viernes, 13 de octubre de 2017

Mensaje enviado por los voluntarios rumanos de las Brigadas Internacionales a los trabajadores de su país

En la guerra antifascista española, la conocida como Guerra Civil, verdadera antesala de la Segunda Guerra Mundial,  participaron más de 500 voluntarios rumanos, jóvenes comunistas que no dudarón en marchar al estado español para defender a sus pueblos de las garras del fascismo, sabiendo que la amenaza era realmente para toda Europa, para todo el mundo.
Grupo de voluntarios rumanos de las
Brigadas Internacionales

Las comunicaciones entre el Partido Comunista Rumano y los voluntarios de las Brigadas Internacionales fueron continuas; muestra de ello es el mensaje-manifiesto enviado a Rumanía desde el Frente de Guadalajara, fechado el 15 de marzo de 1937, en el que los brigadistas del grupo rumano de artillería escribían:

Nuestra voz se levanta desde España, donde el pueblo lucha con energía y valor contra los generales traidores, contra Hitler y Mussolini que invaden España con el afán de incendiar el mundo entero.

Nosotros, los trabajadores e intelectuales rumanos, demócratas, socialistas, comunistas y sin partido, estamos unidos bajo una sola bandera: bajo la bandera de la justicia y la democracia. Nuestra lucha aquí, en España, no es otra que la lucha del pueblo español por la libertad y la paz.

Estamos orgullosos de levantar junto al pueblo español la bandera de nuestros antepasados Avram Iancu, Horia, Cloșca, Crișan, Tudor Vladimirescu[1] y de todos aquellos que cayeron en el combate contra la opresión social y nacional y por el libre desarrollo de todos los pueblos del mundo (…)

Nuestra lucha aquí, en la avanzada de la democracia mundial, debe completarse con vuestra lucha de todos los días. La consigna de los mineros asturianos ¡Unios, hermanos proletarios! debe ser una brújula también para la clase trabajadora rumana (…)

La victoria del pueblo español será también nuestra victoria.

A todos aquellos que pretenden destruir los más elementales derechos de los hombres, nosotros, los rumanos, les gritamos desde las trincheras de la libertad: ¡No pasarán![2]

(Fragmento extraido de las memorias del brigadistas rumano Valter Roman, Bajo el cielo de España)


[1] Horia, Cloșca y Crișan son los sobrenombres de tres campesinos valacos que dirigieron la gran rebelión campesina de 1784 contra la nobleza húngara de Transilvania. Tudor Vladimirescu (1780-1821) fue el héroe de la revolución valaca de 1821, enfrentada al poder fanariota otomano y a los boyardos rumanos locales. Avram Iancu (1824-1872) fue uno de los revolucionarios más destacados del 48 rumano. [N. de los t.]
[2] En rumano en el original: “Pe aicea nu se trece!”.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...