemplo en el viaje de vuelta salimos de Chisinau a las 5 de la tarde, llegamos a Ungheni (frontera) a las 7. En Ungheni cambia el ancho de via, ya que Moldavia comparte la anchura del trazado ferroviario de todos los territorios antaño pertenecientes a la Union Sovietica. En este proceso, en el que se elevan todos los vagones del tren y se cambian las ruedas de un ancho a otro, se tarda casi dos horas y media. Asi que salimos de Ungheni, por fin, a las 9 y media, y al llegar a Iasi, ya en Rumania, estuvimos otra hora mas mientras revisaban pasaportes y equipajes. En fin, en los pocos kilometros que hay entre Ungheni y Iasi se pierden 4 horas. Despues de Iasi a Bucarest son otras 7 horas mas. En total, 650 kilometros en 13 horas.

El cambio de ruedas en Ungheni:





En tren de la Compañia Ferroviaria moldava mantiene una decoracion que recuerda a los literarios viajes transiberianos, y el vagon cama es bonito y romantico. El viaje, pese a lo largo, es bastante comodo. No se como seria en los vagones normales, pero en el nuestro, coche cama, era como ir en un viaje del pasado, con tapizados, cortinas, y toda una decoracion de tiempos antiguos. El proceso de cambio de via es todo un espectaculo, y si pilla despierto es curioso y entretenido observarlo.

Uno de los numerosos parques de Chisinau:



Stefan Cel Mare si Sfant:



En fin, aparte del viaje, que ya de por si es una aventura digna de contarse (eso que no nos pidieron ni en un lado ni en otro ningun tipo de dinero extra para facilitar los tramites), Chisinau es tambien una ciudad especial. En principio porque la gente es medio rusa medio rumana. Los rumanos hablan con un acento que hace que parezca que hablan realmente ruso, y unos y otros hablan en su lengua mientras los otros les entienden perfectamente. El primer viaje en minitaxi, especie de furgonetas que van parando en cualquier sitio y recogiendo y dejando gente, fue sorprendente, porque los viajeros iban diciendo al conductor cuando bajaban (la direccion) en diferentes idiomas, unos en ruso, otros en rumano. Igual sucedia en las tiendas y bares de la ciudad, donde los carteles informativos estaban en cualquiera de los dos idiomas, y a veces en los dos. En alguna ocasion en alguna tienda la dependienta no nos podia antender porque no hablaba rumano, aunque nos entendia perfectamente. En fin, era como caminar por dos paises a la vez.

Catedral y troita (simbolo tradicional y religioso rumano):



Iglesia ortodoxa con cupulas acebolladas:



La dueña del piso donde dormimos no sabia hablar rumano, asi que ella nos hablaba en ingles y nosotros le respondiamos en rumano. Bueno, tanto ella como nosotros utilizabamos una mezcla de idiomas extraña y graciosa. Ah, otra anecdota: en un supermercado no podiamos pesar unas moras que compramos porque todos los nombres de la bascula estaban en ruso (el dependiente al que pedimos ayuda no fue muy simpatico que se diga...en general ni eslavos ni rumanos brillan por su simpatia y amabilidad).

La avenida de Stefan cel Mare, la principal de la ciudad:



Un antiguo autocar, hoy usado como microtaxi:



El centro de Chisinau esta conformado por grandes avenidas con edificios tipicos del este, instituciones publicas, iglesias ortodoxas y ahora, centros comerciales que han crecido en el interior de los edificios clasicos. El parlamento es un gran edifico de estilo sovietico, en el centro de la ciudad, junto a la presidencia de la republica y otros instituciones del gobierno. Enfrente se haya un pequeño arco del triunfo.

Arco del triunfo:



El arco del triunfo y el edificio del gobierno:



En algun edificio queda algun resto escultorico donde aparece la hoz y el martillo, y estos edificios estan entremezclados con iglesias ortodoxas de diferente estilo a las rumanas, con las tipicas cupulas acebolladas doradas (o de diferentes colores)que no existen en el resto de Rumania, salvo en el caso de Bucarest en la Biserica rusa, y con la cruz ortodoxa rusa, variante de la cruz ortodoxa tradicional con el travesaño inferior sesgado.

Edificios con el simbolo de la hoz y el martillo:





La vida en la ciudad no parecia muy diferente a la de cualquier ciudad rumana, con mucha gente en las calles y, eso si, con mucho abrigo y ropa de piel y gorro estilo ruso (supongo que por el frio). Las chicas moldavas son guapas, como dicen generalmente los rumanos, altas y de ojos y piel clara, y la gente en general se viste mas elegante, menos informal, que en Rumania para salir a la calle (como antaño en España).

Avenida Stefan cel Mare y el Ayuntamiento:



El Parlamento moldavo:



Chisinau es una ciudad pequeña, que se visita rapidamente. Por eso decidimos aventurarnos a viajar a alguna otra ciudad cercana, a pesar de los consejos de amigos y conocidos de que Moldavia es un pais peligroso (normalmente siempre los peligrosos son los otros: en España decian que cuidado con los rumanos, los rumanos me dicen que cuidado con los moldavos y los bulgaros, los moldavos nos decian que cuidado con los transnistrios....asi infinitamente).

La torre del monasterio de Butuceni:



Asi que cogimos un minibus hasta un cruce de caminos que llevaba a Ivancea, y alli tomamos un taxi (no parecia un taxi, eran coches normales) para ir a la Orhei Vechie, en Butuceni. El taxista resulto ser un hombre muy sencillo y amable, y no un maton a sueldo ni un peligroso exmilitar moldavo, y por 100 lei moldavos (menos de 8 euros) nos llevo hasta alli, nos acompaño y nos guio por el monasterio rupestre y por los alrededores.

El rio Raut desde la ventana del monasterio subterraneo:





En Butuceni se haya lo que se llama Orhei Vechie, la antigua ciudad de Orhei. Es un pueblo pequeño, muy pobre, donde se encuentra un monasterio rupestre habitado antiguametne por doce monjes de los que hoy solo queda uno, ya muy mayor. El monje, muy amable, tras dejarle unos leis como ayuda a la conservacion y comprar unas velas, nos enseño la puerta que salia de las entrañas de la tierra al precipicio sobre el rio Raut, y las antiguas celdas donde pasaban las noches los doce religiosos en su busqueda infinita de Dios (el unico que queda, en la foto).



Se entraba por una torre solitaria elevada en la superficie, y unas escaleras que bajaban hacia el fondo de la tierra llevan hasta una iglesia subterranea y las celdas excavadas en la roca. En los alrededores se levanta un pequeño monasterio nuevo, donde viven dos o tres monjes mas jovenes, y hay un reloj de sol con doce piedras. El entorno es sobrecogedor, no solo por el paisaje que se levanta sobre un antiguo mar, el mar Sarmatico, por cuyo fondo hoy corre el rio Raut. Es un lugar perfecto para montar un monasterio de eremitas que deseen paz y un entorno que les aleje del mundo.

Capilla de la iglesia:



En nuestra visita a la zona nos acompaño el taxista simpatico, pero tambien un niño de unos 8 años que nos recito de memoria la historia completa de Moldavia y de la zona, y una chica de unos 13 que nos conto algunas cosas mas del monasterio, y de como funciona su colegio, etc... En cuanto vieron llegar a turistas salieron en busca de la probable propina. Esta chica nos sorprendio diciendonos que queria aprender rumano !!!, porque era una lengua mas cultural que el moldavo (esa es la vision que tienen muchos moldavos del rumano, una lengua superior que se habla en Rumania de la cual la moldava es muy parecida, pero menos culta).

Vista desde la carretera del monasterio de Butuceni:



Tipica pozo moldavo, habitual en carreteras y asentamientos:



En fin. Despues fuimos con el taxista (que nos recomendo que en un proximo viaje fueramos a visitar Saharna, que es la zona mas bonita de Moldavia) al cruce donde nos recogio, y alli esperamos de nuevo al minibus para ir a Orhei, la ciudad actual. Alli no encontramos nada espectacular, pero fue un paseo agradable para conocer otra ciudad moldava (comprobamos que alli igualmente se hablaban los dos idiomas, aunque sin embargo en las zonas rurales el moldavo es la lengua comun -esto vale para la zona de Moldavia que no es ni Trasnistria ni Gagauzia, donde el ruso y el turco son las lenguas mas habladas).

La presidencia de la Republica:



Otra tipica iglesia ortodoxa de estilo ruso:



Cuando regresamos a Chisinau continuamos visitandolo durante el resto del fin de semana, hasta que el domingo llego la hora de partir. A mi me gusto la experiencia. Fue un viaje a un pais que todavia tiene muchos elementos de una exrepublica sovietica, pero en el que el comunismo actual de Voronin no se percibe mucho en las calles (no se si esto en bueno o es malo). Al fin y al cabo es un comunismo de mercado, y tengo la impresion de que porque no ha habido aun tiempo o porque no hay ganas, no han cambiado muchas cosas. Solo sabemos que los impuestos a las empresas parecen ser un poco mas altos -nos lo comento la casera- , aunque no sabemos si estos vuelven hacia la poblacion para asegurarles mas derechos sociales o no. Segun he leido, parece que esa es la intencion, pero no he podido comprobarlo en tan poco tiempo.

Monumento a los heroes del Comsomol leninist (era la organizacion juvenil del PCUS):



Iglesia Sfanta vinere:



No se si me he dejado algo por contar de mi viaje... Ah si, en los supermercados vi mas productos españoles que en Rumania, y algun cartel de Union Fenosa que, supongo, estara alli para vender a los moldavos la energia que Moldavia produce mas cara de lo que vale.

Union fenosa deja su marca haya por donde va:



Iglesia Schimbarea la fata:



En fin. Espero que estas fotos y estas descripcion de mi viaje sirvan para haceros una idea de como es Chisinau. La proxima vez que vaya, que volvere, os cuento mas. Me quede con ganas de viajar hasta Transnistria. La dueña de la casa de la habitacion dorde dormi hizo la ultima noche una fiesta (con Vodka y Brandy del otro lado del Dniester) y una amiga suya, que tambien estuvo alli -por cierto, que era muy atractiva, nos invito a ir la proxima vez a Tiraspol, de donde era ella. Nos conto que para entrar a Transnistria hay que rellenar unos formularios y pagar 20 euros. Pero eso sera en mi proximo viaje.

Iglesia Sfinţii Împăraţi Constantin şi Elena:



El circo del estado:



Iglesia Acoperemântul Maicii Domnului:



El teatro Mihai Eminescu:

7 comentarios:

Asier Blas dijo...

Muy buenas fotos Jose Luis! Quizás faltaría una del monumento a la victoria soviética en la segunda guerra mundial. Respecto a la llegada del Partido Comunista al poder, realmente las cosas cambiaron muchisimo. Moldavia en los 90 empezó a coger un tufillo a país fallido, y ellos le dieron forma y lo consolidaron. Hubo un cambio en la política fiscal (para nosotros insuficiente, pero en comparación con los países del Báltico siendo más progresivos los impuestos), la repercusión en la población también has sido clara. Ha habido una mejora en las condiciones de vida, los servicios públicos han mantenido o han vuelto a tener un precio muy asequible (hasta hace poco costaba como cinco céntimos de euro el transporte público en Chisinau). Allí tuvimos la ocasión de estar con gente de instituto para la paz y reconcialición y gracias a ello pudimos adentrarnos un poco en los aspectos políticos, y que conste que el que más tiempo pasamos no era votante comunista y sí un nacionalista rumano que se negaba a hablar ruso. Tanto era así, que una partner en Transnistria (que también visitamos), Nadia, tenía que hablar en inglés con él cuando venía de visita a Chisinau. En fin, el país en general, teniendo en cuenta las circunstancias tan malas que ha tenido que pasar tras la caída de la Unión Soviética y siendo la república más pobre de la ex URSS, creo que los últimos años no lo ha hecho tan mal. Aunque la realidad siga siendo dura, como nos comentaban por allí, cuando ellos eran niños en los 80 se veían a sí mismo como más ricos que Rumania, ahora la situación es alrevés, aunque si que queda un poso, un poso en el que se nota más orden y limpieza en Moldavia.

Jose Luis Forneo dijo...

Si, se nota mas orden y limpieza, eso es cierto. El monumento a la victoria sovietica no lo vi. La proxima vez lo busco.

Si la victoria del Partido Comunista ha sido positiva me alegro mucho. Ojala se vaya notando cada dia mas.

A mi me dio buena impresion Moldavia, mucho mejor que Rumania. Pero estuve muy poco tiempo y no pude profundizar demasiado.

antonio dijo...

Precioso relato, Jose Luis. Me llama la atención el estado de conservación de los edificios publicos, el colorido de las bisericas con cúpulas acebolladas y lo que dices de sentir que paseas a la vez por dos paises. Todo es nuevo para quien desde el exterior lo observa: Moldavia como un apéndice de Rumanía. Gracias a ti sabemos que no es fiero el león como lo pintan. Buen trabajo con las fotos y la paciencia en los cruces fronterizos.

RedBass dijo...

Jajaj, eres admirable! Por todas las cosas que escribes, te interesas...en fin, un montón.
Has llegado a ver más cosas ya que yo, me da a mi...en mis 18 años ahí.
Sigue asi! Quizás iremos a tomarnos un vodka ahi pronto!

jozko dijo...

!Hola Jose Luis!

Muy buenas las fotos y el relato del viaje. Ahora tengo más ganas de ir a Moldavia :)

Por lo demás,como dice Antonio, a mí también me ha sorprendido el buen estado de conservación de los edificios.

Salud

César dijo...

Jose Luis, muy interesante!

Acabo de ennoviarme con una Moldava que vive en Madrid, y me estoy interesando mucho por el país.

Después de leer tu post tengo más ganas de ir! Un abrazo

mihail dijo...

hola jose luis! yo soy moldavo,vivo en españa ya 11 años i me alegra mucho los relatos escritos sobre mi tierra-es una tierra maravillosa con jente trabajadora,pero el echo de estar situada donde esta(entre este i oeste) nos cauza muchas problemas. los rusos no queren dejar el ultimo bastion,de donde pueden amenazar a europa).por dezgracia la ultima decada mi pais ha sobrevivido gracias a las remesas de los que imigraron i no gracias al clan "voronin" un clan mafiota i corupto. los politicos nos utilizan para sus fines(economicos) en las elecciones i imponen los moldavos a los rusos i al reves. en el siglo 21 ya es hora que nos dimos cuenta. de todo modo muchas gracias por los bonitos relatos y si quereis hacer negocios en mi tierra puedo serles util.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...